Criticos y La Amenaza Fantasma: Fandom

El fenómeno causado por La Amenaza Fantasma al momento de su aparición es, por decir lo menos, impresionante. La cobertura que antecedió su estreno norteamericano pudo ser presenciada en nuestro país gracias a la televisión por cable y a la cada vez más difundida internet. Por entonces E-Entertainment Television tenía programas mucho más decentes y realizaba una cobertura de primera mano sobre el Episodio I. Recuerdo entre tantas cosas la historia de una chica norteamericana que decidió cambiar su nombre por el de Obi-Wan Kenobi.

El clásico Teatro Chino - foto hjw3001
El clásico Teatro Chino – foto hjw3001

Aparte de las fervientes manifestaciones de los fans como las grandes colas en el Teatro Chino iniciada por el australiano Lincoln Gasking, o los comentarios entusiastas de los miembros amigos de Counting Down, muchas cosas impactantes se daban alrededor de Episodio I. Los dos trailers ya eran del dominio público y términos como “spoiler” se masificaron por la web para dar a conocer en cualquier idioma que lo que estabas viendo podía arruinar el disfrute completo de la película. Era el inicio de la gran nueva era Star Wars, una era que duraría hasta la actualidad, bien planeada e incluso dada a conocer en los impecables kits de campaña distribuidos en 1998 para difundir la estrategia publicitaria de La Amenaza Fantasma y Star Wars en general. Personalmente recuerdo haber visto cada tráiler de Episodio I más de un centenar de veces. Cada día, durante la noche, podía verlos repetidamente hasta por 10 veces consecutivas, impresionado por ver en acción y conocer más de los Caballeros Jedi. La fiebre estaba instalada y todo se alistaba para el gran evento promocionado para ocurrir el 21 de mayo de 1999, pero los fans USA y de varias partes del mundo recibieron una sorpresa final cuando Lucasfilm decidió adelantar por dos días la fecha del estreno, quedando finalmente como día de estreno oficial el 19 de mayo. En nuestro caso el asunto estaba anunciado para el 16 de julio de 1999, nada mal si pensamos en los hermanos españoles que tuvieron que esperar hasta el 12 de setiembre de 1999 para ver el filme.

Maul en Celebration I - Foto de hjw3001
Maul en Celebration I – Foto de hjw3001

Días antes del estreno, entre los días 30 de abril y 02 de mayo de 1999, fans de todo el mundo se dieron cita en lo que sería la primera convención oficial de Star Wars. Bautizada como Celebration I, esta convención se convirtió en una verdadera fiesta de aficionados a la saga, quienes se congregaron como preparación para el gran estreno del 19 de mayo. Un sin número de eventos y presentaciones especiales sirvieron de marco para los días venideros antes del estreno de La Amenaza Fantasma e incluso se realizó un lanzamiento especial de media noche conocido como Midnight Madness, de los diversos productos de merchandising preparados para la campaña. A las 00:00 horas de ese día, miles de fans se apersonaron a las grandes cadenas de tiendas para arrasar prácticamente con todo producto de Star Wars que se les cruce. Figuras de Acción, naves, vehículos, comics, novelas, revistas y libros especializados, aparel, etc., fueron algunos de los infinitos objetos puestos a la venta a partir de esa noche, la locura era total. La mesa estaba servida.

El estreno de La Amenaza Fantasma trajo muchas reacciones. Fuertes críticas contra George Lucas salieron de la boca de fans que esperaban sentir la misma magia de su niñez 22 años después, muchos medios no favorecidos por las exclusividades de Lucasfilm se ensañaron contra la película criticando todo lo relacionado a ella, desde la dirección, la actuación hasta la campaña de marketing de la película. Ejemplo interesante es la revista Newsweek que en dos ediciones cambió completamente de postura, la primera con una excelente presentación de los fans más comprometidos con Star Wars en USA (interesante manera de conocer a los señores de theforce.net cuando todo se iniciaba) y la segunda con un reportaje completamente agresivo contra el filme luego de que Lucasfilm entregó la exclusiva a su competencia de siempre, la revista TIME.

Entradas listas para el gran estreno
Entradas listas para el gran estreno

Lógicamente Episodio I estaba moviendo demasiado dinero en publicidad y muchos de los que no tuvieron parte en la repartición empezaban a despotricar contra Lucasfilm y sus políticas marqueteras. Era conocido que Lucasfilm era sumamente exigente con los requerimientos publicitarios, controlando todo lo relacionado a la difusión de productos relacionados con sus filmes, y eso fue debidamente empleado para tratar de desacreditar la película. Sin embargo, se debe reconocer que hubo productos en exceso, sobretodo en el rubro aparel, que posteriormente terminaron en estanterías de remate (un artículo interesante sobre este tema se publicó en el Wall Street Journals – si logro ubicarlo a tiempo de seguro formará parte de esta serie de artículos). Pero si la competencia fue agresiva con La Amenaza Fantasma, los fans mayores tampoco fueron un respaldo para Lucas. Muchos grupos se formaron para criticar la presencia de Jar Jar Binks en el filme considerándolo como algo excesivamente infantil (el caso Binks es punto para un artículo completo de próxima aparición), aunque no sólo Binks fue objeto de ataques. Jake Lloyd tampoco la tuvo fácil por su papel de Anakin Skywalker, siendo considerado como algo muy lejano al terrible Darth Vader, un comentario bastante tirado de los pelos si tenemos en cuenta que estamos viendo a Anakin niño. Adicionalmente, el término midiclorianos no fue muy bien aceptado y fue tomado como una blasfemia debido a que según algunos iluminados fans, le restaba mística al concepto de la Fuerza.

