La Batalla de Geonosis

La galaxia está sumida en una crisis interna. Los días de la gloriosa República habían quedado atrás y dieron paso a una época de decadencia. Varios sistemas estelares descontentos con lo que consideraban un gobierno ineficaz, decidieron abandonar la República y formar un movimiento Separatista. Esto implicaba una seria amenaza que podría sumir a la galaxia en un conflicto a gran escala y acabar con el orden y la estabilidad.

Los eventos ocurridos en el año 22 ABY desencadenría el devastador conflicto conocido como “las Guerras Clónicas”, el cual estalló con la Batalla de Geonosis. Este enfrentamiento implicó el primer empleo extensivo de soldados clones en una escala enorme, situación que se repetiría a través de la galaxia.

Con los crecientes disturbios y disputas, fue evidente que los Caballeros Jedi, protectores leales de la República, no serían suficientes para detener la amenaza Separatista. El gran amasamiento de tropas y armamento cada vez más avanzado hacía que los honorables y diestros guerreros fueran desplazados por la guerra moderna. Y justo la aparición de un misterioso ejército de clones permite “asegurar” la victoria de la República. Lo que todos ignoraban era que cada uno de los sucesos era parte de una macabra conspiración desde el mismo interior de la República para tomar el control de la galaxia.

Antecedentes

La burocracia ineficiente y la corrupción abundaban en el Senado, el cual estaba plagado de políticos ambiciosos y sin un mínimo interés por el bien común. Eran los intereses personales y el lucro los que movía las decisiones del Congreso Galáctico, reforzando el control centralizado y la política hostil del gobierno en Coruscant. Por eso, miles de sistemas estelares, manejados por el carismático Conde Dooku, un Jedi renegado con una gran visión política, amenazaban con separarse de la República.

El Conde Dooku y el mercenario Fett
El Conde Dooku y el mercenario Fett

Rehusándose a permitir que la República se fragmente, el Canciller Supremo Palpatine no estaba dispuesto a acceder a las demandas de los Separatistas, aún a sabiendas de que los Caballeros Jedi no bastarían para mantener el orden. En el Senado, se realizaba una votación en torno a la aplicación del Acta de Creación Militar para la formación de un Ejército para asegurar la paz en la tan inestable galaxia. La oposición, liderada por la Senadora Padmé Amidala de Naboo, mantenía la esperanza por la vía de la diplomacia y la negociación en vez de las agresivas políticas.

Tras un fallido intento de asesinato contra la Senadora Amidala, el Consejo Jedi asignó a su seguridad al Caballero Jedi Obi-Wan Kenobi y a su padawan Anakin Skywalker. Tras encontrar a la asesina Zam Wessell, ésta fue silenciada por un misterioso cazarrecompensas. Mientras Anakin escoltaba a Padmé de vuelta a Naboo, Obi-Wan siguió la pista del asesino hasta el planeta Kamino. Fue allí donde descubre un misterio mucho mayor: usando los genes de un cazador de recompensas llamado Jango Fett, los clonadores Kamionanos habían creado un Ejército de Clones para la República. Esta orden había sido encargada secretamente por el Maestro Jedi Sifo-Dyas, muerto hace diez años, sin total conocimiento del Senado o de la mismísima Orden Jedi.

El Ejército Clon en Kamino
El Ejército Clon en Kamino

Sospechando que Fett estaba detrás del intento de asesinato contra la Senadora Amidala, Kenobi intentó atrapar al mercenario para interrogarlo, pero éste escapó de Ciudad Tipoca. Sin saberlo, fue seguido con un aparato rastreador que había colocado el Jedi hasta el planeta Geonosis, donde encontró una inusual concentración de naves de la Federación de Comercio, evidencia de sospechosa actividad Separatista. Tras infiltrarse a las facilidades Geonosianas, pudo ver que el archiduque Poogle el Menor hizo tratos con los separatistas. Por orden de la Federación de Comercio, los Geonosianos produjeron en sus fundiciones miles de droides de batalla para el ejército Separatista, con la promesa de una gran ganancia y beneficios dentro de los integrantes de la Confederación.

