Barriss Offee

  • Afiliación:Orden Jedi
  • Origen:- desconocido - (nacida en un transporte civil en marcha)
  • Especie / Genero:Mirialana / Femenino
  • Altura: 1.68 metros
  • Armas: Sable de luz
  • Apariciones:Episodio II, The Clone Wars, UE

En los Jedi la Fuerza se manifiesta de muchas maneras diferentes, a través de muchas habilidades innatas que estos llegan a dominar. Existe cierta clase de estos que tiene una habilidad muy peculiar, la de curar a través de la Fuerza. A estos se les conoce como sanadores Jedi. Un ejemplo representativo dentro de la Orden era la Jedi Barriss Offee. Gran discípula de su maestra Luminara Unduli, Offee demostró su valía cada vez que fue requerida por la Orden, demostrando ser una reconocida Jedi en la época previa al Alzamiento del Imperio.

La Jedi Barris Offee
La Jedi Barris Offee

El nacimiento de Barriss fue muy peculiar, ella nació a bordo de un transporte estelar civil, mientras este se desplazaba por el núcleo profundo. Las habilidades de la niña pronto saldrían a la luz y sería captada por los Jedi, quienes la llevarían hasta el Templo Jedi de Coruscant para iniciar su aprendizaje en el camino de la luz. Barriss Offee demostró ser una aplicada estudiante, ganándose el aprecio de la Maestra Jedi Luminara Unduli, quien la tomó como su padawan. Con el tiempo y la experiencia adquirida a lado de su Maestra, Offee se convertiría en la Jedi que siempre su maestra esperó.

La disputa por Ansion

Son incalculables las misiones en las cuales Barriss participó, defendiendo los principios de la República, antes que las Guerras Clónicas estallasen en toda la Galaxia. Dentro de las tantas misiones a las cuales fue destacada, estuvo la misión al planeta Ansion; en donde junto a su maestra y al Maestro Obi-Wan Kenobi y su padawan Anakin Skywalker, intentarían convencer al gobierno local de no alinearse a la causa Separatista. Los Separatistas ya habían comenzado a captar seguidores alrededor de la Galaxia, estableciéndose más como un movimiento político contra las formas de la República, que una fuerza bélica opositora. Esta misión era de gran importancia, porque si el planeta se aliaba con los de Dooku, muchos otros planetas del sector podrían seguirlo en su decisión.

Ya en el planeta, los Jedi fueron permitidos de conversar con la Comunidad Unitaria, líderes del planeta logrando un trato. Los Jedi pondrían fin al conflicto territorial entre los nativos Alwari y los pobladores si es que el planeta accediera a permanecer fiel a la República y acatar sus reglas. Los Jedi no sabían que la lideresa del Gremio de Comercio y fiel a la causa de Dooku, Shu Mai, había contratado a Soergg el Hutt, para que boicoteara la misión Jedi y esta fracasara. Así pues antes de que los Jedi pudiesen partir hacia su misión, dos Alwari fueron contratados por el Hutt para capturar a uno de los padawans del equipo. Así pues aprovechándose de una distracción, estos capturaron a Barriss Offee. Sin embargo la astuta aprendiz, utilizando sus habilidades como sanadora, pudo convencerlos para que la liberen y además sirvan como guías a los Jedi para llegar hasta los Alwari.

Barris tiene habilidades curativas con el uso de la Fuerza
Barris tiene habilidades curativas con el uso de la Fuerza

Tras un nada fácil camino a bordo de unos suubatars, los Jedi llegaron hasta donde los Yiwa, una tribu Alwari. Los incrédulos Alwari no creían que estos eran Jedi, por lo que les solicitaron que probasen sus habilidades y así convencerse de ello. Barriss hizo una serie de acrobacias las cuales dejaron impresionados a los miembros de la tribu. Luego de que todos los Jedi hiciesen sus sendas presentaciones, los Alwari les indicarían donde podrían encontrar al resto del clan. Los Jedi tras aquella pequeña parada, partieron nuevamente. Más adelante, estos se toparían con un grupo de Gwurrans, dentro del cual se encontraba Tooqui, quien se unió a ellos. Fue poco después que los Jedi se cruzarían con una tribu de comerciantes conocida como los Oulun. Sin saber que estos trabajaban para Soergg el Hutt, los Jedi aceptaron comida de estos y fueron capturados. Sin embargo el pequeño Tooqui pudo escapar para después rescatarlos.

