Aldar Beedo

  • Afiliación:- ninguna -
  • Origen:Plo II
  • Especie / Genero:Glymphid / Masculino
  • Altura:1.30 metros
  • Transporte:Pod de carreras Manta RamAir MARK IV Flat-Twin Turbo
  • Armas:- desconocidas -
  • Apariciones:Episodio I, UE

Aldar Beedo era un Glymphid que encontró fortuitamente cierto éxito en la carrera como piloto de pods de carrera, como algo alternativo a su verdadera profesión, mercenario. Un extraño atleta alienígena, este tenía una complexión delgada, las yemas de los dedos en forma de unas ventosas y una larga proboscis que utilizaba a manera de hocico. Beedo  Aldar Beedo ofrecía sus servicios como tirador, a quien pudiese pagar la cantidad suficiente de créditos para satisfacer sus necesidades.

El mercenario Beedo se infiltra en la carrera

Los pilotos de pods de carreras, en ese entonces podían amasar cierta fortuna, a través de una serie de competencias, pero siempre existían aquellos pilotos de segundo nivel, que no solamente basaban sus ingresos en aquel deporte. De hecho, Aldar Beedo nunca se consideró como un corredor, el era un asesino a sueldo.

Así pues, corría el año 32 ABY, cuando su asesinato al señor del crimen Fluggriano, Borzu Nale días previos a la carrera del Clásico de Boonta; llevó al hijo de Nale, Kam a buscar una desesperada venganza sobre el atlético alienígena. Fue entonces, que el glymphid Beedo, entraría a la carrera del Clásico de Boonta, en Tatooine, manera fortuita. Beedo aceptaría un trabajo ofrecido por Wan Sandage. Sandage deseaba que Aldar, liquidase al antipático piloto dug, Sebulba, durante la carrera del Clásico de Boonta.

Así pues Beedo ingresó a la carrera, utilizando un pod de carreras Manta RamAir MARK IV Flat-Twin Turbojet. Kam, advertido de ello y aprovechándose la fortuita entrada de Beedo a la carrera;  entró a la carrera de pods como Elan Mak, con intenciones de liquidar a Aldar durante la carrera. Las pruebas clasificatorias, ubicarían a Beedo en las posiciones posteriores de la grilla de partida.

El poderoso pod de Beedo

Finalmente Beedo fallaría en acabar con el dug durante la carrera, pero ocuparía el tercer lugar en el Clásico, marcando un tiempo de 15:52:108; diez segundos después que el triunfador de la carrera, Anakin Skywalker. Su cliente Sandage, nunca cruzó la línea de meta, mas no murió durante la carrera, al igual que su perseguidor oculto Kam Nale.

Luego de la carrera, Aldar Beedo continuó su persecución a Sebulba, mientras el sin saberlo, era perseguido por Kam Nale. Beedo fue contratado nuevamente por Sandage en el Clásico Vinta Harvest en Malastare, donde no obtuvo éxito en liquidar al dug nuevamente. Esto ya se había convertido en una obsesión. Por otro lado, durante aquel tiempo transcurrido, Beedo comenzó a desarrollar un gran respeto por Sebulba, al que consideraba uno de los pocos pilotos a tomar en serio durante las carreras.

Cuando Wan Sandage murió, Aldar Beedo cesó en su búsqueda por aniquilar a Sebulba y se convirtió en su nuevo guardaespaldas. Con el dinero que Sebulba le daba por acabar con otros pilotos de pods durante las carreras, Beedo pudo mejorar su propio pod de carreras, para convertirse en un mortal piloto. Finalmente, Beedo fue capturado por un caza recompensas en medio de una carrera en Baroonda. No se sabe exactamente si existía conexión alguna entre este cazador y Kam Nale, quien finalmente habría alcanzado su venganza.