Anakin Skywalker

  • Afiliación:Orden Jedi
  • Origen:- desconocido -
  • Especie / Genero:Humano / Masculino
  • Altura:1.85 metros
  • Armas:Sable de Luz
  • Transporte:El Angel de Azure, Twilight
  • Apariciones:Episodios I, II, III y VI, The Clone Wars

Anakin Skywalker, el legendario héroe sin miedo, el elegido, el gran Caballero Jedi durante la Era de las Guerras Clónicas. Amigo, alumno y compañero de Obi-Wan Kenobi y destacado miembro de la Orden Jedi, quien actuó siempre inadvertido, bajo la influencia de Palpatine, sin saber que este era un Sith.

El padre de todo el legado Skywalker, esposo de la Senadora Padmé Amidala, padre de Luke Skywalker y Leia Organa Solo; abuelo de Ben Skywalker y Anakin Skywalker y de los gemelos Jacen Solo y Jaina Solo y bisabuelo de Allana, la hija de Jacen. Se sabe también que forma parte del árbol genealógico de Kol Skywalker y del hijo de éste Cade Skywalker, siendo el patriarca del linaje más trascendente dentro de la galaxia.

General de la Gran Armada de la República durante las Guerras Clónicas, sería seducido y corrompido por el Lado Oscuro al final de éstas, convirtiéndose en uno de los enemigos más temidos en la historia de la Orden Jedi.

El niño esclavo de Tatooine que fue héroe (41.9 – 32 ABY)

Anakin Skywalker nació en el año 41.9 ABY. El lugar de su nacimiento aún es inexacto. Se presume que el lugar de su nacimiento fue Tatooine, pero hay evidencia que este llegó al árido planeta a la edad de tres años, junto a su madre Shmi Skywalker.

Anakin y Shmi llegan a Tatooine
Anakin y Shmi llegan a Tatooine

Anakin Skywalker creció entonces como un niño nacido bajo la esclavitud, éste vivía en las calles de Mos Espa en Tatooine. Anakin y su madre Shmi eran propiedad de Gardulla el Hutt, y pasaron a ser luego propiedad del chatarrero Watto, un avaricioso Toydariano, cuando el muchacho tenía aproximadamente diez años. Anakin creció trabajando para Watto en su tienda de repuestos y mostró un excepcional talento en la ingeniería y reparación de máquinas. A la edad de nueve años este construyó un pod de carreras y un droide de protocolo para que ayudara a su madre en las tareas del hogar, llamado C-3PO, hecho íntegramente de partes recicladas. Anakin a su vez tenía una fuerte afinidad por el pilotaje, siendo el único humano conocido que podía exitosamente manejar estos vehículos. Lo más remarcable de Skywalker era el hecho de que este fue concebido por su madre sin que hombre alguno la embarazase.

Durante los años que creció en Tatooine, la independencia y sentido de justicia del muchacho lo hizo meterse problemas en muchas ocasiones. Cuando tenía cinco años sufrió desmayos y deshidratación cuando intentaba salvar a una horda de banthas de unos cazadores. Años después se infiltró en los dominios de Gardulla el Hutt para rescatar a un grupo de esclavos Ghostling entregados por Sebulba, por lo que fue recompensado con el desdén de Sebulba por años. Una vez también asistió a un Tusken Raider cuando lo descubrió herido mientras trataba con unos comerciantes Jawas.

Anakin vivio su infancia en Mos Espa
Anakin vivio su infancia en Mos Espa

Cuando la Federación de Comercio bloqueó el sistema de Naboo, debido a la colocación de impuestos a las rutas comerciales, la República actuó y envió a un par de Jedi a negociar una salida pacífica al problema. Pronto se mostraron las verdaderas intenciones de los Neimoidianos; estos no querían ningún trato e invadirían el planeta. El Maestro Jedi Qui-Gon Jinn, su aprendiz Obi-Wan Kenobi, la reina Amidala y su corte, viajaron a Coruscant para exponer el caso al Senado luego de una serie de “negociaciones agresivas”. Durante el escape del planeta, al cruzar el bloqueo, la nave fue dañada y fueron obligados a buscar refugio en el planeta controlado por los Hutts, Tatooine.

Cuando tenía ocho años de edad, Anakin tuvo su primera experiencia con los Sith. Mientras trabajaba en el chatarrero de Watto, encontró un antiguo droide de guerra. Esperando recuperar el holoproyector del desbaratado droide, Anakin accidentalmente activó una perturbante holoproyección, en donde entre llanto y gritos se mencionaba la palabra “Sith”. Perplejo, Anakin le consultó a algunos pilotos de la República quienes hacía tiempo le habían dicho de la existencia de angeles en las lunas de Iego. Uno de los pilotos, desconcertado, le contó de la vileza de 4 000 años de los Sith y como se volvieron unos contra los otros y se destruyeron entre sí. También le contó sobre la creencia de que uno de ellos había sobrevivido y extendido la Orden Sith hasta esos días. Anakin lo tomaría como solo rumores, sin saber que esto jugaría más adelante una marca negra en su destino.

Anakin y su primer encuentro con Padmé
Anakin y su primer encuentro con Padmé

Aterrizaron en las afueras de la ciudad y un grupo se dirigió a la ciudad a conseguir repuestos para las partes dañadas de la nave. El grupo estaría conformado por el Maestro Jedi Qui-Gon Jinn, el gungan Jar-Jar Binks y Padmé. Fue aquí en donde ellos se encontraron con Anakin Skywalker, justo cuando llegaron a la tienda de Watto para conseguir partes para un Anubian 327-J (1). Qui-Gon rápidamente se dio cuenta que el niño, no era un niño normal; sabía que tenía habilidades excepcionales. Para el Maestro era evidente que el niño tenía un estrecho vínculo con la Fuerza. Anakin les mostró gran amabilidad, cuando vio que el grupo se encontraba en problemas, intentándolos ayudar para que consigan sus repuestos, pero Watto no se dejaría convencer. Luego de tener su primer encuentro con Padmé Amidala, que en ese momento actuaba como si fuera una cortesana, los forasteros abandonaron la tienda. Fuera de la tienda, Jar Jar Binks tuvo un encuentro con un dug llamado Sebulba al cual por casualidad o torpeza golpeó con un pedazo de comida. La oportuna intervención de Anakin, hizo que Sebulba no matase al gungan y lo dejara ir.

Anakin y Qui-Gon hacen un trato con Watto
Anakin y Qui-Gon hacen un trato con Watto

En las afueras de Tatooine una tormenta de arena se desató, la nave se encontraba muy lejos como para encontrar refugio. Para suerte de ellos Anakin se les ofreció alojamiento en su casa. Ya dentro de la casa le presentó a su madre a quien expusieron el problema en el cual se encontraban. Anakin estaba dispuesto a ayudar de todas formas y aseguró que sabía la forma correcta de ayudar. Apostarían en la carrera de pods del día de Boonta, así ganarían algo de dinero suficiente como para conseguir los repuestos para su nave. El participaría con su pod de carrera que había construido y mantenía oculto. Anakin y Qui-Gon desarrollaron un plan para hacer ingresar su pod de carreras a la competencia del día de Boonta y a su vez obtener una ganancia adicional de parte del propietario de Anakin, el toydariano Watto. El pod de carreras fue probado con éxito y todo estaría listo para la carrera.

Anakin prueba su pod de carreras
Anakin prueba su pod de carreras

Qui-Gon tenía un presentimiento acerca del muchacho y comentó esto con su madre. Qui-Gon quedó impresionado cuando la Shmi Skywalker le confesó que Anakin no había tenido padre, que ella lo había engendrado por obra y gracia de alguna Fuerza extraña. Esta era una pista más para el Jedi, los hechos iban indicando que el niño podía ser el tan esperado “Elegido” de la profecía Jedi. En la noche mientras el Jedi curaba una de las heridas del niño y tenía una conversación con el muchacho acerca de la galaxia, extrajo un poco de sangre del brazo de Anakin. En una comunicación con Obi-Wan, este le pidio a su Padawan, realizar un conteo de midiclorianos. Para sorpresa de ambos los niveles del niño excedían a los del Maestro Yoda, algo extraño había en el, Qui-Gon debía de liberarlo. Anakin desconocía que Qui-Gon negociaría la libertad del niño si es que este ganaba.

Anakin en el inicio de la carrera
Anakin en el inicio de la carrera

El momento de la verdad llegó y Anakin junto a sus amigos llevó su pod de carrera hacia la partida. Su madre junto a Binks, Jinn y Amidala observarían desde una alta plataforma el transcurrir de la carrera. La presencia de los Hutts no indicaba más que el inicio de la carrera. En un sucio movimiento, el dug Sebulba, saboteó uno de los dispositivos del pod de carreras de Skywalker antes de que estos tuvieran un cruce de palabras. La partida entonces se dió ante una enfervorizada audiencia, pero el pod de Anakin no arrancó a causa del sabotaje del dug. El desconcierto invadió a sus amigos quienes habían apostado todo al niño, pero en unos instantes, Anakin pudo encender el pod y salir a toda velocidad al alcance de los líderes.

Anakin compitió brillantemente teniendo como enemigo a su archirival de carreras, el dug Sebulba. Sus grandes reflejos y sus conocimientos sobre mecánica afloraron durante toda la carrera. A pesar de arrancar retrasadísimo, en la tercera vuelta pudo sobrepasar al dug Sebulba, el favorito de la gente. Sebulba se valería de una gran cantidad de trucos sucios y de la mayor dimensión de su pod de carreras para hacer caer al muchacho, pero no lo lograría. Ambos pods se trenzarían en la recta final hacia la meta y Anakin lograría liberarse justo a tiempo para ganar la carrera, mientras el dug quedaría varado.

Anakin en el tramo final contra Sebulba
Anakin en el tramo final contra Sebulba

El triunfo del muchacho fue muy celebrado por sus amigos, ante un estupefacto Watto, que veía como sus tan ansiadas ganancias se esfumaban. Los Jedi ahora, eran capaces de obtener las partes necesarias para reparar la nave de la Reina, y Anakin adicionalmente era libre.

A pesar de sus mejores esfuerzos, Qui-Gon no pudo convencer a Watto de liberar a la madre de Anakin, así que madre e hijo se vieron forzados a tomar caminos separados, con una Shmi convencida de que el destino de su hijo era que sea llevado al Templo Jedi para ser entrenado. La despedida fue muy triste, Anakin dudó por un momento irse pero finalmente su madre lo convenció, su destino era el de convertirse en un Jedi. Anakin entonces partió junto a Qui-Gon a las afueras de Mos Espa, en donde se encontraba la nave de la Reina.

