Amit Noloff

  • Afiliación:- ninguna -
  • Origen:Iego
  • Especie / Genero:Quarren / Masculino
  • Altura:- desconocida -
  • Armas:- desconocidas -
  • Transporte:- desconocido -
  • Apariciones:The Clone Wars

Los Quarren, una especie con tendencias solitarias, la cual se podía ver en reducidos números fuera de su planeta originario Dac. Sin embargo y a pesar de que su hábitat original era el fondo marino, estos no tenían problema alguno en vivir en la superficie de planetas habitables por humanos, al menos en la era de la República. Uno de estos tantos Quarren fue Amit Noloff, un prominente líder el cual habitó una de las lunas de Iego, durante las Guerras Clónicas.

A diferencia de sus pares Quarren, Noloff tenía una cavidad bucal particular, carente de colmillos; quizás por su probable avanzada edad. Representante de un grupo de variopintas especies, Noloff se vio afectado por lo que aparentaba ser un fenómeno espacial, el cual evitaba que cualquiera que desease abandonar el planeta donde se encontraba, fuera liquidado por una especie de red de rayos láser contigua al lugar. Amit Noloff era un firme creyente que una entidad fantasmal conocida como “Drol”, era el causante de aquella maldición.

Cuando los Generales Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi, llegaron al hogar de Noloff, el les advirtió que no abandonaran el planeta si es que no querían ser liquidados por Drol. Sin embargo, los Jedi no hicieron caso a las advertencias del Quarren y verificaron el fenómeno espacial con sus propios ojos, teniendo que volver al interior de la luna.

Los acuciosos Jedi, sin embargo se dieron cuenta que ningún fantasma era responsable de aquel fenómeno, sino un sistema de defensa a base de nodos colocado por los Separatistas tiempo atrás. Noloff rechazó de plano aquella idea, creyendo firmemente en su leyenda. Sin embargo, la presencia de un diathim y la ayuda del habilidoso Jaybo Hood, le permitieron a los Jedi salir del lugar, destruir el sistema de defensa y liberar a la gente de Iego. Amit Noloff se dio cuenta que todo lo que pensaba era falso.

Luego de que las lunas fuesen liberadas, no se sabe que sucedió con la población de aquel lugar, ni con el buen y supersticioso Amit Noloff.