Darth Bane

  • Afiliación:Sith
  • Origen:Apatros
  • Especie / Género:Humano / Masculino
  • Altura:2.00 metros
  • Armas:Sable de Luz
  • Transporte:Valcyn
  • Apariciones:Universo Expandido

Darth Bane, el reformista, aquel que cambió la Orden Sith para siempre, uno de los más poderosos de su tipo en toda la historia de la Galaxia. Nacido con el nombre de Dessel en el remoto planeta conocido como Apatros, fue quizás el más importante Sith de la historia de la galaxia. Fue debido a él que la orden Sith se pudo reorganizar para más tarde resurgir. Bane entrenó en la Academia Sith de Korriban, alrededor de mil años ABY. Un estudioso, de los antiguos señores oscuros, fue en aquel lugar donde su poder en el lado oscuro de la Fuerza estalló, siendo el más destacado de todos los estudiantes de la Academia; a pesar de una serie de incidencias que ocurrirían durante su estadía. A pesar de su poder, el no aceptó servir bajo las órdenes de Lord Kaan y su Hermandad de la Oscuridad, quienes batallaban contra los Jedi en Ruusan, ya que consideraba que la actual organización de los Sith era débil y estaba predestinada a desaparecer.

Sobreviviendo a la bomba mental estallada en Ruusan, Darth Bane fue el creador de la Regla de Dos , una nueva estructura en la Orden de los Sith, que más adelante le permitiría a Darth Sidious triunfar sobre los Jedi y orquestar la caída de la República. Los preceptos de Bane, se mantendrían vigentes en la orden hasta que en el año 130 DBY, Darth Krayt los reemplazara por la Regla de Uno.

Aquel infierno llamado Apatros

Nacido en una colonia minera del planeta Apatros, en el año 1026 ABY, hijo de un abusivo y alcohólico minero llamado Hurst; el joven Dessel estaba predestinado a servir en las minas, igual que su padre y los demás habitantes del lugar. Hurst golpeaba frecuentemente a su hijo, culpándolo por la muerte de su esposa, durante su alumbramiento. Su padre a su vez, maldecía a Des, por su miserable vida en Apatros, considerándolo la desgracia de su vida, por lo que lo llamaba “Bane” durante sus delirios alcohólicos (1). A Dessel le causaba un gran daño emocional que su padre lo llamara así y aquel apodo era conocido por algunos compañeros mineros. A la edad de dieciséis años, el corpulento muchacho comenzó a trabajar en las minas de cortosis de su planeta natal, para la Compañía de Trabajos Mineros del Borde Exterior, más conocida como la CTMBE.

Dessel tuvo que trabajar para subsistir. Durante sus labores diarias, el era frecuentemente insultado por su padre y por otros mineros, a lo que el muchacho inicialmente no hacía caso. Creció en un ambiente hostil, Des ganó en corpulencia y odio. Durante una de las tantas golpizas que su padre le propinaba, el muchacho sintió el llamado del Lado Oscuro de la Fuerza e inconcientemente lo utilizó para acabar con su padre. A modo de visión, el proyectaría una mano gigante la cual aplastaría el corazón de Hurst, quien falleció al parecer por un ataque cardiaco. Mucho más adelante, Dessel se enteraría que debido a aquella manipulación de la Fuerza, había asesinado a su padre.

Luego de la muerte de Hurst, sus amigos trataron de culpar a Dessel del fallecimiento del viejo minero, pero ahora Des no permitiría más abusos para con su persona. Así pues en el espacio de un mes, propinó una serie de golpizas a cualquiera que intentara meterse con él. Ahora todos sabían que Des, era alguien de temer, por lo que nadie optaba por relacionarse con él. Des se hizo amigo cercano de la soledad.

Pero la gota que rebalsó el vaso, ocurrió mientras Dessel laboraba en un doble turno, coincidentemente el día del quinto aniversario de la muerte de Hurst. Uno de los viejos amigos de su padre, llamado Gerd, decidió poner en su lugar al joven minero. Invadido por los efectos del alcohol, Gerd intentó atacar a Dessel, culpándolo por la muerte de Hurst. Luego de que luchasen por un momento, Gerd llamó a Dessel, “Bane”, llevando la situación al límite. Utilizando una premonición del Lado Oscuro, Dessel cercenó uno de los dedos de Gerd utilizando sus dientes.

Como resultado de la pelea, Dessel recibió una suspensión, pero para suerte del joven minero, una nave de cargo, había llegado un día antes para recoger suministros de cortosis. Utilizando su suspensión a su favor, Dessel se dirigió hasta la Cantina de Groshik, lugar del cual era propietario uno de los amigos del humano, el neimoidiano Groshik. Dessel poseía un gran talento para las cartas, quizás gran parte de ello lo debía a su ignoto poder en la Fuerza. La cantina era el único lugar en todo Apatros, en donde existían ciertas mesas de juego, en las cuales el joven Dessel desplegaba todas sus habilidades en el sabacc.

Aprovechando la llegada de un grupo de soldados de la República, los cuales apostaban fuerte, Dessel utilizó sus habilidades para desfalcar a los competidores. El joven tuvo gran éxito aquel día, acabando con uno tras otro de los contendientes, y logrando algo casi imposible en la última mano, cuando enfrentaba a su último contendiente, un alférez de la República. Des al igual que el alférez, lograron lo que se llama un “Despliegue del Idiota ” (2) cada uno, por lo cual se vieron obligados a entrar en la muerte súbita. En la muerte súbita, Des lograría un sabacc, algo casi imposible, llevándose el pozo de diez mil créditos, lo que descontrolaría totalmente al alférez, intentando atacar a Des y lanzando una serie de improperios contra los asistentes al juego. Los de la República fueron expulsados de la cantina por el propio Groshik, antes que se desatara una pelea.