Las fundiciones de droides en Geonosis
Las fundiciones de droides en Geonosis

También pudo escuchar una conversación entre el Conde Dooku y los dirigentes de distintas agrupaciones con gran poder e influencia económica en la que buscaba su apoyo para la Confederación. Con la promesa de tratos preferenciales y la posibilidad de un libre comercio total, organizaciones como la Federación de Comercio, el Clan Bancario Intergaláctico, el Gremio de Comercio, la Tecno Unión y la Alianza Corporativa ofrecieron su respaldo a la causa Separatista contra la República. Esto revelaba la intención de los Separatistas de someter a la República uniendo sus ejércitos de droides en uno solo y obligarla a acceder a sus términos. Incluso, descubrió que fue Nute Gunray quien ordenó asesinar a la Senadora Amidala. Sin embargo, tras informar a Coruscant sobre los acontecimientos, fue hecho prisionero por droides.

La situación era tan crítica y la única alternativa viable para asegurar la hegemonía de la República era emplear al Ejército de Clones encontrado en Kamino. Con los Separatistas equipándose para la guerra, la República no estaba preparada para un conflicto de tal magnitud, y un ejército formado por reclutas no estaría listo a tiempo. Además, dado el rol dual de Jango Fett, evidentemente implicado con el Conde Dooku, cabía el temor de que el Ejército Clon fuera reclamado por los Separatistas. A pesar de esto, el Senado no aprobaría el uso del Ejército Clon antes de una agresión Separatista. Por eso, el representante de la Senadora Amidala, Jar Jar Binks, propuso que se le entregara poderes de emergencia al Canciller Supremo Palpatine para así autorizar la creación de un Gran Ejército de la República. Sin saberlo, se había dado un importantísimo paso en su siniestro plan para el ascenso al mayor poder. Al no haber vuelta atrás, Mace Windu decidió ir con los Caballeros Jedi que pudiera reunir a Geonosis. Mientras tanto, el Maestro Yoda viajaría a Kamino para ver los clones para la República.

La Arena de Muerte

El planeta rojo Geonosis
El planeta rojo Geonosis

Geonosis es un planeta rojo anillado ubicado en el Borde exterior. El terreno está marcado por varios cráteres de meteoros y las tormentas de radiación que estallan constantemente, lo que hace que el ambiente en la superficie sea muy hostil y casi inhabitable. Los habitantes insectoides Geonosianos han tenido que vivir en colonias debajo de la tierra, en donde tienen sus galerías y sus líneas de producción. Ahora atraería la atención de la República debido a su afiliación con el Conde Dooku y su movimiento separatista. Cerca de 200 Caballeros Jedi reunidos por el Maestro Windu se infiltraron en el planeta con el objetivo de salvar a Anakin Skywalker, Obi-Wan Kenobi y Padmé Amidala y hacer los preparativos para que el asalto pudiera llevarse a cabo y los tomara por sorpresa.

La arena Petranaki
La arena Petranaki

Obi-Wan, junto con Anakin y Padmé, quienes intentaron rescatarlo, fueron apresados, enjuiciados y sentenciados a muerte por cargos de espionaje. El lugar de su muerte sería la arena de ejecución Petranaki, donde se convertirían en el entretenimiento para los miles de espectadores Geonosianos y el Conde Dooku, acompañado por Jango Fett y los líderes Separatistas. Tres bestias fueron lanzadas para llevar a cabo la condena: un nexu, un acklay y un reek. Sin embargo, los tres sentenciados inesperadamente lograron librarse y deshacerse de sus ejecutores. Pero pronto fueron acorralados por droidekas a punto de eliminarlos de una vez por todas.

Los Jedi se lanzan contra los droides de batalla
Los Jedi se lanzan contra los droides de batalla

Fue en ese momento que cerca de 100 Jedi irrumpieron en la arena para detener la ejecución y rescatar a sus camaradas. Sin embargo, el Conde Dooku no mostraba sorpresa alguna. Por el contrario, estaba enormemente confiado de que los Jedi estaban en inferioridad numérica, pero no por Geonosianos, sino por droides de batalla. Inmediatamente, varias columnas de éstos salieron hacia la arena desde los interiores de las galerías Geonosianas por cada una de las entradas. Todo era una trampa planeada por Dooku para rodear y destruir a sus enemigos sin posibilidad de escape. Los guerreros Geonosianos dispararon sus cañones sónicos LR1K contra los Jedi, quienes blandían sus sables con gran destreza y habilidad, cortando a sus enemigos y deflectando los disparos blaster. Durante el enfrentamiento, en una muestra de soberbia, Fett decidió confrontar a Mace Windu, pero no era rival para el Maestro Jedi y fue decapitado.

