Cañón Láser Anti-Infantería DF.9

  • Afiliación:Alianza Rebelde, Imperio Galáctico, Nueva Republica
  • Origen:- varios -
  • Manufacturado:Armas Golan
  • Tipo:Cañón Láser
  • Apariciones:Episodio V
Una Batería Láser Anti-Infantería DF.9
Una Batería Láser Anti-Infantería DF.9

El cañón láser anti-infantería DF.9 es una torreta con un cañón láser colocada sobre una base cilíndrica. Fue diseñada por Armas Golan como un arma defensiva, colocada alrededor del perímetro de una posición estática. Comúnmente es empleado en conjunto con baterías anti-vehículos para la defensa de instalaciones como bases, puertos espaciales y facilidades estratégicas. Las baterías láser ofrecen mayor alcance y poder que los blasters de repetición pesados pues son capaces de disparar descargas láser de alta energía a una enorme distancia.

Su rango óptimo es de unos 3 kilómetros; y su máximo, de unos 16 kilómetros. Con un alcance ampliamente superior al de las armas ligeras, sus computadoras de tiro de precisión permiten disparar con una frecuencia de cada 3 segundos un rayo láser de alto poder explosivo en el corazón de formaciones de infantería. Un solo disparo tiene un radio de impacto de 8 metros, siendo capaz de diezmar a un solo escuadrón con una descarga antes de que el enemigo tenga la oportunidad de responder el fuego.

El DF.9 está protegido por placas de blindaje de Durasteel y por un escudo de protones para la seguridad de la tripulación en su interior. Sobre su plataforma, el cañón puede rotar 180 grados, pero al estar en una posición fija implica que no puede ser movilizado con mucha rapidez. El equipo de 3 operadores consiste en un artillero, un técnico encargado de la computadora de tiro, y un técnico que monitorea y regula el flujo de potencia del generador. Una escotilla superior permite a un observador asomarse para tener una mejor visión del campo de batalla, aunque esto conlleva el riesgo de estar expuesto al fuego enemigo.

Un observador se asoma por la escotilla superior  de la torreta
Un observador se asoma por la escotilla superior de la torreta

Armas Golan desarrolló el DF.9 para ser usado por el Imperio Galáctico, para ser empleado en la conquista y anexión de varios mundos con poca tecnología. Fue muy popular durante el transcurso de la Guerra Civil Galáctica. Por ejemplo, jugó un papel importante al proteger la Base Eco durante la Batalla de Hoth, así como en varias instalaciones como el Puesto Rebelde en Tierfon; la Base en Arbra, o la Base Oráculo en Tel III. Los técnicos rebeldes realizaban mejoras en el actuador y el cañón en la primera etapa del funcionamiento del arma para obtener un disparo más potente. Con estas mejoras, el DF.9 era efectivo contra vehículos ligeros como caminantes AT-STs o vehículos de asalto terrestre CAVw PX-10. Sin embargo, no fueron amenaza para los imponentes y fuertemente blindados AT-ATs Imperiales en las heladas planicies de Hoth, en donde con sus cañones pesados láser arrasaron con las defensas Rebeldes en su imparable avance hasta la base principal.

El Cañón Láser DF.9 formó parte de las defensas  Rebeldes en la Batalla de Hoth
El Cañón Láser DF.9 formó parte de las defensas Rebeldes en la Batalla de Hoth

A pesar de tener un diseño que data desde hace más de 20 años, permaneció en el arsenal de la Nueva Republica, así como en el del Imperio y varios grupos militares independientes como ejércitos planetarios, milicias y unidades de mercenarios. Con un precio de 10 000 créditos en mercado negro, no era difícil que acabara en manos de escoria como piratas, revolucionarios y bandas criminales.

Circulando en el mercado existen algunas variantes de esta arma. Una de ellas es el DF.9/B, en la que la torreta está montada en una torre de unos 4 metros de alto. El DF.9 gemelo, el cual cuenta con cañones láser gemelos de disparo rápido, un generador de potencia más grande, y actuadores láser avanzados, capaces de disparar una vez por segundo. Otra variante es el SP.9, un cañón láser DF.9 mejorado montado en una plataforma repulsorlift autopropulsada. Como el DF.9 gemelo tiene una cadencia de una descarga por segundo y puede alcanzar una velocidad máxima de 60 kilómetros por hora.