AT-AT

  • Afiliación:Imperio Galáctico
  • Manufacturado:Kuat Drive Yards
  • Tipo:Caminante
  • Dimensiones:15.5 metros de alto
  • Armamento:Cañones láser pesados y cañones blaster medianos
  • Apariciones:Episodios V y VI

Pocas cosas en el campo de batalla provocan tanto temor y desconcierto que el AT-AT. Esta arma de terror es producto del desarrollo de la tecnología de combate, construida por Kuat Drive Yards como un supremo vehículo de asalto para las fuerzas de combate terrestre del Imperio Galáctico. Casi nada en el arsenal enemigos es capaz de igualar a esta bestia mecanizada, concebida para conseguir una aplastante victoria y asegurar el control del Imperio. Por eso, el AT-AT es usado ampliamente por las fuerzas principales el Ejército Imperial, quienes buscan avastecerse de estas terroríficas maquinas de guerra.

Un AT-AT visto de perfil
Un AT-AT visto de perfil

Este “Transporte Blindado Todo Terreno” surgió ante la necesidad de un vehículo de combate blindado no propulsado por repulsorlift. Los vehículos antigravitatorios son susceptibles a fallar en entornos con fluctuaciones de gravedad, inusuales campos electromagnéticos planetarios, y otras condiciones particulares que pueden dejarlos inoperativos. La meta era idear un blindado excepcional con un armamento y una defensa implacables que funcione en la enorme variedad de mundos en la galaxia, con los diferentes climas y terrenos. En búsqueda de un medio de propulsión que funcionara en casi cualquier ambiente con seguridad, los diseñadores recurrieron a la vieja tecnología de los caminantes, la cual había tenido un uso limitado a vehículos pequeños como el AT-PT, pero nunca en una escala tan colosal. El resultado fue un imponente vehículo de asalto capaz de recorrer varios tipos de terreno con un poder destructivo abrumador.

Esquema de un AT-AT
Esquema de un AT-AT

Los AT-ATs Imperiales tienen varias características de muchas corporaciones diferentes, pero son ensamblados bajo estricta supervisión Imperial en las fábricas de Kuat Drive Yards, entre las cuales son las más conocidas Carida, Kuat, Belderone, además de las muchas más que existen en la galaxia. El AT-AT es básicamente un caminante cuadrúpedo, con un tamaño impresionante que cuenta con una serie de armas láser de poder devastador y una gruesa protección. En su interior puede transportar tropas de infantería y vehículos pequeños. Sus capacidades sobrepasaron las expectativas Imperiales y era digna concretización de la Doctrina del Terror, el dominio de la batalla mediante el miedo a la fuerza.

Sus dimensiones son de unos impresionantes 15.5 metros de alto y unos 20.6 metros de largo, un tamaño realmente colosal, reflejo de la forma de pensar del Imperio. Su apariencia hace referencia a una bestia de guerra con dos partes: la primera es la sección de comando o la cabina, la “cabeza” del vehículo; y la sección de tropas o de carga, que vendría a ser el cuerpo. La cabeza es la sección desde la que la tripulación controla al vehículo. Es allí donde se encuentran los sensores principales, las computadoras de tiro, comunicadores holográfico, etc.

Vista interna de la cabina de un AT-AT
Vista interna de la cabina de un AT-AT

Comúnmente, el AT-AT es manejado por dos pilotos. Aunque ambos están calificados para manejar al vehículo, comúnmente uno asume la función del conductor, mientras que el otro es el artillero. Los pilotos se guían mediante unos sensores de terreno colocados debajo de la cabina para saber lo que hay a su alrededor. Ubicado detrás de ellos se encuentra el comandante, el oficial al mando del vehículo. Los controles pueden ser pasados éste. Cuenta con un sistema de visión estereoscópica de largo alcance que desciende a manera de periscopio. Esto le permite obtener información táctica y visual de lo que le rodea e identificar blancos enemigos. Está calibrado para permitirle al comandante disparar con precisión a objetivos distantes.

La comunicación es vital para realizar cualquier operación con eficiencia y rapidez. Para poder comunicarse en medio de la acción, la cabina cuenta con un comunicador holográfico, el cual reproduce señales de audio y muestra una imagen virtual de los interlocutores. Este dispositivo le permite al comandante del vehículo mantener el contacto tanto con sus superiores como con otros caminantes y el resto de sus tropas en tiempo real para coordinar sus esfuerzos y acciones, así como para reportar sus progresos y el transcurso de la batalla.