Los Jedi son sobrepasados y acorralados
Los Jedi son sobrepasados y acorralados

Los tres prisioneros se unieron a la pelea, tratando de luchar por sus vidas y aguantar el mayor tiempo posible. En una muestra de soberbia, Fett decidió confrontar a Mace Windu, pero no era rival para el Maestro Jedi, quien hacía rebotar todos sus disparos. Pero justo cuando intentó hacer despegar su mochila jet, fue rápidamente decapitado de un sablazo. Pero Los Jedi no tardaron en ser sobrepasados por los incontables droides que seguían apareciendo sin cesar. Recibiendo disparos por todos lados y con todas las salidas bloqueadas, los pocos Caballeros Jedi sobrevivientes no pudieron imponerse sobre sus atacantes y fueron presionados hacia el centro de la arena. Entre éstos se encontraban Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker, Padmé Amidala, Mace Windu, Shaak Ti, Agen Kolar, Luminara Unduli, Stass Allie, Bultar Swan, Roth-Del Masona, Sora Bulq, Saesee Tiin, Tarados Gon, Kit Fisto, Joclad Danva, Ki-Adi-Mundi, Aayla Secura

El Maestro Yoda llega con el Ejército Clon
El Maestro Yoda llega con el Ejército Clon

Repentinamente, las máquinas asesinas cesaron el fuego por órdenes de Dooku, quien ofreció una oportunidad de rendición a sus derrotados rivales. En una actitud valerosa, el Maestro Windu rechazó la oferta pues se rehusaba a que fueran convertidos en rehenes para sus intereses, aunque esto significara una certera sentencia de muerte. Ante el fracaso del intento de rescate, fue evidente que sería inevitable desplegar a las tropas clones. Fue entonces varias naves de combate aparecieron sobre sus cabezas: se trataba del Maestro Yoda, que había llegado con el recientemente ensamblado Ejército Clon. Las seis naves cañoneras descendieron formando un perímetro alrededor de los Jedi restantes para extraer a los sobrevivientes del lugar. Con un intenso fuego de cobertura de armas láser, los Jedi se subieron a las naves de extracción y fueron evacuados inmediatamente de la arena.

La Batalla en el Desierto

La República lanzó un masivo ataque preventivo sobre Geonosis, en el que se emplearon principalmente fuerzas terrestres, una gran cantidad de tropas apoyadas por vehículos de combate. La batalla se desarrolló alrededor las Colinas Im’G’Twe, en el Desierto E’Y-Akh. Las planicies áridas se convirtieron en el lugar de encuentro entre el recientemente creado Ejército de la República, compuesto por soldados clones, y las fuerzas droides.

Un objetivo de la República es detener a las  naves Separatistas
Un objetivo de la República es detener a las naves Separatistas

Un objetivo vital para la República era la captura del Conde Dooku. De no lograrse, más sistemas se unirían a los Separatistas y la guerra se prolongaría inevitablemente. Al mismo tiempo, debían evitar el escape de la mayor cantidad droides de batalla, cargados en el interior de las naves. Además, debían capturar las facilidades y fábricas Geonosianas en búsqueda de información que les que pudiera ser útil para descubrir los planes Separatistas. Para ello, las fuerzas Republicanas empezaron a avanzar hacia las concentraciones de naves Separatistas, lo cual resultó en la apertura de varios frentes.

Los gigantescos Cruceros de Asalto Clase-Acclamator I habían dispuesto un bloqueo alrededor del planeta para interceptar a los transportes Separatistas que intentaran abandonar el sistema. 12 de las naves Republicanas aterrizaron en el planeta para desembarcar tropas y vehículos de batalla en los diferentes puntos, las cuales se dirigirían para tomar las posiciones enemigas. Un bombardeo previo sobre los hangares Geonosianos, sumado al sabotaje realizado por unidades de comandos clones, impidió que pudieran desplegar sus cazas estelares. Esto le concedió a la República la ventaja de tener prácticamente la total superioridad aérea durante la batalla.