Finalmente los Jedi llegarían hasta el clan Borokii planteándoles su propuesta. Los Borokii aceptarían ceder terreno pero siempre y cuando pudiesen acabar con un conflicto entre los ellos y los Januul otro clan. Los Jedi accedieron a prestar su ayuda y utilizando la diplomacia, resolvieron el problema. Cuando regresaron a la ciudad para informar sobre sus progresos, estos intentaron ser detenidos por criminales contratados por Soergg, los cuales no cumplieron su cometido. Debido al hecho que los Jedi intervinieron en aquella disputa, los pobladores del planeta votaron por permanecer de lado de la República. La participación de Barriss Offee en el conflicto fue crucial para el éxito de la misión, enorgulleciendo una vez más a su maestra.

La llegada de la tormenta

La disputa sobre Ansion terminaría y Barriss junto a su Maestra volverían al Templo Jedi de Coruscant, sin saber que algo oscuro se tejía en un planeta lejano conocido como Geonosis. Obi-Wan Kenobi había seguido el rastro de un caza-recompensas conocido como Jango Fett hasta aquel lugar, en donde los Separatistas habían construido una fábrica de droides de batalla y se alistaban para la guerra contra la República. Kenobi descubrió ello pero fue capturado por los geonosianos mientras transmitía aquella información. Fue entonces que el Maestro Mace Windu juntó un numeroso equipo de Jedi para dirigirse a Geonosis. Barriss Offee junto a su maestra Luminara, formarían parte de aquel rescate.

La Padawan Offee en la arena de Geonosis
La Padawan Offee en la arena de Geonosis

Los Jedi llegarían a Geonosis justo a tiempo. Barriss formaría parte del grupo que luchara contra los autómatas en la arena Petranaki. Luchando ferozmente, pero viéndose sobrepasada por el numeroso contingente droide, Barriss formó parte de los sobrevivientes de Geonosis, no formando parte del anillo pero si sobreviviendo ya que encontró una salida junto al Caballero Jedi Pablo Jill. La oportuna intervención del Maestro Yoda y de las nuevas tropas clones, fue la que evitó una masacre por parte de las huestes de Dooku. Finalmente los separatistas tendrían que huir del planeta, pero dejando atrás muchas bajas por parte de los Jedi. Con el establecimiento de la Gran Armada de la República, las Guerras Clónicas se iniciarían y la vida de Offee cambiaría para siempre.

Barriss construye su sable de luz en Illum
Barriss construye su sable de luz en Illum

La apremiante necesidad por líderes en el campo de batalla, apresuraría de cierta forma el ascenso de padawans a Caballeros Jedi. Independientemente de ello, Luminara pensaba que la formación de Barriss estaba ya casi completa por lo que viajó junto a ella hasta el gélido planeta Ilum. En aquel lugar, las Jedi se internaron en una cueva secreta, en donde Barriss utilizando un cristal de poder que se podía encontrar allí, fabricaría su nuevo sable de luz.

Mientras la aprendiza culminaba la construcción de su sable, sentiría la presencia del enemigo dentro de aquel lugar sagrado. El mismo Conde Dooku, había ordenado a unos droides camaleón a que plantaran cargas de explosivos y acabaran con el lugar, negándole así a los Jedi una de sus fuentes de provisión de cristales para sables de luz. A pesar que estos droides se mimetizaron con el gélido entorno, Barriss y Luminara los pudieron detectar destruyendo una gran cantidad de estos. Sin embargo ya era demasiado tarde, la cantidad de cargas plantadas era demasiada y las detonaciones se iniciaron. Un bloque sólido cayó sobre las Jedi quienes utilizando la Fuerza, pudieron detener aquella masa. La oportuna llegada del Maestro Yoda quien sintió un disturbio en la Fuerza, le permitió a las Jedi salir con vida de este evento.

