Ahsoka Tano

  • Afiliación:Orden Jedi
  • Origen:Shili
  • Especie / Género:Togruta / Femenino
  • Altura:- desconocida -
  • Armas:Sable de Luz
  • Transporte:Twilight
  • Apariciones:Universo Expandido

Ahsoka Tano, apodada Snips por su maestro Anakin Skywalker, era una padawan togruta que sirvió a la Orden Jedi durante las Guerras Clónicas. Ella fue asignada a Anakin, por orden expresa del Maestro Yoda, y en ese tiempo con gran ímpetu intentaría mostrar su valía y ser digna de llevar el rango de aprendiz. Tano participó en una serie de misiones, dentro de las cuales podemos mencionar las de los planetas Christophsis, Teth, Tatooine y Kiros.

La llegada de Snips

Ahsoka en su presentación oficial
Ahsoka en su presentación oficial

Ahsoka Tano fue descubierta por el Maestro Plo Koon durante una misión al planeta Shili. Ella fue llevada a Coruscant, en donde su educación como Jedi comenzó a ser impartida en el Templo. No pasó mucho para que fuera catapultada de su apasible vida en los estudios a la intensa acción de las Guerra Clónicas. Ella fue promovida a padawan a una temprana edad, por el Maestro Yoda; ya que el quería que Anakin Skywalker obtuviera un sentido de la responsabilidad suficiente como para llegar a ser un Maestro Jedi. El Alto Concilio Jedi esperaba que mientras Ahsoka se hiciese mucho más independiente, su Maestro aprendería a dejarla, perdiendo aquel sentido de pertenencia que poseía.

Anakin y Obi-Wan se encontraban luchando por el planeta Christophsis, pero nopodían contactar con el Templo Jedi, por lo que Yoda decidió enviar a Ahsoka como mensajera personal de la nueva misión. Justo después de un fallido ataque Separatista, la muchacha llegó en una lanzadera, y los dos Caballeros Jedi presumieron que ella sería asignada como aprendiz de Obi-Wan Kenobi, pero ella le reveló que el propio Yoda le había dado órdenes de ser su nueva aprendiz, noticia que no fue de mucho agrado para Skywalker. Con la renuencia de Anakin por aceptarla, debe involucrarse en la situación en la que se encuentran, tratando con el capitán Rex y los demás soldados.

La guerra continuaba y el General Whorm Loathsom, líder de las fuerzas de la Confederación, había desplegado un escudo deflector sobre sus fuerzas droides, lo que le permitía avanzar sin ser alcanzado por el fuego de la artillería Republicana. Así pues, los Jedi diseñaron un plan en el cual Ahsoka y Anakin debían encontrar la manera de infiltrarse tras las líneas enemigas y destruir el generador. Sin mebargo, era más fácil decirlo que hacerlo, por lo que tendrían que pensar una forma de pasar a través de los droides. Para eso, se ocultaron bajo una caja y esperaron que los droides los pasaran de largo.

Ahsoka y su nuevo maestro, Skywalker
Ahsoka y su nuevo maestro, Skywalker

Una vez que llegaron hasta el generador, Ahsoka accidentalmente accionó unos sensores, alertando a los Droides Retail que emergieron desde el suelo y atacaron a los Jedi. Anakin se encargó de los droides mientras Ahsoka plantaba las cargas explosivas. Sin embargo, al destruir un droide que pretendía atacarla, los restos de éste activaron más sensores, creando más problemas para su maestro. Con su maestro en peligro, se le ocurrió hacer caer una pared sobre los droides, con un hueco ubicado afortunadamente para salvarlo. Ellos destruirían el generador, permitiéndole a los cañones Republicanos terminar con los droides.

La joven padawan era aún muy precipitada e impaciente, a pesar de la cautela y el cuidado adquirido por Anakin. A pesar de ser muy diferentes, el uno con el otro, durante aquella pequeña misión ambos lograrían una determinante empatía, la cual le serviría a los dos para seguir adelante. En una conversación vía una holoproyección con Yoda, Anakin aceptaría a Ahsoka como su Padawan oficialmente. Sin que él lo supiera, Yoda y Obi-Wan habían propiciado la situación para que calmara la forma salvaje de proceder de Anakin; o en su defecto le pasaría esto a su nueva aprendiz.Curiosamente, sería ella quien terminaría salvándole la vida a su maestro en repetidas ocasiones.