Geonosis se convirtió en el escenario donde por primera vez verían acción los soldados clones. Entrenados rigurosamente en destreza física y de combate, estos magníficos soldados formaron la principal fuerza de combate en el Ejército de la República. Cada clon estaba protegido por una armadura de combate de cuerpo entero y llevaban consigo el rifle blaster DC-15A de Industrias BlasTech para un poder de fuego letal y preciso. Estaban genéticamente modificados para ser menos independientes y para acelerar su crecimiento.

Los Maestros Yoda y Windu al mando del  Ejército Clon
Los Maestros Yoda y Windu al mando del Ejército Clon

Se desplegaron dos ejércitos, que serían liderados cada uno por el Maestro Jedi Mace Windu y el Maestro Yoda. Otros veteranos Jedi estaban a cargo de ocho cuerpos de 36 864 soldados cada uno. Las demás divisiones estaban lideradas por rangos de clones especialmente entrenados, cuyo rango estaba indicado por franjas de color en la armadura: los Comandantes (de color amarillo) manejaban regimientos de 2 304 hombres; los Capitanes (de color rojo) lideraban compañías de 144 hombres, los Tenientes (de color azul) manejaban pelotones de 36 hombres, y los Sargentos (de color verde) comandaban escuadrones, cada uno compuesto por nueve clones. Al frente de las columnas de soldados clones, los Jedi asumieron el rol de Generales y dirigían a sus hombres contra las masas de enemigos mecanizados. Con el uso de sus sables de luz y sus habilidades de la Fuerza, los Jedi deflectaban los disparos láser para protegerse a sí mismos y a sus hombres, quienes marchaban detrás de sus Generales para mejor protección.

Naves de Asalto Clase-Acclamator y Naves  Cañoneras desembarcan tropas
Naves de Asalto Clase-Acclamator y Naves Cañoneras desembarcan tropas

Rangos separados de clones especializados operaban vehículos y maquinaria de soporte para la infantería. Volando con mucha velocidad y maniobrabilidad se encontraban 1 600 naves cañoneras. Producida por Ingeniería Pesada Rothana, la LAAT/i o Transporte de Asalto de Baja Altitud/infantería fue usada desde el comienzo del conflicto por las tropas clones y proveía el vital apoyo aéreo a las tropas en tierra con su gran concentración de armas, que consistía en cañones y torretas láser, combinado con un arsenal de cohetes. En su interior, llevaban cerca de 30 soldados y podían transportarlos a cualquier punto en donde fuera necesario.

Caminantes arrojados por naves LAAT/c  y artillería SPHA-T
Caminantes arrojados por naves LAAT/c y artillería SPHA-T

2 160 caminantes fueron desplegados junto con los soldados para transportar tropas en su interior y apoyar al avance de la infantería. El modelo usado fue el Reforzador Táctico Todo Terreno (AT-TE). Este gigantesco vehículo blindado tenía un imponente tamaño, unos 5.02 metros de alto era propulsado por seis patas que lo elevan a una distancia reducida del suelo, lo cual hace que su marcha sea lenta, pero más estable. Cargaba cañones láser anti-personales y un cañón pesado sobre su estructura. Eran desplegados para que caminaran hasta las fortificaciones enemigas respaldando los esfuerzos de los soldados clones. Estos eran cargados por 400 LAAT/c, cañoneras modificadas para el transporte de equipo pesado, podía llevar caminantes y otras unidades y arrojarlos en el mismo calor de la batalla, para luego, retirarse rápidamente.

La artillería de campo estaba compuesta por 100 SPHA-T, Artillería Pesada Auto Propulsada-Turboláser. Éstas eran dispuestas comúnmente en grupos de cuatro, en distintos puntos estratégicos del campo de batalla para repartir su devastador potencia de fuego. Estas descomunales estaciones de artillería disparaban potentes descargas de energía con una fuerza y letalidad descomunal desde la retaguardia. Podían desplazarse con sus fuertes patas articuladas a medida que avanzaba la fuerza de asalto para ofrecer un apoyo inmediato en el lugar.

