Aurra Sing

  • Afiliación:- ninguna -
  • Origen:Nar Shadaa
  • Especie / Genero:- desconocida - / Femenino
  • Altura:1.74 m
  • Armas:Pistolas Blaster, Rifle de Proyectiles, Sable de luz
  • Transporte:Moto-jet personalizada
  • Apariciones:Episodio I, The Clone Wars, UE

Los Anzati son temibles mounstruos con aspecto de vampiros, tan aterrorizantes que muchos intentan mantener su existencia como una fábula infantil. La caza recompensas Aurra Sing no era una Anzati, pero fue una de las pocas forasteras en ganarse su respeto. A la postre, Aurra se convertiría en una de las caza recompensas más temibles y solicitadas de la Galaxia, mostrando un apetito insaciable en la búsqueda de sus presas y un terrible odio hacia los Jedi.

Las cuatro escuelas de Sing

Una educación Anzati, haría más que lo suficiente para convertir a cualquiera en un asesino formidable; pero Sing tuvo no menos de cuatro diferentes tipos de educación en las ciencias de combate. Aún sin utilizar sus manos, sería considerada una de las luchadoras más mortíferas de la galaxia.

A pesar de ser humanoide, la raza de Aurra nunca fue oficialmente catalogada. Su piel era mucho más pálida que la de un humano estándar y a su vez poseía inusuales ojeras negruzcas las cuales rodeaban sus ojos. Además cada uno de sus dedos poseía una falange adicional, lo que le daba una experiencia de control sobre los objetos diferente.

Sing una cazadora llena de ira
Sing una cazadora llena de ira

La primera ecuación de combate de Aurra, se inició poco después de nacida. Ella era la hija de una madre adicta a la especia, en los barrios bajos del planeta Nar Shaddaa. A pesar de que ella recordaba poco acerca de su tormentoso pasado, el abuso que sufrió de parte de gente de mal vivir, había dejado una imborrable huella en la fémina. A su corta edad, ella aprendió las reglas que gobernaban la calle.

Luego de dos años, Aurra fue descubierta por una notable Caballero Jedi, conocida como la Dama Oscura. La Jedi pudo percibir el poder de la Fuerza que residía en la joven y finalmente pudo convencer a su madre que le permitiera llevársela. Así Aurra abandonó Nar Shaddaa y su segunda instrucción empezaría.

La mayoría de los siguientes siete años, los pasó en los confines del Templo Jedi en Coruscant, en donde la Dama Oscura, le instruyó en el combate con el sable de luz y en el uso de la Fuerza. Ki-Adi-Mundi, uno de los pupilos de la Dama Oscura, ayudó a entrenar a Aurra, no sin mostrar su gran preocupación por el atormentado espíritu de la muchacha.

A la edad de nueve años, mientras se encontraba en Ord Namurt en una sesión de entrenamiento, Aurra Sing fue engañada por una joven Twi’lek y fue capturada por piratas estelares. Así pues fue convencida por los piratas, que la Dama Oscura había hecho todo para venderla como esclava y así se alió a la tripulación pirata en donde aprendió una serie de trucos de parte de los corsarios y bucaneros. La piratería fue la tercera educación de Aurra.

El capitán pirata, desarrolló cierto interés por la muchacha, su nueva adquisición y entonces le enseñó técnicas de rastreo y desarrollo de emboscadas. Luego de unos años, la arrogancia de Aurra saldría a relucir a costa de sus nuevas y grandes habilidades. El capitán estaba celoso de las habilidades natas de Sing y temía que algún día, ella usurpase su lugar al mando. Por unos cuantos cientos de créditos, el capitán vendió a Aurra Sing a Walanooga el Hutt.