En la oscuridad de la noche, los iracundos y ebrios soldados, intentaron entonces atacar a Dessel mientras este abandonaba la cantina. Viéndose superado físicamente por el minero, el alférez sacó un vibro-cuchillo e intentó clavarlo en la humanidad de Des. A pesar de la desventajosa situación, Des utilizó inconcientemente la Fuerza, permitiéndole percibir el arma y volviéndola contra el alférez matándolo en defensa propia. Viéndose sin salida, debido a que los otros soldados corrieron para alertar a sus superiores, Dessel se vio forzado a recurrir a su amigo Groshik. El neimoidiano utilizando sus contactos para salvar a Dessel, de ser cogido y aprisionado por las fuerzas de la República, logró infiltrarlo en una nave traficante fuera del planeta, a cambio que se uniese a la Armada Sith. Así pues, Dessel fortuitamente dejaría atrás aquel infierno llamado Apatros.

Al servicio de los Noctívagos

Luego de escapar de Apatros, Dessel se unió a la Hermandad de la Oscuridad, como soldado raso. Debido a su capacidad nata para la batalla, el logró ascender al rango de sargento, en una unidad Sith, conocida como los Noctívagos. El uso de la Fuerza, aún involuntario, hizo a Dessel un excelente soldado y comandante. El ahora sargento, fue capaz de guiar muchas veces a su unidad a salvo de una muerte segura. El utilizaba sus poderes en la Fuerza, para sentir a los enemigos, de manera nata.

Navegando a través de la Fuerza, en los bosques de Kashyyyk, durante la batalla librada en el planeta natal de los wookiees, el se ganó la confianza de su unidad, sobre la de su comandante, el llamado Ulabore. Pese a que Ulabore, obtenía todo el crédito de las victorias de su unidad, todos en la compañía sabían que Dessel era quien los había guiado a sendos triunfos. Así pues, los Noctívagos se convirtieron en una de las más famosa unidades de infantería Sith, y eran enviados a las más importantes y críticas misiones. A pesar de ello, las cosas cambiarían para Dessel, luego que los Noctívagos recibieran una orden durante la Batalla de Phaseera, en la cual Ulabore sabía que cometerían un error táctico que los llevaría a la perdición; pero a pesar de ello, decidiría seguir adelante debido a que tenía mucho temor de contradecir y enfrentar a un Señor de los Sith.

Así pues la cobardía de Ulabore, ocasionaría que Dessel lo golpeara en el rostro y lo noqueara, tomando el liderazgo del escuadrón. Dessel entonces actuaría bajo su propia responsabilidad. Durante un ataque a una estación de la República, Dessel sería cegado por una granada flash. A pesar de ello, Dessel pudo ver, a través de la Fuerza, donde se encontraban todos los soldados de la República, logrando acabar con todos los soldados utilizando un rifle de francotirador, en espacio de unos pocos segundos. A pesar de conocer el casi imposible grado de dificultad, de su acto, Dessel actuó y logró su cometido utilizando la Fuerza. La victoria para los Noctívagos fue contundente.

Luego de la batalla, Dessel descubrió que Ulabore, le había informado al Señor de los Sith, Lord Kopecz de sus acciones de insubordinación. Esperando ser juzgado en una corte marcial, Dessel fue salvado de su inminente destino, por el Señor Oscuro, quien reconociendo las habilidades del humano, le ofreció llevarlo a Korriban para que se enrolara en la Academia Sith. Dessel aceptó la oferta de Kopecz, ya que era su única salida. Habiendo sido ofrecida la chance de crease una nueva identidad por el propio Kopecz, Dessel se remontó a los tiempos de crueldad sufridos en Apatros, por el puño de su padre y decidió tomar un nuevo nombre; uno que representara su nueva vida. Así pues Dessel no dejaría que el miedo lo detuviese; el se apoderaría del miedo, transformándolo, y haciéndolo suyo. Tomaría lo que alguna vez lo había hecho débil y lo usaría para hacerlo fuerte. Así pues el se rebautizó como Bane, Bane de los Sith (más adelante se comprobaría que aquello no resultaría para nada descabellado, ya que se convertiría finalmente, en la perdición de la Hermandad de la Oscuridad).

Korriban, donde el Sith nacería

Bane llegaría a la Academia e inmediatamente empezaría a estudiar el camino de los Sith, bajo la tutela de maestros como el responsable de la Academia Lord Qordis o el maestro duelista, el Twi’lek Kas’im (3). Por iniciativa propia, el frecuentaba los archivos de la academia, dentro de los cuales estudiaba antiguos documentos sobre el lado oscuro y la historia de los Sith, algo que los Maestros Sith no consideraban importante, debido a que pensaban que aquella información era caduca. A pesar de su tardío descubrimiento sobre sus poderes en la Fuerza, Bane comenzó a superar a muchos estudiantes quienes habían sido entrenados desde que eran muy pequeños.

A pesar de su fijación por la historia Sith, Bane comenzó a abandonar los archivos Sith, en pos de enfocarse más en los ejercicios físicos y mentales. Sobre el techo de la Academia, los estudiantes practicaban el arte del manejo del sable de luz, bajo la atenta mirada de Kas’im. Estas sesiones de entrenamiento comprendían una ronda de duelos, los cuales se realizaban con sables de entrenamiento, los cuales a pesar de su condición, eran en cierto índice letales. Luego de mucho entrenamiento, y cuando se sentía ya listo para afrontar un gran reto, Bane retó a un estudiante Makurth, llamado Fohargh. Este, previamente había enfrentado a Bane y le había propinado una golpiza. Pero esta vez, Bane pensaba que sería diferente. El Makurth era muy hábil y logró vencer a Bane en el combate de sables, pero cuando Fohargh comenzó a burlarse del corpulento humano, hizo que la ira de Bane estallara. Bane soltó todo su odio, matando al alienígena con una ola de Fuerza oscura, a pesar de los intentos de Kas’im por detenerlo. El asesinato en el círculo de retos estaba prohibido, pero la muerte de Fohargh, había llevado a Bane a otro nivel. El había ganado la atención de Sirak, el mejor estudiante de la Academia y el favorito de Lord Qordis.

