Asesino Marino Opee

  • Origen:Naboo
  • Alimentación:Carnívoro
  • Dimensiones:20 m de largo
  • Apariciones:Episodio I

El asesino marino opee, también conocido simplemente como opee, era un gigantesco híbrido entre crustáceo y pez, de aproximadamente veinte metros de largo en promedio, que habitaba las oscuras profundidades de los mares de Naboo. Esta criatura considerada un temible depredador, era uno de los más temidos entre los seres subacuáticos del planeta, entre los cuales se podía encontrar al Acuamonstruo Sando y al Pez Garra Colo.

El opee era un depredador, el cual podía ser encontrado cerca de formaciones rocosas u oculto en las oscuras cavernas aguardando por su presa. Cuando se veía forzado a moverse, el asesino marino opee, mostraba sus grandes condiciones como nadador. Su sistema de nado era particular, absorbiendo agua por su boca y expulsándola vía sus poros ubicados en la parte trasera de su cuerpo. Esta única técnica de desplazamiento, era soportada por tres pares de poderosas patas y un par de guías pectorales, las cuales le daban la aceleración necesitada al opee.

Un opee atrapa a un bongo con su lengua
Un opee atrapa a un bongo con su lengua

El asesino marino opee, cazaba a sus presas utilizando su larga y adhesiva lengua, enrollando a su presa hasta traerla a sus dentadas fauces. El opee a su vez utilizaba sus largas antenas bioluminiscentes, para atraer a las presas haciéndolas confundir con criaturas menores.

Los opee eran seres ovíparos. El macho jugaba un rol preponderante, cuando llevaba dentro de su hocico, los huevos fertilizados por un espacio de tres meses, por lo que el macho debía de estar en permanente estado de alerta. Una vez que nacieran, los opees podían subsistir instintivamente. Se sabe a su vez, que los huevos de los opee, eran devorados por los pez garra colo, pero sin detener su proceso de crecimiento. Es decir una vez en el estómago del colo, los huevos seguían desarrollándose hasta que los opees nacían y por instinto se abrían paso por el estómago de la criatura.

Se sabe a su vez que durante el tiempo de la Invasión a Naboo (año 32 ABY), un asesino marino opee persiguió e intentó devorar a un bongo, dentro del cual se encontraba el Maestro Jedi Qui-Gon Jinn, su padawan Obi-Wan Kenobi y el gungan Jar Jar Binks; quienes se dirigían hasta la ciudad de Theed, atravesando el centro de Naboo. A pesar de su superioridad en el medio acuático, la criatura no logró su cometido, siendo devorada por otro depredador de mayor rango, el acuamonstruo sando. Los Jedi serían de los pocos que pudieron escapar de un enfrentamiento cara a cara con este ser.