Anakin huye de Darth Maul
Anakin huye de Darth Maul

Ya en las desérticas afueras de la ciudad y muy cerca de la nave de la Reina, fueron interceptados por el Sith Darth Maul, quien perseguía a los Jedi durante su estadía en Tatooine y finalmente los había ubicado. Este sería el primer encuentro físico del niño con un Sith. Mientras Qui-Gon se batía en un duelo de sables de luz contra el Sith, Anakin ingresaba a la nave para alertar a la tripulación sobre el peligro en el que se encontraba el Jedi. Tras sobrevolar sobre la ubicación del Maestro Jedi, este saltó hasta la rampa de abordaje de la nave para finalmente ambos escapar del planeta. Ya dentro de la nave, Qui-Gon le presentaría al niño al que a la postre sería su maestro, el Padawan Obi-Wan Kenobi. Durante el viaje el niño estrecharía lazos con Padmé Amidala, quien a la postre también marcaría otra senda en su vida y a quien le tenía cierta…digamos admiración.

La nave aterrizó en Coruscant, la capital de la Galaxia. Anakin así pues, fue llevado a la torre del Templo Jedi para que fuera evaluado por el Concilio. A pesar de la presentación realizada por Qui-Gon y las irrefutables habilidades del niño mostradas ante las pruebas, el Concilio se mostraba escéptico en dar la buena pro para que el niño fuese entrenado. En una decisión que causaría desagrado en Qui-Gon, el Concilio rechazaría que el muchacho fuera entrenado como un Jedi, debido a su ya avanzada edad y a un sentimiento de temor que innundaba al niño. A pesar de que la decisión fue tajante, Jinn la rechazó y aunque no lo tomase como Padawan oficialmente, Anakin permaneció cerca del Maestro Jedi, siguiéndolo hasta Naboo cuando el Senado probó ser incapaz en resolver el conflicto en el planeta de una manera política. Así se formó un grupo de apoyo hacia el planeta formado por Qui-Gon Jinn, Obi-Wan Kenobi, el gungan Jar Jar Binks la Reina Amidala y su guardia en pos de formar una alianza con los gungans y atacar a la Federación de Comercio que había invadido el planeta.

Anakin se introduce en el caza Naboo
Anakin se introduce en el caza Naboo

La tripulación entonces visitó a los gungans y su líder Boss Nass accedió a establecer la Alianza entre Gungans y Naboo para liberar al planeta del yugo de la Federación. Entonces se desarrolló una estrategia para liberar a su gente y capturar al líder de la Federación de Comercio, el Neimoidiano Nute Gunray, quien se encontraba en el Palacio Real de Theed, la capital de Naboo. El niño Skywalker siempre al lado de Jinn, lo siguió hasta los hangares del Palacio. Ya dentro el Jedi le ordenó ocultarse en el compartimiento de un Caza Estelar N-1 durante la revuelta para que no sea herido. R2-D2 lo acompañó depositándose en la nave también. El niño accidentalmente activó el piloto automático de la nave y esta, tras destruir a unos droidekas, llegó hasta la órbita del planeta en donde una batalla espacial con el fin de destruir la nave de control droide de la Federación se realizaba.

Las fuerzas de Cazas estelares Reales luchaban en contra de las naves droides. Cuando R2-D2 logró liberar a la nave del piloto-automático, el niño puso a prueba sus habilidades como piloto. Sobreviviendo al fuego cruzado, Anakin fue forzado a realizar un aterrizaje de emergencia dentro de la nave de control de la Federación de Comercio. Dentro de la bahía de carga, disparó desde su nave una descarga de torpedos de protones que logró impactar casualmente el reactor principal de la nave. Conciente de que se encontraba en peligro allí adentro, logró huir nuevamente hacia el espacio.

La Fuerza había guiado al niño a que Naboo consiguiera una Victoria, tras ocasionar que la Nave de Control Droide fue destruida. Esta victoria se vería respaldada con la elección del Senador de Naboo, Palpatine como Supremo Canciller de la República, quien solucionaría el tema legal del asunto. Desafortunadamente durante el conflicto, el Maestro Jedi Qui-Gon Jinn fue asesinado por el aprendiz Sith Darth Maul, quien caería luego a manos de Obi-Wan Kenobi. El Concilio entonces se rectificó, permitiéndole a Obi-Wan Kenobi (quien ahora era un Caballero Jedi), para que tome al muchacho como su Padawan.

Aprendiendo el camino Jedi (32 – 22 ABY)

Durante su crecimiento, Anakin desarrolló una negativa arrogancia, debido a su rápido ascenso de esclavo a gran promesa de la Orden Jedi. Sus habilidades natas, lo destacaban sobre sus pares y alimentaban su ego cada vez más, lo que también lo alejaba de sus compañeros de la misma edad. El siempre se mostró renuente a la autoridad (quizás por su antigua condición de esclavo) y desarrolló poco respeto por su maestro, Obi-Wan. A pesar de esto, el mencionaba que Obi-Wan era como un padre para él, diciendo que su maestro tenía la sabiduría del Maestro Yoda y el poder del Maestro Windu; pero esto no era otra muestra más de su arrogancia, ya que el consideraba que se encontraba “delante” de Kenobi en muchos aspectos y sentía que Kenobi lo detenía en su progreso. La relación con su Maestro era complicada y contradictoria, ya que también Kenobi dudaba acerca de su capacidad como Maestro y se mostraba muchas veces apesadumbrado. Ya que Skywalker se mostraba frustrado por este hecho, él buscaría otro mentor para buscar consejo: el Supremo Canciller Palpatine. Mientras la amistad de Palpatine y Anakin continuaba, el Canciller encontró en Skywalker un gran receptor, dándole consejos e influenciándolo con pensamientos que luego alimentarían su oscuro destino.

Anakin Skywalker - 32 ABY
Anakin Skywalker – 32 ABY

La relación entre Anakin y Obi-Wan tuvo un inicio difícil. Obi Wan no fue quien observó el potencial del muchacho y hasta lo consideraba peligroso. La razón por la cual continuó entrenándolo fue porque este fue el último deseo de Qui-Gon, antes de morir. El sentía esto como un deber, ya que sentía que aún no tenía la capacidad para entrenar a nadie. Anakin por otra parte, solo sabía que era diferente al resto. Anakin desarrolló un especial afecto hacia Kenobi, ya que lo consideraba como el padre que nunca tuvo. Lento pero seguro, Maestro y aprendiz comenzaron a estrechar lazos durante la adolescencia del muchacho.

Cuando se encontraba ya en Coruscant, Anakin nunca dejó de lado su pasión por reparar objetos. Los pasadizos del Templo Jedi de pronto se vieron infestados de sus creaciones. A pesar de que sus aventuras oficialmente como Padawan comenzaran a la edad de doce años, este pudo participar en un par de carreras y en las peligrosas e ilegales carreras de Garbage Pit, que se desarrollaban en los niveles bajos de la Ciudad. Durante una de ellas, casi mata a un alienígena llamado Ke Daiv.

Pasados tres años desde el inicio de su entrenamiento, Anakin y Obi-Wan tuvieron su primera misión juntos; cuando investigaron al líder cultista Kad Chun. Chun, quien se hacía llamar a sí mismo Uni, era el co-líder de un grupo de idealistas y refugiados quieres querían liberar a sus planetas corrompidos por la burocracia. El padre de Kad, Vox Chun, el líder del culto, fue asesinado a traición, cuando Obi-Wan y Anakin llegaron a investigar. Mas tarde, Kad perdonaría a su padre por sus hechos pasados y la misión culminaría.

Su siguiente misión fue cuando se dirigieron al planeta viviente Zonama Sekot en pos de encontrar a la Jedi Vergere, quien había desaparecido tras asignársele una misión a dicho planeta. Sin saberlo, Wilhuff Tarkin y Raith Sienar los siguieron en pos de explorar las características de Zonama Sekot y fusionar tecnología orgánica con alta tecnología en sus cazas estelares, creando armas de calidad superior. En el planeta los colonos vendían “semillas”, las cuales creaban una relación simbiótica con su propietario y permitían que el planeta creara un caza estelar orgánico para éste. Anakin consiguió muchas de estas semillas y creo una gran y elaborada nave biológica, a la cual llamó Jabitha. Cuando Tarkin y Sienar arribaron, el planeta se reveló a sí mismo hacia los Jedi confesándoles que Vergere había abandonado el planeta con unos misteriosos “Lejanos Forasteros” en pos de proteger a Zonama Sekot. Anakin y Obi-Wan no pudieron rescatar a la Fosh, pero si pudieron detener el ataque de Tarkin. Cuando Ke Daiv, el guardaespaldas de Tarkin intentó matar a Anakin, el niño entró en una incontrolable ira, y telekinéticamente hizo que éste se incinerara desde su interior. A pesar de esto Anakin fue capturado y llevado hasta Tarkin, pero Obi-Wan logró destruir la nave insignia de Tarkin y rescatar al muchacho. Mientras esto Zonama Sekot logró activar su propio hiperimpulsor planetario haciendo que el planeta desaparezca, dirigiéndose a Regiones Desconocidas. Desafortunadamente, la nave orgánica de Anakin, murió cuando se alejó de su creador. Al final de esta misión, Obi-Wan y Anakin regresaron hacia Coruscant.

En el año 28 ABY, Anakin construyó su primer sable de luz en las cuevas de Ilum. Mientras lo estaba construyendo, tuvo una visión oscura de Darth Maul. Después de que Anakin pudiese acabar con el espectro, se levantó y finalizó con su sable de luz, el cual tenía una hoja de un brillante azul.

En una misión a Nar Shaddaa cuando tenía trece años, mató al comerciante de esclavos llamado Krayn. Esto permitió que todos los esclavos de Krayn sean liberados, también acabando con la misión encubierta de la Padawan Siri Tachi en ese lugar.

No mucho después, el joven Jedi y su Maestro fueron llamados, haciendo equipo con Tachi, Soara Antana, Ry-Gaul y sus Padawans Ferus Olin, Darra Thel-Tanis y Tru Veld respectivamente, en una misión hacia Radnor para ayudar a la evacuación del planeta. La evacuación era debido a una toxina mortal que había sido esparcida en el planeta debido a un accidente químico. El y los otros Jedi junto a sus Padawans descubrieron luego que este hecho estaba conectado con los Avoni. El camino los llevó hasta Galen, un traidor Radnoran, que fue tomado en custodia por sus crímenes. A pesar de esto, los Avoni no pagaron por su crimen y no fueron forzados a realizar enmienda alguna. Para Anakin, esto representó una injusticia, pensando que el planeta ahora se encontraba peor que cuando ellos llegaron.