Seguido a la muerte del Makurth, las cosas se pondrían feas para Bane. Kas’im le daría un entrenamiento personal, debido a su gran revelación como usuario del lado oscuro, pero Bane no lograba evolucionar. Dándose cuenta de que había utilizado el lado oscuro para matar a Fohargh, el pensó también que podía ser responsable de la muerte de su padre años atrás. Esta revelación causó que Bane dudara acerca de sus habilidades y así pues comenzó a perder su conexión con el lado oscuro. Conciente de que debía de actuar, antes de que cayera a manos de cualquier otro estudiante débil y esperando que su conexión con el lado oscuro fuese recuperada, el retó a Sirak. El poderoso Sirak, acabó sin problemas contra Bane en el círculo de entrenamiento utilizando su sable de doble hoja y lo humilló delante de todos los alumnos de la Academia, injuriándolo salvajemente. Bane tuvo que ser depositado en un tanque de bacta para que pudiese recuperarse. Luego de tal humillación, Bane deseó que Sirak lo hubiese matado.

Luego de su derrota, a Bane se le rechazó el derecho de entrenar particularmente con Kas’im, por lo que tuvo que volver junto a los otros estudiantes. Bane así herido, retomó sus estudios en los Archivos Sith de la Academia. Fue entonces, que durante una sesión de estudio de la historia de los Sith, específicamente sobre Darth Revan, que Bane comenzó a cuestionar el sentido que la Hermandad de la Oscuridad le había dado a la orden. El joven mostró gran consternación en porqué ninguno de los Señores Oscuros, ostentaba el titulo de Darth, el cual era un símbolo del poder de los Sith.

Todo seguiría igual por un tiempo y Bane seguiría pasando muchas horas en los archivos, hasta que la llegada de una misteriosa figura femenina a la Academia, cambiaría todo. Una desertora Jedi, dotada de una gran belleza física, llamada Githany llegó. La fémina intentó utilizar a Bane como una herramienta para ser la aprendiz suprema de la Academia, derrotando a Sirak. Conciente de que Bane había perdido su conexión con el lado oscuro, Githany le enseñó una serie de técnicas de la Fuerza, que había aprendido durante su estadía en el Templo Jedi. Pero el astuto Bane, sabía que Githany lo utilizaría como herramienta y secretamente acudió hasta donde Kas’im, para que con su recuperada conexión, siguiera su instrucción en el combate. Kas’im quien tenía cierto aprecio por Bane, accedió a ayudarlo y durante las madrugadas entrenaban en el techo de la Academia, ocultos de todos, hasta de Githany quien desconocía aquella actividad. A su vez, el Twi’lek, desconocía las sesiones de entrenamiento de Bane con Githany. El astuto Bane, conseguiría pues, recuperar y dominar su conexión con el lado oscuro y mejorar sus técnicas de combate a un nivel superlativo.

Durante su nueva instrucción, Bane y Githany comenzaron a desarrollar sentimientos uno por el otro, a pesar de que ninguno de ellos querían admitirlo.

Mientras el entrenamiento progresaba, Bane aparte aprendía más y más de los archivos de la Academia. Con su nueva conexión con el lado oscuro, el avanzó más de lo posible, complementando su conocimiento de la Fuerza, con las enseñanzas de los antiguos Sith. En una de sus sesiones secretas, Githany se sorprendió de la velocidad con la cual Bane logró dominar el relámpago de Fuerza. En pocas horas el podía soltar una tormenta de Fuerza, la cual ninguno de los estudiantes, ni siquiera ella pudiese detenerla. Kas’im a su vez había notado cuan lejos Bane había llegado con sus habilidades como duelista, por lo que creía que pronto el podría sobrepasar a Sirak.

A pesar de que el plan de Githany, era el de enfrentar algún día a Sirak y acabarlo con la ayuda de Bane, ella aún no se encontraba lista para aquello; pero Bane pensaba lo contrario para consigo mismo. Así pues Bane después de mucho tiempo entró al anillo de retos nuevamente sorprendiendo a todos los estudiantes, una vez que eligió como contendiente a Sirak. Pero esta vez, las cosas serían diferentes. Bane derrotó y humilló al hasta el momento invencible Sirak, más no lo mató pudiendo hacerlo. Aquella acción de Bane, ocasionó que Githany creyera que el se había vuelto débil. Una vez que el Zabrak se recuperó de la golpiza propinada por Bane, Githany se acercó hasta Sirak proponiéndole enseñarle lo mismo que le había enseñado a Bane.

Githany estaba segura que Bane se le había ido de las manos, por lo que con la ayuda de Sirak ella podría acabar con Bane.

Seguido a su gran victoria y declarado como el nuevo campeón de la Academia, Bane recibió de parte de Kas’im, un sable de luz curvo; el cual había pertenecido al maestro de Kas’im, un Señor de los Sith conocido como Na’daz, quien había entrenado al maestro duelista en Ryloth (4). Kas’im a su vez, le reveló a Bane que el mismo había matado a su maestro como prueba personal de sus habilidades, tomando su arma como un recuerdo de lo que su maestro le había enseñado. Esta revelación causaría un gran impacto en Bane, lo que más adelante le serviría como base para replantear la Orden Sith.

Bane había logrado, por otra parte, recobrar la atención de los entes máximos de la Academia. Así pues Qordis, llamó a Bane a sus aposentos, revelándole que el siempre estuvo conciente de que Githany le estaba enseñando el dominio de la Fuerza. Qordis necesitaba a Bane como su aliado pero a su vez debía controlar sus avances. Así pues le ordenó que no acudiera más a los archivos a revisar los antiguos escritos Sith y que no intimase más con Githany. Bane no toleraría aquellas prohibiciones, así pues para desafiar a Qordis y a la Hermandad, dejó la Academia dirigiéndose hasta el Valle de los Señores Oscuros, en busca de respuestas en los antiguos mausoleos de los Señores Sith caídos.