Retorno a Geonosis

El destino llevaría nuevamente a Barriss Offee a volver a Geonosis, donde todo se inició. Ella junto a su Maestra fueron enviadas hasta el planeta de los geonosianos para que asistieran al General Anakin Skywalker y su padawan Ahsoka Tano en la ofensiva desplegada para acabar con una nueva fábrica de droides que la Confederación había montado en el planeta.

Las Padawans Barriss y Ahsoka se infiltran en la fábrica de droides
Las Padawans Barriss y Ahsoka se infiltran en la fábrica de droides

Las Jedi llegarían al encuentro de Tano y Anakin, e inmediatamente elaborarían un plan para destruir la base. La confianza de Luminara en su aprendiz era extrema, por lo que le confió la parte más importante de la misión. Mientras Luminara y Anakin atacarían frontalmente a las instalaciones geonosianas, Barriss y Ahsoka ingresarían por las catacumbas, abriéndose paso hasta el reactor principal haciéndolo explotar. A pesar de la personalidad explosiva de Ahsoka, ambas formaron un buen equipo y lograron abrirse camino hasta su objetivo. Pero a pesar de su sigilo, en el camino fueron descubiertas por un geonosiano quien hizo que desplegasen un nuevo Super Tanque Separatista hasta la posición de ellas.

El nuevo y aparentemente invulnerable vehículo separatista las atacaría, mientras las bombas que ellas habían colocado serían removidas por los geonosianos. Ahsoka fue derribada inicialmente, pero cuando todo parecía perdido, ellas tomaron el control del tanque. Ahora ya no tenían los explosivos para poder volar la base, por lo que llegaron a la conclusión que la única manera de destruir las instalaciones era utilizar el tanque para acabar con el reactor. Barriss sabía que probablemente morirían luego de ello, pero su determinación y compromiso para con sus Maestros era mas grande que cualquier cosa. El tanque disparó contra el reactor y todo se comenzó a desplomar encima de ellas.

Barriss se reune con su maestra
Barriss se reune con su maestra

A pesar de la brusquedad del derrumbe, los poderosos escudos del tanque evitarían que los escombros las aplastasen, sin embargo ellas quedarían sepultadas debajo de estos y con muy poco aire que respirar. Esperando su final Barriss y Ahsoka se veían perdidas, sin embargo Ahsoka logró colocar dos celdas de poder juntas y así activar su commlink para comunicarse con su maestro. Anakin quien junto a sus tropas y Luminara, se encontraba en una desesperada remoción de escombros logró contestarle y finalmente dar con la posición de ambas. El uso de la Fuerza de Anakin junto con Luminara salvó a las muchachas. Luego de ello, ambas serían ordenadas de evacuar el planeta para que se recuperasen de sus heridas.

El final del juego

Offee combate a un Super Droide de Batalla B2 en Drongar
Offee combate a un Super Droide de Batalla B2 en Drongar

La Guerra y la apremiante necesidad por la presencia de los Jedi alrededor de la Galaxia, hizo que muchos padawans se separasen de sus maestros, para liderar operaciones contra los separatistas. Así pues Barriss fue enviada hasta el planeta Drongar, en lo que representó ser su primera misión sin la compañía de Luminara. Drongar era un planeta en el cual existía un recurso natural muy valioso, la planta con potentes poderes curativos conocida como bota. Barriss una gran sanadora, acudiría a aquel lugar, para asistir a una de las unidades médicas de la República instaladas en el planeta.