Obi-Wan y Anakin luego fueron enviados a una misión para encontrar que es lo que le había sucedido a un Crucero Espacial de Clase Consular, el Radiant IX, quien llevaba a los Jedi Et Rex y Alysun Celz de vuelta a Coruscant para ser castigados por caer en el Lado Oscuro. Ellos descubrieron, mientras se encontraban en la nave, que un gran grupo de mynocks se había alimentado de la energía de las instalaciones eléctricas de la nave, causando que la nave sea arrastrada por la gravedad hasta el sistema Hoth y colisionase en un asteroide conocido como la Luna Veneno. La señal de emergencia fue enviada, a pesar de que Celz había matado a todos a bordo de la nave. Rex logró escapar de Celz y se unió a un grupo de mynocks. Cuando los Jedi encontraron a Celz en el puente de la nave, el insistió en que había sido Rex quien había cometido el crimen. Obi-Wan fue a buscar a Rex, dejando a Anakin con Celz. Cuando Obi-Wan encontró a Rex, ella lo convenció de que fue Celz quien había cometido el crimen y lo había engañado. Así pues ambos se dirigieron rápidamente a salvar a Anakin. Durante esos instantes, Celz trató de convencer a Anakin de dejar a su maestro, pero falló. Celz molesto, noqueó a Anakin con Rayos de Fuerza, revelandole al joven que había sido el quien había matado a todos a bordo. De pronto llegó Obi-Wan activando su sable de luz, solo para ser arrojado lejos por otra descarga luminosa. Rex entonces envió a sus mynocks tras la descarga, devorandola como si se tratase de electricidad común y corriente. Los Jedi abandonaron la luna en la nave de Obi-Wan y Anakin, con Celz como su nuevo prisionero y de vuelta a Coruscant.

Más adelante una simple misión de entrenamiento hacia Ragoon-6 causó que Anakin y Obi-Wan se toparan con un misterioso hombre que tenía como misión matarlos. Indagando descubrieron que este era de Nieport VII, y coleccionaba artefactos Sith. Anakin fue capturado por el hombre, del cual descubriría que su nombre era Granta Omega; a su vez también descubriría que este trataba de impresionar a un Señor de los Sith asesinando al muchacho. Maestro y aprendiz lograrían escapar y Omega también.

Anakin y Obi-Wan fueron enviados hacia Barlok a monitorear al Caballero Jedi Jorus C’baoth y su tímida Padawan Lorana Jinzler, en su misión de negociación entre la Alianza Corporativa y Barlok. Con el desconocimiento de los Jedi, Kinmna Soriana, un peón más de Darth Sidious, había planeado que la negociación se resolviera a favor de Jorus, haciéndole ganar prestigio para seguir adelante con su proyecto llamado “Outbound Flight”.

Anakin y su Maestro fueron enviados una vez más para observar al tan aclamado Maestro C’baoth en su proyecto, hasta que llegaran a los límites de la galaxia conocida. Obi-Wan no aprobaba la forma en la cual Jorus veía en proyecto, chocando ideológicamente con el Maestro en sendas ocasiones. A pesar de esto, el arrogante C’baoth no escucharía nada de lo dicho por Kenobi y se mostró complacido de que ellos desembarcaran en la última parada del “Vuelo de Reconocimiento”, Roxuli. A pesar de los problemas que su Maestro y Jorus tenían, Anakin mostraba gran admiración por C’baoth, a quien veía como un ejemplo de gran líder. Esta percepción influiría también en su pensamiento de una mejor galaxia bajo el mando de Palpatine.

No mucho después, en el año 27 ABY, un Anakin de catorce años y su Maestro fueron enviados a investigar la desaparición del hijo de un senador, lo que presumían tenía algo que ver con una escuela de élite para hijos de senadores. En orden de investigar a una banda de estudiantes renegados, Anakin propuso que el y Ferus Olin penetraran la escuela ubicada en Andara, haciéndose pasar como hijos de senadores. Ferus no estaba de acuerdo con el plan y se lo hizo saber a Anakin, a pesar de esto Anakin siguió con el plan pasando inadvertido el consejo del otro Padawan con quien tenía una rivalidad. Cuando la misión se encontraba desarrollándose, Anakin se envolvió demasiado con la sociedad, desde el punto de vista de Ferus. La interferencia de Anakin le causó problemas cuando se reunió nuevamente con su Maestro, Obi-Wan Kenobi.

Cuando Anakin cumplió quince años, él Obi Wan, Yoda y Yaddle fueron enviados a una misión de negociación a Mawan con el fin de terminar con una devastadora guerra entre bandas, en la cual tres organizaciones criminales luchaban entre sí. Estas bandas lideradas por Decca el Hutt, Feena Shaan y Striker, hicieron que el resto de la población se ocultase bajo tierra. Sin saberlo, el caótico planeta no era más que una trampa para los Jedi, organizada por Striker. Este soltó una fatal arma química que mató a Yaddle cuando la absorbió utilizando la Fuerza. Debido a su sacrificio, ella salvó la ciudad de Naatan. El arma había sido desplegada para matar a Anakin y Obi-Wan pero el sacrificio de la pequeña Maestra lo evitó. Anakin y Obi-Wan lograron traer la paz a Mawan, pero Anakin se sintió responsable de la muerte de la miembro del Alto Concilio Jedi.

La culpa de Anakin a causa de la muerte de Yaddle causó fricción entre Obi-Wan y él, quien sentía que no era lo suficientemente capaz para guiar a Anakin en los caminos de la Fuerza de la manera apropiada. Cuando fueron enviados a una misión de rescate en el sistema Uziel, en un planeta llamado Vanqor, ambos se vieron forzados a intentar y reconciliar sus diferencias. Una serie de hechos permitieron que esto suceda, como por ejemplo la huida de un nido de gundarks. Anakin luego fue tomado bajo la influencia de una droga llamada la “Zona de Autocontingencia”, y tomado como prisionero por la demente científica Jenna Zan Arbor. Siri Tachi, Ferus Olin, Garen Muln y Clee Rhara, quieres habían sido enviados a otras misiones, recibieron el llamado de ayuda de Obi-Wan mientras se encontraban rumbo a sus destinos y lo recogieron en TY44, una luna de Vanqor. Así pues ellos lo ayudaron a rescatar a Anakin.

A pesar de que Anakin fue rescatado, Jenna escapó y no aparecería nuevamente hasta que Anakin tuviera dieciséis años. Con información brindada por Tyro Caladian, ellos descubrieron que había reaparecido en Romin, un foco de corrupción y villanía; una conocida guarida de criminales. En orden de infiltrarse en el planeta, el, su Maestro, Siri y Ferus se hicieron pasar como una banda de ladrones buscando refugio. Ellos descubrieron que Jenna se había aliado con Roy Teda, el líder de Romin y Granta Omega, el antiguo adversario de Anakin y Obi-Wan. Los Jedi casi fueron capturados cuando de pronto una guerra civil estalló. Los habitantes que se encontraban en el sub-suelo emergieron y querían destronar a Teda. En el medio de todo esto, Roy y Jenna huyeron. Los dos criminales se contactaron con los Jedi pensando que estos también eran criminales, con el fin de encontrar una manera de escapar del planeta. Desafortunadamente, Jenna reconoció a Anakin debido a su encuentro previo y Roy ordenó a sus hombres a acabar con el Jedi. Antes de que pudiesen lograrlo, Mace Windu y un grupo de Jedi llegaron, arrestando a Roy y Jenna. A pesar de esto, los Jedi buscaban a Omega y sabían que los dos presos podían llevarlos hasta la guarida de Omega; entonces los dejaron libres.

Solo unas semanas después, Obi-Wan y su aprendiz siguieron a Jenna y a Roy hasta Falleen, en donde ambos habían tomado las instalaciones de Blackwater Systems para producir su droga en masa. Cuando fueron encontrados, Jenna vió forzada a destruir las instalaciones y una vez más escapó.

Anakin y Ferus una vez más fueron emparejados para seguir el rastro de Jenna y Roy hasta Coruscant. Sano Sauro, un amigo de Granta Omega, y Bog Divinian comenzaron a hacer acusaciones anti Jedi en pos de convencer al Senado Galáctico para que disminuya o completamente disuelva su apoyo a la Orden. Este voto, era parte del plan de Omega y Sauro para introducir la droga de “Zona de Autocontingencia” en los ductos de ventilación del Senado y asesinar al Canciller Palpatine. Anakin y Ferus, quienes ahora se comprendían mejor y dejaban de lado sus antiguas rivalidades, lograron prevenir este intento de asesinato. El plan de Omega se descubrió, pero no a tiempo, de modo que veintiún Senadores y otros empleados del Senado fueron asesinados por droides programados por Teda. Cuando Jenna y Granta no encontraron que Teda, les podría dar otro beneficio, ellos programaron a uno de los droides para que lo mate, logrando su cometido. Después de todo Obi-Wan, Anakin y Siri lograron encontrar a Omega, dejando a Ferus para que proteja a los Senadores y a Palpatine.

Siguiendo a Omega y a Zan Arbor hasta Korriban, cuatro pares de Jedi: Anakin y Obi-Wan, Siri y Ferus, Ry-Gaul y Tru Veld y finalmente Soara y Darra, viajaron hasta allá para confrontarlos. Durante el camino, los aprendices fueron separados de los Maestros para garantizar el éxito de la misión. La investigación de Dreshdae los llevó al Valle de los Señores Oscuros. A causa del poder del Lado Oscuro emanado por el propio planeta, los Padawans, en vez de trabajan como un equipo, comenzaron a luchar entre ellos. Cuando Anakin observó que Ferus estaba muy avanzado en su entrenamiento, se sintió celoso de éste y debido a toda esta fricción, la búsqueda para encontrar a Omega fue catastrófica. Ellos fueron cogidos y alcanzados por numerosas trampas que si hubiesen funcionado como equipo fácilmente las hubiesen evitado. Por eso, la confrontación con Omega fue un completo desastre.

