Bolla Ropal

  • Afiliación:Orden Jedi
  • Origen:Rodia
  • Especie / Genero:Rodiano / Masculino
  • Altura:- desconocida -
  • Transporte:- desconocido -
  • Armas:Sable de luz
  • Apariciones:The Clone Wars

Es cierto que las Guerras Clónicas trajeron consigo una gran ola de muerte para los Jedi, quienes se convirtieron en eventuales Generales de la Gran Armada de la República. Atrapados en el fuego cruzado de la guerra, alcanzados por el fulminante sable de luz de los agentes de Sidious o liquidados por los blásters de la maquinaria de guerra separatista, muchos Jedi cayeron en acción. Pero hubieron pocos que no tuvieron una muerte rápida y tuvieron que ser presas de terribles martirios por mantenerse fieles a los ideales de la Orden Jedi. Uno de estos grandes héroes fue el Maestro Bolla Ropal.

Ropal conversa con los ministros devaronianos
Ropal conversa con los ministros devaronianos

Bolla Ropal fue un rodiano que sirvió a la Orden Jedi durante los años finales de la República Galáctica. El Maestro Ropal era un Jedi muy considerado dentro de la élite de la Orden Jedi. Debido a ello, el fue designado como guardián del Cristal Kyber, una especie de base de datos que guardaba las identidades de todos los infantes sensibles a la Fuerza de la Galaxia. Esta información era vital para la Orden Jedi ya que este cristal combinado con un holocrón le daría los datos a los Jedi para forjar el futuro de la Orden.

Cursaban ya las Guerras Clónicas, el conflicto intergaláctico entre la República, apoyada por la Orden Jedi y la Confederación de Sistemas Independientes, liderada por el Conde Dooku y en secreto por los Sith, cuando algo fuera de lo común sucedería. Por aquel tiempo, Bolla Ropal tenía un aprendiz zabrak llamado Tyzen Xebec. Tal como era de costumbre el padawan acompañaba a su Maestro en sendas misiones y así Ropal y Tyzen se dirigieron hacia Devarion donde Ropal actuaría como uno de los generales de la Gran Armada de la República liderando la construcción de una base de la República en el lugar. La base de la República finalmente se estableció y Ropal designó a sus soldados a realizar tareas a favor de la comunidad del planeta, como la reparación de una represa en pos de la recuperación de un valle.

Ropal y su sable de luz
Ropal y su sable de luz

Mientras Ropal y dos ministros Devaronianos discutían sobre el progreso de las obras en el planeta, Devarion fue invadida por las fuerzas separatistas, esta vez lideradas por el mercenario Cad Bane. A diferencia de muchas ocasiones, el objetivo esta vez no era el planeta sino el mismísimo Ropal, guardián del Cristal Kyber. Bane poseía un holocrón que había robado de los archivos Jedi y deseaba el Cristal para poder descrifrar la información que existía tras la combinación de ambos.

A pesar de los esfuerzos de los de la República por repeler a los Separatistas, el ataque sorpresa por parte de las fuerzas de Bane y el destacamento oculto liderado por la también caza-recompensas Aurra Sing que atacó desde una posición colindante, superó a los de la República. Antes de caer, Ropal le ordenó a su padawan Tyzen Xebec que permaneciese apartado del valle y del conflicto junto al comandante Ganch y sus hombres. Ropal no se imaginaba que el real objetivo era el mismo. Tras una serie de estallidos y un ataque masivo de parte de las fuerzas droides, Ropal cayó y fue tomado prisionero por Cad Bane, quien lo llevó a bordo de su nave de guerra prestada por el mismísimo Nute Gunray.

Ropal es torturado
Ropal es torturado

Cad Bane, no tuvo problemas en poder arrebatarle el pequeño Cristal Kyber a Ropal quien lo tenía dentro de sus pertenencias. Ahora el problema era el de descifrar la información contenida en este. Bane pensaba que podía convencer a Ropal de manipular a través de la Fuerza el Holocrón y así poder fusionar el cristal con el aparato Jedi. Bane no presentaría compasión alguna para con Ropal y ordenaría a sus Magnaguardia IG-100 que lo colocasen en un campo de fuerza para convencerlo de manipular a su favor el holocrón. El aparato a su vez emitiría poderosas descargas de energía regulables, las cuales servirían de amedrentamiento para el Maestro rodiano.

Sin embargo su devoción hacia la Orden y su fuerza de voluntad pesarían más que cualquier amenaza o tortura. Cad Bane ordenaría a sus droides de batalla a que emitan descargas de energía cada vez más fuertes contra el indefenso Jedi, sin embargo la voluntad de Ropal no se quebraría. Conciente de que no podría sacar nada de Bolla, Bane ordenó que le aplicaran descargas de energía al máximo, torturándolo hasta la muerte. Ropal sería liberado de las esposas de energía cayendo su cuerpo inerte al piso. Bolla Ropal tendría una de las más crueles muertes que experimentó la Orden Jedi durante este conflicto.

Los últimos momentos del Maestro
Los últimos momentos del Maestro

Las fuerzas de la República lograrían infiltrarse en la nave de Cad Bane, solo para descubrir el cadáver del Maestro rodiano que yacía en el piso. Anakin Skywalker quien lideraba la operación, ordenó a las tropas clones a que recogieran el cuerpo de Bolla y lo llevasen para rendirle los honores correspondientes a tal sacrificio.