La Era Marvel: Parte 1 – Negociando con nada bajo el brazo

“Lo haré. Será acción. Luke Comosellame junto a sus amigos humanos o no, tendrá aventuras, romance y eventualmente derrotará a Darth Quiensea. Eso es todo lo que necesito saber”.

Roy Thomas a Charles Lippincott – Principios de 1976

Ed Summer, propietario de Supersnipe Comic Art Emporium había conocido a Roy Thomas gracias a la cercanía entre su negocio y el hogar de Roy en Manhattan. Ed, quién había sido un antiguo estudiante de cine, constantemente comentaba su deseo de hacer un documental sobre Jack Kirby, Carl Barks y alguna otra estrella del mundo del comic, algo que Thomas recibía con mucho agrado. En una de tantas conversaciones Ed lo invitó a un almuerzo con su socio de uno de los departamentos de Supersnipe. Thomas recuerda lejanamente aquél almuerzo ocurrido a finales del 74 y principios del 75 donde un silencioso George Lucas hizo su aparición. Thomas conocía a Lucas por su trabajo en “American Graffiti” y sentía gusto de poder hablar con él.

A principios de 1976, Roy Thomas volvió a saber de Lucas pero esta vez por Ed Summer y Charles Lippincott. George Lucas se encontraba en la producción de “The Star Wars” y deseaba que Marvel Comics preparara la adaptación de su película a la historieta. Lippincott se presento como algo parecido a un representante de marca y expuso con la ayuda del arte conceptual de Ralph McQuarrie los pormenores de la trama del nuevo filme. Roy Thomas escuchaba confundido una serie de extraños nombres que se deslizaban por las palabras de Lippincott hasta que apareció la imagen de un mercenario en medio de una cantina con seres de planetas distintos. Thomas recuerda claramente sus palabras: “Lo haré. Esta será una película de acción en la que Luke Comosellame junto a sus amigos humanos y no humanos tendrá aventuras, romance y eventualmente derrotarán a Darth Quiensea. Eso es todo lo que necesito saber” (1). Sin embargo lo difícil vendría recién, Charles Lippincott ya había recibido un NO de parte de Stan “The Man” Lee, el hombre (como decía su apelativo) fuerte de Marvel. Thomas agregó: “Trataré de cambiar su decisión, y si lo logro, seré yo quien escriba y edite el cómic, mientras no exista interferencia de nadie relacionado con el filme”. Lippincott continuó con su narración de la trama, había dado un paso importante, al día siguiente él estaría nuevamente delante de Stan Lee, pero esta vez Roy Thomas iría como aliado.

100 000 ejemplares libres

 

Primer poster de "Star Wars"

“Básicamente Stan Lee propuso un trato duro, ellos harían el cómic de “Star Wars”, pero no recibiríamos pago por los primeros 100,000 ejemplares” (2). Lippincott pensó que se podría aceptar siempre y cuando Marvel publique la adaptación en 6 números y no en 2 como se acostumbraba por entonces agregando que “Marvel debería vender el comic varios meses antes del estreno de la película”.

George Lucas y Gary Kurtz, ambos aficionados al comic, estuvieron muy contentos del logro de Lippíncott, sin embargo la Fox no acostumbraba adaptar sus filmes al comic. “¿Hiciste un trato para publicar comics?”, “¿Y no te van a pagar por ello?”, “¿¡Qué de grandioso puede ser eso!?”. Lippincott confiaba en que el paso dado sería importante para la película, ahora solo quedaba esperar.

Con las dos partes de acuerdo, Roy Thomas se hizo cargo del proyecto y a sugerencia de Lucas y Lippincott reclutó a Howard Chaykin para que se haga cargo de los lápices. Chaykin leyó el script y revisó los trabajos conceptuales luego dijo: ¿Cuándo empezamos? (3). Con poca ayuda de Thomas y lo que hasta ese momento le podía facilitar Lippincott, Chaykin empezó a dibujar el número 1. Años más tarde Chaykin afirmaría a Thomas que de haber sabido del éxito de “Star Wars” hubiera trabajado más duro (4).

Una prueba final para Roy Thomas sería Ed Shukin quién por entonces era jefe de circulación de Marvel y muy reconocido por su eficiencia a la hora de cumplir su trabajo. Shukin había presenciado los últimos fracasos de las adaptaciones y su cariño por ellas era casi nulo. Esto sumado al hecho de no estar muy contento con la idea de emplear seis números para una película que no habían visto y que presentaba en su mayoría actores desconocidos, en vez de los dos en promedio de una adaptación, lo convirtieron en una piedra en el zapato para Thomas. Stan Lee disfrutaba de eso y dejó que ambos se las arreglaran. Finalmente, Thomas pidió que contraten a otro guionista para la adaptación si no aceptaban su idea de seis comics. Con ello su partida estaba ganada, Shukin accedió pero muy a regañadientes.

