Chi Cho

  • Afiliación:República Galáctica
  • Origen:Pantora
  • Especie / Género Pantorano / Masculino
  • Altura 1.98 metros
  • Armas:Pistola blaster
  • Transporte:Moto Frecco
  • Apariciones:The Clone Wars

El altanero Chi Cho, era el exaltado monarca y el Presidente Supremo de Pantora, la luna principal del sistema del mismo nombre. A través de una votación democrática, Chi Cho fue elegido por su pueblo. A pesar de ello, su hambre de poder le hizo que rigiera a su planeta natal con puño de hierro y tomando una actitud despótica y beligerante para con aquellos a los que consideraba inferiores a ellos. Utilizando siempre lo que fuera necesario, el Presidente Chi Cho encontraba una manera de presionar a la gente para cumplir sus objetivos.

El presidente Cho
El presidente Cho

Durante las Guerras Clónicas, los Pantoranos elevaron una petición al ente máximo de la República para que se les dotara de protección en contra de los Separatistas. Fue por ello que la República estableció la Estación Glid en el gélido planeta conocido como Orto Plutonia, un planeta supuestamente deshabitado que pertenecía legalmente al protectorado Pantorano. Cuando la República perdió contacto con la estación, envió un equipo liderado por los Jedi Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi en pos de investigar lo que había sucedido. El impetuoso Cho se unió a la misión, trayendo consigo a su guardia personal y a la Representante de Pantora en el Senado, la Senadora Riyo Chuchi; para asegurarse de que el podría dar órdenes a los Jedi (según la ley de orden de mando de la República) si es que lo deseara.

Cuando llegaron al puesto Republicano y vieron los rastros de la masacre, inmediatamente Cho atribuyó el hecho a un ataque Separatista. Sin embargo, la Senadora Chuchi sospechaba que los rastros no correspondía a una confrontación con droides de batalla; y que de ser así podría haber una solución pacífica. Sin embargo, el beligerante mandatario estaba convencido de que sólamente sometiendo y destruyendo a su enemigo podrían acabar con el problema.

Cho pilotea una moto frecco
Cho pilotea una moto frecco

Posteriormente, se sorprendería cuando se dieron cuenta de que Orto Plutonia estaba poblado por una colonia nativa de Talz, a pesar de que los Pantoranos nunca habían encontrado evidencia alguna de habitantes inteligentes. Esta primitiva tribu estado habitando Orto Plutonia como su hogar y deseaban mantenerse solos en el planeta. Sin embargo, Cho no estaba dispuesto a perder el protectorado sobre el planeta y la protección que una base establecida les ofrecía, ya que los Talz serían reconocidos como los auténticos soberanos según protocolo en el Senado. Así, rechazó de plano reconocer derecho alguno a los Talz, a quienes consideraba animales salvajes. Así, argumentó que los Talz estaban fuera de la Convención de Sistemas Civilizados y que la Orden Jedi no tenía ingerencia en el asunto. Finalmente, cuando Chuchi le rebatió afirmando que los Jedi fueron quienes entablaron contacto con los Talz, Cho la cuestionó si estaba iendo contra su mandato.

Haciendo manifiestos su intolerancia y desconfianza a los Talz, Cho ordenó partir con un destacamento de clones, dispuesto a ir a la guerra de ser necesario. Cuando llegaron, ordenó a los clones disponerse para atacar, pero los exploradores Talz ya los habían estado esperando. Al no estar dispuesto a negociar con los Talz y rechazando la intervención de Chuchi, se dirigió al líder de los primitivos, Thi-Sen, intentando imponer su autoridad sobre ellos. Esto ocasionó una disputa local declarada por Cho como asunto interno de Pantora. Por más intentos que los Jedi y Riyo Chuchi, una joven e idealista política, hicieron para evitar una disputa; los hechos se precipitaron a una confrontación abierta.

Cho se enfrenta a los Talz
Cho se enfrenta a los Talz

Así, Riyo intentaba contactarse con la Asamblea Pantorana para informarles de la situación. Debido a las precipitadas acciones de Cho, la joven Senadora recibió la autoridad para llevar la causa. Así, la Asamblea revocó el poder del Presidente; pero cuando lo hizo, ya era demasiado tarde. La guerra se había librado entre los clones liderados por el Capitán Rex junto a la delegación Pantorana, y los Talz. Los clones que inicialmente habían sido encomendados a solamente ofrecer protección al Presidente Cho, se vieron forzados a disparar contra los guerreros, quienes a bordo de sus narglatches atacaban ferozmente a sus eventuales enemigos.

En el fragor de la batalla, Cho fue alcanzado por una lanza Talz, quedando herido de muerte. El Capitán Rex intentó salvarlo pero las heridas ya eran graves. Viéndose acorralados en un acantilado, Rex, Cho y algunos clones recibieron la oportuna ayuda de Cañoneras Republicanas en las cuales arribaban los Jedi, Riyo y un destacamento de clones. A pesar de la brutalidad de las acciones, los bandos permanecieron estáticos por unos momentos. Aún obstinado y terco, le pidió como último deseo que continuara la batalla y vengara su muerte. Sin embargo, La Senadora rechazó de plano la petición de Cho, y decidió ofrecer un trato de paz a los Talz, reconociendo su soberanía y eliminando toda presencia Pantorana de Orto Plutonia. Como muestra del trato, Riyo colocó el casco de Cho sobre una lanza Talz, dejando en claro que las absurdas acciones de Cho no se volverían a repetir.