Defensor Planetario v-150

  • Afiliación:Alianza Rebelde
  • Origen:- varios -
  • Manufacturado:Kuat Drive Yards
  • Tipo:Cañón de Iones Planetario
  • Apariciones:Episodio V

Entre las principales armas usadas para la defensa de posiciones y fortalezas, el cañón de iones tiene un lugar muy importante debido a sus facultades contra cualquier tipo de artefacto electrónico. Pero cuando se necesitan emplazamientos capaces de alcanzar objetivos a gran altitud, uno de los modelos usados es el Defensor Planetario v-150 fabricado por Kuat Drive Yards. Al igual que sus equivalentes a menor escala, esta poderosa pieza de artillería es capaz de disparar tremendas descargas de partículas ionizadas contra naves capitales que se encuentran a baja orbita. Son armas muy temibles ya que sus disparos pueden atravesar los escudos más fuertes. Sin embargo, no se debe a que provocan un serio daño físico; sino que, más bien, inhabilitan a sus blancos al sobrecargar sus circuitos y anular todos sus sistemas electrónicos, como motores, armas, escudos, sistemas de computadoras, entre otros.

Un Cañón de Iones Planetario v-150 con la  coraza cerrada
Un Cañón de Iones Planetario v-150 con la coraza cerrada

La idea de un cañón de iones de tales dimensiones era tecnológicamente imposible de producir, hasta que Kuat Drive Yards desarrolló el defensor planetario v-150. Éste consiste en una inmensa coraza esférica, y potenciado por un masivo reactor enterrado cerca de 40 metros debajo del nivel del suelo. Cuando se activa, le toma unos cuantos minutos al cañón de iones rotar sobre su base y colocarse en posición, mientras la cubierta protectora se retrae para revelar la boca del cañón. Se requiere un equipo de 27 personas, encargadas de operar el cañón y las computadoras de tiro. Uno de éstos puede costar alrededor de 500 000 créditos, un precio restrictivo muy elevado, incluso para muchos gobiernos planetarios.

Pero debido a su tamaño, no puede ser movilizado y es vulnerable al ataque de tropas de tierra o desde el espacio, por lo que depende de su coraza protectora. Sin embargo, el tiempo de activación en el que la cubierta se retrae puede ser aprovechado por los atacantes para atacar sus componentes internos. El v-150 posee un vector de fuego limitado, por lo que sólo puede proteger un área no mayor a unos pocos kilómetros cuadrados. Es por eso que son colocados cerca de facilidades vitales como bases militares, generadores de escudos planetarios, puertos estelares, y ciudades principales. Además, están limitados por su baja rapidez de fuego, sólo pueden disparar una voleada cada seis segundos, por lo que deben emplearse varias de estas armas para asegurar una adecuada protección.

El Defensor Planetario v-150 de la Base Eco
El Defensor Planetario v-150 de la Base Eco

Comúnmente son usados para suplementar escudos planetarios, los cuales tienen la desventaja de que tardan varios minutos en activarse y son imprácticos de mantener encendidos debido al enorme consumo de energía. Esto se suma al hecho de que las naves enemigas se aparecen casi siempre sin advertencia. Para cubrir esta debilidad, los planetas dependen de armas como los cañones de iones y turbolásers planetarios para repeler a los atacantes hasta que la barrera pueda ser levantada. El cañón puede sincronizarse con los escudos para un fuego defensivo estratégico. Al desactivarse los escudos por unos segundos es cuando el cañón puede abrir fuego sobre las naves enemigas. Una vez cumplida la ronda, se vuelve a levantar la barrera antes de que el enemigo pueda devolver el fuego.

El Destructor Imperial Tirano es incapacitado  durante la Batalla de Hoth
El Destructor Imperial Tirano es incapacitado durante la Batalla de Hoth

Ésta táctica fue empleada exitosamente durante la evacuación de las fuerzas Rebeldes durante el asedio Imperial al proteger a los transportes que escapaban el planeta y permitirles pasar a través del bloqueo Imperial. El v-150 fue una de las defensas principales de la Base Eco en el congelado mundo de Hoth. Sus disparos fueron los que dieron comienzo a la Batalla de Hoth, cuando su primera ráfaga alcanzó y neutralizó al Destructor Estelar Imperial Tirano. Esto permitió escapar al Transporte Rebelde Quantum Storm. Conectado al generador principal, la potencia era suministrada por el reactor robado de un Crucero de Batalla Clase-Praetor y electroscopios y sensores de larga distancia instalados dentro de la fortificación brindaban información para una mejor puntería y eficiencia. A medida que los caminantes Imperiales se acercaban, los operadores del cañón, todos nativos de Alderaan, permanecieron en sus posiciones hasta el final de la batalla. Cuando se dio finalmente la orden de evacuación, programaron la autodestrucción del generador del v-150 en orden para cubrir la retirada de los últimos transportes.

Debido a lo difícil que es adquirir una de estas piezas, los cañones de iones planetarios eran colocados en para defender algunas bases importantes de la Alianza. En el tiempo de la Nueva República, se comenzaron a colocar más cañones de iones en puntos estratégicos de la galaxia, aunque eran inútiles contra los invasores Yuuzhan Vong, quienes poseían una tecnología puramente orgánica ya que aborrecían todo tipo de tecnología mecánica.