Julio del 76 en San Diego

Presentacion en el Comic Con de San Diego de 1976
Presentacion en el Comic Con de San Diego de 1976

Mientras Thomas realizaba con mayor tranquilidad su parte, Charles Lippincott empezó a enfocar sus esfuerzos en el circuito de convenciones del verano norteamericano de 1976. Su idea original estaba cumpliéndose a cabalidad y ahora solo faltaba preparar las presentaciones que “The Star Wars” necesitaba en ese entonces (5). Pronto había conseguido poner al filme en el San Diego Comic-Con de Julio de ese año. Faltando aún mucho para publicar el primer comic de la película, decidió llevar a la convención un afiche elaborado por el mismo Howard Chaykin quien era el más indicado para llegar al público espectador, en su mayoría gente del mundo del comic. Por ese entonces Chaykin le había comunicado a Thomas que no podría dibujar y entintar completamente los seis números y había sugerido a Steve Leialoha, un reconocido entintador, para que trabaje sobre sus bocetos (6). Thomas accedió pero luego se enteraría que aquello no agradó a Lucas ni a Lippincott.

Ya en Julio del 76 Lippincott, Chaykin y Thomas se presentaron en San Diego para hablar de una película nueva y responder diversas preguntas sobre el comic y el filme. Lippincott había aprovechado para llevar mil afiches de los ilustrados por Chaykin para venderlos en $1.00, el precio final fue de $1.75 pero muchos se quedaron en stock. Sin saberlo, habían iniciado una larga tradición de participaciones en el Comic-Con.

Para Febrero de 1977, Thomas, Chaykin y Leialoha volaron a Los Angeles a una presentación que posteriormente sería recordada como “la exhibición legendaria”. George Lucas había invitado a amigos y relacionados con el proyecto “Star Wars” para presentar una pre-edición de la película.

Ahora sí tenemos un comic de éxito

Pocos meses antes del estreno del filme, el nombre “Star Wars” ya había sido escuchado por seguidores de comics y algunos amantes de la ciencia ficción que frecuentaban las convenciones de mediados de los 70s. Había sido visto en la portada de una curiosa novela que aparecía en las estanterías de alguna librería bien surtida y cuyos 125 000 primeros ejemplares se habían agotado. Para Marzo de 1977 el primer comic en la historia de “Star Wars” vio la luz. Expresiones como “La más grande fantasía espacial de todas” o “épica adaptación oficial de la monumental película de Fox” acompañaban la portada creada por Howard Chaykin y diseñada según el entrañable afiche de San Diego ’76. Lippincott pudo entonces celebrar el duro trato que aceptó con Marvel Comics, los 100 000 ejemplares sin pago empezaban a dar cuentas positivas. Lippincott recuerda: “Ví el primer cómic de “Star Wars” en el puesto más grande de Cahuenga justo debajo de Hollywood Boulevard, donde acostumbraba comprar mis comics. Fui el lunes para comprar Star Wars #1, y creo que vi cinco abajo a la izquierda. Mi amigo Larry trabajaba ahí, y le dije: ‘¿Ordenaste pocos, no?’. Y el dijo: ‘¡A qué te refieres, tenía un montón! Llegaron el viernes. ¿Por qué no me dijiste que sería así de grande?'” (7).

Continúa: El Nacimiento del Universo Expandido

Nota:

  1. La expresión “Darth Quiensea” proviene de Alter – Ego 68, Star Wars: The Book That Saved Marvel.
  2. El trato de los 100 000 ejemplares lo menciona Lippincott en el artículo: “For Comic Book Fans by Comic Book Fans” escrito por Pete Wilmur para Hiperespacio, la sección pagada de starwars.com: http://www.starwars.com/hyperspace/member/kessel/f20050712/index.html
  3. La expresión “¿Cuándo empezamos?” la menciona Roy Thomas en “The Story Behind Star Wars: The Movie and the Comic Book – Star Wars N° 1 Marvel Comics.
  4. La idea de trabajar más duro se la comenta Chaykin a Thomas en un mail del 2 de Marzo del 2007 a propósito de los 30 años.
  5. Thomas señala que para esta época el “The” en Star Wars ya era historia.
  6. Steve Leialoha en un e-mail de febrero o marzo del 2007 recuerda haber sido él mismo quien le ofreció a Chaykin ser el entintador, cuando este último le informó que los vencimientos le estaban ganando.
  7. Los recuerdos de Lippincott son de: “For Comic Book Fans by Comic Book Fans” escrito por Pete Wilmur para Hiperespacio, la sección pagada de starwars.com: http://www.starwars.com/hyperspace/member/kessel/f20050712/index.html