Droides de Batalla
Droides de Batalla

En el horizonte se distinguía las siluetas de varios droides araña junto a enormes columnas de droides de batalla que se apresuran a repeler la avanzada, así como de las naves y cargueros esparcidos por la zona. En total, había cerca de 60 Naves Núcleo Clase-Lucrehulk de la Federación de Comercio, 286 Transportes Clase-Hardcell de la Tecno Unión y 41 Naves del Gremio de Comercio. Al no poseer armamento propio, los cargueros Separatistas dependían de la protección de las fuerzas de tierra. La posesión de grandes ejércitos estaba prohibida, por lo que algunos usuarios particulares conservaban pequeños ejércitos locales para proteger sus intereses. Sin embargo, ilegalmente, las grandes entidades confabuladas con el Conde Dooku habían unido sus ejércitos de guerreros autómatas en una sola fuerza para imponerse sobre la República.

La infantería estaba conformada por 1 000 000 de droides de batalla. Junto a ellos, se encontraban 100 000 unidades de super droides de batalla, una versión más avanzada y fuerte. Una coraza blindada protegía sus partes frágiles y en su brazo derecho llevaba un cañón láser doble. Los droidekas fueron embarcados primordialmente debido a su mayor costo de fabricación, por lo que estuvieron prácticamente ausentes. Aproximadamente, sólo 3 000 de estos vieron acción durante la batalla. Los combatientes droides poseían una programación rudimentaria, con poca inteligencia y autosuficiencia. Pero obedecían ciegamente las órdenes que se les impartiera y se lanzaban directamente a enfrentar al enemigo sin padecer cansancio. En cambio, a pesar de tener la vulnerabilidad de todo ser vivo, los soldados clones estaban entrenados para resistir cualquier tipo de ambiente hostil y llegar al límite de sus capacidades físicas. Además, los clones podían pensar de forma creativa, formular planes de ataque y adaptarse rápidamente a la situación.

Droides Araña Rastreadores y Enanos
Droides Araña Rastreadores y Enanos

Las fuerzas Separatistas carecieron de un significativo apoyo aéreo, por lo que el soporte para las tropas droides estaba provisto por 7 500 droides araña y 15 000 droides araña enanos DSD 1, droides caminantes con poderosos cañones láser. Adicionalmente, se desplegaron 4 100 droides Hailfire IG-227 del Clan Bancario InterGaláctico. Estos eran poseedores de una gran movilidad gracias a su par de gigantescas ruedas. Llevaba una letal carga de 30 misiles, los cuales seguían trayectorias evasivas y aleatorias, y eran usados contra enemigos blindados con efectos devastadores. Sus proyectiles eran muy efectivos en un rango menor a un kilómetro y eran usados contra blancos estacionarios o lentos que estuvieran fuera de una línea de visión clara. Pero su tiempo de efectividad era corto pues llevaba una carga limitada de misiles. Una vez agotados, disparaba sus cañones blaster gemelos.

Las LAAT/i atacan a las naves en fuga
Las LAAT/i atacan a las naves en fuga

Tras salir de la arena de ejecución, las naves cañoneras procedieron a asaltar las concentraciones de naves Separatistas. Debido a la sorpresiva aparición de la República, varias naves se apresuraron en subir sus cargamentos antes de lanzarse al espacio. Mientras las Naves Núcleo intentaban llenarse completamente en vez de partir a medio llenar, algunas como las del Gremio de Comercio despegaron casi de inmediato.

Al mismo tiempo, las naves de la Tecno Unión, menos blindadas y escudadas, intentaron hacer su escape. Las cañoneras volaban hacia los transportes en fuga disparando sus cañones láser, pero con poco efecto. Ingeniosamente, Skywalker ordenó apuntar sobre las celdas de combustible. En el momento, las cañoneras dispararon sus cohetes contra una de las naves de la Tecno Unión en el punto indicado y fue derribada sin mayor dificultad. Sin embargo, poco podían hacer contra las descomunales naves de la Federación, por lo que decidieron dejárselas a las fuerzas en tierra.