Al rescate del pequeño Hutt

Luego de los eventos sucedidos en Christophsis, Ahsoka y Anakin serían enviados hasta el planeta Teth, en un intento para rescatar a Rotta, el hijo de Jabba el Hutt, quien se encontraba secuestrado. El éxito de su misión, era vital para poder negociar con el señor del crimen el paso libre a la República por las rutas hiperespaciales controladas por los Hutts.

Ahsoka preparada para el ascenso en Teth
Ahsoka preparada para el ascenso en Teth

Una vez llegado a su destino, fueron transportados en seis naves cañoneras hasta las cercanías de un pilar rocoso, en cuya cima se encontraba un Monasterio B’omarr. Al no poder aterrizar en éste, tuvieron que aterrizar cerca de la base e iniciar una suerte de carrera hasta la cima en un ascenso casí vertical con el uso de cuerdas.

En el trayecto, Ahsoka tuvo la idea de aprovechar a uno de los AT-TEs para subir de forma relativamente segura. Sin embargo, pronto, los caminantes se convertirían en blanco del fuego enemigo. Inmediatamente, subió encima de la cabina del vehículo para protegerlo de los disparos blaster. Sin embargo, una cuadrilla de STAPs casi ocasiona que el vehículo cayera, pero la oportuna y temeraria intervención de Anakin terminó con la amenaza y, tras lo cual abordó un STAP para llegar a la cima. Para su mala suerte, se vio enfrentado contra tres droidekas, pero Ahsoka, haciendo uso del cañón del AT-TE, salvaría nuevamente a su maestro.

Luego de que las fuerzas de la República aseguraron el Monasterio, descubrieron a un droide de protocolo llamado 4A-7, el cual les informó que el pequeño hutt estaba cautivo en los calabozos; por lo que Anakin y Ahsoka fueron a buscarlo. Luego de acabar con algunos droides de batalla, encontraron al pequeño Rotta, por lo que parecía que la misión resultaría exitosa.

Pero todo era un plan Separatista para incriminar a los Jedi de haber conspirado contra Jabba. Asajj Ventress se encontraba oculta, aguardando la llegada de los Jedi. Mientras Dooku se encontraba tratando de poner al Hutt en contra de la República. Ventress transmitió la grabación al Conde, quien manipulando los hechos a su conveniencia, convenció a Jabba de que los Jedi habían sido quienes habían secuestrado a Rotta. Esto le dio luz verde para desplegar sus fuerzas para tratar de recuperar al huttlet.

Ahsoka se defiende de Ventress
Ahsoka se defiende de Ventress

Rápidamente, una fuerza de droides fue enviada al Monasterio. Los Jedi estaban superados, por lo que se refugiaron en la bóveda principal. A pesar de la renuencia de Anakin por dejar a sus hombres, Ahsoka sabía que su prioridad era extraer a Rotta para que recibiera atención médica. Así, con la puerta principal sellada, Anakin, Ahsoka y R2-D2 decidieron buscar otra vía de escape.

En la sala principal, mientras R2 buscaba una salida, maestro y aprendiz tuvieron un momento para sincerarse, confesando que está preparada para ser una padawan; a lo que Anakin admite que se preocupa por ella. Pronto, encontraron una plataforma de aterrizaje, pero Ventress estaba justo detrás de ellos. Acorralados, Anakin se lanzó sobre un can-cell, mientras que Ahsoka tuvo que enfrentar a la Jedi Oscura sin mucho éxito. Pero Anakin pudo rescatar a su padawan y volar junto con R2-D2 hacia otra rampa de aterrizaje, en donde se encontraba el Twilight, un carguero viejo, pero que debía estar operativo.

Al llegar, descubrieron a 4A-7, quien finalmente se reveló como un sirviente Separatista cuando unos droides de batalla B1 descendieron por la rampa del transporte. Ahsoka acabó fácilmente con los droides y decapitó al droide traidor, tras lo cual abordaron la nave. Para ese momento, el destructor estelar Espíritu de la República había llegado a Teth, lo que significaba que el Maestro Kenobi y sus refuerzos habían llegado para apoyarlos. Anakin deseaba volver a ayudar a sus tropas, pero Ahsoka, empeñada en salvar la vida de Rotta, le hizo entrar en razón y sabían que debían llevarlo al crucero. Pronto, el Twilight fue perseguido por tres cazas droides buitre, meintras intentaban contactar con el Almirante Wullf Yularen para que les dejara aterrizar en el hangar lateral. Pero los cazas droides destruyeron el hangar, por lo que tuvieron que saltar por su cuenta al hiperespacio con rumbo a Tatooine. Afortunadamente, Ahsoka encontró suministros médicos dentro del transporte y pudo aliviar la enfermedad del huttlet.