“Lo haré. Será acción. Luke Comosellame junto a sus amigos humanos o no, tendrá aventuras, romance y eventualmente derrotará a Darth Quiensea. Eso es todo lo que necesito saber”.
Roy Thomas a Charlie Lippincott – Principios de 1976

Ed Summer, propietario de Supersnipe Comic Art Emporium había conocido a Roy Thomas gracias a la cercanía entre su negocio y el hogar de Roy en Manhattan. Ed, quién había sido un antiguo estudiante de cine, constantemente comentaba su deseo de hacer un documental sobre Jack Kirby, Carl Barks y alguna otra estrella del mundo del comic, algo que Thomas recibía con mucho agrado. En una de tantas conversaciones Ed lo invitó a un almuerzo con su socio de uno de los departamentos de Supersnipe. Thomas recuerda lejanamente aquél almuerzo ocurrido a finales del 74 y principios del 75 donde un silencioso George Lucas hizo su aparición. Thomas conocía a Lucas por su trabajo en “American Graffiti” y sentía gusto de poder hablar con él.

A principios de 1976, Roy Thomas volvió a saber de Lucas pero esta vez por Ed Summer y Charlie Lippincott. George Lucas se encontraba en la producción de “The Star Wars” y deseaba que Marvel Comics preparara la adaptación de su película a la historieta. Lippincott se presento como algo parecido a un representante de marca y expuso con la ayuda del arte conceptual de Ralph McQuarrie los pormenores de la trama del nuevo filme. Roy Thomas escuchaba confundido una serie de extraños nombres que se deslizaban por las palabras de Lippincott hasta que apareció la imagen de un mercenario en medio de una cantina con seres de planetas distintos. Thomas recuerda claramente sus palabras: “Lo haré. Esta será una película de acción en la que Luke Comosellame junto a sus amigos humanos y no humanos tendrá aventuras, romance y eventualmente derrotarán a Darth Quiensea. Eso es todo lo que necesito saber” (1). Sin embargo lo difícil vendría recién, Charlie Lippincott ya había recibido un NO de parte de Stan “The Man” Lee, el hombre (como decía su apelativo) fuerte de Marvel. Thomas agregó: “Trataré de cambiar su decisión, y si lo logro, seré yo quien escriba y edite el cómic, mientras no exista interferencia de nadie relacionado con el filme”. Lippincott continuó con su narración de la trama, había dado un paso importante, al día siguiente él estaría nuevamente delante de Stan Lee, pero esta vez Roy Thomas iría como aliado.

100 000 ejemplares libres

Primer poster de “Star Wars”

“Básicamente Stan Lee propuso un trato duro, ellos harían el cómic de “Star Wars”, pero no recibiríamos pago por los primeros 100,000 ejemplares”. Lippincott pensó que se podría aceptar siempre y cuando Marvel publique la adaptación en 6 números y no en 2 como se acostumbraba por entonces agregando que “Marvel debería vender el comic varios meses antes del estreno de la película”.

George Lucas y Gary Kurtz, ambos aficionados al comic, estuvieron muy contentos del logro de Lippíncott, sin embargo la Fox no acostumbraba adaptar sus filmes al comic. “¿Hiciste un trato para publicar comics?”, “¿Y no te van a pagar por ello?”, “¿¡Qué de grandioso puede ser eso!?”. Lippincott confiaba en que el paso dado sería importante para la película, ahora solo quedaba esperar.

Con las dos partes de acuerdo, Roy Thomas se hizo cargo del proyecto y a sugerencia de Lucas y Lippincott reclutó a Howard Chaykin para que se haga cargo de los lápices. Chaykin leyó el script y revisó los trabajos conceptuales luego dijo: ¿Cuándo empezamos? (3). Con poca ayuda de Thomas y lo que hasta ese momento le podía facilitar Lippincott, Chaykin empezó a dibujar el número 1. Años más tarde Chaykin afirmaría a Thomas que de haber sabido del éxito de “Star Wars” hubiera trabajado más duro (4).

Una prueba final para Roy Thomas sería Ed Shukin quién por entonces era jefe de circulación de Marvel y muy reconocido por su eficiencia a la hora de cumplir su trabajo. Shukin había presenciado los últimos fracasos de las adaptaciones y su cariño por ellas era casi nulo. Esto sumado al hecho de no estar muy contento con la idea de emplear seis números para una película que no habían visto y que presentaba en su mayoría actores desconocidos, en vez de los dos en promedio de una adaptación, lo convirtieron en una piedra en el zapato para Thomas. Stan Lee disfrutaba de eso y dejó que ambos se las arreglaran. Finalmente, Thomas pidió que contraten a otro guionista para la adaptación si no aceptaban su idea de seis comics. Con ello su partida estaba ganada, Shukin accedió pero muy a regañadientes.