El comandante puede usar un visor para obtener información del entorno
El comandante puede usar un visor para obtener información del entorno

También es ahí donde están concentrados los sistemas de armas. Montados en su “barbilla” se encuentran sus armas más poderosas: dos cañones láser pesados clase II. Éstos poseen una potencia descomunal y pueden penetrar y destruir objetivos blindados. Adicionalmente, tiene dos cañones blaster medianos conectados a cada lado de la cabeza, los cuales son usados para blancos más ligeros y móviles, como speeders o naves. Este arsenal le confiere una capacidad ofensiva temible y muy destructiva, convirtiéndolo en una batería de armas pesadas andante que puede combatir contra diferentes tipos de enemigos, como aeronaves, blindados enemigos, emplazamientos de armas, fortificaciones, etc.

La sección de mando está conectada al cuerpo mediante un tubo que permite el acceso a la cabina. El “cuello” está compuesto de un sistema de electromagnetos anillados, lo que permiten al “cuello” flexionarse y moverse de lado a lado, lo que le concede un amplio campo de fuego. Esta sección permite unir la cabeza con la parte del cuerpo, que es la zona de pasajeros o de carga con capacidad para cerca de una tonelada métrica, y está a cargo de dos oficiales de cubierta. Aquí están las escotillas de abordaje y de escape, para poder ingresar y soltar la carga en medio del fragor de la batalla sobre la destrucción sembrada por ellos, momento para el cual la victoria está casi asegurada.

Un Holocomunicador le permite al comandante  contactar con el resto de sus fuerzas
Un Holocomunicador le permite al comandante contactar con el resto de sus fuerzas

Dependiendo de la configuración, puede llevar en su interior dos AT-STs; o 40 soldados acomodados en sillas para recargar sus mochilas, junto con armas y equipos como el blaster de repetición pesado E-Web. En la parte posterior, se pueden introducir cinco motos speeder, usadas como vehículos de reconocimiento o enfrentamiento anti-personal para hacer repases en el campo de batalla. Con su velocidad, pueden recorrer rápidamente una gran extensión de terreno, complementando el poder de fuego y virtual invulnerabilidad de los AT-ATs. En orden para soltar su cargamento, el caminante tiene que agacharse a tres metros del suelo y desplegar unas rampas de asalto desde la sección principal del cuerpo para que sus ocupantes bajen del vehículo. Otra forma de desplegar tropas es mediante arneses que salen de los costados y mediante los cuales los soldados llegan hasta el suelo.

Además, allí se encuentran los motores y sistemas de propulsión, que son dos motores ubicados debajo del cuerpo, los cuales mueven las cuatro enormes patas de duracero y lo empujan a través de casi todo tipo de terreno a una velocidad de 60 kilómetros por hora sobre terreno estable. El caminante está impedido de andar sobre terreno muy empinado o pantanoso, aunque los pilotos pueden manejarlo exitosamente en terreno escabroso. Los escáneres y las computadoras de sensores instaladas en éstas examinan el la superficie del suelo sobre la que se posa, distinguiendo la forma y naturaleza del terreno para poder hacer pisadas seguras. Aparte de sus armas de energía, el AT-AT puede usar sus pesadas patas para aplastar literalmente cualquier oposición.

Cuatro poderosas patas sirven como propulsión y  como arma ofensiva
Cuatro poderosas patas sirven como propulsión y como arma ofensiva

El AT-AT está protegido por un casco blindado de aleación de duracero, que no podría llevar si estuviera impulsado por repulsorlift. Esta extensa y gruesa coraza lo hace inmune a las descargas de casi cualquier emplazamiento de armas convencionales, excepto artillería pesada turboláser. Por eso, los disparos láser provenientes de torretas y cañones simplemente rebotan o son absorbidos y disipados sin causar casi ningún daño. Pero toda esa protección lo hace extremadamente pesado y lento, con poca evasión si se le compara con vehículos antigravitatorios más ligeros. Sin embargo, con una defensa casi impenetrable, sus ocupantes casi no tienen que preocuparse de las armas del enemigo, que usualmente cuenta con armamento inferior.