El Hutt deseaba a su asesina personal, de manera que envió a Sing con un grupo de Anzati quienes tenían una deuda con éste. Los vampiros le enseñaron sus ancestrales artes de asesinato, el implantaron una biocomputadora dentro de su esqueleto, con el fin de aumentar sus capacidades de reacción y cognitivas. Luego de pasar cuatro años junto a los Anzati, la cuarta instrucción de Aurra llegó a su fin.

Ya con su educación completa, Sing comenzó a tomar venganza contra todos aquellos que alguna vez la utilizaron. Primero, mató a su dueño el Hutt. Ella asesinó a los piratas quienes la habían secuestrado y tomó su nave. Cuando su camino se cruzaba con un Jedi, también lo asesinaba, quedándose con sus sables de luz como trofeos personales. Pero más que todo, ella deseaba enfrentarse a la Dama Oscura y tomar venganza por lo sucedido en Ord Namurt.

La temible cazadora

Aurra entonces tomó trabajos como cazarecompensas independiente. Ella se negó a formar parte del Gremio de Cazarecompensas; pero sin embargo, accedió a uno que otro trabajo ordenado por Cradossk, el líder del Gremio. Sing piloteaba una personalizada moto-jet y llevaba consigo un arsenal de armas las cuales incluían pistolas bláster gemelas, rifle de proyectiles y su sable de luz de hoja roja.

aurra007
La cazadora en Tatooine

Ella pasó una época en Tatooine, alrededor de los hechos de la Batalla de Naboo. Ella fue testigo presencial de la victoria del joven Anakin Skywalker en la carrera de pods del Día de Boonta. Acabada la carrera, ella daría caza al Jedi convertido en pirata, conocido como Reess Kairn. Más adelante, Sing aceptaría trabajos para Jabba el Hutt y Gardulla; que hicieron que se tope con el Jedi Sharad Hett y los moradores de las arenas. Ella mató a Hett, pero su hijo A’Sharad Hett sobrevivió, convirtiéndose en el padawan de Ki-Adi-Mundi.

Dos años más tarde de la Batalla de Naboo, Aurra atraería la atención del Concilio Jedi, cuando esta asesinase a dos Maestros Jedi en los barrios bajos de Coruscant. Ki-Adi-Mundi, A’Sharad Hett y Adi Gallia; accedieron a perseguirla y poner fin a sus actos. Mientras tanto, Sing tomaba nuevos trabajos; un contrato para acabar con dos vidas, la de senador de los quarren, llamado Tikkes y la de su antigua maestra, la Dama Oscura. Ella no hubiese cobrado nada por acabar con la Dama Oscura, a quien odiaba con todo su ser.

Aurra se enfrenta a Sharad Hett
Aurra se enfrenta a Sharad Hett

En la jungla de un planeta del sistema Kandon; Sing atacó a sus objetivos y a los otros Jedi que la perseguían. Ella falló en su intento de matar a Tikkes y a su mentora. El Padawan A’Sharad Hett; quien ya se había curado del dolor de la muerte de su padre; la hirió gravemente en un combate uno a uno. A Sing no le quedó otra que huir para pelear otro día.

Se sabe que luego de estos sucesos, en Balmorra, ella hizo “equipo” con el afamado cazador Jango Fett, cuando intentaban dar caza a Rigorra el Hutt. Aparentemente Rigorra había tenido alguna conexión con Aurra, durante la época que Wallanooga era su amo, por lo que la cazadora accedió inmediatamente a la petición. Sing junto a Jango lograron infiltrarse en el fortificado palacio del Hutt; pero fue capturada junto a otros dos caza recompensas, Bossk y Skorr, quienes intentaban dar caza al hermano de Rigorra. Finalmente los cuatro lograría escapar luego de ser envenenados con poderosas flores tóxicas. Aurra lograría capturar a Rigorra.

Envuelta en la Guerra

La llegada de las Guerras Clónicas y el surgimiento del movimiento separatista, harían que Aurra tome partido en una serie de eventos, tomando posición al lado de los enemigos de los Jedi, en sendas veces.