Previamente, durante la batalla, el sable de luz de Veld se malogró y Olin decidió repararlo. Skywalker que era un adepto a la mecánica mucho más que Olin, notó que el trabajo de reparación de Olin no funcionaría. En vez de hablar y reparar debidamente el sable, se quedó callado, esperando humillar a Olin. Durante una batalla en una de las tumbas, el sable de luz de Tru comenzó a fallar. Olin cambió su sable de luz con el de Tru en pos de protegerla. Darra notó la falla en el sable de luz e intentó proteger a Olin. Debido a esto fue alcanzada por fuego enemigo y murió. Esto causó fricciones entre Tru Veld y Anakin, su muerte era en parte a causa de Anakin. Obi-Wan quien llegó justo a tiempo, se vió forzado a matar a Granta Omega con un golpe de su sable. Zan Arbor logró eludir ser capturada una vez más y nunca más fue vista por los Jedi o por la República. Ferus, maldiciéndose por la muerte de Darra, se retiró de la Orden Jedi.

Un tiempo después, Anakin y sus Maestros fueron enviados a una misión diplomática a un planeta que quería adherirse a la República Galáctica. Ellos pronto encontraron que la población indígena del planeta era considerada ladrones y nada provechosa para los fines de la República. Durante su estadía, el sable de luz de Anakin fue robado. El Padawan lo buscó avergonzado de decirle a Obi-Wan que lo había perdido, pero pronto tuvo que admitir la pérdida. Pidiendo la ayuda de Obi-Wan, este encontró que el Caballero Jedi sabía que su sable de luz se le había perdido y que utilizando un “truco” de la Fuerza lo había recuperado de un ladrón. Obi-Wan solo estaba esperando que Anakin admitiese la pérdida.

Anakin Skywalker - 22 ABY
Anakin Skywalker – 22 ABY

Obi-Wan y su aprendiz, quien ahora tenía dieciséis años, fueron asignados a proteger al senador Simon Greyshade, representante de Commonality (2), de un intento de asesinato. Greyshade recientemente había tomado el escaño de su asesinado primo, Jheramahd Greyshade, quien había sido lanzado desde uno de los pisos del “República 500” en pos de detener las negociaciones del Acta de Reforma Financiera, la cual el Senador apoyaba. Este acto era un impuesto que suponía reducir la cantidad de corrupción que estaba causando que el Senado y la República se desintegrasen.

El Senador Greyshade, quien había recibido amenazas de muerte, ahora se encontraba bajo la protección del dúo Jedi. El Comandante Zalin Bey de la Guardia Senatorial y su unidad estaban asignados a investigar el asesinato de Jheramahd. Anakin y Obi-Wan tenían a su cargo toda la protección de Greyshade de sus eventuales enemigos como: droides, el dug Keluda y la Princesa Tsian, a quien nunca se le investigó debido a su inmunidad diplomática. A pesar de esto Tsian fue arrestada y Keluda eliminado.

Sagoro Autem y Isaru Omin continuaron la investigación de la muerte del Senador, encontrando ciertos aspectos perturbadores. El hermano de Sagoro, Venco había asesinado a Jheramahd y convencido a Reymet Autem, el hijo de Sagoro, para que lo ayude a cometer otro asesinato, esta vez un intento a la persona de Simon pero que finalmente falló. Sagoro logró hacer que su hijo escape, pero desafortunadamente cuando Omin descubrió su obstrucción a la justicia, muy tarde como para arrestar a Reymet, arrestó a Sagoro. El hombre tomó la culpa por lo que su hijo había hecho y fue expulsado de la oficina de la Guardia Senatorial. Simon Greyshade estaba a salvo nuevamente.

Debido a que el asesinato y el intento de asesinado fue debido al Acta de Reforma Financiera, esta nunca fue llevada a votación. Muchos dicen que esta fue una de las causas por las cuales muchos planetas se adhirieran a la Confederación de Sistemas Independientes, lo que pudo prevenir que las Guerras Clónicas sucedan.

Un amor prohibido (22 ABY)

A la edad de diecinueve años, en el año 22 ABY, Anakin y Obi-Wan junto con Luminara Unduli y su aprendiz Barriss Offee, fueron enviados a Ansion para tratar una disputa que tenía el potencial de causar que un planeta con estratégica ubicación se adhiriera a la causa de la Confederación. Si Ansion caía, otros mundos podían caer junto a este. Los Jedi tuvieron que convencer a dos partes para que detuvieran su disputa y llegar a un acuerdo. Pero ellos poco conocían acerca de que la Presidenta del Gremio de Comercio, Shu Mai se encontraba tras todo esto, manejando los hilos para que Ansion caiga. Aún así, los Jedi hicieron que el complot fracase, haciendo que los clanes Ansionianos, los Januul y los Borokii accedieran a permanecer fieles a la República. Debido a su status como presidente, Shu Mai no fue descubierta como parte del plan Separatista.

Anakin y Obi-Wan persiguen a Zam por las calles de Coruscant
Anakin y Obi-Wan persiguen a Zam por las calles de Coruscant

Mientras tanto en Coruscant, un intento de asesinato contra la vida de la Senadora Padmé Amidala, acababa con la vida de su señuelo Cordé. Como resultado de esto, el Supremo Canciller Palpatine, requeriria que los Jedi Obi-Wan Kenobi y su aprendiz Anakin Skywalker sean asignados para su protección. Ambos Jedi arribarían a la capital, con un nervioso Anakin quien no veía hacía diez años a Amidala. Anakin, estaba embelesado por la belleza de la Senadora y durante la primera reunión que tuvieron con ella, quiso impresionarla muchas veces interrumpiendo a su Maestro.

Aquella noche, la asesina transformista, Zam Wesell, realizó otro intento de asesinato a la vida de Amidala; pero los Jedi estaban listos para detener el complot. Esta había depositado un par de kouhuns en la habitación de la Senadora en pos de matarla, pero la oportuna intervención del sable de luz de Anakin, acabó con los bichos. Ambos Jedi perseguirían a la cazadora por la ciudad a bordo de un speeder, para finalmente ubicarla dentro de un bar de la Ciudad Baja. Un dardo venenoso lanzado por Jango Fett acabaría con la vida de Zam.

Anakin se refugia con Padmé en Naboo
Anakin se refugia con Padmé en Naboo

Luego de este nuevo intento de asesinato a la vida de la Senadora Padmé Amidala de parte de la caza recompensas Zam Wessel, Anakin fue asignado como seguridad personal para proteger y escoltar a la Senadora a su planeta natal. Para evitar sospechas, ambos viajaron en un transporte para refugiados. Anakin no la había visto durante diez años, y había pensado en ella desde el día que la dejó en Naboo. Su fascinación de niño con ella, se había convertido en una poderosa atracción. En una conversación, el le reveló su afecto por ella, un desdén por el proceso político y su manera de ver la galaxia la cual necesitaba un líder fuerte. Poco tiempo pasó para que ese sentimiento de atracción se convirtiera en amor. Eventualmente Padmé comenzó a recibir gratamente estos sentimientos, aún vistiéndose provocativamente para ganar su atención.

Fue en el Retiro del Lago donde ambos perdieron sus inhibiciones y compartieron su primer beso. Ambos se mostraban extremadamente atraídos a pesar de las diferencias de sus castas sociales. A pesar de esto, Padmé entró en razón, y mientras Anakin se mostraba más convencido de sus sentimientos y de mantener la relación en secreto, Padmé se mostraba más preocupada con respecto al deber y a sus obligaciones. Ella tenía el aplomo suficiente como para discernir que sus deberes como Senadora no le permitirían una relación entre ellos. Además, para Anakin una relación amorosa era una violación a la tradición Jedi.

Anakin inicia su masacre en el campamento Tusken
Anakin inicia su masacre en el campamento Tusken

Anakin estuvo sufriendo recurrentes pesadillas acerca de su madre, Shmi, durante meses antes de encontrarse con Padmé nuevamente y a causa de esto. Así pues contrario a sus órdenes de proteger a la Senadora, ambos viajaron a Tatooine para encontrar a Shmi. Cuando aterrizaron en Tatooine, Anakin se dirigió hacia la tienda de Watto, en donde descubrió que un granjero de humedad llamado Cliegg Lars había liberado a su madre y se había casado con ella.

Así pues se dirigió a la casa de los Lars, en donde conversando con ellos, se enteró de que su madre había sido capturada por los guerreros Tusken. El inmediatamente se enrumbó en la búsqueda de su madre a bordo de la moto jet de Owen Lars. Esa noche, el joven Jedi descubrió el campamento Tusken tras el Puente B’Thazoshe, y se infiltró en la carpa en donde se encontraba su madre, localizándola con sus sentidos Jedi. Este la liberó de sus ataduras, pero ya era demasiado tarde. Herida, débil y deshidratada, Shmi Skywalker falleció en los brazos de su hijo, no sin antes verle el rostro por última vez.

Anakin entró en shock con la muerte de su madre, desatando toda su ira contra los agresores de su progenitora. El odio invadió sus venas, matando a todos los Tusken presentes en el campamento, hasta las mujeres y niños. Un número de Jedi, incluyendo a Yoda y al fallecido Qui-Gon Jinn, sintieron el shock de la masacre la cual fue amplificada por la poderosa presencia en la Fuerza de Skywalker, la cual en ese momento bordeaba el Lado Oscuro.

Padmé estaba claramente preocupada por lo que Anakin había hecho, pero intentó tranquilizarlo y no contándole a nadie acerca de tan deplorable acto. En su momento de cólera, el reclamó que un día el tendría el poder de detener hasta a la muerte.

Anakin y Padmé viajan a Geonosis para rescatar a Obi-Wan
Anakin y Padmé viajan a Geonosis para rescatar a Obi-Wan

Mientras permanecía aún en Tatooine, Anakin descubrió que su amigo y mentor, Obi-Wan Kenobi, había sido secuestrado por la Armada Droide y los Geonosianos de la Confederación de Sistemas Independientes. El inicialmente decidió seguir la orden del Maestro Windu de proteger a la Senadora a toda costa y permanecer en Tatooine, el episodio de su madre le había hecho perder confianza en sí mismo. A pesar de esto, Padmé la convenció de que rescatar a su mentor era la forma correcta de actuar y viajaron hasta Geonosis. A pesar de que estaban ignorando las órdenes de Windu de permanecer en Tatooine, Anakin técnicamente seguía su orden primaria de proteger a la Senadora. En Geonosis, Anakin y Padmé se infiltraron en la fundición droide pero fueron capturados rápidamente para ser llevados luego a la arena de ejecución, donde el espectáculo sería presenciado por Dooku. Enfrentándose a su inminente destino, Padmé y Anakin se profesaron amor uno al otro. Tres bestias fueron soltadas, una para cada víctima, Obi-Wan, Padmé y Anakin. Skywalker tuvo que lidiar con un Reek, el que finalmente logró domar. La oportuna llegada de los Jedi y los soldados clones les permitió escapar y luchar en una cruenta batalla.