Bane llegó a la conclusión de que la Hermandad no servía y que su líder, Lord Kaan, había colocado el bien de la hermandad por sobre el mismo lado oscuro. Muchos de los Señores Oscuros eran débiles y no eran dignos de llevar consigo el título que ostentaban. Bane a su vez, comprendió que Kaan había evitado que cualquier Sith ostentara el título de Darth, en pos de evitar luchas internas y celos, lo que había casi destruido la orden cientos de años atrás. Quizás ello era algo coherente, pero para un Jedi, no para un Sith, esa no era la naturaleza del lado oscuro. La Hermandad de la Oscuridad había ido contra todos los principios del lado oscuro y él debía de poner las cosas en orden.

Luego de pasar dos semanas en el Valle, afectado por la hambruna, Bane retornó a la Academia con las manos vacías, sintiéndose en cierta parte avergonzado por regresar sin nada contundente. Al momento de su llegada, todos los estudiantes de la Academia eran ascendidos al rango de Señores Oscuros de los Sith, por orden expresa de Lord Kaan, y serían enviados a Ruusan para participar en la batalla librada contra la Armada de la Luz. Promovido junto a los demás estudiantes de la Academia, Bane cayó víctima de una trampa en los archivos orquestada por Sirak en conjunto con Githany, la misma noche que había vuelto. Una vez que Githany vio el poder de Bane, cambió de bando inmediatamente y mató a los aliados de Sirak, Llokay y Yevra; mientras que Bane acababa con la vida de Sirak.

La pelea culminó y Bane estaba ahora mucho más determinado a seguir su propio rumbo. El pensaba que ir a Ruusan sería una pérdida de tiempo. El denunció públicamente las enseñanzas de la Academia y criticó a la Hermandad de Kaan, proclamándose a sí mismo Darth Bane, para luego hurtar la nave personal de Lord Qordis, el Valcyn , sin resistencia alguna de nadie de la Academia. Bane así pues partió hasta Lehon, esperando encontrar el verdadero sentido del lado oscuro.

La búsqueda de la sabiduría Rakataki y el Holocron de Darth Revan

Darth Bane aterrizó entonces en Lehon e inmediatamente inició su búsqueda de la sabiduría que tanto anhelaba conseguir. Así pues el fornido Sith, inició su camino hasta el Templo de los Antiguos, valiéndose de un rancor salvaje para abrirse paso hasta aquel lugar. El sentía una conexión con el lado oscuro en Lehon, mucho más fuerte que la que sentía en Korriban, lo que se reforzaba con el hecho de que los extintos Rakataki fueron la primera raza en manipular el lado oscuro, antes que los Sith surgieran en Korriban.

Bane finalmente llegaría hasta el Templo, una edificación piramidal en donde encontraría el holocrón de Darth Revan. Aprendiendo mucho más de los antiguos Sith, el concluyó finalmente que Kaan y su Hermandad tenían que ser destruidos, formulándose una forma de asegurar la sobrevivencia de la Orden. Con las lecciones de Darth Revan, el planeo destruir a la Hermandad, desde dentro, creando una nueva y más fuerte Orden de los Señores Sith, la cual realmente destruiría a los Jedi.

Mientras tanto, Kaan temeroso de Bane y sus intenciones, despachó a Kas’im a asesinar a su estudiante favorito, si es que este rechazara unirse a la Hermandad. El Twi’lek llegaría hasta Lehon y libraría un duelo de sables contra Bane. Bane finalmente lograría acorralar a Kas’im pero el maestro tendría un as bajo la manga. Kas’im dividió su sable de doble hoja, el cual había empleado siempre durante largas sesiones contra Bane, obteniendo dos sables de luz separados, algo a lo que Bane nunca se había enfrentado. Los movimientos de Kas’im eran diferentes, ni Sirak ni Ghitany habían utilizado los sables de aquella forma, su sorpresa fue inmediata.

Conciente de que su inexperiencia lo ponía en desventaja, Bane entró en confusión intentando encontrar la forma de contraatacar a su maestro. Bane estaba perdiendo, mientras Kas’im avanzaba, listo para darle el golpe de gracia a su antiguo aprendiz. Furioso por su incapacidad, Bane desplegó toda su ira y soltó una ola de energía del lado oscuro contra su oponente. Kas’im logró protegerse con un escudo de Fuerza, pero la ira de Bane era tan fuerte que su ataque destruyó el Templo, haciendo caer las paredes y el techo sobre su antiguo mentor, mientras el huiría.

Bane enviaría un mensajero hasta Ruusan, informando a Kaan de la muerte de Kas’im y enviándole al Señor Oscuro el arma de su servidor como evidencia de su derrota. A su vez, Bane le enviaría a Kaan la fórmula de cómo utilizar la bomba mental, una antigua arma Sith manejada a través de la Fuerza, la cual más adelante podría utilizar como elemento clave en su guerra para la derrota final de los Jedi. Sin embargo las intenciones de Bane no eran del todo ayudar a Kaan.

Emboscada en Ambria

Por aquel tiempo, Kaan pensaba que la victoria de los Sith sobre los Jedi en Ruusan era inminente. Había ciertos hechos que hacían que Kaan asegurase aquello; el Maestro Jedi Pernicar había muerto, una rivalidad entre los Jedi Hoth y Farfalla y el bloqueo orbital desplegado por los Sith, el cual no permitía el arribo de refuerzos a los de la República, convertían la teoría de Kaan en algo para nada descabellado.

