Caza TIE

  • Afiliación:Imperio Galáctico
  • Manufacturado:Sistemas de Flota Sienar
  • Tipo:Caza de Superioridad Espacial
  • Dimensiones:6.3 metros de largo
  • Armamento:Cañones láser
  • Apariciones:Episodios IV, V y VI

Agilidad, letalidad y eficiencia son cualidades que se ajustan a esta pieza de tecnología avanzada producida por Sistemas de Flota Sienar. El caza estelar de superioridad espacial TIE/Ln es la nave de combate monoplaza estándar de la Flota Imperial. Concebido para conseguir la superioridad y el control del espacio aéreo, representa el alcance del dominio del Emperador a través de la galaxia.

Los Motores Gemelos de Iones y el Reactor de  Ionización Solar
Los Motores Gemelos de Iones y el Reactor de Ionización Solar

Con la subida al poder de Palpatine y la instauración del nuevo régimen, Sistemas de Flota Sienar obtuvo la exclusividad y fabricar los cazas para la Flota Imperial y suministrar a la máquina de guerra Imperial. Producto del desarrollo de los modelos TIE y del caza T.I.E, el TIE/Ln cuenta con la tecnología de los motores gemelos de iones, de ahí su acrónimo TIE. Gases ionizados son impulsados por aceleradores de micropartículas en una substancial fracción de la velocidad de la luz y con expelidos por la parte trasera en casi cualquier dirección y, al no tener partes móviles, el motor requiere poco mantenimiento en comparación con otras naves.

El caza TIE mide unos 6.3 metros está protegido por un casco de aleación de titanio y consiste en una cabina esférica con un par de alas con paneles solares hexagonales en cada lado hechos de acero quadanio. Su forma y su tamaño hacen que sea un blanco pequeño tanto por enfrente como por detrás y, combinados con su maniobrabilidad y rapidez, resulta un objetivo difícil de atinarle. Es su forma la que le hizo merecedor del apodo de “globo ocular”.

Su armamento consiste en dos Cañones Láser  SFS L-s1
Su armamento consiste en dos Cañones Láser SFS L-s1

Sus motores gemelos de iones SFS p-s4 le permite alcanzar 100 MGLT, o 1 200 kilómetros por hora en vuelo atmosférico, y cargar 65 kilogramos de peso. Un par de jets de iones SFS P-w401 asisten a la nave en los giros y piruetas, contribuyendo a la maniobrabilidad del caza. La nave obtiene la energía de la radiación solar absorbida por las alas para proveer de energía a las baterías y al reactor de ionización solar SFS I-a2b, así como a los generadores láser ubicados debajo de la cabina. Fijados al frente de la cabina, dos cañones láser SFS L-s1 conectados son el armamento principal.

En el interior de la cabina, el piloto está envuelto en un colchón de impacto de altas G y es protegido por una red de choque y por un campo antigravitatorio repulsor. Los pies van sobre pedales de control, los cuales deben ser presionados o halados para controlar la velocidad y la maniobrabilidad. La palanca de mando controla las maniobras precisas, puntería, navegación, y control de fuego. La velocidad y maniobrabilidad auxiliar también están ubicadas ahí, pero intentar controlar el vuelo y disparar al mismo tiempo usando sólo la palanca de mando resulta muy difícil. Los controles de vuelo son muy sensibles por lo que un piloto novato puede perder la orientación.

Un piloto Imperial en el interior de la cabina
Un piloto Imperial en el interior de la cabina

Pero para conseguir su rendimiento, el caza se ha visto privado de varios sistemas. No lleva armas secundarias, ya que está concebido para combatir contra otros cazas, mientras que son las los cruceros a los que les corresponde encargarse de las naves capitales enemigas. Al no tener soporte de vida, los pilotos TIE deben usar trajes de vuelo sellados con convertidores de atmósfera interna para sobrevivir en el vacío del espacio.