Dooku le corta el brazo de Anakin
Dooku le corta el brazo de Anakin

Anakin y Obi-Wan persiguieron al Conde Dooku, líder de la Confederación y con desconocimiento de ellos, Señor de los Sith. Ellos lo persiguieron a través de los vastos desiertos de Geonosis, hasta un hangar oculto de la CIS. Una vez que alcanzaron a Dooku, Anakin a pesar de la advertencia de su Maestro, se abalanzó contra el Conde, solo para recibir una serie de descargas eléctricas a través de la Fuerza, dejándolo inconciente y dejando a su Maestro solo contra Dooku. Obi-Wan dio una valiente pelea pero las habilidades de Dooku eran superiores y pronto hirió al Caballero Jedi dejándolo incapacitado para seguir luchando. Cuando Anakin se recuperó, este vió el momento justo en el que Dooku iba a ejecutar a su Maestro, pero gracias a su intervención detuvo este acto.

La boda de Anakin y Padmé
La boda de Anakin y Padmé

Anakin entonces se enfrentó a Dooku nuevamente, atacandolo de manera furibunda y bloqueando los bien dirigidos ataques del Sith. Tomando el sable de luz, del caído Obi-Wan; Anakin utilizó dos sables de luz para combatir a Dooku. A pesar de esto el Conde se las arregló para destruir el sable de luz verde del joven Jedi y le cercenó uno de los brazos, dejándolo incapacitado para seguir combatiendo. La oportuna intervención del Maestro Yoda previno lo peor, pero Dooku logró escapar. La mano perdida de Anakin fue reemplazada por una mecánica.

No mucho después de los primeros días del estallido de las Guerras Clónicas en Geonosis, Anakin y Padmé se casaron en Varykino en Naboo, durante una ceremonia secreta realizada por un sacerdote de Naboo, con C-3PO y su compañero R2-D2 como los únicos testigos. Ellos mantendrían esta ceremonia y su nuevo estado civil en secreto.

El Nacimiento del Héroe sin Miedo

Si Anakin se sentía que aquel tiempo como Padawan fue difícil, esto resultaría ser un mero ejercicio, para lo que significarían las Guerras Clónicas, lo que sería un reto mucho más grande y formaría definitivamente su personalidad. Guiado por Obi-Wan, este fue un elemento importante en uno de los conflictos más sangrientos que enfrentó la República en centurias.

A pesar de los preceptos Jedi de paz y paciencia, Anakin encontró en las batallas liberadas en las Guerras Clónicas un aliciente para mostrar sus habilidades. El se sentía vivo en combate y sus increíbles habilidades en la Fuerza daban fe de ello. Fue Anakin quien muchas veces hizo que inminentes derrotas se convirtiesen en victorias. La reputación de ambos Jedi creció a través de la galaxia, junto a la de su Maestro Obi-Wan Kenobi. Muchas historias y leyendas se construían en las poblaciones de las cuales el “Héroe sin miedo” y su maestro eran protagonistas. Skywalker se convirtió en una celebridad de la guerra…

En la Batalla de Muunilinst, (4 meses después de la Batalla de Geonosis) el Comandante Skywalker estaba a cargo del ataque aéreo a la sede principal del Clan Bancario Intergalactico, un reconocido miembro activo de la Confederación de Sistemas Independientes. Su talento como piloto, hizo que lleve a su escuadrón de pilotos clones a la victoria. De pronto una misteriosa nave, captó la atención del Jedi. A pesar de las advertencias de Kenobi, el siguió al enigmático Caza Estelar Fanblade a través de las calles de la capital de Muunilinst hasta llegar al espacio y saltar al hiperespacio para dirigirse hasta Yavín 4.

Anakin se enfrenta a Asajj en Yavin 4
Anakin se enfrenta a Asajj en Yavin 4

Entre la maleza selvática y los restos de los antiguos Templos Massassi en Yavin 4, Anakin se enfrentó por primera vez a la piloto de aquella nave, Asajj Ventress en un gran duelo de sables de luz. Mientras el duelo progresó, ambos se adentraron en las ruinas de un Templo. Ventress finalmente logró desarmar a Skywalker, pero este le arrebató uno de los sables de luz de hoja roja de la Separatista. En ese momento Anakin arremetió con todas sus fuerzas contra ella, desatando toda su ira haciendo que caiga por un acantilado. Para Anakin aparentemente Ventress había fallecido, pero ella logró escapar. A pesar de salir victorioso, Anakin lanzó un grito de furia hacia el vacío; este es considerado uno de sus primeros pasos para abrazar el Lado Oscuro de la Fuerza.

Luego de estos hechos, Anakin sería enviado al lluvioso planeta de Jabiim en donde una cruenta batalla se desataba. Anakin llegó solo, mientras que se presumía que Obi-Wan había sido asesinado durante un ataque Separatista. Entonces el joven Jedi lideró el grupo de “Padawans huérfanos” (4). La pérdida de su Maestro y los horrores de la Guerra tendrían efectos devastadores en la vida de Skywalker. Este se convirtió en una persona mucho más independiente, renuente a los consejos y además ahora mostraba una agobiante frustración cada vez que fallaba en algo.

A pesar de esto, durante la batalla, este recibió una urgente transmisión de parte de Palpatine informándole que abandone el planeta. Esto hizo que Anakin evite ser asesinado en el frente de batalla. Debido al respeto que le tenía a su amigo el Canciller, Anakin abandonó el planeta dejando a sus amigos ahí. Antes de irse el Padawan Aubrie Wyn le entregó a Anakin el holocrón de su Maestro para que lo retorne al Templo. Entristecido, por abandonar el frente de batalla por espacio de cinco días, mientras este se encontraba fuera del planeta, el resto de Padawans fueron asesinados. Anakin entonces tomó una dura decisión, como el último sobreviviente de Jabiim, y entonces ordenó evacuar el planeta. Furioso por la orden el Capitán Orliss Gillmunn atacó a Anakin con un bláster, quien instintivamente reaccionó con un golpe de la Fuerza estrangulando al oficial. Estos horroríficos actos estaban yendo demasiado lejos, esta sería la primera vez que utilizaría la fuerza de esa manera, más no sería la última. Gillmunn, líder de los desmoralizados leales a Jabiim, juraron nunca olvidar esta traición de la República. Una vez más Anakin había fallado y la batalla se había perdido.

Dos días luego de la evacuación, los heridos fueron llevados hasta Nuevo Holstice, en donde Anakin se encontró por primera vez con A’Sharad Hett, el Jedi Tusken y su aprendiz Bhat Jul, quienes practicaban como sanadores. Uno de los heridos era la Maestra Sora Mobari, la cual había sido lastimada durante una explosión realizada por terroristas Ithorianos quien no respondía a los tratamientos. Anakin, no sintiéndose capaz de aceptar más Jedi muertos, trató de usar lo realizado previamente con Gillmunn, pero esta vez a favor de la Jedi. A pesar de los intentos de Skywalker, ella falleció. Anakin una vez más se desmoralizó, con el hecho de que no podía salvar a las personas de la muerte. Este hecho marcaría su vida aún más.

Anakin entonces debido a la supuesta muerte de su Maestro, Anakin cayó bajo el tutelaje de Ki-Adi-Mundi cuando se dirigieron a la campaña que comenzaba en el planeta Aargonar. En el planeta desértico de Aargonar, un mundo intrascendente para los intereses de la República, la República y la Confederación lucharon. Durante una de las escaramuzas, Anakin, Hett y su aprendiz Bhat, se perdieron tras líneas enemigas. Bhat estaba seriamente herido debido a una colisión. Anakin trató de curarlo pero no pudo ser capaz de salvarlo. Hett, le dijo a Anakin que Bhat se había vuelto uno con la Fuerza y que así lo sentía.

Mientras Skywalker y Hett comenzaron a trabajar juntos en retornar a las filas de la República, los sentimientos prejuiciosos acerca de los Tusken de parte de Anakin afloraron. Anakin se sintió insultado e iracundo cuando Hett le comentó acerca de las similitudaes entre ellos. Anakin entró en una desmedida cólera cuando Hett le dijo que el hubiese sido un buen Tusken. Cuando llegaron a la estación Separatista, comenzaron a trabajar en conseguir un transporte para retornar a su base. Ellos capturarían un transporte, entonces Hett le entregaría a Anakin las celdas de poder y el sable de luz de su padre, en pos de conseguir el transporte. Mientras las horas pasaban, Anakin comenzó a revivir los hechos de la muerte de su madre. Cuando un grupo de guardias Separatistas lo hallaron, este se encontraba lleno de ira y confundió a estos con Tuskens, desatando toda su furia contra ellos. En un momento de confusión, Anakin atacó a Hett, pero el Jedi Tusken, se las arregló para desarmarlo y hacerlo volver en sí.

A’Sharad le dijo a Anakin, que como Tusken, el entendía su vehemente deseo por tomar venganza, pero a causa de su entrenamiento como Jedi, este sabía que la venganza no era correcta. El Jedi Tusken también sabía que este acto lo llevaría a abrazar el Lado Oscuro. Luego de contarle a Hett sus dolorosos recuerdos acerca de la muerte de su madre, Anakin recordó que ello había sido algo que nunca le había contado a su Maestro Kenobi.

Conciente de que el muchacho había vuelto en sí, Hett concluyó que si deseaban seguir vivos, necesitaban trabajar juntos. Hett entonces se despojó de su máscara, sorprendiendo a Anakin, quien vió que este era un humano común y corriente. Este entonces le hizo saber que el era un Tusken de corazón, pero también un Jedi en toda su expresión. Anakin se disculpó por sus actos y ambos sobrevivieron hasta regresar a las filas de la República.

Hett, contemplando este episodio, decidió que la gente lo viese como un Jedi antes que un Tusken. Tampoco le contó a nadie acerca de los secretos revelados por Anakin, diciendo que era el propio Anakin quien debía contarle a su Maestro los hechos de la masacre. Anakin nunca se lo contaría a otro Jedi, más si a Palpatine.

