Almec

  • Afiliación:- ninguna -
  • Origen:Mandalore
  • Especie / Genero:Humano / Masculino
  • Altura:1.89 metros
  • Armas:- ninguna -
  • Transporte:- desconocido -
  • Apariciones:The Clone Wars

Con la instauración de los Nuevos Mandalorianos, la agrupación liderada por Satine Kryze que buscaba transformar el sistema en un lugar pacífico, se procedió a la instalación de un nuevo gobierno con la consigna de velar y preservar la estabilidad y la paz. Es en ese contexto donde Almec tendría un rol muy importante al desempeñarse como uno de sus principales soportes de la Duquesa Satine como Primer Ministro de su gobierno, el cual se vería plagado fuertemente por una creciente corrupción, incluso en las altas esferas.

Almec dirigiendose a altos funcionarios de Mandalore
Almec dirigiendose a altos funcionarios de Mandalore

Durante los años de las Guerras Clónicas, Almec fue testigo de los incidentes protagonizados por el Death Watch y que casi llevaron a una invasión militar de la República en el planeta. Los constantes atentados terroristas por parte de la facción disidente generaban una sensación de inseguridad no sólo dentro de la población, sino también de la mirada de la República. Es por esos años que Almec se reunió con el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi, enviado por la República para investigar los rumores de una posible alianza de los Nuevos Mandalorianos con el Movimiento Separatista del Conde Dooku. Almec consideraba esos rumores como infundados debido a que el pasado violento de Mandalore había sido superado. Por esa razón, cuando Obi-Wan Kenobi mencionó a Jango Fett, Almec inmediatamente negó que el fallecido cazarrecompensas haya sido propiamente un Mandaloriano.

Pero la presencia de Obi-Wan Kenobi en Sundari y Concordia trajo más revelaciones para Almec. Primero quedó sorprendido al enterarse que el autor de los atentados en el centro de la ciudad fue un integrante de los Death Watch, el mismo que optó por suicidarse antes de realizar confesión alguna. Luego, su sorpresa fue mayor al enterarse del descubrimiento de que el Gobernador local de Concordia, Pre Vizla, era el líder de esta organización subversiva. Con todas estas revelaciones a la vista, Almec inmediatamente acompañó hasta su nave particular a la Duquesa Satine, quien decidió partir en urgente viaje hacia Coruscant para exponer la postura pacífica de Mandalore y la intención de mantener su neutralidad en la guerra.

A cargo de los asuntos de Mandalore, Almec recibió información confiable de un explorador Mandaloriano, quien le informó que Pre Vizla se encontraba organizando un ejército en Concordia para atacar Mandalore. Sin embargo, sabe que el Death Watch no sería capaz de tomar el planeta a no ser que recibieran el respaldo del pueblo, por lo cual, las intenciones de la República de iniciar una ocupación militar en Mandalore serían de gran peligro y la excusa necesaria para que el pueblo Mandaloriano respaldara a Pre Vizla y el Death Watch. Afortunadamente, la Duquesa Satine logró su objetivo en Coruscant de conseguir que la República aceptara su postura pacífica y se abstenga de una invasión militar.

Almec, primer ministro de Mandalore

Sin embargo, la neutralidad traería un costo duro para Mandalore. El apoyo para su gente se vio disminuido con la dificultad de apertura de líneas comerciales. Esto provocó que se agravara la capacidad de conseguir provisiones, con lo cual el planeta recurría al mercado negro. Al llegar Padmé Amidala a Sundari, participó en una reunión ministerial con los altos funcionarios y el Ministro Almec, quienes discutían los efectos de la guerra para Mandalore y la corrupción generada a partir del trato con el mercado negro. Pero esto generó más rechazo por parte del consejo y los ministros montan en cólera arguyendo que el Senado Galáctico y Satine tuvo que suspender la reunión.

En ese entonces, se desató una crisis sanitaria cuando se desató una intoxicación masiva en los niños de una escuela. Sin embargo, Almec se preocupaba principalmente por las implicancias políticas y sólo apuntaba a acusar al Death Watch como los responsables del envenenamiento, pero esta suposición fue descartada por Satine. Sin embargo, el primer ministro no mostró mayor preocupación por la situación de los niños y sus reacciones mostraban una llamativa indolencia.

Afortunadamente, las investigaciones de Satine y Padmé permitieron descubrir los malos manejos en aduanas y la responsabilidad de contrabandistas Moogan en el caso de los niños intoxicados. El primer ministro fue puesto al tanto por Satine y Padmé de los acontecimientos y que el Death Watch no estaba implicado en el incidente. Pero a pesar de la actitud de Almec, el asunto no estaba aún terminado, sino que era una evidencia de que la corrupción estaba introducida notable y preocupantemente en el sistema.