Sólo cuenta con propulsor subluminíco, ya que no está provisto de un hiperpropulsor, por lo que dependen de bases cercanas, como planetas o cruceros Imperiales, para llegar a donde se le necesite. Las provisiones alcanzan únicamente para dos días, aunque para el combate la dotación reducida de combustible da para unas dos horas, tras lo cual deben regresar a ser recargados. Además, se carece de un tren de aterrizaje. Aunque las alas pueden resistir el peso de la nave, los pilotos son acostumbrados a depender de hangares especiales donde son suspendidos en el aire. Todo esto limita drásticamente su alcance y su autonomía de vuelo, pero la dependencia dificulta la posible deserción de pilotos.

Las naves son elevadas en andamios en largas  filas
Las naves son elevadas en andamios en largas filas

La falta de escudos deflectores hace el TIE no tenga mucha resistencia, a diferencia de cazas más equipados como los cazas de la Alianza. Al no contar con protección adicional, son altamente vulnerables y frágiles, y un impacto directo es suficiente para desaparecer a un TIE del espacio, lo cual resulta algo muy costoso para la vida del piloto. Es por ello que dependen de la agilidad y la maniobrabilidad para sobrevivir un enfrentamiento. Esto se debe a que los diseñadores pusieron énfasis en el rendimiento, más que en la seguridad del piloto. Con todas estas supresiones, el resultado es una reducción considerable de masa, y con ello una alta velocidad y maniobrabilidad, además de dejar espacio disponible para generadores de potencia, motores y sistemas de armas dentro de un casco compacto.

Claramente se dio prioridad a la cantidad en vez de la calidad. Para compensar su debilidad, la estrategia Imperial se basa en la ventaja numérica: los TIEs son desplegados en grandes números con el fin de sobrepasar al enemigo. Un crucero de batalla puede lanzar todos sus cazas antes de que sus enemigos tengan oportunidad de responder, y aparecen más rápido de lo que sus enemigos pueden destruirlos. Y por cada TIE que es derribado, varios más aparecen en su lugar. Esto representa una ventaja sobre cazas mejor armados y protegidos, pero que son más costosos y tardan más tiempo en fabricarse.

Esquema de un caza TIE
Esquema de un caza TIE

En la doctrina militar del Imperio, en la que los pilotos son considerados extensiones de su poder y, asimismo, herramientas prescindibles. Al ser fabricados en masa, todos los TIEs tienen prácticamente la misma apariencia, y los pilotos no sienten un apego especial por hacia ellas. Con miles de TIEs saliendo de las fábricas anualmente disponibles y con nuevos pilotos graduándose de las academias, las bajas en combate son irrelevantes y pueden ser reemplazadas con nuevas unidades, por lo que son consideradas un precio a pagar con tal que el objetivo de la misión sea completado.

Su uso es tan difundido que está presente en toda nave capital o instalación Imperial, como la primera y la segunda Estrella de la Muerte. Comúnmente son desplegados en alas. Un destructor estelar tiene 72 TIEs, subdivididos en 6 escuadrones de 12 cada uno. Cada escuadrón tiene 3 o 4 unidades de vuelo, y cada unidad tiene dos elementos, la mínima unidad táctica que consiste en un líder y un piloto de flanco.

Un grupo de TIEs vuela en formación
Un grupo de TIEs vuela en formación

Los cazas TIE son empleados para defender cruceros y planetas, así como para emprender asaltos a naves que violen el espacio aéreo Imperial, como Rebeldes, alienígenas o piratas. Una misión secundaria de escolta, como a bombarderos TIE. Muchas modificaciones han sido hechas para mejorar el rendimiento, como ajustes para vuelo atmosférico, escudos deflectores o hiperpropulsor. Asimismo, varios modelos del caza TIE han sido producidos con especificaciones particulares para los distintos tipos de misiones. TIEs especialmente diseñados como naves de reconocimiento incluyen al TIE/rc, con sensores y comunicaciones avanzados; el explorador TIE, el cual posee un mayor alcance; y el Vanguardia TIE, armado con un solo cañón láser. El TIE/fc está equipado con control de fuego preciso y es usado para marcar y fijar blancos para bombardeos navales de largo alcance y el TIE/gt es un caza con un fuselaje más grande para poder llevar cargas explosivas. A partir de éste, SFS desarrolló el bombardero TIE y, posteriormente, el más avanzado bombardero de asalto Cimitarra. La creación del prototipo TIE Avanzado x1 contribuiría al desarrollo del interceptor TIE.