Blurrg

  • Origen: Luna de Endor, Ryloth
  • Alimentación: Omnívoro
  • Reproducción:Ovípara
  • Dimensiones: Variables según procedencia
  • Apariciones: The Clone Wars, UE

Es cierto que era difícil observar a través de la galaxia, criaturas con rasgos reptilescos, que tuvieran la docilidad suficiente como para convertirse en animales de monta. Uno de los pocos casos, así como los varactyl, eran los blurrgs. Los blurrgs eran pesados reptiles que podían ser encontrados en las llanuras tanto de la luna forestal de Endor (particularmente en la Isla Blurrg, donde una gran población de estas criaturas habitaba), como en el planeta de los Twi’leks, Ryloth.

Un blurrg ataca a un droide
Un blurrg ataca a un droide

En el caso de Endor, estas criaturas eran utilizadas por los merodeadores Sanyassan, que vivían en aquel lugar; siendo el complemento perfecto para lidiar con cargas pesadas. Los blurrg eran utilizados originalmente como elemento intimidatorio, a pesar que estos eran no del todo rápidos y calmos. Para controlar a estos, los merodeadores utilizaban cadenas con puntas, las cuales servían como riendas al momento de montarlos. Sin embargo, en Ryloth, estas criaturas (cuyas dimensiones eran menores), eran tratadas de diferente manera por los nativos del planeta. Los Twi’leks tenían gran afecto por estas criaturas, llegando al punto de identificarse con sus animales de monta. Los blurrgs de Ryloth, sirvieron como bestias de guerra, para el grupo del rebelde Cham Syndulla, durante la invasión separatista del planeta en el año 32 ABY, cuando cursaban las Guerras Clónicas.

Con respecto a su anatomía; los blurrg poseían un gran hocico el cual podía devorar fácilmente a cualquier presa que se le cruzase en frente. También poseían dos grandes patas posteriores, las cuales le servían como base motriz y dos pequeñas extremidades superiores, dotadas de garras. Una criatura de gran corpulencia, pero de inteligencia muy limitada, muchos de estos (básicamente los de Endor), se chocaban entre sí mientras se trasladaban de un lugar a otro. Eran criaturas ovíparas, llegando a producir de cinco a seis huevos por vez. Durante sus primeros años, las pequeñas crías blurrg, permanecen al lado de sus madres quienes les proveen protección de los depredadores del lugar. A pesar de su torpeza, los blurrgs logran comunicarse entre sí, a través de una serie de gruñidos.