No mucho después, Anakin descubrió que su maestro, Obi-Wan Kenobi, estaba vivo y había sido capturado por Asajj, por lo que pronto se reunió con este quien debido a sus habilidades y a las circunstancias había podido huir de su cautiverio.

El Caballero Skywalker y su nueva aprendiz

Impresionados por las habilidades con la Fuerza de Anakin, el Concilio Jedi rápidamente le dio el rango de General y Caballero Jedi durante el transcurso de la guerra, a pesar de no pasar las tradicionales pruebas Jedi. Anakin lideró la subdivisión de legión de clones conocida como la 501, llamada la Compañía Torrent, a muchas campañas; con el Capitán Rex al mando de aquella sub-división. Anakin tenía una agresiva personalidad, la cual en el transcurso de la guerra cambió, probando a veces que una palabra bien escogida era más efectiva que un sable de luz. Él siempre utilizaba sus grandes habilidades en la Fuerza para resolver cualquier tipo de problemas, siendo su confianza en sí mismo, su principal aliado. A pesar de esto, la excesiva confianza que tenía en sí mismo también era una de sus más grandes debilidades, lo que generaba cierta arrogancia en el joven.

Su naturaleza y la forma que tenía de expresarse, le hizo crear ciertas rencillas con otros Jedi, los cuales lo consideraban como un caso perdido, a pesar de reconocer que tenía un gran talento. En un esfuerzo por enseñarle el sentido de responsabilidad, el Maestro Yoda le asignó a una Padawan de 14 años de edad, llamada Ahsoka Tano. Ahsoka llegaría hasta Anakin, cuando este se encontraba en el planeta Christophsis lidiando contra las fuerzas separatistas droides del General Whorm Loathsom; junto a su amigo y mentor Obi-Wan Kenobi.

A pesar de ser diferentes, Anakin y Ahsoka rápidamente lograron gran empatía, aventurándose en su primera misión juntos en la tarea de destruir el escudo deflector que protegía a las fuerzas droides separatistas. Ahsoka junto a Anakin en el camino se enfrentaron a droidekas y a droides retail, logrando finalmente su cometido. Yoda pensó que la muchacha podía cambiar la manera casi salvaje de actuar del Jedi o tal vez le transmitiese su personalidad a su nueva Padawan. Grandes aventuras le esperaría a aquel dúo pronto, ya que ambos serían destacados hasta el planeta Teth en donde se infiltrarían en un Monasterio B’omarr controlado por los separatistas, para rescatar al hijo de Jabba el Hutt, el pequeño Rotta.

A bordo de unos LAAT/i las fuerzas de la República llegarían hasta Teth, con Anakin al mando. La base separatista se encontraba sobre un alto pilar rocoso, sobre el cual era imposible aterrizar debido a las fuerzas separatistas que se encontraban protegiendo los alrededores. Las cañoneras tuvieron que aterrizar sobre la superficie del planeta y los Jedi junto a los hombres de Rex, tuvieron que iniciar un ascenso a rapel. Anakin utilizando su sable de luz se protegía de los embates de los droides durante el ascenso, en el cual también logró abordar un STAP separatista para salvar a su padawan de un ataque droide y llegar hasta lo más alto del pilar. Ya arriba Ahsoka utilizando el cañón de un AT-TE ayudaría a su maestro a liberarse de unos amenazantes droidekas.

Las fuerzas separatistas fueron controladas y Anakin, Ahsoka y R2-D2 se internaron en el Templo, para buscar al hijo de Jabba mientras que Rex junto a sus hombres se quedaron vigilando la entrada de la instalación. Anakin y Ahsoka se internaron en los niveles bajos en donde finalmente encontraron al pequeño Hutt, el cual estaba enfermo. A la salida del Templo, ambos fueron grabados por 4A-7 quien le hizo llegar aquellas imágenes a Dooku quien manipuló la información para inculpar a los Jedi como responsables del secuestro de Rotta ante Jabba.

Una vez soltado el plan, Asajj intentaría capturar nuevamente a Rotta con la ayuda de un gran contingente droide. Los Jedi comenzarían entonces a intentar huir hasta las naves capitales republicanas con el pequeño Hutt, refugiándose en el interior del monasterio, dejando a Rex y sus soldados a la protección de la entrada principal del templo. Anakin gracias a la astucia de Ahsoka, encontraría una forma de huir, cuando la muchacha avistaría otra plataforma rocosa donde se podía observar una nave, el problema sería llegar hasta allá.

Cuando debatían acerca de la manera de llegar, Ahsoka y Anakin serían interceptados por Asajj. Anakin se lanzaría al vacío para subir a bordo de un can-cell, haciendo subir a su aprendiz sobre el lomo del animal y huyendo al vuelo junto a R2 hasta la plataforma en donde encontrarían al Twilight y el droide 4A-7 sería descubierto como un espía de Dooku. Ya a bordo del transporte, los Jedi junto al pequeño Hutt se dirigirían hasta una nave capital republicana que se encontraba en órbita, donde otra batalla se desarrollaba. Lastimosamente, antes de poder aterrizar en la bahía de embarque de la nave, ésta fue destruida por las fuerzas separatistas, siendo imposible para Skywalker internarse en la nave. Así pues debido a las nuevas circunstancias, tuvieron que dirigirse hasta Tatooine para entregar personalmente a Rotta a su padre.

Pero sin saberlo en Tatooine, el Conde Dooku junto a un contingente de droides Magnaguardia IG-100 esperaba a los Jedi para interceptarlos. Una vez que llegaron a la órbita del planeta, Anakin tuvo que sacar a relucir sus habilidades como piloto, ya que un grupo de cazas estelares IG-100 le dio persecución al Twilight. El carguero fue alcanzado por fuego enemigo, lo que obligó a los de la República a realizar un aterrizaje forzoso sobre el Mar de Dunas de Tatooine, logrando sobrevivir al impacto. Ahora debían de emprender una larga caminata hasta el Palacio de Jabba. Tatooine traía muchos recuerdos desagradables a Skywalker, pero a pesar de ello el Jedi, ya advertido de la presencia separatista en el planeta, pudo aclarar su mente diseñando un plan para poder realizar una entrega del huttlet, a salvo. Ahsoka y Anakin se separarían para poder distraer a los separatistas.

Ya cerca al Palacio de Jabba, Anakin sería interceptado por el Conde Dooku, quien llegaría raudamente a bordo de su moto-jet. Un enfrentamiento de sables de luz era inevitable, y así fue, ambos se batieron a duelo. Anakin había progresado mucho después de su encuentro en Geonosis, pero Dooku era un maestro duelista. En un rápido movimiento, Dooku realizó un profundo corte a la mochila de Anakin, pensando que Rotta se encontraba en ella. El astuto Skywalker había colocado rocas sobre la mochila y le había entregado a Rotta a Ahsoka, seguro de que Dooku se dirigiría a su encuentro. Ahsoka quien se encontraba cerca del Palacio había sido interceptada por un trío de Magnaguardias IG-100. Dooku le mostró una holoproyección a Anakin de la lucha de su padawan con los hábiles guardaespaldas droides. Anakin tomó la moto-jet de Dooku y se dirigió a ayudar a su aprendiz, quien sería inculpada como secuestradora y ajusticiada por Jabba.

Anakin llegaría ante la presencia del Hutt, quien pensaba que los Jedi habían sido quienes habían secuestrado a su hijo e inmediatamente ordenó la ejecución del Skywalker. Anakin amenazó a Jabba con su sable, mientras era apuntado por docenas de guardias.

De pronto Ahsoka llegaría con Rotta, entregándoselo a su padre. Todo parecía resuelto, pero Jabba aún creía que los Jedi habían sido quienes habían secuestrado a Rotta, por lo que ordenó su ejecución. Una oportuna comunicación de la Senadora Padmé Amidala, hizo que los verdaderos responsables del complot fueran descubiertos. Ziro el Hutt, tío de Jabba junto a los Separatistas habían confabulado para que estos tomasen el poder de las rutas de comercio Hutt y que Ziro luego derrocara a Jabba. Los Jedi fueron librados de toda culpa y se logró un beneficioso acuerdo para la República, dándole libre paso por las rutas hutt durante el transcurso de la Guerra. Yoda junto a Obi-Wan Kenobi, llegarían hasta la morada del hutt para transportar a Ahsoka y a Anakin y cerrar oficialmente el trato con la República.

Actos finales de la Guerra

Más adelante en la guerra, Anakin ya sin su Padawan y nuevamente junto a Obi-Wan Kenobi serían piezas cruciales para el desarrollo del final de las Guerras Clónicas. Luego de sus heroicas acciones en la Batalla de Praesitlyn y luego de retornar de su misión a Vjun, en donde junto a Kenobi interrumpieron el encuentro entre el Maestro Yoda y el Conde Dooku, Anakin participaría en la Batalla de Rendili. Fue su idea el de utilizar su caza estelar para colocar cargas sísmicas en puntos críticos de los Acorazados que vigilaban la órbita del planeta.

A pesar de que el Maestro Jedi Saesse Tiin rechazó la idea, el orgullo de Anakin una vez más salió a flote y no permitiría que su plan sea desechado. Sin permiso alguno, el procedió a llevar a cabo su plan durante la batalla. Estas acciones fueron un éxito y ayudaron a la República a obtener el triunfo. Luego de la batalla, Anakin retornaría a Coruscant en donde testificaría ante el Concilio acerca de la participación de Quinlan Vos en la batalla, ayudando a Vos a recuperar su lugar en la Orden.

Inmediatamente después, viajó hasta el Edificio del Senado para encontrarse con Padmé, pero ella no se encontraba allí y recibió un mensaje holográfico de una de sus doncellas. Viajó entonces hasta el sector industrial de la Ciudad Galáctica para escuchar el mensaje de su amada en secreto, cuando de pronto fue interceptado por la Jedi Oscura Asajj Ventress.

Ella descubrió a Anakin, quien se encontraba en secreto escuchando la grabación, descubriendo la relación, destruyendo el holodisco y amenazando a Anakin con asesinar a Padmé. Anakin no permitiría esto así pues se enfrentarían en un duelo de sables de luz. Fue durante esta batalla, que Anakin recibió esta cicatriz vertical cerca de su ojo derecho y dos pequeñas cicatrices en su mejilla izquierda, de parte del sable de Asajj.