La francoritadora y su rifle de precisión
La francoritadora y su rifle de precisión

Poco después de la Batalla de Geonosis, los Hutts nuevamente se harían presentes en la vida de Sing. Urdruaa el Hutt, un señor del crimen, establecido en Nar Shaddaa, colocó su marca mortal sobre la cabeza de una Jedi. Sing tomaría el trabajo, sin saber que el Hutt estaba cazandola a ella misma. A pesar de ello y luego de tener que lidiar con asesinos Nikto y Duro, ella logró escapar y comunicarse con el Hutt antes que detonase una bomba puesta por ella misma dentro del palacio.

Luego de los sucesos de Nar Shaddaa, Sing fue contratada por el mismo Dooku, quien la envió para encontrar a Boba Fett, quien supuestamente poseía información vital para la causa Separatista. Una vez que la cazadora descubrió que el joven Fett, era heredero de una gran cantidad de dinero, ella intentó arrebatárselo. Su plan falló y el joven Fett se escapó de ella en Aargau.

Durante la crisis conocida como la de los droides de cortosis, Anakin Skywalker encontró a Aurra Sing en Tatooine. Ella inicialmente se hizo pasar como una de los locales y le solicitó al joven Jedi que la ayudase a eliminar un nido de ratas que estaba molestando a los habitantes. Para su sorpresa, Anakin logró resolver aquello, sin problema alguno. Fue entonces que su identidad real se reveló por lo que distrajo temporalmente a Skywalker utilizando un detonador térmico. Skywalker la persiguió, acorralándola cerca del Palacio de Jabba. A pesar de ello, la inoportuna aparición de Saato logró incapacitar a Anakin, permitiéndole a Sing escapar libremente.

Con el devenir de la guerra, Aurra formaría parte del equipo del caza-recompensas Cad Bane, quien planearía infiltrarse en el edificio del Senado Galáctico para que a través de la toma de rehenes, pudiese obtener la libertad de Ziro el Hutt. Antes de participar en la operación, Cad Bane puso a prueba a su nuevo equipo, del cual formaba parte los también caza-recompensas Robonino y Shahan Alama. El equipo pasó satisfactoriamente su prueba luego que dejaran inmovilizado al caza-recompensas Davtokk quien planeaba acabar con Bane. Así pues listos para la acción, Aurra junto al nuevo equipo se desplazó hasta la capital de la Galaxia, Coruscant.

Aurra liquida a un comando del senado
Aurra liquida a un comando del senado

Durante la operación, conocida como la “crisis de los rehenes”, Aurra cubrió la entrada de Cad Bane al edificio, liquidando uno a uno de los comandos del senado que se encontraban en la puerta de ingreso, utilizando su rifle de francotirador desde un edificio colindante. Ya dentro del edificio, Aurra ayudaría a Shahan Alama en la búsqueda de Anakin Skywalker, quien coincidentemente se encontraba dentro del Senado y pretendía acabar con el plan de Bane. Con la eventual ayuda del pequeño Robonino, ellos lograron incapacitar a Anakin y dejarlo inconciente. Los villanos lograron su cometido y Aurra abandonó el edificio junto al resto del equipo, sana y salva.

Posteriormente, Aurra se vería involucrada en un trabajo del mismo Conde Dooku, para lo cual debía asesinar al Maestro Mace Windu. Para eso, trabajaría junto con el joven Boba Fett, el Trandoshano Bossk y un Klatooiniano llamado Castas. Sabiendo que Windu se encontraba en el Destructor Estelar Endurance, el plan inicial sería infiltrar a Boba dentro de un grupo de cadetes clones que haría un recorrido por el crucero Republicano. Una vez dentro, Aurra mantendría contacto con Fett por comlink para darle la información necesaria para ejecutar el plan: colocar una trampa explosiva en la habitación del Jedi. Pero cuando este plan falló, Aurra le dijo que destruyera el reactor del crucero, a pesar de la renuencia de Boba.