Así pues Kaan recibió un mensaje de Bane, quien aparentemente mostraba cierta culpa en haber abandonado la Hermandad y quería volver. A pesar de ello, Githany creía que la Hermandad no necesitaba más a Bane y se ofreció voluntariamente a matarlo. Kaan aceptó y la dejó que vaya al encuentro de su antiguo alumno. Lo que Kaan no compartió con Githany fue el pequeño presente que Bane le envió al Señor Oscuro, como parte de su arrepentimiento, un manuscrito en donde se especificaba paso a paso el ritual que debía seguirse para hacer funcionar la bomba mental.

Bane así pues eligió el desolado planeta Ambria para recibir a la enviada de Lord Kaan. El lago Natth, un lugar de oscura y venenosa agua, era un foco de energía del lado oscuro del planeta y Bane levantó su campamento en una de sus orillas. Mientras Bane esperaba a Githany, el pensaba en una pregunta que hasta el momento no había podido responderse a sí mismo, una vez que se deshiciera de la Hermandad, en donde conseguiría un aprendiz digno de adquirir tal conocimiento. Cuando Githany llegó, ella se abalanzó contra Bane y le propinó un apasionado beso, pero Bane sintió el veneno en sus labios y rápidamente se dio cuenta que Kaan la había enviado a Ambria para que lo matase; a pesar de ello el optaría por mantener aquello en secreto. Viendo que Githany comprendía la fuente de poder del lado oscuro, el pensó que ella podía convertirse en su aprendiz. El se dio cuenta a la vez, que ella tenía una fuerte creencia en las enseñanzas de Kaan y su Hermandad. Bane así pues la dejó ir no sin volverla a besar antes, conciente de que los labios de la hermosa mujer poseían el insípido veneno del worrt de las rocas. El estaba confiado que el veneno no surtiría efecto alguno en él.

Fue demasiado tarde cuando Bane se dio cuenta de la duplicidad de Githany, ella había utilizado un veneno leve para cubrir una toxina mucho más poderosa conocida como synox, la cual era utilizada por muchos asesinos a través de la galaxia. Debilitado por el veneno, Bane fue incapaz de curarse así mismo a través del lado oscuro y así pues viajó a través de los campos de batalla localizados en Ambria, tratando de alimentarse del sufrimiento de aquellos que habían muerto en el campo de batalla para utilizarlos en pro suya. A pesar de ello, el lado oscuro era demasiado débil en el planeta, incluso el mismo lago Natth no tenía uso alguno, el poder del lado oscuro había sido bloqueado en las profundidades del mismo por los antiguos Jedi.

Cayendo inconciente, Bane colapsó, quedando moribundo. Un pequeño muchacho llamado Mikki que pululaba por las inmediaciones, junto a su padre y sus hermanos, recogió el sable de Bane. Viendo aquello como una chance, Bane utilizó la Fuerza para controlar el sable de luz matando a los niños uno a uno. Durante aquella atroz matanza, Bane adquirió la fuerza suficiente de la angustia y el horror del padre, como para ponerse nuevamente de pie y buscar una cura. A pesar de que el padre suplicó merced, Bane lo liquidó, aseverando que los fuertes no rogaban por piedad.

Fortalecido, el Señor Oscuro pudo luchar contra los efectos del veneno lo suficiente como para seguir su senda de curación. El descubriría un curandero sensible a la Fuerza conocido como Caleb, Bane se encontró confundido por el rechazo del hombre a curarlo. Caleb no le tenía miedo al poder de Bane y estaba determinado a no utilizar sus poderes de curación con Jedi o Sith y participar directa o indirectamente del conflicto entre ambos bandos. Pero Bane encontró la manera de convencer al curandero, amenazando a la hija del curandero y forzando a Caleb a darle la cura requerida. Una vez que el curandero, logró eliminar el veneno del cuerpo del Sith, Bane decidió no matar ni a Caleb ni a su hija, llegando a la conclusión que los talentos del curandero le podrían servir en el futuro. Dejando atrás Ambria, la determinación de Bane en destruir a la Hermandad de Kaan era más sólida.

La caída de la Hermandad y el nacimiento del Nuevo Orden

Bane llegaría hasta Ruusan, logrando infiltrarse burlando el bloqueo orbital de los Sith. El poderoso ser humano llegaría en medio de una reunión en la cual Kaan mostraba la táctica de cómo enfrentarían a los Sith. Consternado por el retorno de Bane, Kaan accedió a seguir las instrucciones de Bane, para derrotar a los Jedi a través del poder del Lado Oscuro. Antes de la Sexta Batalla de Ruusan, los Sith se unieron en un círculo de meditación, lo que le permitió a Darth Bane, desplegar una ola de destrucción ante los inadvertidos Jedi, destruyendo todo un bosque y dejando a los Jedi expuestos. Sintiendo la oscuridad dentro de Bane, Kaan rompió el círculo, argumentando que terminarían de derrotar a los Jedi utilizando tácticas convencionales. Lord Kopecz fue el último de los Sith en unirse a la fuerza de ataque de Kaan, informándole a Bane que su supuesta lealtad al lado oscuro antes por sobre la Hermandad, no sería aceptada por Kaan y los otros Sith.

Bane regresó al campamento Sith determinado a continuar con su plan para acabar con los Sith. Una vez que Bane llegó al abandonado campamento, fue confrontado por Qordis, quien le ofreció ayudarlo en su gesta contra Kaan y que tomase el control de la Hermandad.

Disgustado porque Qordis no comprendía la verdadera necesidad de Bane, que era la destrucción de la Hermandad para la sobrevivencia de los Sith, utilizó el lado oscuro para estrangular a su antiguo maestro hasta matarlo. Luego de ello, se introdujo en la carpa de Kaan y utilizando el equipo de comunicaciones privado del líder de la Hermandad, le ordenó a la flota Sith que formaba el bloqueo orbital a romper el bloqueo y atacar a los Jedi.