La sala de comando Separatista
La sala de comando Separatista

Mediante túneles secretos subterráneos, el Conde Dooku y los líderes Separatistas llegaron al Centro de Comando. Un holomapa en tiempo real permite a los comandantes tener información de la situación en el exterior y dirigir sus tropas. La consternación de los líderes por la rápida congregación de un ejército de la República estaba acompañada por la falsa impresión y desconocimiento de Dooku. Los Separatistas enviaron inmediatamente a los droides que no habían sido cargados en los transportes, suplementándolos por aquellos que se encontraban en las fábricas. Pero el bloqueo de sus comunicaciones limitó su capacidad de mando considerablemente.

Una de las naves, la cual transportaba a los Jedi Sora Bulq, Tarados Gon y el miembro del Consejo Eeth Koth (1), fue derribada por el fuego antiaéreo de los droides araña. Mace, Ki-Adi Mundi y Kit Fisto aterrizaron en el área de reunión, la cual estaba protegida en la retaguardia por colinas. Allí, Windu se hizo cargo de cinco unidades comando especiales y emprendió una carga. Mientras tanto, Yoda partió hacia el puesto de mando de avanzada.

En el campo de batalla del Maestro Windu, los Separatistas desplegaron una gran cantidad de droides araña. El droide araña rastreador OG-9 del Gremio de Comercio probó ser efectivo contra vehículos terrestres y aéreos, como los AT-TEs y las naves cañoneras, las cuales no eran afectadas por los ligeros disparos de la infantería. Caminando sobre el campo de batalla sobre sus cuatro patas, rastreaba blancos para dispararles con sus cañones láser en forma de antena. Delante de cada pelotón de droides de batalla, droides araña enanos se desplazaban para enfrentar a sus adversarios. Su reducido tamaño le permitía a otros droides más grandes disparar por encima de ellos para mantener un alto volumen de fuego. Sin embargo, su reacción es limitada al estar su cañón blaster fijo al frente.

Yoda llega al centro de comando de avanzada
Yoda llega al centro de comando de avanzada

Una parte del Ejército Droide intentó flanquear y atacar por el cañón a la Republica. En respuesta, el Maestro Jedi Kit Fisto lideró una carga de clones para detener el avance de la fuerza enemiga. Por su parte, Obi-Wan, Anakin y Padmé permanecieron a bordo de su nave cañonera, destruyendo blancos de oportunidad en distintos puntos del campo de batalla, principalmente a los droides que amenazaban a los vehículos de apoyo.

Yoda aterrizó en el Centro de Comando de Avanzada, una estación de comunicaciones táctica que conectaba a todas las unidades en el campo de batalla. En la proximidad, un gran número de SPHA-Ts se movilizaba junto con soldados clones y caminantes AT-TE. Desde esa posición, Yoda dirigiría la situación general de la batalla, en la que todas las tropas a la vanguardia se continuaban exitosamente su avance hacia sus objetivos.

Las Naves Cañoneras destruyen a los Droides  Hailfire
Las Naves Cañoneras destruyen a los Droides Hailfire

Cerca de la arena de ejecución, droides Hailfire se desplazaban a alta velocidad sobre el terreno plano entre las filas Separatistas. El Hailfire era más rápido y móvil que el AT-TE. Como resultado de su lenta marcha, el caminante era blanco fácil. Si bien el AT-TE tenía un mayor blindaje, el armamento del Hailfire era capaz de penetrar la gruesa armadura. Con sus misiles altamente explosivos hacían estragos en los caminantes Republicanos, que poco podían hacer para evitar el fuego enemigo. Pero las LAAT/i que sobrevolaban el área ayudaron a despejar la amenaza. Las cañoneras dispararon sus cohetes sobre los Hailfire. Todos los blancos fueron alcanzados exitosamente, y el camino quedó más despejado para la fuerza de asalto.

Viendo que la batalla estaba tornándose en contra suya, los líderes Separatistas ordenaron a todas las naves despegar al espacio. Tras abandonar la sala de comando, abordaron sus naves en los hangares hacia sus naves de comando que orbitaban el planeta. El conde Dooku, escoltado por dos cazas Geonosianos, montó su speeder bike para dirigirse hacia un puesto abandonado, ubicado en dirección norte a 40 km de la batalla. Consigo, llevaba los planos de una superarma secreta diseñada por los Separatistas para evitar que cayera en manos de la República. Se trataba de los planos preliminares de lo que se convertiría en la Estrella de la Muerte.