La manipuladora Aurra influyendo en el joven Boba
La manipuladora Aurra influyendo en el joven Boba

Luego de que Boba saboteara la cápsula de escape en la que iba con los cadetes Jax, Hotshot y Whiplash para llegar a un punto apartado, Aurra y los demás lo recogieron en el Slave I. Aurra les reveló a los jóvenes clones la verdad sobre la identidad de “Lucky”, aunque no esperaba que Boba saliera con compañía. Cuando Boba se preguntó qué harían con ellos, se hizo claro que la intención de Aurra era abandonarlos en el espacio, no podían dejar testigos.

Después, llegarían en Vanqor, donde el Endurance había hecho un aterrizaje forzoso. Una vez dentro, se abrieron caminno hacia el puente de mando, ejecutando a los clones sobrevivientes, y luego tomaron como rehenes al Almirante Kilian y a dos clones. Antes de irse, dejaron una sorpresa para Windu: un casco Mandaloriano que tenía oculto un dispositivo explosivo. Desde una distancia lejana, esperaban hasta que los Jedi cayeran en su trampa.

A pesar de que asumían que Windu estaba muerto, Boba estaba determinado a confirmar su muerte él mismo. Por su parte, Castas estaba ansioso por irse de Vanqor, además de tener que llevar consigo a sus prisioneros; a lo que Aurra replicó que así podrían ganarse unos créditos extras por parte de los Separatistas. El quejumbroso Castas exaspera a Boba, quien reclama que él no ha hecho nada. Entonces Aurra se ve en la necesidad de intervenir para contener al furibundo Klatooiniano a punta de pistola. Luego, concuerda con Boba de que necesitan pruebas de que Windu ya no se encuentra con vida para poder cobrar por su muerte. Además, si demuestran haber matado también a Anakin Skywalker, entonces tendrían doble remuneración. Después de convencer al codicioso Castas, tomaron unas motos speeder hacia el sitio del choque mientras Bossk se quedaba custodiando la nave y a los rehenes.

Aurra mantiene a raya a un furibundo Castas
Aurra mantiene a raya a un furibundo Castas

Una vez en el sitio del aterrizaje, Aurra le advirtió a Boba que fuera cuidadoso, pero el chico estaba ansioso por comprobar la muerte de Windu, y un pedazo de escombro casi le cae encima. Cuando los tres intentaron trepar hasta el puente por uno de los pasillos, el droide R2-D2 se dispuso a interferir con su avance cerrando una puerta blindada. Luego, tendrían que evitar los escombros que caían sobre ellos, sin saber que se trataba del droide astromecánico. Finalmente, cuando les cayó un detonador térmico, tuvieron que dejar de lado la idea de llegar hasta el puente, por lo que usarían el Slave I para destruir lo que quedaba del Endurance.

Sin embargo, se percataron de una explosión cerca del lugar donde los Jedi habían aterrizado. Temiendo que se tratara de Windu, Aurra le indicó a Bossk que usara el bloqueador del Slave I para anular las comunicaciones. Después de meter las motos speeder, despegaron en el transporte para perseguir al caza Jedi y destruirlo. Cuando alcanzaron la órbita del planeta, detectaron los anillos de hiperpropulsión. Aurra le dijo a Boba que destruyera ambos, pero por la distancia sólo tendría un disparo. Al pensar que habían fallado en su intento de atrapar a Windu, utilizarían a los rehenes que capturaron para motivar al Jedi a que vaya hacia ellos bajo sus condiciones.