Para llevarlos al lugar de la batalla, son introducidos en naves de desembarco como la Incom Y-85 “Titán” mediante enormes grúas que se sujetan a las abrazaderas al costado del cuerpo del caminante. De esta forma, son transportados a la superficie del planeta. Una vez dejadas en el punto de aterrizaje, las fuerzas terrestres comienzan su lenta marcha hasta el sitio donde se desarrolla.

Un disparo láser es detenido por el blindaje
Un disparo láser es detenido por el blindaje

Pero con todas esas virtudes, el AT-AT no es imparable. Con todas sus armas concentradas en la cabina mirando hacia el frente, se genera una zona ciega pues éstas no pueden ser apuntadas a las otras partes de su cuerpo, las cuales están expuestas a los ataques enemigos. Si su blindaje no puede ser penetrado, la forma más segura de detenerlo es atacando su medio de propulsión. Sin sus patas, el caminante se verá impedido de seguir avanzando. Esta debilidad fue aprovechada por el Comandante Luke Skywalker y el táctico Rebelde Beryl Chiffonage, quienes idearon una táctica en la que se debía enrollar un cable de arrastre de alta tensión alrededor de sus extremidades para hacer tropezar al monstruo. Esta medida fue lograda por Wedge Antilles durante la Batalla de Hoth.

Otra falla es su cuello flexible, el cual representa un punto débil potencialmente peligroso. Una vez expuesto, un tiro certero puede hacer explotar el combustible y destruir al vehículo entero. Además, su vientre está poco protegido y puede ser el lugar al que suelen apuntar los soldados con armas pesadas o explosivos. Después de ser derribado, Luke usó su pistola de ascensión para llegar debajo del cuerpo del Ventisca 4 y con su sable de luz abrió una escotilla para introducir una carga explosiva que hizo colapsar al caminante. Para remediar esta amenaza, Los AT-ATs están acompañados por caminantes más ligeros como AT-STs para proteger sus flancos y evitar el acercamiento de cualquier peligro.

Un objetivo del enemigo es incapacitar las patas  del AT-AT
Un objetivo del enemigo es incapacitar las patas del AT-AT

Aún con todo eso, el AT-AT sigue siendo empleado extensamente por el Ejército Imperial para imponer control sobre los territorios ocupados, así como para conseguir la victoria sobre las fuerzas enemigas ya que fue concebido poniendo énfasis, no en la eficiencia, sino en el factor psicológico. Con su potencia de disparo, imponente tamaño y virtual invulnerabilidad, puede aplastar y desmoralizar a las fuerzas enemigas, inspirando terror en los corazones de los guerreros más valientes, quienes poco pueden hacer ante el acercamiento casi inexorable de estas máquinas de guerra. A pesar de parecer lentos y torpes, pueden terminar abalanzándose sobre el enemigo antes de que se de cuenta.

Gracias a sus capacidades, se ha asegurado como el principal caballo de batalla usado para tomar por asalto las posiciones enemigas. Además, es usado para patrullar instalaciones y facilidades Imperiales, como la del generador del escudo deflector, la única defensa de la incompleta Estrella de la Muerte construida sobre Endor. En la Luna Santuario, se colocaron plataformas de aterrizaje con andamios que permiten acoplarse a los caminantes.

Un AT-AT patrulla la facilidad Imperial en Endor
Un AT-AT patrulla la facilidad Imperial en Endor

El AT-AT fue importante durante el asalto a la Base Rebelde en Hoth. Al enterarse de su ubicación, la fuerza de Darth Vader, el Escuadrón de la Muerte, llegó al planeta para hacer un ataque rápido, pero la negligencia del Almirante Kendal Ozzel, los Rebeldes pudieron activar sus sistemas defensivos, por lo que se tuvo que lanzar un ataque terrestre, realizado por la Fuerza Ventisca bajo el mando del General Maximilian Veers. Hasta Hoth, ningún ejercito se había atrevido a enfrentarse a un asalto realizado por estos monstruos de presencia es intimidante y aterradora. Sin embargo, los soldados Rebeldes lucharon resuelta y decididamente, sabiendo que su esfuerzo ayudaría a ganar tiempo para que procediera la evacuación del planeta. Fue allí donde los AT-ATs se probaría al concederle una aplastante victoria para el Imperio.