Los Veinte Perdidos

Obi-Wan y Jocasta Nu contemplan el busto de Dooku
Obi-Wan y Jocasta Nu contemplan el busto de Dooku

Quizás a muchos les ha causado curiosidad tal como a mí que, viendo el Episodio II; durante la escena en la que Obi-Wan se pasea por los archivos del Templo Jedi en Coruscant, se queda observando fijamente una estatua. Curiosamente, éste es un busto del Conde Dooku, virtual enemigo de la República en ese momento. ¿Qué hace el busto de Dooku en los archivos Jedi? ¿De quiénes son los otros bustos que aparecen ahí y porque?

Una escena que no vemos finalmente en la película, nos genera una interrogante mayor. Durante la visita de Obi-Wan a los archivos del Templo Jedi, en su búsqueda de pistas sobre el culpable tras el intento de asesinato contra la Senadora Padmé Amidala, éste tiene una conversación con Jocasta Nu (la bibliotecaria):

Obi Wan: Solo veinte Jedi han dejado la Orden.

Jocasta Nu: Los Veinte Perdidos. El Conde Dooku fue el más reciente y el más doloroso de todos. Nadie desea hablar de ello. Su partida fue una gran pérdida para la Orden.

Éste fue el paso inicial para una historia aún inconclusa. Los “Veinte Perdidos”, conocidos inicialmente como “Los Perdidos”, era el nombre que se le había dado a los Maestros Jedi que voluntariamente habían renunciado a su juramento y dejado la Orden Jedi, usualmente por diferencias ideológicas. Dejar la Orden Jedi no hacía que inherentemente aquel desertor se convierta en un Jedi Oscuro. A pesar de ello, sin la influencia del Concilio Jedi y sus compañeros los Caballeros Jedi, algunos miembros de los Veinte Perdidos, como Dooku, sucumbieron al Lado Oscuro de la Fuerza. Bustos de bronzium adornan el corredor principal de los Archivos refiriéndose a estos personajes, y a otros Jedi famosos de la Orden.

Phanius, uno de los "Veinte"
Phanius, uno de los “Veinte”

Sobre quienes fueron los veinte, poco sabemos. Con certeza sólo conocemos la identidad de tres de ellos. Uno de los primeros miembros de los “Veinte Perdidos” era el Maestro Jedi Phanius, un Umbarano que eventualmente se convertiría en Darth Ruin, el primer Señor Oscuro de los Sith del Nuevo Imperio Sith. Phanius abandonaría la Orden en función a la búsqueda de conocimiento prohibido. La filosofía de Phanius incluía elementos de relativismo moral, lo que mucho después posiblemente pudo causar eco en la teoría del Potentium. Se dice que la inclusión de Phanius respondía a que probablemente nadie de la Orden conoció su verdadera identidad como Darth Ruin (1).

Otro miembro conocido de los “Veinte Perdidos” era el Maestro Chon Actrion, quien también era conocido como el “Arquitecto de la Libertad”. Aparentemente, este Jedi, que también dejó la Orden, era de la especie Besalisk. A diferencia de Phanius, éste no sucumbió al Lado Oscuro de la Fuerza.

El número veinte de este grupo era Dooku, quien había dejado la Orden Jedi en el año 32 ABY y se convirtió, en Darth Tyranus, a pesar del desconocimiento de la Orden Jedi. A eso se debe la inclusión de su busto en los Archivos. La deserción de Dooku de la Orden, no se basó en su paso al Lado Oscuro. Dooku era un idealista que abandonó la Orden debido a que quería convertirse en el mejor de los Jedi. Y para hacerlo, debía de conocer todo acerca de la luz y la oscuridad, algo con lo que el Alto Concilio estaba en desacuerdo. Dooku partió de la Orden durante la época de la Batalla de Naboo, bajo el concepto de que los Jedi se habían vuelto ciegos ante la corrupción en el Senado; así pues retomó el título que heredó de su familia como el Conde de Serenno. Se desconoce cuándo o cómo Dooku se encontró por primera vez con Sidious pero se supone que su conversión al Lado Oscuro se inició luego de la muerte de Darth Maul. Hasta el estallido de las Guerras Clónicas, la Orden Jedi sólo sabía de Dooku, como el líder del movimiento Separatista con sus propios ideales políticos, más no sabían que había sucumbido al Lado Oscuro.

Busto de un misterioso Fosh
Busto de un misterioso Fosh

Otras posibles inclusiones a los “Veinte Perdidos” pueden ser Thracia Cho Leem, la Maestra de Vergere, o Vergere, quienes aparentemente no son contadas dentro de los “Veinte Perdidos” a pesar de que la primera dejó la Orden siendo una Maestra Jedi. Se dice que no se considera a Leem porque ella no llegó a abandonar la Orden del todo, sólo se dio un tiempo para meditar sobre ello. Las razones aun son desconocidas. Con respecto a Vergere, la suposición radica en que un busto de una aparente Fosh (la especie de Vergere) se puede notar entre los ubicados en los archivos.

Otro de los que se cree que son miembros de este grupo es Sharad Hett, quien a raíz de la pérdida de su familia abandonó la Orden Jedi para refugiarse en Tatooine con una colonia Tusken. Aunque por su servicial disposición a la Orden, quizás no se toma su deserción como absoluta. Es más, la Orden quiso disponer de su ayuda cuando envió a Ki-Adi-Mundi para convencerlo de que volviera para que les brindara apoyo.

Se sabe a su vez que poco después de las Guerras Clónicas un profesor llamado H. Hrush escribió un libro llamado “Los Veinte Perdidos: El ascenso del Conde Dooku” a manera de biografía. Este libro fue el número dos en ventas en el top cinco de los libros más vendidos del año (2) y se supone que, aparte de tratar la vida del Conde, incluye datos exactos sobre los Veinte.

En realidad se sabe poco acerca de estos Veinte y muchas especulaciones giran alrededor de este tema. Quizás este asunto nos sea esclarecido en algún momento de manera oficial. Dejémoslo como un misterio más de Star Wars que por el momento queda sin resolverse.

Nota:

  1. Este comentario es de Abel Peña, quien desarrolló la historia de Phanius.
  2. Esta información fue extraída de las Noticias de la Holonet Vol. 531 45, del artículo llamado “Una Mirada más cercana”.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*