Cuando llegaron a Tatooine, fueron atacados por dos cazas piloteadas por Magnaguardia IG-100. Desafortunadamente, se encontraban en desventaja debido a que Anakin no escuchó su sugerencia de habilitar los escudos deflectores del carguero al darle prioridad a los cañones láser. Finalmente, pudieron derribar a sus atacantes, pero el Twilight resultó dañado y tuvieron que hacer un aterrizaje forzoso en el desierto. Debido a las circunstancias, ellos debieron abrirse camino a pie, a través del Mar de Dunas, hasta llegar al Palacio de Jabba. Una curiosa Ahsoka, quiso saber un poco más acerca de la vida de su maestro en aquel planeta, a lo que Anakin rechazó hacer comentario alguno. Durante el camino, Anakin y Ahsoka sintieron que todo eso era una trampa, por lo que ambos tomaron caminos separados. Ahsoka tuvo la responsabilidad de llevar a Rotta a sus espaldas. Mientras Anakin le hacía frente al Conde Dooku, Ahsoka se vio forzada a luchar contra tres Magnaguardias utilizando su sable de luz. A pesar de la dificultad que representaba ello, la muchacha fue capaz de derrotarlos y llevar a Rotta hasta la presencia de su padre, antes de que Jabba, creyendo que los Jedi habían secuestrado a su hijo, matase a Skywalker.

Ahsoka en el Palacio de Jabba
Ahsoka en el Palacio de Jabba

A pesar de que su hijo se encontraba a salvo y que los Jedi se lo habían entregado personalmente, Jabba aún creía que los Jedi lo habían utilizado por lo que ordenó a sus lacayos que los matasen. La oportuna comunicación de la Senadora Padmé Amidala, vía holográfica, hizo que Ziro el Hutt, tío de Jabba, se declarase como responsable del secuestro de Rotta. Una vez que la verdad fue revelada, Jabba prometió a la República el paso libre a través de su territorio en el Borde Exterior. Ahsoka y Anakin fueron recogidos de Tatooine por Obi-Wan y Yoda. Ahsoka durante estas primeras misiones, demostró su gran valía ante su Maestro quien se encontraba por demás satisfecho, con su nueva Padawan.

La desaparición de los Togrutas

En una de las primeras misiones, posteriores a los eventos del secuestro de Rotta, Ahsoka junto a su Maestro y al General Jedi Obi-Wan Kenobi viajaron hasta el sistema Kiros, acudiendo a un llamado de emergencia de la colonia de Togrutas que residía en aquel lugar. A pesar de que aquella población, se mantenía neutral con respecto a la guerra, hacía días que los Separatistas liderados por el Conde Dooku habían llegado hasta el planeta con el fin de evitar que la República establezca un centro de operaciones allí, lo que representaría una gran amenaza para la población.

Ahsoka en Kiros
Ahsoka en Kiros

Ahsoka junto a Anakin y Obi-Wan a bordo de Speeders BARC, irrumpirían en el planeta en pos de liberar a los togrutas y acabar con los separatistas. Al verse derrotados, el líder separatista, el comandante Ugg, tenía un plan de emergencia. Este había colocado una serie de bombas alrededor de la ciudad, y las haría estallar si es que la República no se rendía. Mientras Obi-Wan negociaba con el comandante, Ahsoka guiada por su maestro desactivaba las bombas protegidas por los droides separatistas. Ahsoka y Anakin lograrían desactivar todas las bombas y hasta colocar una sobre la nave de escape de Ugg, antes que este pudiese activar el detonador. Pero, misteriosamente toda la colonia togruta había desaparecido. El registro de comunicaciones de Ugg, les daría la pista que buscaban; al parecer, estos habían sido enviados a Zygerria, hogar de los esclavistas más afamados de la galaxia.

Envuelta en las Guerras Clónicas

Ahsoka participaría en un sin número de misiones junto a su Maestro Anakin Skywalker, estrechando cada vez más sus lazos y convirtiéndose en el complemento perfecto para Skywalker. Con el clamor de la guerra, Ahsoka se enfrentaría a temibles enemigos como el propio General Grievous en la Estación Skytop, logrando finalmente huir de aquel temible enemigo. Más adelante, también lideraría el Escuadrón Azul de cazas estelares demostrando sus habilidades como piloto.

Sobre lo sucedido con Ahsoka al final de la guerra, o durante la Orden 66, aún es incierto.