Clan Bancario InterGaláctico

  • Afiliación:Confederación de Sistemas Independientes
  • Apariciones:Episodios II y III

La existencia del Clan Bancario data de mucho tiempo atrás, sirviendo a la Antigua República a través de casi toda su historia. Encargado del control de increíbles cantidades de créditos, préstamos y de otras formas de transacciones que atraviesan la galaxia está Clan Bancario Intergaláctico. Esta entidad de negociantes, se alió con el cada vez mayor movimiento Separatista, y San Hill, presidente del IBC personalmente contribuyó con sus fuerzas militares a la Confederación de Sistemas Independientes (en un pacto no-exclusivo, por supuesto). El IBC se benefició de ambos posibles finales de la guerra, sirviendo a la República y a los Separatistas.

San Hill acepta firmar el contrato con la CIS
San Hill acepta firmar el contrato con la CIS

Con sus cuarteles principales establecidos en Muunilinst, el clan bancario es una antigua institución de empresas que son controladas por los representantes de las viejas familias de banqueros. El clan ha ampliado sus servicios financieros a muchos de los principales gremios de comercio en la galaxia, firmando programas de préstamo de dinero muy lucrativos tales como a la Federación de Comercio y a Tecno Unión.

La turbulencia económica que acompañó el movimiento Separatista, previo a las Guerras Clónicas benefició realmente al IBC, mientras que se convirtió en la institución prestamista más prominente solicitada por muchos planetas necesitados de asistencia económica. El primer signo separatista del IBC, fue la fundación de una colonia de humanos en Sartinaynian. Esto le generó considerables ganancias a través del desarrollo y manufactura de tecnología e infraestructura la cual intercambiaban, especialmente cuando muchos planetas a través de la galaxia comenzaban a pensar en separarse de la República. El deseo de estos mundos en lograr su independencia, significaba que el IBC podía entrar en el terreno para ayudarlos a administrar su nuevo estado, así como mantener una revaluación de sus propias divisas con respecto a los Créditos de la República. El respaldo financiero para estas divisas vendría de los recursos naturales de Muunilinst, como los humeantes volcanes que continuamente proveían a su superficie de valiosos minerales.

Miembros del IBC durante la Batalla de Muunilinst
Miembros del IBC durante la Batalla de Muunilinst

A pesar de una portada de amistad con el consumidor, el IBC mantenía una gran milicia droide eufemísticamente nombrada “División de Recaudación y Seguridad”. Sus Hailfire Droid, dotados de ruedas podían hacerles ganar más utilidades durante los procesos de negociación. El IBC también financió la resurrección de Durge y del General Grievous, acciones por las cuales San Hill, pensaba que Darth Sidious tenía que estar eternamente agradecido con el clan.

La República dándose cuenta de los contactos del IBC con los Separatistas, atacó Muunilinst con un ejército de clones liderado por Obi-Wan Kenobi y su entonces Padawan Anakin Skywalker. La batalla estaba ya ganada si no fuera por la intervención de Durge y un destacamento de droides IG en speederbikes que ocasionó grandes pérdidas a la armada de la República. Finalmente tras una cruenta batalla, Kenobi derrotó a Durge y capturó a San Hill para someterlo a un interrogatorio. Hill logró salir libre y retornó con los líderes de la Confederación de Sistemas Independientes.

San Hill y el resto del Concilio Separatista en Mustafar
San Hill y el resto del Concilio Separatista en Mustafar

La vigencia de San Hill como presidente del IBC, no duró mucho. Tras la traición de Sidious hacia los Separatistas, de los cuales formaba parte el Clan Bancario, su líder, fue asesinado por Darth Vader cuando este se encontraba oculto junto a los otros líderes Separatistas, en el planeta volcánico de Mustafar. Aún así esto no afectó la sobrevivencia del Clan Bancario como entidad en la galaxia.

En el final de las Guerras Clónicas y la transición hacia el Nuevo Orden, el IBC continúo haciendo negocios con la galaxia, a pesar de que muchas de sus operaciones estaban nominalmente controladas por el Imperio. Con el nuevo orden, también se aseguró que el IBC permanezca como la institución financiera preeminente de la galaxia.

Con la muerte del Emperador Palpatine en la Batalla de Endor, el IBC se convirtió en el garante de la novata Nueva República, a pesar de la protesta de los líderes Imperiales sobrevivientes. Los líderes del IBC, razonaron correctamente de que el Imperio sin sus principales líderes había sido llevado a casi nada, y que las acciones del remanente Imperial, solo originarían la devaluación del Crédito Imperial.