Más adelante, Aurra tomaría un trabajo para asesinar a un Senador de la República en el planeta Devaron. Casualmente, Aurra se cruzó en el camino con un grupo de Jedi que había sido destacado para investigarla. Dentro del grupo se encontraba la Dama Oscura, el Maestro Tholme y la Jedi Aayla Secura. Valiéndose de engaños, Aurra logró atrapar a la Dama Oscura y a Tholme depositándolos bajo una pila de escombros en una cueva contigua. Pero Aurra no se saldría esta vez con la suya y esta vez tendría que enfrentarse frente a frente con Aayla Secura. La habilidosa Jedi, acabaría con la ex padawan, cercenándole la antena que la conectaba a su bio computadora. Incapacitada por el corto circuito, Aurra fue atrapada y enviada a la una prisión en Oovo IV, donde pasaría un buen tiempo.

Al Servicio de Vader

Se sabe que en el año 18 ABY, ella fue liberada por Darth Vader y enviada a asesinar al Jedi Jax Pavan. Vader la había transportado hasta Coruscant, donde iniciaría su búsqueda. Ella se dirigió entonces hasta los restos del Templo Jedi para buscar pistas acerca del paradero de Pavan. Cuando se encontraba en aquel lugar, ella se encontró con Gregar Typho, quien buscaba pistas acerca del asesino de Padmé Amidala.

La temible cazadora en acción
La temible cazadora en acción

El resultado de aquel encuentro fue un  enfrentamiento donde ella finalmente perdería, quedando inconciente. Typho tomaría uno de los sables de luz de la cazadora, el cual más adelante le entregaría a Jax como un presente. A pesar de ello, esto no detuvo la búsqueda de Aurra.

Ella ya se encontraba cerca de su presa y en cierto punto tuvo que batirse a duelo contra un aliado de Jax, conocido como Laranth Tarak. Sing saldría victoriosa esta vez.  Más adelante ella se encontraría con Pavan batiéndose también a duelo. Pero esta vez las cosas no le saldrían para nada bien. El Jedi engañó a la cazadora y la hizo caer en un reposticador (1), en donde se presumió que finalmente Sing había encontrado la muerte, sin embargo de alguna manera desconocida ella logró sobrevivir.

Lo sucedido con ella luego de aquel enfrentamiento es incierto, pero se sabe que fue vista nuevamente en Tatooine, poco después de la batalla de Hoth, en búsqueda de un Jedi. Ella había seguido sus instintos, siendo llevada hasta aquel planeta en donde había sentido a un nuevo usuario de la Fuerza. Sin embargo ella no sabía quien era su objetivo, ya que sus poderes se habían visto mermados luego de todo lo sucedido. Para poder detectar a su presa, ella se apuntó en los juegos de demolición de Jabba a bordo de su antigua moto swoop y utilizando su fiel rifle para acabar con cada uno de sus oponentes. Ella descubriría que su objetivo era el joven Wade Vox, a quien intentó liquidar luego que este obtuviese su libertad. A pesar de su sigilo, ella no pudo acabar con Vox, quien pudo repeler sus disparos con su sable de luz recién construido.

Bajo el alias de Nashtah

En el año 40 DBY, utilizando el nombre de Nashtah, Sing fue contratada por Lalu Morwan para asesinar a la Reina Madre Hapana, Tenel Ka y a su hija Allana. Luego de aliarse con los encubiertos Han Solo y Leia Organa Solo, su intento por asesinar a Allana fue detenido por el sable de luz del poderoso Jacen Solo. Poco después, ella sería capturada por las fuerzas de seguridad y colocada en una celda de seguridad a bordo del Destructor Estelar conocido como el Anakin Solo, la nave insignia de Jacen.

Su destino final aún es desconocido pero siempre que existiesen objetivos que cazar y recompensas que reclamar, siempre habría un sustento de vida para Aurra Sing.

 
Notas:
1. Un reposticador es una máquina en la cual se depositan materias primas y como resultante se obtienen materiales de construcción. También se le conoce como fabber. Este aparato tiene una tolva que aparta los sobrantes. Debido a la peligrosidad de esta máquina, usualmente un campo de fuerza protege que cualquier objeto caiga dentro de ella.