Droide Hailfire

  • Afiliación:Clan Bancario InterGaláctico, Confederación de Sistemas Independientes
  • Fabricante:Ingeniería Haor Chall
  • Tipo:Droide con ruedas
  • Dimensiones:8.5 metros de alto
  • Armamento:Lanzadores de misiles, cañones láser
  • Apariciones:Episodio II

De muchas maneras, el Clan Bancario Intergalactico era una organización muy similar al sindicato criminal Hutt. Ambas organizaciones te otorgaban de muy buena manera créditos, te daban muy buenos intereses; y cuando les fallabas al mínimo, ambos grupos intentarían recuperar sus pérdidas a través de actos de violencia. Para realizar sus cobranzas, los Hutts usualmente depositaban su confianza en los caza recompensas, mientras que el Clan Bancario utilizaba su intimidante ejército de droides. Y el Droide Hailfire era uno de los elementos más intimidantes en el arsenal de esta organización.

Vista frontal de un Droide Hailfire
Vista frontal de un Droide Hailfire

Esta máquina de combate consiste en una plataforma de grandes dimensiones con dos enormes ruedas a los costados que generaban gran tracción sobre terreno pavimentado. A pesar de estar preparado para dicho tipo de terreno, este vehículo era muy ligero y poseía una gran movilidad, permitiéndole desplazarse sin problemas en otros tipos de terreno, como la superficie rocosa de Geonosis. Las unidades de conducción, localizadas en cada rueda, le proveían al vehículo las coordenadas predeterminadas utilizando una serie de rutas pre-programadas. Los scanners ubicados en las unidades de navegación, determinaban si las rutas a seguir estaban libres de obstáculos. Durante el combate, las unidades de navegación se reajustaban para enfocarse en los alrededores, colocando al vehículo en un estado de alerta. Cuando los motores se reactivaban, el vehículo aceleraba hasta llegar a su velocidad límite en solo segundos. Este sistema hacía parecer al Hailfire como un droide errático, cuando realmente siempre estaba alerta de su siguiente paso y de lo que ocurría a su alrededor.

El droide cuenta con lanzadores de misiles
El droide cuenta con lanzadores de misiles

El grueso de los sensores del Hailfire se encontraba conglomerado en un único fotorreceptor ubicado dentro de la armadura del droide. El fotorreceptor incluía dispositivos de imágenes infrarrojas, sensores de rango y un sistema de detección y ubicación de objetivos. Debido a que los blancos del Hailfire son programados con anticipación, el vehículo no necesita un circuito lógico avanzado; éste se une a la batalla y acaba con cualquier cosa identificada como una unidad enemiga. Esto hace que el droide priorice sus blancos, pero los controladores droides pueden programarlo para compensar esto y tener otro comportamiento en batalla.

Su sistema de armas está diseñado para realizar ataques rápidos. Dos baterías de misiles montadas en la unidad central pueden llevar un total de 30 misiles, configurados para generar destrucción de grandes proporciones. Los misiles era de corto alcance y estaban dotados de cabezas guías, las cuales causaban cierto daño colateral cuando alcanzaban un blanco determinado. Contra unidades móviles, tales como lanzaderas o cañoneras, el Hailfire lanzaba ataques de misiles en grupos de tres o cuatro contra un mismo blanco para tratar de asegurarse de que al menos uno de ellos alcanzara su objetivo. Una vez que los 30 misiles se lanzaban, el Hailfire debía de retornar al hangar o base establecida para recargarse y recibir indicaciones acerca de sus nuevos objetivos.

Droides Hailfire defienden Muunilinst
Droides Hailfire defienden Muunilinst

El Hailfire poseía un único bláster anti-personal retráctil; pero el vehículo generalmente depositaba su protección a las tropas terrestres durante un combate. En algunos casos, un escuadrón entero de súper droides de batalla o tres Tanques Droide de la Alianza Corporativa, se asignaban para proteger a un solo Hailfire. Quizás la mayor debilidad de esta unidad, recaía en que era especialmente vulnerable cuando se retiraba a recargarse.

Estos droides fueron desplegados durante la batalla de Geonosis cerca del área de la arena Petranaki. Con su poderoso armamento, demostró ser muy letal contra blancos pesados. Descargando sus misiles por el campo de batalla, lograba causar estragos en los lentos caminantes Republicanos, los cuales no podían evadir sus misiles que podían penetrar su blindaje. A su vez, estuvieron apostados en varios puntos claves de los Separatistas como Muunilinst, centro de operaciones del Clan Bancario Intergaláctico. En una ocasión, uno de estos droides tuvo un enfrentamiento personal con el Maestro Jedi Yoda, en el cual el antiguo maestro pudo corroborar la gran capacidad y potencia de aquella máquina de guerra.