A pesar de estar lastimado, Anakin perseveró. Asajj cometió el error de desmerecer la fiereza de Anakin en pos de proteger a su amada. Desatando su ira una vez más, Anakin utilizó la Fuerza para atrapar a Ventress con unos cables eléctricos, para luego electrocutarla y dejarla caer desde una gran altura, hasta las profundidades de Coruscant. Tal como sucedió en Yavin 4, ella sobreviviría a la caída, pero muy lastimada como para perseguir al Jedi.

Pasado un tiempo, Obi-Wan mantenía la idea firme de que Ventress estaba viva, a lo que un arrogante Anakin siempre rechazó. La idea acongojaba a Kenobi el cual fue removido temporalmente de sus deberes y reclutó a un Anakin quien se encontraba de vacaciones con Padmé en pos de capturar a la Jedi Oscura. A pesar de que Anakin pensaba que Kenobi buscaba a un fantasma, accedió a ayudarlo. Pero todo cambió cuando un rastro, los llevó a deducir que Ventress aún seguía viva. Inadvertidos del peligro, ambos Jedi, cayeron en una trampa realizada en el sistema Karthakk por uno de sus antiguos enemigos, el caza recompensas Durge.

La búsqueda los llevó hasta las cercanías del planeta Maramere, en donde Durge y un batallón de droides habían matado a la tripulación entera de una nave. Kenobi tras seguir el rastro de Xist, llegó a bordo de la nave con Anakin. Dentro de la nave ambos se dirigieron hasta el puente de mando de esta, en donde se habían colocado estratégicamente detonadores termales. Kenobi fue golpeado por la explosión de uno de estos, cuando de pronto apareció Durge. Anakin confrontaría esta vez al cazador, utilizando la Fuerza para empalar en Durge, cientos de pedazos de metal. Mientras Kenobi reaccionaba y buscaba a Ventress, Skywalker seguía luchando con el Gen’Dai. Durge era más fuerte que el muchacho, pero fue severamente dañado por Skywalker utilizando la Fuerza para lanzar una serie de explosivos hacia su enemigo. La siguiente explosión hizo que reviente el casco de Durge e hizo que el cazador estalle en furia. Skywalker aprovechó esto y forzó a introducirse al cazador en un pod de escape. Una vez más utilizando la Fuerza, el Jedi guió al pod hacia la estrella de Maramere, acabando con Durge finalmente.

Anakin Skywalker - 19 ABY
Anakin Skywalker – 19 ABY

En la nave encontraron el rastro final que los llevaría hasta Ventress en el planeta Boz Pity, en donde ella se encontraba localizada en un tanque de bacta con modificaciones cibernéticas. Cuando Anakin junto a las fuerzas de la República atacaron Boz Pity, Anakin y Kenobi lucharon contra una iracunda Ventress, solo para ser abandonada por Dooku, quien no asistió a su aprendiz y ordenó a sus IG-100 Magna Guards, a asesinarla cuando trataba de alcanzar la lanzadera de Dooku. Utilizando un rifle bláster, uno de los droides la alcanzó. Enfurecida, Ventress trató de matar a Kenobi, cuando el trataba de ayudarla; solo para ser herida de muerte antes de que ella pudiese hacerle daño a su Maestro. Los Jedi no sabrían más de Ventress.

Durante el Cerco del Borde Exterior (5), Obi-Wan y Anakin fueron ocasionalmente separados y juntados en los diferentes frentes de batallas alrededor de la galaxia, comandando la Flota del Círculo Abierto. Poco antes de la Batalla de Coruscant, Obi-Wan y Anakin fueron enviados al gélido planeta de Nelvaan en búsqueda del General Grievous. Los Nelvaanianos llamaron a Anakin “La Mano Fantasma”, y el shaman de la Villa Rokrul lo envió a una búsqueda para salvar a su gente de una amenaza que había acabado con todos sus guerreros. Anakin accedió y entró en una misteriosa cueva en donde experimentó ciertas visiones acerca de un gran cazador, quien había perdido su brazo en batalla. Este cazador acababa con una serie de mounstruos para finalmente ser consumido por su propio poder, acabando con todo lo que amaba. La voz de Padmé gritando y la transformación del guerrero en una siniestra figura, solo sería un aviso de lo que más adelante sucedería.

Cuando Anakin se recuperó de la visión, descubrió que la Tecno Unión había desarrollado un laboratorio en donde experimentaba sobre guerreros Nelvaanianos, convirtiéndolos en seres brutales y dotándolos de prótesis cibernéticas de guerra, en reemplazo de una de sus extremidades superiores. Con la ayuda de un Neelvaniano que no había sido transformado del todo, convenció a sus pares de ayudar a Skywalker a destruir la fábrica. Este acto de ayuda le costó a Anakin, la pérdida de su brazo robótico. Muchos científicos skakoanos intentaron escapar, pero un Anakin entrado en ira, los capturó y los asesinó. Así pues salvando el planeta de la amenaza Separatista los Jedi se retiraron.

Abrazando el Lado Oscuro (19 ABY)

Poco después, se desarrollaría la Primera Batalla de Cato Neimoidia, que llevaría a Anakin y Obi-Wan a una pista clave para descubrir la identidad del misterioso Darth Sidious; la mecano-silla de Nute Gunray. Este aparato tenía un holotranscriptor que contenía información acerca del paradero del Sidious, que finalmente la República logró descifrar. Mace Windu tomó la tarea de seguir la persecución en el propio Coruscant, mientras que Anakin y Obi-Wan siguieron otro rastro hasta los territorios del Borde Exterior. La búsqueda se vio detenida cuando un ataque masivo de los Separatistas, causó que Anakin y Obi-Wan regresen a Coruscant luego de su visita a Tythe. De regreso a Coruscant, con el intento por develar la identidad de Sidious a poco de conseguirse si no fuese por el oportuno ataque Separatista, el equipo que había sido destacado a ese lugar, detuvo la investigación y se dedicó a la defensa del planeta. Durante los hechos que ocurrieron en la ciudad, el Canciller Supremo Palpatine fue capturado por el General Grievous a pesar de los esfuerzos realizados por los Jedi. Palpatine entonces fue llevado hasta la nave insignia de Grievous, la Mano Invisible.

Antes de que la armada Separatista, pudiera abandonar Coruscant, Anakin y Obi-Wan arribaron del Borde Exterior y se lanzaron a rescatar al “cautivo” Canciller. Moviéndose dentro de la batalla espacial en la órbita del planeta y evitando los ataques de los droides de la Confederación, los dos Jedi lograron infiltrarse en la nave de Grievous. Ya dentro de la nave, estos llegaron hasta el observatorio en donde el Canciller se encontraba, con sus brazos esposados a una silla. Cuando los Jedi se disponían a liberarlo, el Conde Dooku apareció escoltado por dos super droides de batalla B2. Palpatine les dijo que no eran rivales para Dooku, ya que el era un Señor de los Sith, a lo que Obi-Wan respondió diciendo que los Sith eran su especialidad.

Anakin derrota al Conde Dooku
Anakin derrota al Conde Dooku

Contrario a su primer encuentro con Dooku en Geonosis, Obi-Wan y Anakin lucharon juntos contra Dooku en un coordinado duelo. Hasta que el Sith utilizó la Fuerza para empujar a Kenobi y dejarlo inutilizado, mientras que pateaba a Skywalker haciéndolo caer, como para darse un respiro. Ahora Anakin se encontraba solo y tenía que luchar contra el Sith. Demostrando que sus habilidades con el sable de luz se habían desarrollado, Anakin le dio una pareja lucha a Dooku; mientras el Sith le conminaba a utilizar su ira y abrazar el Lado Oscuro para que su verdadero poder se demuestre. Anakin le hacía oídos sordos a las palabras del Conde, pero cada vez luchaba con mayor fiereza. Finalmente tras cruzar sus sables de luz, en un astuto movimiento, Anakin le cortaría ambas manos al Conde dejándolo indefenso y tomando su sable de luz. Un aterrado Conde Dooku veía como el joven Jedi utilizaba ambos sables para formar una especie de tijera alrededor de su cuello. Fue entonces cuando Anakin dudó, el sentía que no era lo correcto matar a Dooku, que no era una actitud que debería tomar un Jedi. Más las palabras de su amigo Palpatine, desataron momentáneamente la ira en el muchacho y este decapitó al Conde, dándole fin a la vida del desconcertado Sith, que veía como su Maestro lo condenaba a muerte sin consideración alguna.

Palpatine entonces fue liberado por Anakin, quien mostraba remordimientos por su crimen. Fue entonces que vió a Obi-Wan inconciente, que yacía en el piso unos pasos más allá. A pesar de que Palpatine le aconsejara que dejara al Jedi y huyeran pronto, Anakin no dejaría así a su mentor y lo cargaría al hombro. La huída de la Mano Invisible se iniciaría, a través de los turboascensores de la nave, pero en ese momento, la nave había entrado en combate con el destructor estelar Guarlara, y por resultado de los cañonazos comenzó un descenso vertical. Al enderezarse la nave nuevamente, comezaron a caer verticalmente y detuvieron su caída aferrándose en el túnel. Justo cuando iban a ser golpeados por un ascensor descendente, lograron volver a los pasillos.

Luego, serían detenidos por un campo de fuerza y llevados cautivos hasta el puente de mando de la nave, en donde se encontraba el General Grievous. Una intrépida acción y por supuesto la ayuda de R2-D2 hizo que los Jedi se liberasen de sus ataduras y se pudieran enfrentar a los MagnaGuardis del General. Cuando ambos Jedi se disponían a acabar con el General, este huyó por el exterior de la nave para luego escapar en un pod. La nave se encontraba diezmada por los ataques de los cruceros republicanos y se dirigía en picada hacia la superficie de Coruscant. La pericia de Anakin hizo que Skywalker, Kenobi y Palpatine aterrizaran a salvo, en un área industrial abandonada.

Ya a salvo en Coruscant y con la amenaza Separatista lejos, Anakin se reunió con Padmé la cual le informó al Jedi acerca de su embarazo. El Jedi estaba feliz por la noticia, pero luego sería atormentado continuamente con visiones acerca de la muerte de Padmé durante el alumbramiento de su hijo. Este hecho sería el que marcara su caída final. En pos de salvar la vida de Padmé, Anakin estaría dispuesto a dar todo de sí, a cualquier costo. Anakin intentó buscar en los holocrones de los Maestros Jedi, la sabiduría necesaria para salvar a Padmé, pero estos eran restringidos para solo Maestros de la Orden. La cereza del postre sería cuando un maquiavélico Palpatine, hiciera de Anakin su representante en el Concilio Jedi. Para el muchacho esto representaba un gran logro, al fin alguien reconocía su verdadera valía y este ocuparía su lugar al costado de los Jedi más poderosos y sabios de la galaxia. Pero el Concilio no se regía por la ley de Palpatine, ni se sometería a ella de ninguna manera, entonces aceptarían al muchacho como parte del Consejo, pero sin brindarle el título de Maestro. Esto enfureció de sobremanera a Anakin quien se sintió herido en su orgullo. Anakin se mostraba disconforme con este hecho y sabía que era necesario ser nombrado como Maestro para salvar a Amidala. Además el Concilio acordó que Anakin vigilase de cerca los movimientos de Palpatine y lo comunicase a los Jedi. Aparte de encontrarse desmotivado, este sentía que al espiar a Palpatine, traicionaría a su leal amigo y mentor.