Por otro lado Lord Hoth y su armada huían de Kaan y sus hombres que les propinaban un ataque aéreo. A pesar de los esfuerzos de Hoth, pronto se vio superado por la poderosa armada Sith y los Jedi comenzaron a caer uno a uno. Con Hoth determinado a realizar su última parada ante los Sith, la victoria de Kaan era inminente. Pero las cosas no saldrían tal como el Sith lo esperaba. Rompiendo el bloqueo orbital, el Jedi Valenthyne Farfalla y sus cañoneras arribaron, forzando a los Sith a huir. Las acciones de Bane habían comenzado a dar sus frutos, las fuerzas de Farfalla, acabaron con una gran cantidad de señores oscuros y los remanentes Sith que permanecieron en tierra firme fueron forzados a rendirse. A pesar de ello, Kaan y los Señores Oscuros más importantes lograron huir en sus voladores. Farfalla había salvado a Hoth y las rencillas entre la Orden Jedi habían acabado del todo, a pesar de las bajas, los Jedi estaban mucho más fuertes y determinados que nunca.

Cuando Kaan volvió al campamento, encontró a Bane dentro de su carpa. Allí, Bane abiertamente admitió que había sido el quien le había ordenado a la flota Sith a romper el bloqueo. En su confrontación, Bane le hizo creer a Kaan que el líder de la hermandad había logrado manipularlo mentalmente, tal como Kaan lo hacía con los demás Señores Sith. Creyendo que Bane ahora respondía a sus designios, Kaan llevó a los Sith hacia las cuevas de Ruusan en donde intentaba atraer a los Jedi y detonar la bomba mental. Hoth y Farfalla pronto descubrirían que Kaan estaba huyendo junto a sus tropas, sin aparente razón alguna.

Conciente de que serían derrotados si no tomaba ciertas medidas, Kaan reunió al remanente de los Señores Sith y se preparó para hacer estallar la bomba mental, contra sus perseguidores. Githany y Kopecz sospechaban, que algo andaba mal en toda esta situación. Mientras Kopecz logró huir de la cueva, Githany fue forzada por el poder de Kaan a formar parte del ritual dentro de las cuevas. Cuando ella inició los cánticos con el resto de los Sith, ella se dio cuenta que no sobreviviría a la bomba mental al igual que todos los Sith, por lo que intentó huir de la cueva. Las tropas Sith que resguardaban las entradas de la cueva ofrecieron una débil resistencia contra los Jedi. Kopecz, herido y agonizante, le contó a Farfalla los planes de Kaan a cambio de una rápida muerte a manos del Maestro Jedi. Cuando Hoth llegó, Farfalla le dijo lo que había descubierto. Hoth creía que Kaan no podía dejar Ruusan vivo y solicitó por voluntarios para una misión suicida adentrándose en las cuevas y haciéndole frente a Kaan. Hoth era conciente que el poder de la bomba mental mataría a todos incluso al señor oscuro y a su confiada hermandad. Escogiendo exactamente 99 Jedi para que lo acompañasen, Hoth los lideró dentro de los túneles y marchó hacia una segura muerte.

Hoth encontró a Kaan, pero no pudo evitar que el Sith hiciese estallar la bomba mental. La ola de destrucción mató a Hoth, Kaan, a los Jedi en la cueva, a Githany y a todos los Señores Sith presentes. Muchas millas lejos del estallido, Farfalla y los otros Jedi sintieron la muerte y desplegaron un equipo para acabar con todos los sobrevivientes Sith. Bane, quien se encontraba millas lejos, (5) sabía que su plan había funcionado, los Jedi no eran concientes de su existencia ya que creían que todos los Sith habían sido alcanzados por la bomba mental. Sería pues la ignorancia de los Jedi, la que le permitiría a Bane restituir el antiguo estilo de la orden de los Sith. A pesar de todo, aún una pregunta atormentaba a Bane: ¿Cómo podría establecer su Regla de Dos ? El necesitaba encontrar un aprendiz al cual le pudiese enseñar lo que había aprendido.

Luego de la batalla, una pequeña niña llamada Rain, que de alguna manera había logrado sobrevivir a la guerra, fue despertada por su compañero Bouncer, llamado Laa. La paz de su mente fue de pronto cortada cuando dos Jedi asesinaron al Bouncer frente a ella, ya que estos habían recibido órdenes del mismo Farfalla, de liquidar a todos los Bouncers que al parecer se habían vuelto locos luego del estallido de la bomba mental. Consumida por el odio, ella utilizó la Fuerza para matar a ambos Jedi. Coincidentemente en su camino de huída, Bane la encontró e inmediatamente supo que ella podía ser la aprendiz que el tanto buscaba.

Sorprendentemente, la niña aceptó ir con Bane, revelándole su verdadero nombre, Zannah y pasando sobre su primo Darovit el cual intentó luchar contra Bane. Zannah causó que la mano de Darovit explotara y Bane cuestionó el porqué lo había dejado vivir, a lo que la niña respondió que su muerte no sería para nada necesaria ya que el no era una real amenaza, aún con el conocimiento de que los Sith habían sobrevivido. Bane comenzó a enseñarle a la niña sobre el lado oscuro, sabiendo que ella se convertiría en alguien muy poderoso algún día. En el campamento Sith de Ruusan, Bane descubrió un documento de Qordis, que hablaba de la tumba de Freedon Nadd, ubicada en Dxun, una luna de Onderon. Bane se dio cuenta que el podría encontrar un mayor conocimiento del lado oscuro allí. Como prueba final, el le dijo a Zannah que encontrara su propia salida de Ruusan. Ellos se encontrarían después en Onderon, en donde si ella llegara sería digna de unirse a los Sith.

