Echo

  • Afiliación:República Galáctica
  • Origen:Kamino
  • Especie / Género:Humano (clon) / Masculino
  • Altura:1.83 metros
  • Armas:Rifle blaster DC-15
  • Transporte:LAAT/i
  • Apariciones:Universo Expandido

Echo era el sobrenombre de un novato soldado clon, quien sirvió a la Gran Armada de la República durante las Guerras Clónicas. Durante sus primeras incursiones en la guerra, este novato, fue destacado a la estación de vigilancia ubicada en la Luna Rishi, la cual servía como punto estratégico de detección de cualquier ataque al planeta Kamino. Al servicio del Sargento O’Niner; Echo gozaba de la tranquilidad que le ofrecía el puesto de vigilancia, ya que de esa manera el podía ponerse al día con el reglamento, con el cual al parecer tenía cierta obsesión.

Uno de aquellos días, un destacamento de los nuevos autómatas separatistas, los Droide Comando, atacó la estación lográndose infiltrar y acabar con cuatro de los soldados clones que servían en aquel lugar, incluido el Sargento. Echo, junto con otros tres clones más conocidos como Hevy, Cutup y Fives, lograron escapar de la amenaza separatista, huyendo por un ducto de ventilación.

Una vez fuera de la estación, Echo y los otros fueron testigos de cómo una Anguila Rishi, acababa con la vida de Cutup, devorándolo. De pronto llegaría el equipo de inspección formado por el Comandante Cody y el Capitán Rex, quienes fueron atacados por los droides separatistas, pero utilizando unos cables pudieron escapar de la plataforma de aterrizaje y unirse a Echo y a sus dos compañeros. Al encontrarse, el grupo fue atacado por una Anguila Rishi, pero un certero disparo de Rex acabó con la criatura. Fue en aquel momento que Rex le haría una marca azul con la palma de su mano, utilizando la sangre de la anguila, en el torso de la armadura de Echo.

Así pues el nuevo equipo diseñaría un plan para retomar la base. El plan tendría resultados positivos, pero cuando los refuerzos separatistas llegaron, decidieron crear un detonador de destrucción masiva, el cual destruiría la estación. Esta acción, alertaría a la flota de la República que los Separatistas se estaban preparando para atacar Kamino, ya que era imposible mandar un mensaje de alerta a la flota, debido al sabotaje hecho por los droides comando previamente.

Cuando los refuerzos aparecieron, incursionando la estación; Rex intentó probar el control remoto del detonador, este falló. Hevy se ofreció como voluntario para arreglar la bomba y quedarse mientras Echo y los otros avanzaron por el ducto de ventilación. La bomba no se activaría vía control remoto y Hevy se quedaría a activarla manualmente. Cuando Echo y los demás quisieron volver para rescatar a su compañero ya era demasiado tarde. La estación fue destruida con todos los droides dentro de ella.

Al no recibir señal alguna de la estación de Rishi, la flota de la República inmediatamente se dio cuenta que algo peligroso sucedía en aquel lugar, e inmediatamente arribaron, atacando a la flota espacial separatista del General Grievous y logrando hacer huir a los separatistas de las inmediaciones de Kamino. Un par de cañoneras de la república, LAAT/i arribaron al rescate de los clones sobrevivientes.

Ya a bordo del Resoluto, Echo y Fives fueron condecorados por los Generales Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi, debido a sus esfuerzos durante la batalla. A su vez el capitán Rex los recomendó para que ocuparan un lugar dentro de la Legión 501.