Una Nave Núcleo es blanco de la artillería  Republicana
Una Nave Núcleo es blanco de la artillería Republicana

Al recibir la orden de retirada, varias naves de la Federación despegaron simultáneamente. Yoda ordenó a la SPHA concentrar el fuego en la nave más cercana. Los artilleros clones apuntaron sus armas y abrieron fuego contra una de las Nave Núcleo antes de que se elevara exitosamente. El fuego dirigido por la orden de Yoda resultó tener más efecto al coordinar sus disparos contra un blanco determinado. Los poderosos rayos de energía cortaron a través de los escudos y el blindaje, y causaron serios daños y explosiones en el interior. Esto provocó una falla en los repulsorlift antigravitatorios, resultando en un efecto de rayo tractor que precipitó a la enorme esfera contra el suelo.

La caída de la gigantesca nave sacudió el suelo con la intensidad de un terremoto y levantó una gran cantidad de arena que oscureció el campo de batalla. Pero eso no fue problema para los soldados Clones. Sus sistemas de imagen incorporados a sus cascos les permitían ver a través de ambientes donde la visibilidad era pobre y reconocían sus blancos sin dificultad. Los Clones demostraron una excepcional capacidad de coordinación en grupo sus fuerzas y adaptándose rápidamente a la situación de la batalla, y se impusieron sobre las columnas de droides.

Tras salir de la gran nube de polvo, Kenobi logró ver a Dooku escapando en su speeder a través del cañón detrás de las líneas Separatistas. Sin embargo, la nave se había quedado sin municiones, por lo que sólo se limitaron a seguirlo. Al estar tan alejados de la batalla, cualquier refuerzo llegaría tarde, por lo que no quedaba más opción que enfrentar entre Maestro y Padawan al Conde Dooku.

El hangar del Conde Dooku
El hangar del Conde Dooku

Al percatarse de que era seguido, Dooku ordenó a su escolta deshacerse de su perseguidor. Los pilotos Geonosianos se elevaron haciendo una maniobra y se colocaron detrás de la cañonera. El fuego de los enemigo provocó que Padmé y un soldado clon cayeran de la nave, lo cual generó un momento de tensión entre Obi-Wan y Anakin, quien se rehusaba a dejarla atrás. Sin embargo, era más prioritario detener a Dooku a toda costa antes de que escapara, ya que su captura evitaría el inicio de una guerra. Al ver que el Ejército Droide emprendía una retirada total, Yoda percibió que Kenobi y Skywalker necesitarían ayuda y ordenó que le llevaran una nave. Dooku llegó su propio hangar, donde lo esperaba un Velero Solar Geonosiano piloteado por un droide FA-4. Obi-Wan y Anakin bajaron hacia la rampa de acceso, pero quedaron solos al ser la cañonera destruida.

Obi-Wan se enfrenta al Conde Dooku
Obi-Wan se enfrenta al Conde Dooku

Los dos Caballeros Jedi se apresuraron hacia el interior del hangar, decididos y determinados a detener a Dooku, quien ya preparaba su despegue. Kenobi era conciente de que el nivel de su adversario era inmensamente superior al de los dos, por lo que debían ir con cautela. Pero su padawan en un arrebato de impulsividad, se lanzó contra él. Sin embargo, fue repelido por una descarga de Relámpagos de Fuerza, una técnica oscura, que lo dejó inconsciente. Kenobi se batió en duelo con el poderoso Maestro Jedi, pero no era oponente para su poder y fue incapacitado. Justo cuando iba a darle el golpe de gracia, Anakin se recompuso y se lanzó a bloquear el mandoblazo de su oponente. Inmediatamente, Obi-Wan le pasó su sable y Anakin comenzó a pelear contra el Conde, pero éste de un rápido corte le arrancó el brazo y lo dejó fuera de acción.

En ese momento, Yoda llegó para enfrentar al Conde Dooku. Dooku intentó usar su habilidad con la Fuerza para deshacerse de su antiguo maestro, pero todos eran rechazados. La única forma de decidir al ganador de la contienda sería en un enfrentamiento con sus sables de luz, por lo que ambos espadachines sacaron sus espadas láser en un intenso un duelo. Viendo que no podía ganar, Dooku derribó una columna sobre Skywalker y Kenobi, acto que atrajo la atención de Yoda. Para impedir que fueran aplastados, Yoda hizo uso de la Fuerza para contener el enorme pilar y lo dejó caer en otro sitio. Pero esto le permitió al Conde Dooku entrar a su nave y despegar.

