Cassie Cryar

  • Afiliación:- ninguna -
  • Especie / Genero:Saltadora Terelliana / Femenino
  • Altura:- desconocida -
  • Armas:Sable de luz (eventual)
  • Vehiculo:Aero-deslizador
  • Apariciones:The Clone Wars
Cassie enfrenta a Ahsoka

Se sabe que los Jedi son seres poderosos, que su manejo de la Fuerza les permite dominar ciertas habilidades las cuales serían imposibles de manejar para cualquier ciudadano común de la Galaxia. Pero también cabe recalcar que el manejo de la Fuerza no es un condicionante para ciertas habilidades, muchas especies tienen dotes innatos los cuales les permiten tener cierta ventaja en diferentes aspectos sobre otras especies. Una de estas especies extrañas son conocidos como saltadores terellianos. Estos seres poseían increíbles habilidades motrices, con lo cual podían lograr saltos de grandes dimensiones similares a los de los Caballeros Jedi. Es más cierta vez, una Jedi le dio persecución a una de estas terellianas sin poder lograr su objetivo de aprehenderla. Esta saltadora se llamaba Cassie Cryar y tiene una historia digna de contar.

Cassie poseía grandes habilidades con respecto a su flexibilidad y agilidad. Esta espigada y atlética terelliana de piel color turquesa y cabellera rojiza, poseía una mascara blanca, la cual le cubría todo el rostro. Conocedora de su ventaja sobre otros, Cryar se estableció en el bajo mundo de Coruscant en donde se valdría de sus dotes para realizar actividades ilegales. Junto a su cómplice Ione Marcy, ambas esperarían la ocasión indicada para obtener beneficios que les diesen una vida cómoda. La oportunidad finalmente se les daría pero no contaban con ciertos terceros que se verían involucrados en todo este tema.

Cassie y Marcy huyen

Cursaban ya las Guerras Clónicas, cuando alredor del año 22 ABY, Cryar y Marcy se verían envueltas en el asesinato del Trandoshano conocido como Nack Movers. Luego de envenenar al criminal, Cryar tomo posesión del sable de luz que éste había adquirido en el mercado negro, específicamente de un ladrón de poca monta conocido como Bannamu. Cuando la dueña del sable, la padawan Ahsoka Tano y el Maestro Jedi Tera Sinube llegaron hasta el apartamento de Movers, estos encontrarían a las dos cómplices en el momento que revisaban el apartamento de Nack. Mientras Marcy se haría pasar por la novia de Movers, Cryar se ocultaría en un armario para no ser descubierta con el sable de luz. Sin embargo, los Jedi no eran tontos y la Padawan Ahsoka encontraría a Cassie con las manos en la masa. Ahsoka reconocería inmediatamente su sable de luz y la sorprendida Cryar, sin saber como accionar el sable, cruzaría un ventanal arrojándose para emprender la fuga.

Ahsoka perseguió a Cryar por las azoteas de los edificios y por un sin numero de superficies peligrosas, las cuales hacían la persecución cada vez mas mortal. Durante la persecución, Cassie descubrió como accionar el sable de luz, el que utilizaría para hacer caer ciertos objetos sobre Tano, quien no claudicaba en su persecución. Ahsoka ya había identificado a Cryar como una terelliana y se lo había informado al Maestro Sinube a través de su comunicador. Tras una serie de sucesos, Ahsoka tenia casi atrapada a Cryar, pero la oportuna llegada de Ione Marcy sobre un speeder hizo que la saltadora pudiese huir. Sin transporte con que perseguir a Cassie, Ahsoka tuvo que observar como su sable de luz se alejaba. Previamente, Marcy también había sido descubierta por Sinube, como cómplice del asesinato de Movers por lo que ahora ambas eran fugitivas de la justicia.

Cryar toma rehenes

La situación parecia ya perdida para los Jedi, sin embargo, Tera Sinube habia colocado un rastreador antes que Marcy escapase. Este rastreador les daría la ubicación de las fugitivas hacia donde se dirigirían de inmediato.

Las fugitivas se dirigieron hacia la estación de tren más próxima, para poder huir a bordo del transporte. Esperando no ser identificadas por los policías droide que pululaban por el lugar, las fugitivas se disponían a abordar el tren. De pronto Cassie se daría cuenta del rastreador que había colocado Sinube en la espalda de Marcy. A pesar que lo destruyó de inmediato, ella sabía que debían apresurarse, ya que podían ser descubiertas. Sin embargo ya era demasiado tarde, los Jedi se encontraban ya en las inmediaciones y la propia Padawan Tano identifico a las ladronas.

Cassie es desarmada por Sinube

Los droides inmediatamente aprehendieron a Marcy, quien no puso resistencia. Sin embargo, Cassie Cryar no seria un hueso tan fácil de roer. La saltadora, se dirigió con un rápido movimiento hacia el techo del tren, que ya se encontraba en marcha. Una vez más, Ahsoka la persiguió. Viéndose acorralada por la joven Jedi, Cryar se dirigió hasta el interior de uno de los vagones del tren, donde tomo a una mujer twi’lek y a su niña como rehenes. Utilizando el sable de luz robado, la terelliana mantuvo en jaque a Ahsoka negándose a entregar el arma. Ahsoka se ofreció como rehén voluntaria a cambio de las Twi’leks pero Cassie se negó. Cuando Cryar se disponía a abandonar el tren, el maestro Sinube la intercepto y con un sorprendente movimiento, utilizando el sable de luz oculto que tenia dentro de su bastón, desarmo a la criminal. Utilizando el mango del bastón, el anciano noqueo a la ladrona quien cayó inconciente a un lado.

Cassie fue arrestada por la policía droide y Ahsoka recuperó su sable de luz. La ambición sin límites de la terelliana fue lo que finalmente marco su destino. Una oscura cárcel de Coruscant seria su destino final. No se sabe cuanto tiempo permaneció Cryar en prisión, ni se sabe si sobrevivió a las Guerras Clonicas.