Julio del 76 en San Diego

Presentacion en el Comic Con de San Diego de
1976

Mientras Thomas realizaba con mayor tranquilidad su parte, Charlie Lippincott empezó a enfocar sus esfuerzos en el circuito de convenciones del verano norteamericano de 1976. Su idea original estaba cumpliéndose a cabalidad y ahora solo faltaba preparar las presentaciones que “The Star Wars” necesitaba en ese entonces (5). Pronto había conseguido poner al filme en el San Diego Comic-Con de Julio de ese año. Faltando aún mucho para publicar el primer comic de la película, decidió llevar a la convención un afiche elaborado por el mismo Howard Chaykin quien era el más indicado para llegar al público espectador, en su mayoría gente del mundo del comic. Por ese entonces Chaykin le había comunicado a Thomas que no podría dibujar y entintar completamente los seis números y había sugerido a Steve Leialoha, un reconocido entintador, para que trabaje sobre sus bocetos (6). Thomas accedió pero luego se enteraría que aquello no agradó a Lucas ni a Lippincott.

Ya en Julio del 76 Lippincott, Chaykin y Thomas se presentaron en San Diego para hablar de una película nueva y responder diversas preguntas sobre el comic y el filme. Lippincott había aprovechado para llevar mil afiches de los ilustrados por Chaykin para venderlos en $1.00, el precio final fue de $1.75 pero muchos se quedaron en stock. Sin saberlo, habían iniciado una larga tradición de participaciones en el Comic-Con.

Para Febrero de 1977, Thomas, Chaykin y Leialoha volaron a Los Angeles a una presentación que posteriormente sería recordada como “la exhibición legendaria”. George Lucas había invitado a amigos y relacionados con el proyecto “Star Wars” para presentar una pre-edición de la película.

Ahora sí tenemos un comic de éxito

Pocos meses antes del estreno del filme, el nombre “Star Wars” ya había sido escuchado por seguidores de comics y algunos amantes de la ciencia ficción que frecuentaban las convenciones de mediados de los 70s. Había sido visto en la portada de una curiosa novela que aparecía en las estanterías de alguna librería bien surtida y cuyos 125 000 primeros ejemplares se habían agotado. Para Marzo de 1977 el primer comic en la historia de “Star Wars” vio la luz. Expresiones como “La más grande fantasía espacial de todas” o “épica adaptación oficial de la monumental película de Fox” acompañaban la portada creada por Howard Chaykin y diseñada según el entrañable afiche de San Diego ’76. Lippincott pudo entonces celebrar el duro trato que aceptó con Marvel Comics, los 100 000 ejemplares sin pago empezaban a dar cuentas positivas. Lippincott recuerda: “Ví el primer cómic de “Star Wars” en el puesto más grande de Cahuenga justo debajo de Hollywood Boulevard, donde acostumbraba comprar mis comics. Fui el lunes para comprar Star Wars #1, y creo que vi cinco abajo a la izquierda. Mi amigo Larry trabajaba ahí, y le dije “¿Ordenaste pocos, no?”. Y el dijo, “¡A qué te refieres, tenía un montón! Llegaron el viernes. ¿Por qué no me dijiste que sería así de grande?” (7).

CONTINÚA: El Nacimiento del Universo Expandido

Nota:

  1. La expresión “Darth Quiensea” proviene de Alter – Ego 68, Star Wars: The Book That Saved Marvel.
  2. El trato de los 100 000 ejemplares lo menciona Lippincott en el artículo: “For Comic Book Fans by Comic Book Fans” escrito por Pete Wilmur para Hiperespacio, la sección pagada de starwars.com:
    http://www.starwars.com/hyperspace/member/kessel/f20050712/index.html
  3. La expresión “¿Cuándo empezamos?” la menciona Roy Thomas en “The Story Behind Star Wars: The Movie and the Comic Book – Star Wars N° 1 Marvel Comics.
  4. La idea de trabajar más duro se la comenta Chaykin a Thomas en un mail del 2 de Marzo del 2007 a propósito de los 30 años.
  5. Thomas señala que para esta época el “The” en Star Wars ya era historia.
  6. Steve Leialoha en un e-mail de febrero o marzo del 2007 recuerda haber sido él mismo quien le ofreció a Chaykin ser el entintador, cuando este último le informó que los vencimientos le estaban ganando.
  7. Los recuerdos de Lippincott son de: “For Comic Book Fans by Comic Book Fans” escrito por Pete Wilmur para Hiperespacio, la sección pagada de starwars.com:
    http://www.starwars.com/hyperspace/member/kessel/f20050712/index.html

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*