El velero de Dooku escapa del planeta
El velero de Dooku escapa del planeta

La Senadora Amidala llegó en una cañonera al lugar con un contingente de clones. Justo para ese momento, el velero solar del Conde salió velozmente del hangar. Todos abrieron fuego contra la nave fugitiva en un intento inútil por detenerla, pero ésta logró llegar al espacio y saltar al hiperespacio con su valioso pasajero en ella. Las tropas clones aseguraron el hangar y todas las facilidades Geonosianas, en busca de pistas acerca del complot Separatista. Sin embargo, el objetivo principal se había escapado de sus manos: con la fuga del Conde Dooku ahora la guerra sería inevitable.

Una Sensación de Victoria

La República se prepara para la guerra
La República se prepara para la guerra

El Ejército Clon probó su excelencia y eficiencia en combate, a pesar de que se trataba de un ejército que no había sido formado ni entrenado por la República, y cuya efectividad de combate no había sido probada. La victoria lograda en el campo de batalla de Geonosis demostró la calidad de sus soldados como guerreros y lo que estos eran capaces de hacer. A pesar de su misterioso origen, fue necesitado urgentemente para proteger a la República y hacerle frente a la amenaza Separatista.

Los Separatistas fueron tomados completamente por sorpresa por la rapidez con la que actuaron las tropas clones. La superioridad numérica, la calidad del soldado y la ventaja del poder aéreo fueron los factores que aseguraron la victoria sobre los Separatistas. Sin embargo, varias naves con sus contenidos escaparon del sistema. En total, 169 Transportes de la Tecno Unión, 36 naves del Gremio de Comercio y 46 Naves Núcleo de la Federación de Comercio lograron escapar y formar parte del arsenal de la guerra que inició.

Dooku le informa a Darth Sidious sobre el  desarrollo de los eventos
Dooku le informa a Darth Sidious sobre el desarrollo de los eventos

Sin embargo, lo que parecía ser una gran victoria era en realidad algo completamente distinto. El Ejército, aparentemente destinado a combatir un agresor externo, en realidad serían las herramientas que ayudarían a concretizar el plan de un enemigo que realmente se encontraba en el mismo interior de la República. Lo que todos desconocían era que cada uno de los sucesos, desde la formación del movimiento Separatista hasta el descubrimiento del Ejército Clon en Kamino, era parte del siniestro plan orquestado por Palpatine para destruir a los Jedi y dominar completamente la galaxia con la formación del Imperio Galáctico.

A pesar de haber ganado en el campo de batalla, las fuerzas de la República fallaron en su objetivo de capturar al Conde Dooku. Habían fracasado en su intento de detener lo que se convertiría en un sangriento y brutal conflicto que sumiría a la galaxia por tres largos años. Miles de tropas clones serían enviadas a varios mundos para combatir contra los Separatistas en el devastador y desgastante enfrentamiento que sería conocido como las Guerras Clónicas. Así, los acontecimientos se desarrollarían de forma favorable para el complot armado por Palpatine, para hacerse cada vez más de poderes políticos y construir su nuevo dominio sobre la galaxia.

Nota

  1. La condición de este Maestro Jedi era de muerto en acción. Sin embargo, su inclusión en el Capítulo 09 – Grievous Intrigue de la Temporada 2 de The Clone Wars hizo que su suerte fuera cambiada. Puede verse el cambio en esta nota de Leland Chee, actualizada el 29 de diciembre del 2009, en la que el Jedi Zabrak ahora se encuentra dentro de los considerados como presuntamente muertos.

4 comentarios

cody el

La pelicula esta chida,soy un fan,es impresionante el ejercito al igual k las naves clase Aclamattor I,y esta perron el duelo de sables entre Yoda y el Conde Dooku

henry el

interesante ya estaba buscando las divisiones y comandos clones desde hace rato…..

beto darth traidorus el

para mi los episidios de star wars es una de las mejores peliculas de ficcion creada, nuncxa me cansare de berlas.
espacialmente la guerra de los clones es el capitulo mas visto por mi parte. es una pelicula muy buena.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*