Forjando el futuro de los Sith

Luego de dejar Ruusan, Bane se dirigió hasta Onderon en su nave, el Valcyn . El esperaba aprender los secretos que escondía la tumba del antiguo Señor Sith Freedon Nadd, pero su pasado regresaría para acecharlo. El espíritu de su mentor, Lord Qordis, lo juzgó por abandonar a la Hermandad. Bane insistió que el solo estaba trabajando en pro de la causa de los Sith, pero la furia de Bane contra el espíritu de Qordis creó ciertas fallas en los controles de la nave y la nave de Bane cayó en el bosque infestado de bestias de la luna de Dxun.

Bane, a pesar de ello, pudo sobrevivir a la colisión a pesar que la nave fue destruida por el impacto. La selva parecía reclamar la vida de Bane, pero el logró arreglárselas para sobrevivir. El fue atacado por bestias y mounstruos, mostrándose frustrado. El espíritu de Lord Kaan de pronto se le apareció, ofreciéndole ayuda. A pesar de haber sido rivales durante la etapa mortal de Kaan, Bane siguió la silueta del fantasma y pudo encontrar las ruinas de la cripta de la tumba de Freedon Nadd. El pudo sentir la presencia del lado oscuro en la tumba y supo que encontraría lo que estaba buscando allí. Kaan lo llevó hasta un holocrón Sith, en donde fue atacado por unas criaturas simbiontes llamadas orbaliskos. Estos atacaron el cuerpo de Bane, causándole un tremendo dolor y convirtiéndose parte de él, adhiriéndose a su cuerpo y formando una especie de armadura que le ocasionaría cierto beneficio inmediato al Sith. Estas criaturas eran capaces de resistir ataques de sables de luz, convirtiendo a Bane en un contendiente casi invencible durante la batalla. A pesar de ello, los orbaliskos no podrían ser removidos a través ningún método.

Luego de emplear días, estudiando el holocrón de Freedon Nadd, Bane abandonó la tumba con el holocrón para dirigirse hasta Onderon.

Logrando domar a una bestia voladora utilizando los poderes del lado oscuro, el logró emanar a los antiguos jinetes de bestias de la antigüedad. Así pues Bane logró volar hasta los límites de la atmósfera en donde planeó anudar la luna con el planeta Onderon de manera que pudiese cruzar hasta aquel planeta para encontrar a su aprendiz. Una vez allí, encontró a Zannah siendo amenazada por un grupo de jinetes de bestias. Bane y su mounstruo, atacaron a los jinetes, liquidándolos a ellos y a sus animales de monta.

Eventualmente, Bane nombró a Zannah como su nueva aprendiz, dándole el rango de Darth y poniendo su nueva organización de la Orden Sith en marcha. Los futuros Señores Sith tendrían que desarrollar la paciencia, el planeamiento y el sigilo; ostentando cada uno de ellos el título de Darth, una tradición que databa de muchos años atrás, antes del tiempo de la Guerra Civil Jedi.

Darth Bane y, la ahora, Darth Zannah, adquirieron un nuevo transporte de un mercader Neimoidiano y abandonaron Onderon. Desde el año 1000 ABY hasta el 990 ABY, Bane y Zannah vivieron en su campamento en Ambria, a pesar de que ellos viajaran a otros planetas ocasionalmente. Bane y su nueva aprendiz, promovieron a grupos rebeldes en diferentes planetas durante muchos años, con el fin de causar una serie de distracciones a la República. Zannah retornó de una misión en el año 990 ABY con un usuario del lado oscuro llamado Helton y sus ocho Asesinos Sombra Umbaranos. Los asesinos atacaron al Señor Oscuro, a pesar de ello, Bane fue capaz de liquidarlos y matar a Helton. El entonces atacó a su aprendiz, desplegando una despiadada ira y casi la mata. Zannah fue capaz de salvarse revelando que todo ello había sido parte de un plan, un truco para matar a Helton y obtener ciertos datos sobre Tython, antiguo hogar de la antigua fortaleza de Lord Belia Darzu. Helton aseguraba, que allí existía información de como crear holocrones, algo en lo cual Bane estaba sumamente interesado, pero había fallado muchas veces en lograr.

Así pues Bane viajó hasta Tython, y envió a su aprendiz como agente encubierto hasta el Templo Jedi. Bane creía que los orbaliskos lo estaban debilitando por lo que debía de encontrar la forma de deshacerse de ellos. En Tython, Bane se vio forzado a enfrentar a docenas de tecno bestias antes de que pudiese tomar el holocrón. A partir de ello, el aprendió el secreto de cómo crear un holocrón que funcionase adecuadamente.

Poco después de su gran triunfo en Tython, su aprendiz llegó al lugar junto con su primo Darovit. Darovit había revelado su existencia a los Jedi y había sido llevado hasta el Templo Jedi para que hablase con el Concilio. En los archivos el encontró a Zannah, a quien reconoció como su compañera de niñez a pesar de su disfraz. Así pues ambos viajaron juntos, luego que Darovit le dijera que el ya le había informado a los Jedi sobre su existencia.

Darth Zannah le dijo a Bane, que los Jedi, liderados por Valenthyne Farfalla, la habían seguido y ambos se prepararon para la batalla. A pesar de que eran superados numéricamente, los Sith eran grandes duelistas. Gracias a la ferocidad del estilo de pelea de Bane (6) y a su armadura de orbaliskos, logrando el triunfo sobre sus oponentes. En respuesta, los parásitos desplegaron un veneno que mataría a Bane en días si es que no encontraba una cura inmediata. Zannah sabía que la única persona que podría curar a su maestro sería el curandero Caleb de Ambria.

Ella llevó a su maestro hasta Ambria, junto con Darovit. Allí encontraron a Caleb. El curandero se rechazó a cooperar nuevamente, debido a que su hija ya vivía en otro planeta y no había forma alguna que Zannah lograra cierta influencia sobre él. Influenciada por Darovit y debido a la insistencia de Caleb de que el curaría a Bane si es que ella rechazaba el lado oscuro, Zannah cometió traición a los ojos de los Sith, cuando accedió a renunciar al lado oscuro y retornar a la luz. Caleb entonces empezó a curar a Bane, de manera que pudiesen llamar a los Jedi y arrestar al Sith.