Fanáticos forman cola en los cines
Fanáticos forman cola en los cines

Mientras todo eso ocurría en USA, en Lima Perú nos preparábamos para la fiesta y mis actividades en el universo Star Wars empezaban a mandarme señales de alerta. Poco antes del estreno peruano, un decepcionado fan se me acercó para desfogar su frustración por Episodio I, algo estaba pasando y la curiosidad cundía. Por entonces la revista The Force ya se había convertido en un éxito de ventas y muchas personas, gracias a esa publicación, se acercaron para tratar de organizar algo informal respecto al estreno de Episodio I. Llegado el día, 16 de julio de ese año, todos estábamos con entrada en la mano esperando el gran estreno.

La sala 9 de Larcomar, considerada como la mejor sala de cine de Perú, se encontraba abarrotada de fans a las cero horas del 16 de julio cuando la clásica melodía de 20th Century Fox comenzó a trasladarnos a una lejana galaxia. Grande fue el griterío cuando los fans vieron el clásico A long time ago… que daba inicio a un acontecimiento no vivido desde muchos años atrás. Uno a uno los acontecimientos se fueron revelando al público espectador desatando grandes manifestaciones de aceptación, especialmente en escenas claves de la película como el primer encuentro entre Anakin y Obi-Wan, la primera pelea en el desierto contra Darth Maul, o la espectacular batalla final en el Hangar de Theed. Algo de desconcierto causaron las continuas pachotadas de Jar Jar Binks, pero al final del filme el público aplaudió de pié. Ya fuera de la sala, muchos de los presentes nos quedamos para conversar de lo visto esa extraña madrugada. Debíamos esperar tres años para ver lo que seguía, mientras tanto algo se quería hacer y se hizo.

Dos generaciones se enfrentan por la saga
Dos generaciones se enfrentan por la saga

Mi gran afición por Star Wars me llevó a seguir viendo el filme por muchas otras oportunidades. Funciones de media noche, noche, tarde y matinales de domingo formaron parte de un pequeño experimento personal que me tracé para descubrir el misterio de los diversos y tan distintos comentarios respecto a la película. Función tras función fui descubriendo algo acerca de esto. Los fans de Star Wars estaban formados ahora por dos grupos muy marcados. Por un lado, los fans adultos, en su mayoría atrapados en el inútil deseo de volver a sentir las emociones de antes; por otro lado, los nuevos fans, niños capturados por la magia de ser Jedi, o Anakin, o alguno más oscuro Darth Maul. Una nueva generación estaba formada. Como decía el Teaser Trailer: Cada generación tiene su saga. Con todo esto en claro era fácil entender las posturas de algunos fans que me comentaban su desencanto por La Amenaza Fantasma. El tema era sólo cuestión de ver las cosas, como Ben Kenobi decía: Es verdad, desde cierto punto de vista. Lo que también era verdad era que por más que despotricaban de la película, más figuras de acción compraban. Eran fans después de todo.

La Amenaza Fantasma encontró muchos reparos y halagos. El sentimiento era ambiguo, si odiabas a Jar Jar disfrutabas Duel of the Fates; si te agradaba la carrera de pods podías renegar al ver morir a Darth Maul. Un poco de todo y para todos. George Lucas corrió un gran riesgo con esta nueva película por que no solo era hacer Star Wars después de mucho tiempo; era también hacerlo con personajes completamente nuevos y para fans que no eran los de antes o simplemente eran nuevos fans.

El Maestro Qui-Gon se hace uno con Pepsi
El Maestro Qui-Gon se hace uno con Pepsi

Pero lo que no pudieron objetar los fans fue la presencia de Darth Maul y Qui-Gon Jinn en el filme. El primero se convirtió en un ícono instantáneo de la maldad. Los agresivos sistemas de pelea de Darth Maul, excelentemente llevados a la realidad por Ray Park, nos dejaron ver la verdadera naturaleza de este Sith, empleado por Sidious como una herramienta más en su plan, pero que cumple a cabalidad el papel encargado. Darth Maul debe eliminar a los Jedi, lo hizo con Qui-Gon, pero la soberbia le pasó factura. Qui-Gon Jinn por su parte nos trajo de regreso la nobleza y sabiduría de los Maestros Jedi, algo visto velozmente con el anciano Ben Kenobi, pero que en La Amenaza Fantasma alcanza otra magnitud al mostrar la verdadera naturaleza Jedi en una era donde la orden era aún poderosa y controlaba los dominios de la Fuerza. Qui-Gon Jinn dejó una gran lección antes de morir y se dio el lujo de regresar de la muerte para seguir enseñando. Un gran Maestro.

Muchas palabras se han escrito sobre La Amenaza Fantasma a lo largo de los años. Luego del bullicio desatado durante y después del estreno la fiebre se fue apagando y las cosas volvieron a la normalidad. Muchos fans aceptaron que Episodio I no era tan malo como quisieron creer en un principio y empezaron a ver cosas de mayor peso en el filme, cosas debidamente respaldadas por Episodio II y III, los cuales al final formaron una unidad consistente entre las seis películas de la saga. Con el tiempo, Jake Lloyd comenzó a ser mas aceptado como Anakin Skywalker; y hasta Jar Jar Binks empezó a recibir el respaldo de los fans, pero como dije líneas arriba, ese es un tema para otro artículo.

Continúa: Episodio I y los coleccionables peruanos

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*