Droide de Batalla B1

  • Afiliación:Federación de Comercio, Tecno Unión, Confederación de Sistemas Independientes
  • Fabricante:Autómata de Combate Baktoid
  • Dimensiones:1.91 m de altura
  • Equipo:Dispositivo de Control a distancia
  • Armamento:Rifle Blaster, Pistola Blaster
  • Transporte:AAT, MTT, STAP
  • Apariciones:Episodios I, II y III

El droide de batalla B1 representaba la columna vertebral de la Armada de la Federación de Comercio y, posteriormente, de la Armada Droide Separatista. Eran fabricados en gran cantidad durante la era del Alzamiento del Imperio, quizás los más numerosos soldados existentes en la historia de la galaxia. Estos eran capaces de actuar en panoramas hostiles para seres vivientes, como submarinos y espaciales. Estaban diseñados para superar a su enemigo, desarrollando tácticas que hiciesen prevalecer y utilizar su superioridad numérica con respecto al enemigo.

Droides en plena batalla
Droides en plena batalla

Sus cabezas estaban diseñadas para imitar la forma del cráneo de un neimoidiano. Estos eran físicamente idénticos a su predecesor, el droide de batalla serie OOM. Inicialmente, no estaban identificados con colores para establecer rango o funciones, situación que cambió con el devenir de la guerra.

Los B1 usualmente estaban dirigidos por un control central, localizado en una nave espacial o en una instalación dotada de gran protección. Esto permitía a sus amos tener un control mayor sobre las unidades droides y usarlas a su antojo. Sin embargo, a pesar de que estos controles operaban a gran distancia o estaban sumamente fortificados, representaba un punto débil, ya que si éste era destruido, los droides se desactivaban en el acto. Esto permitió la victoria sobre el ejército de la Federación en la Batalla de Naboo, en la cual Anakin Skywalker destruyó la nave de control droide. Aquella derrota, generó el interés en el desarrollo de droides de batalla independientes, lo cual es respuesta a este suceso. A pesar de que las primeras generaciones eran totalmente dependientes de una computadora de control central, los modelos después de la invasión a Naboo mostraban cierto grado de independencia y personalidad.

Los B1 interceptan a los Jedi
Los B1 interceptan a los Jedi

En casos extremos, los droides desactivaban los electro-magnetos que mantenían sus articulaciones unidas y en movimiento. Esta debilidad en el droide fue aprovechada durante las Guerras Clónicas por los soldados clones, ya que comúnmente se veían enfrentados contra numerosas formaciones de droides.

Estos droides fueron diseñados para ser producidos a bajo costo y en cantidades masivas. Como resultado de esto, eran muy vulnerables ante fuego enemigo y no tenían una inteligencia artificial demasiado desarrollada; pero su fuerza radicaba en su superioridad numérica, pues solían ser desplegados en grandes cantidades. Otros modelos de droides como el droideka o el super droide de batalla B2 eran mucho más caros que los B1, y por tanto, vistos en menores cantidades.

Droides de batalla en posición retraida
Droides de batalla en posición retraida

Iban equipados con armas de todo tipo, como el rifle blaster E-5; pistolas blaster; detonadores termales; etc. Se comunicaban en básico mediante una monótona y mecánica voz. Por la época de la Batalla de Naboo, sus voces variaban entre una unidad y otra, pero con la llegada de las Guerras Clónicas, esta se fue estandarizando en las nuevas unidades producidas.

Como se mencionó, los droides de batalla B1 empleaban sofisticadas técnicas de batalla cuando se encontraban en el campo. Masivos y organizados batallones se desplegaban, y raramente se les veía dispersarse para cubrirse; por lo que avanzaban directamente contra sus enemigos. Durante las Guerras Clónicas, el clamor de la batalla hizo que la programación del B1 mostrara ciertas mejoras. Sin embargo, aún sus reacciones eran lentas y su capacidad para decidir sobre acciones rápidas era leve. A pesar de su apariencia débil, los B1 eran capaces de enfrentarse con un enemigo en un combate mano a mano.

Los B1 en Utapau
Los B1 en Utapau

Luego de la crisis de Naboo, en donde las masivas tropas invasoras de la Federación de Comercio, lideradas por el Virrey Nute Gunray, desplegaron una gran cantidad de droides de batalla B1; ciertas leyes prohibirían el uso de armadas droides de parte de la Federación. A su vez, también se le restringió desarrollar armamento militar. La Federación de Comercio, a pesar de ello, reubicó sus centros de producción y laboratorios militares a territorios que se encontraban fuera de la legislación de la República como Geonosis.

Durante esta época, la Federación de Comercio, comenzaría a recuperarse de la inmensa pérdida financiera ocasionada por el fiasco de Naboo. Nuevos modelos de droides de batalla serían desarrollados y nuevas generaciones de soldados fabricadas, tales como el super droide de batalla B2. A pesar de ello, el B1 no sería dejado de lado; éste sería rearmado y reajustado. Aprendiendo la lección de la destrucción de la nave de control sobre Naboo, la Federación de Comercio dotó al B1 con dispositivos de inteligencia artificial, que le permitirían operar sin una señal maestra. Los esféricos centros de las Naves de Control Droide serían rediseñados para operar desde tierra, lo cual los dotaba de una manera más fácil de ser defendidos.

Los B1 vigilan una posición tomada por los Separatistas
Los B1 vigilan una posición tomada por los Separatistas

Cuando la Federación de Comercio, se unió a la Confederación de Sistemas Independientes, ellos se volvieron parte de las fuerzas Separatistas. Los B1 serían entonces los soldados más comunes que se podía observar dentro de las filas. Rumores de que se habrían fabricado en quinquillones corrieron por toda la galaxia. A pesar de ello, sus falencias frustraban al líder del Ejército Droide, el General Grievous.

Estos soldados participaron en muchas batallas, por no decir todas las que se desarrollaron durante las Guerras Clónicas. Campañas como Geonosis, Muunilinst, Christophsis, Teth, Rugosa, Coruscant o Tatooine, fueron algunas de las más representativas en las cuales el B1 jugó un rol preponderante por el número de unidades desplegadas, más que todo. Otro evento importante a mencionar durante esta época, fue el sabotaje realizado a estos droides, por el cual mediante la adición de carvanium a la estructura del droide, estos caían derribados cuando eran alcanzados por cualquier disparo. Estos actos de sabotaje hicieron que el rango de efectividad de los clones con respecto a los droides variara de 1 clon por 20 droides a 1 clon por 50 droides durante el primer año de las Guerras Clónicas.

Los B1 desfilan en Christophsis
Los B1 desfilan en Christophsis

Luego de la ejecución del Concilio Separatista por parte del nuevo aprendiz de Darth Sidious, Darth Vader, los B1 fueron desactivados. A pesar de ello, algunos serían reactivados para servir al Remanente de la Confederación. En los siguientes años, hechos aislados, ocasionarían que estos droides fueran activados, pero sin mayor repercusión. En la Batalla de Mustafar, el Separatista Gizor Dellso reactivó su ejército de droides; por lo que la Legión 501 fue enviada a reprimir el levantamiento. Las falencias demostradas por los droides de batalla B1 hacían que cualitativamente fueran superados por soldados vivientes, razón que pudo contribuir a que durante el Imperio Galáctico no se utilizara droides como principal elemento militar.