Cuando Bane se levantó días después, el ya había sido despojado de los orbaliskos y había sido curado de su veneno. Zannah le contó lo que había hecho y el expresó su disconformidad antes de pedirle que lo matara. Pero Zannah tenía otro plan en mente. Encendiendo su sable de luz, ella mató a Caleb y luego utilizó su poder para convertir a Darovit en un demente. Ella se escondió junto a Bane, bajo la cabaña del curandero una vez que los Jedi arribaron. Todo lo que los Jedi encontraron fue a Darovit quien en su locura atacó a los Jedi. Los poderosos usuarios del lado de la luz, no tuvieron problema alguno para acabar con Darovit, creyendo que el era el Sith. Después de todo, los Jedi creyeron que finalmente habían eliminado a los Sith. Cuando Bane despertó, Zannah le contó lo que había sucedido y el Señor Oscuro admitió que la había subestimado, mostrando gran orgullo por su aprendiz. Algún día, el le diría que ella tendría el poder para sucederlo y tomar un nuevo aprendiz. Luego de que Bane se recuperara, ambos abandonarían Ambria.

Siglos después, los Jedi se darían cuenta de cuan errados estaban. En el año 19 ABY, el sueño de Bane se haría realidad y su Regla de Dos fue validada cuando los Sith, bajo el liderazgo de Darth Sidious, finalmente lograron reinar la galaxia nuevamente.

El legado del Señor Oscuro

Se sabe que en algún momento de su vida, Bane logró confeccionar un holocrón, el cual caería en las manos de Darth Krayt posteriormente. En el año 137 DBY, este holocrón fue activado junto con los holocrones de Darth Nihilus y Darth Andeddu en Korriban, por el mismo Darth Kray. El nuevo señor de los Sith, deseaba aprender sobre la experiencia de Bane con los parasitarios orbaliskos y así obtener la manera de cómo sobrevivir a su propia infeccion por los organismos Yuuzhan Vong que habitaban su cuerpo a modo de armadura, similar a la de Bane. A pesar de ser un Sith, Bane juzgó a Darth Krayt por no seguir la Regla de Dos , diciéndole a Krayt que su nueva Regla de Uno , era una herejía para lo que representaba la Orden Sith. Krayt no pudo obtener nada del holocrón del reformista Sith.

Notas:

  1. La palabra Bane significa “Desgracia, Perdición, Ruina”; como es el apodo que luego usaría como distintivo, se lo ha dejado sin traducir. En el antiguo inglés, Bane o “Bana” significa asesino. A su vez en tres lenguajes escandinavos, Bane significa: “muerte violenta”.
  2. El “Despliege del Idiota” es una jugada de sabacc, que resulta de la combinación de una serie de cartas la cual es muy difícil de lograr. Había dos formas de llevarse el pozo de sabacc. Una era consiguiendo una mano que sumara veintitrés puntos exactos, un sabacc puro. Pero había una mano incluso mejor: un despliegue de idiota. Con las reglas bespinianas modificadas, si alguien tenía una mano con un dos y un tres del mismo palo y recibía la figura conocida como el Idiota, la cual no tenía ningún valor, conseguía un despliegue del idiota… un 23 literal. Era posiblemente la mano más poco común, y valía más que un sabacc puro.
  3. Varias contradicciones, mayores y menores existen en las narraciones que comprenden la vida de Bane, como el comic Jedi vs. Sith, el relato Bane of the Sith y la novela Path of Destruction. En la historia Bane of the Sith y la biografía de Bane mostrada en la Guía Esencial de Personajes, se dice que Bane entrenó exclusivamente bajo la tutela de Qordis, mientras que en la novela se menciona que el entrenó bajo la tutela de Qordis y muchos otros Maestros Sith, como Kas’im, en la Academia de Korriban.
  4. A su vez, en Bane de los Sith y Darth Bane: Camino de Destrucción, el sable de luz de Bane es descrito como un garfio, similar al del Conde Dooku. Fue dicho muchas veces en Camino de la destrucción que Bane tenía un sable de luz curvo, y una de las primeras cosas que notó cuando lo recibió fue su peculiar apariencia. A pesar de ello, en todas las ilustraciones, incluso aquellas luego de publicada aquella novela, Darth Bane es mostrado con un sable de luz de mango estándar. La versión del sable curvo es la más acertada.
  5. En Bane de los Sith, Bane huye de Ruusan cuando Kaan no hace caso a su advertencia por no detener la bomba mental. Los espíritus del lado oscuro luego lo llaman cobarde por huir y Bane se defiende diciendo que los Sith debían de sobrevivir. Hasta que llega a Onderon, el intentó resucitar la Hermandad. Mientras tanto el Camino de Destrucción, Bane determina eliminar a la Hermandad luego de estudiar el holocrón de Revan y una serie de escritos los cuales determinan que los Sith nunca pueden ser iguales entre sí.
  6. Bane era un practicante del Djem So, Darth Bane era un increíble duelista, evidenciado por la derrota de Kas’im, un reverenciado duelista entre la orden. Su maestría en el Djem So fue evidenciada cuando este luchó contra cuatro Jedi, tres de los cuatro eran Maestros y uno de ellos era un maestro duelista, logrando acabar con dos de ellos. Bane a su vez poseía conocimientos del Soresu, utilizándolo para deflectar disparos de bláster y ataques de sables de luz. A su vez, Bane era un gran combatiente mano a mano y poseía una excelente forma física. Antes de su entrenamiento con la Hermandad, Bane ocasionalmente podía utilizar la Fuerza y tener visiones precognitivas, especialmente durante las batallas y situaciones extremas.