Cañón Láser Anti-Vehículos Torre-P 1.4 FD

  • Afiliación:Alianza Rebelde, Imperio Galáctico
  • Origen:- varios -
  • Manufacturado:Corporación Defensa Espacial Atgar
  • Tipo:Cañón Láser
  • Apariciones:Episodio V
Una Torre-P 1.4 FD
Una Torre-P 1.4 FD

El cañón láser anti-vehículos Torre-P 1.4 FD es una pieza de artillería láser defensiva empleada principalmente contra vehículos terrestres, como speeders de tierra, de aire o repulsores. Fue desarrollado por la Corporación Defensa Espacial Atgar, pero su diseño anticuado al compararsele con otros modelos ha hecho que su carrera no ha sido muy distinguida durante los conflictos que han estallado en varios sistemas estelares. Sin embargo, ha logrado perdurar de cierta manera y ha estado presente en varios campos de batalla en la galaxia.

El arma consta de un único cañón láser en frente de una estructura con forma de plato de 2.8 metros de alto. Dispara un rayo láser de alta velocidad hasta un máximo de 10 kilómetros de distancia, aunque su rango óptimo es de unos 2 kilómetros. Placas ligeras de metal protegen la computadora de tiro y la pequeña batería Atgar C-6, que provee de energía suficiente para 8 tiros antes de recargar.

El equipo de operadores consta de 4 soldados: el artillero principal y 3 miembros de apoyo. Una computadora de control de fuego portátil, que cuenta con una pantalla de lecturas y una pequeña palanca para apuntar el cañón, aunque puede ser manejada manualmente. Su plataforma rotatoria le permite girar 360 grados, dándole un amplio campo de fuego.

El arma puede ser operada con un control remoto
El arma puede ser operada con un control remoto

Cabe resaltar que, al ser un arma vieja, tiene algunas desventajas, como su sistema de tiro desfasado y anticuado. Para obtener un disparo suficientemente potente, toma unos 10 segundos para que la batería cargue adecuadamente los 16 micro conductores de poder y las 8 celdas de poder. Esto resulta en una cadencia de tiro baja con un consumo muy alto de energía debido a la ineficiente distribución de la energía. También, es propensa a fallar en combate, ya que una sola quemadura de uno de los 16 convertidores basta para dejar el arma inoperable.

Sus circuitos y lentes de enfoque primitivos producen un disparo de energía con baja potencia, por eso tienen poco o casi ningún efecto contra blindados pesados como AT-ATs, muy comunes en el arsenal Imperial. A pesar de que su descarga impacta al blanco casi instantáneamente, su sistema de rastreo no puede predecir el movimiento de vehículos de alta velocidad, por lo que sólo los más experimentados artilleros pueden esperar un impacto exitoso. En la práctica, resulta siendo más efectivo contra la infantería que contra vehículos.

canon_laser_anti_vehiculos_torre_p_fd_1.4_3
El destello del disparo del cañón

Además, por su forma de disco, tiene la apariencia de un blanco de tiro. No es raro que los artilleros enemigos la usen como referencia para acertarles durante la batalla. Sobre todo, esta desventaja podía ser aprovechada durante la noche, ya que al cargarse el arma, sus 8 celdas de conversión de potencia producen un destello que va desde los conductores hasta el centro del disco, revelando la posición al enemigo. Y ofrece poca protección para los operadores, que se ven obligados a estar de pie y expuestos al fuego enemigo.

Pero no todas son puras fallas. Tiene la ventaja de que puede ser desplegado en casi cualquier ambiente hostil. Los técnicos Rebeldes adaptaron la Torre-P para operar en condiciones extremas como el frío de Hoth con una pérdida mínima de desempeño. Posee suficiente potencia como para destruir un AT-ST, y con un precio de 10 000 créditos es accesible.

Un artillero operando un cañón láser Torre-P 1.4  FD manualmente
Un artillero operando un cañón láser Torre-P 1.4 FD manualmente

El Imperio fue dejando de lado al cañón láser Torre-P 1.4 FD en favor de mejores opciones. Aun así, fue en un tiempo la pieza de artillería mas empleada por la Rebelión. Muchos fueron colocados en el perímetro de la Base Eco. Sin embargo, poco pudieron hacer durante la Batalla de Hoth, ya que sus disparos láser rebotaban contra el pesado blindaje de los imponentes caminantes Imperiales sin causar algún daño. En la retirada, varios de estos cañones fueron destruidos o abandonados en el campo de batalla. Los comandantes de la Nueva Republica lo detestaban por la poca potencia de disparo, sumado al hecho de que era difícil de movilizar y terminaban siendo muy caro al ser abandonado en el campo de batalla.

Se realizaron muchos experimentos para tratar mejorar el desempeño de la Torre-P 1.4 FD, como mejorar el rango, hacer que el sistema de potencia produjera mayor daño, o adaptar la unidad para que recibiera energía de un generador más grande. Todas estas pruebas fallaron debido a sus sistemas electrónicos que datan de varias décadas atrás. Con mejores armas de artillería disponibles para la Nueva Republica, no es extraño encontrarlo en manos de criminales, mercenarios o bandas de piratas que no pueden conseguir algo mejor.