Anakin le pide consejo a Palpatine
Anakin le pide consejo a Palpatine

Un equivocado Anakin, buscó consejo en el lugar equivocado e hizo conocer su frustración a Palpatine. Los consejos del astuto Canciller, hicieron que Anakin pierda el respeto de los miembros más altos de la Orden. También a una desconcertada Padmé le haría saber sus sentimientos. Durante este tiempo, Anakin se encontraría también con Iguni, un Padawan de Mace Windu, quien luego de tener una conversación con Anakin, tendría una visión de la Fuerza, acerca de la caída de Skywalker al Lado Oscuro. Anakin agobiado por sus visiones, también busco ayuda en el Maestro Jedi Yoda, expresándole que alguien cercano a el moriría. Yoda inadvertido del profundo amor que tenía Anakin por Padmé, le dijo que se entrene en “dejar de lado todo lo que temía perder”. Anakin se mostró insatisfecho con la displicente respuesta del Maestro.

En sus siguientes encuentros con Palpatine, el Canciller seguía calando profundo dentro de los pensamientos del joven, plantando la semilla del mal estratégicamente. Aprovechándose del miedo que tenía Anakin de perder a Padmé, Palpatine le contó a Skywalker la historia del Señor de los Sith Darth Plagueis (quien a la postre resultaría ser el Maestro de Palpatine), durante una conversación de ambos en la Ópera Galáctica de Coruscant. Según Palpatine, Plagueis era lo suficientemente poderoso como para detener a otros de morir. Esto se tornaba muy interesante para Skywalker.

Más adelante, con Palpatine ya conciente de lo que agobiaba a Anakin, dio su paso final. Palpatine le reveló en su oficina, su verdadera identidad, y ofreció al muchacho aprender los caminos del Lado Oscuro junto a él, para que utilice sus poderes adquiridos en pos de salvar a Padmé. Anakin entonces dedujo que Palpatine era Darth Sidious y raudamente se dirigió al Concilio para reportar a Windu este hecho. Mace le ordenó a Anakin permanecer en el Templo mientras el con un destacamento de Jedi que incluía a Agen Kolar, Kit Fisto y Saesse Tiin arrestarían al Canciller. Mientras Anakin permanecía en el Templo, los Jedi se disponían a arrestar a Palpatine quien ya los esperaba armado de su sable de luz rojo. Los pensamientos traicionaron a Anakin, quien no toleraría el hecho de perder a Padmé, creyendo que si Palpatine moría, la sabiduría de impedir la muerte se iría con este. Anakin tomaría una nave y se dirigiría a las oficinas del Canciller en donde al llegar encontraría solo a Windu, ya que los otros Jedi habían sido asesinados por el Sith.

Anakin sucumbe al Lado Oscuro
Anakin sucumbe al Lado Oscuro

Windu era más fuerte que Sidious y pudo repeler las descargas eléctricas del Sith con su sable de luz. Anakin arribó justo en el momento que Windu se disponía a darle el golpe de gracia al Sith. Palpatine seguía atacando a Windu con sus descargas luminosas ante un desconcertado Anakin quien no hacía nada para ayudar al Jedi. El intenso poder del Lado Oscuro, hizo que las descargas desfiguraran a Palpatine mostrando un aspecto deplorable. Windu no soportaría más y condenaría a muerte al Sith, Anakin no lo permitiría argumentando de que debía ser llevado a juicio y que ejecutarlo no era la manera como los Jedi actuaban. Windu ignoró las palabras del joven y cuando se abalanzaba contra el Sith, en un momento de desesperación y confusión Anakin cercenó la mano derecha de Mace, que era la que cogía el sable de luz. Windu no podría responder a otro ataque de Palpatine quien lo llenó de descargas de energía, solo para ser lanzado por uno de los ventanales en caída libre hasta lo más bajo de Coruscant.

A pesar de haber actuado de acuerdo a su proceder, Anakin se mostraba desconcertado y arrepentido, cuestionando sus actos; pero era muy débil emocionalmente como para soportar la presión de Palpatine, quien le aseguró que estaba cumpliendo con su destino. Así pues convenció a Anakin de abrazar el Lado Oscuro y convertirse en su aprendiz. Anakin haría todo lo que Palpatine deseara, en pos de salvar a su bien amada Padmé. Palpatine le prometió a Anakin que juntos, ellos encontrarían el secreto, admitiendo que el no conocía la habilidad de impedir la muerte. Anakin así dejó de ser Anakin el Caballero Jedi que salvó muchas vidas inocentes, aquel muchacho que ayudó a los Jedi en el lejano Tatooine, aquel hombre que por amor lo sacrificó todo; para convertirse en la figura del cruel y atormentado Darth Vader.

Una tan esperada Redención (4 DBY)

En el año 4 DBY, tras una lucha de sables de luz con su hijo Luke Skywalker, ante la presencia del Emperador Palpatine, Anakin recuperaría nuevamente su identidad, dejando de lado, al oscuro Darth Vader. Al ver como su hijo era torturado por el propio Sidious con descargas eléctricas, ante la negativa del joven a unirse a la causa Sith. Desde este momento Anakin Skywalker renacería. En un esfuerzo final por salvar a su hijo, Anakin literalmente lanzó a su Maestro hacia el reactor de la Segunda Estrella de la Muerte, para acabar con el Sith. Herido por las descargas del Emperador y con su dispositivo de respiración averiado por un corto circuito generado por lo mismo, Anakin se redimió.

Un moribundo Anakin se despide de su hijo
Un moribundo Anakin se despide de su hijo

Luke intentó salvar la vida de su padre, llevándolo hasta el hangar en donde se encontraba su lanzadera. Anakin, sabiendo que iba a morir de todos modos, detuvo a su hijo. Cerca de morir, Anakin le pidió a Luke que le retirara su casco y máscara para verlo con sus propios ojos. Luke ayudó a desconectar la máscara y vio por primera vez el rostro de su padre. Anakin no tenía cabellera y los folículos de su cabeza estaban incinerados por las llamar de Mustafar. Aún presentaba quemaduras no curadas del todo, desde aquel encuentro con Kenobi. A pesar de todo esto sus ojos no tenían ese color amarillento característico de los Sith, un azul intenso que derrochaba paz copaba el rostro de Skywalker. Anakin le dijo a Luke que el muchacho se encontraba en lo cierto acerca de él, que aún había algo de bondad en él; y le pidió que le diga a su hermana Leia lo mismo. Anakin moriría tras esto.

Luke escaparía de la Estrella de la Muerte con el cuerpo de su padre a bordo de la lanzadera. Ya en la luna de Endor, Luke cremaría el cuerpo de su padre de la manera como se hacía tradicionalmente con los Jedi. Durante la celebración de los Rebeldes por su victoria sobre el Imperio, Luke tuvo una visión en donde vió a un redimido Anakin con su cuerpo original, junto a Obi-Wan Kenobi y Yoda. Su destino finalmente fue cumplido cuando abrazó el lado luminoso de la Fuerza.

Yoda, Obi-Wan y Anakin se le aparecen a Luke en Endor
Yoda, Obi-Wan y Anakin se le aparecen a Luke en Endor

Anakin en forma espectral se presentaría más adelante a muchos. Luego de la batalla de Endor Anakin se le presentaría a Luke una vez más, para hablarle sobre la redención de Flint. Durante el mismo periodo, se le aparecería a Leia Organa Solo, en Salis D’aar la capital de Basura. Allí le pidió a su hija que lo perdonase por sus actos. Leia se mostró renuente a perdonarlo y nunca más se le apareció. A pesar de esto, más adelante en el año 8 DBY, Leia mencionaría que su padre no era el malvado mounstruo que ella pensaba y que había aprendido a perdonarlo.

Poco antes en el año 5 DBY, cuando Qu Rahn fue asesinado por Jerec, Rahn se reunió con los espíritus de Anakin Skywalker y Halagad Ventor en sus momentos finales y se dio cuenta que no existía la persona incapaz de redimirse. Más adelante Anakin se aparecería junto a Kenobi, una vez más, a Luke; para prevenirlo sobre el profeta del Lado Oscuro llamado Kadann. Veinticinco años después cerca al final de la Guerra Yuuzhan Vong, Anakin Skywalker hablaría con su nieto Jacen Solo, antes de que éste acabase con Onimi, el verdadero gobernante de los Yuuzhan Vong.

Notas:

  1. Exactamente lo que buscaba Qui-Gon era un hiperpropulsor T14 para el Anubian que era la nave. Aunque Obi-Wan menciona en la nave que es el generador lo que está dañado de la nave, quizás esta sea otra de las partes que consiguió ganandole la apuesta al toydariano.
  2. Commonality, era una confederación de nueve sectores del Borde Exterior incluido el Sector Vorzyd representado por un Senador en el Senado Galáctico.
  3. Tanto era un título dado por Palpatine durante las Guerras Clónicas y luego durante la Guerra Civil Galáctica, que se les entregaba a los Comandantes de Cazas Estelares que habían hecho un servicio especial. Solo dos individuos obtuvieron este título a lo largo de todos esos años: Anakin Skywalker durante las Guerras Clónicas y Maarek Stele durante la Guerra Civil Galáctica.
  4. Ésta era una unidad de Padawans Jedi cuyos Maestros habían sido asesinados durante la Segunda Batalla de Jabiim. Se esperaba que un gran grupo de inexperimentados Padawans, pudiese igualar la efectividad de un pequeño grupo de Caballeros o Maestros.
  5. El Cerco al Borde Exterior es el nombre que recibió una campaña que comprendió una serie de feroces batallas que se dieron lugar en los planetas del Borde Exterior de la Galaxia como Boz Pity, Saleucami y Mygeeto, que marcaron la fase final de las Guerras Clónicas.