La situación en Drongar no sería para nada tranquila. El campamento republicano, era vigilado por un espía separatista y además ciertos agentes de la República, estaban enviando bota, fuera del planeta para comerciarla y obtener beneficios para sí mismos. Tras una serie de sucesos, ella accidentalmente se aplicó bota, por lo que la planta ocasionó en ella una serie de alteraciones, alcanzando un dominio en la Fuerza muy poderoso. Barriss encontró que esta manera fácil de lograr un gran poder, era adictiva y además la forma en la cual la llevaba a otro nivel, la llevaba a su vez cada vez más cerca del lado oscuro de la Fuerza. Finalmente Barriss en una lucha interior, lograría resistirse al poder adictivo de la planta y por ende al Lado Oscuro. Ello haría sentir en la joven Jedi, que finalmente había pasado la prueba que tanto esperaba enfrentar, ahora sí, ella se había ganado el rango de Caballero Jedi en todo el sentido de la palabra.

Ya luego de tres años de cruentas batallas, el final de la guerra se acercaría. Los Separatistas darían uno de sus zarpazos finales cuando atacasen Coruscant. Las fuerzas droides se desplegarían contra la capital de la Galaxia en pos de capturar al Canciller Supremo. Mientras que los Jedi desplegados alrededor de la Galaxia, pugnaban por el Control del Borde Exterior. Barriss había sido enviada hasta el planeta Felucia, en donde servía como sanadora junto a su nuevo padawan Zonder y una serie de Jedi más.

Tras una enfrentamiento, Barriss y Zonder fueron capturados por los Comandos Gossamanos (serviles soldados del Gremio de Comercio) y llevados a prisión. Su tiempo como prisioneros no sería muy largo, ya que la General Jedi Aayla Secura, Ekria y el teniente Galle asistirían a su ayuda. Fue entonces que ellos descubrirían que la presidenta del Gremio de Comercio, Shu Mai había desplegado un plan de envenenamiento del agua del planeta, con el fin de acabar con el ecosistema del lugar. Barriss y Aayla desplegaron un plan para poder salvar el planeta.

Barriss Offee junto con el teniente Galle, se dirigirían hasta la ciudadela de Har Gau, mientras que Aayla y el Comandante Bly se dirigirían hasta Njango. Cuando el grupo de Offee llegó hasta el lugar, no tuvieron problemas en acabar con sus enemigos. Acompañada de los padawans Drake Lo’gaan y Zonder, lograron infiltrarse en el centro de comando, acabar con los droides y detener las toxinas que envenenarían el agua. Barriss junto a Galle seguirían luchando contra las fuerzas enemigas en las afueras del centro de comando.

La muerte de Offee en Felucia
La muerte de Offee en Felucia

Las cosas iban bien para los de la República, hasta que desde el centro de la Galaxia, algo oscuro empañaría el destino de los Jedi. El Comandante Bly recibiría una orden encriptada de parte del mismo Canciller Supremo Palpatine, quien le ordenaba ejecutar la Orden 66. El mensaje fue retransmitido a Galle quien se encontraba junto a Barriss luchando contra una escuadra de droides de batalla. Cuando atravesaban un claro, Barriss le ordenó al teniente que abriese fuego. Galle cumplió la orden de Barriss, pero ordenando a un AT-TE que abriese fuego contra la Jedi. El poderoso estallido acabaría con la vida de Offee, al mismo tiempo que la luz de cientos de Jedi se apagaba alrededor de la Galaxia.

El plan maestro de Palpatine para acabar con los Jedi había sido desplegado. Aquel día la Orden Jedi quedó casi extinta. Palpatine entonces surgiría con su nuevo Imperio Galáctico, acusando a los Jedi de conspirar contra la República. Cuando las versiones oficialistas fueron publicadas por Sate Pestage, uno de los brazos derechos del Sith, se estableció que Offee y Aayla habían sido ejecutadas por los clones debido a que ellas estaban tramando envenenar los suministros de agua del planeta Felucia. Una farsa que no duraría eternamente.