Federación de Comercio

  • Afiliación:Confederación de Sistemas Independientes
  • Apariciones:Episodios I, II y III

La Federación de Comercio fue fundada más de 350 años antes de la Batalla de Yavin para liderar el transporte y las fuerzas mercantiles de la época. No estuvo siempre bajo los auspicios de los Neimoidianos, pero esa especie, debido a su perspicacia en los negocios y su naturaleza competitiva ganó una posición de control dictatorial sobre el Consejo Directivo de la Federación.

La República había gozado de siglos de crecimiento y prosperidad; era inevitable que su abundancia fomentara la avaricia. Los variados instrumentos de intercambio y comercio hicieron que se congreguen organizaciones de la galaxia para obtener ganancias. Las coaliciones tales como la Federación de Comercio, el Gremio de Comercio, la Tecno Unión y el Clan Bancario Intergalactico, consolidaron sus mercados individuales bajo cuerpos gubernamentales de tal forma que tenían representación en el Senado Galáctico, de manera que ejercían presión y hasta control de las acciones en el parlamento.

La Federación cuenta con un enorme ejército de droides de batalla
La Federación cuenta con un enorme ejército de droides de batalla

En las últimas décadas de la República, la Federación de Comercio, creció inesperadamente con respecto a su alcance, absorbiendo a corporaciones más pequeñas. La escala de la Flota Mercantil de la Federación de Comercio era demasiado grande, como para causar la alarma en el Senado. Ante la utilización de una fuerza tan importante en contra de la República, habría poca oportunidad de detenerla. Es así, como la Federación de Comercio creció más y más, y la República comenzó a poner limitaciones legales a sus operaciones.

Los Neimoidianos optarían entonces por alegar que era necesaria una respuesta ante la piratería en los salvajes límites del Borde Exterior, como causa para armar sus naves. Ejerciendo presión política y sobornando a los funcionarios dominantes del senado, se les permitió colocar legalmente cañones láser y armamento similar en sus transportes y naves. La promesa de una “donación importante” hizo a muchos inspectores de armas mirar la situación de otra manera. Los Neimoidianos podían construir una flota de acorazados en poco tiempo.

La Federación de Comercio, orientada a minimizar los gastos de operación, prefirió trabajo barato y servil de los droides siempre que sea posible. Corporaciones aliadas tales como Haor Chall Ingenieros, fundiciones como Baktoid y otras proveyeron a los Neimoidianos de una fuente de autómatas, aparentemente con funciones solo operativas. Como siempre, la paranoica directiva intentaba proteger sus mercancías; los fabricantes entregaron también soldados y guardias droides.

A pesar del conocimiento que la Federación de Comercio estaba armada, nadie pudo prever meses antes una acción tal como la invasión a Naboo. Los Neimoidianos siempre habían sido muy cuidadosos y sus victorias las obtenían a través de la política en el Senado. La Federación de Comercio era un consorcio de mercancías y proveedores de transporte que eficientemente controlaban la navegación a través de la galaxia; que bajo el mandato de los Neimoidianos, había logrado una representación completa en el senado galáctico, como si fueran miembros de un planeta, aparte de contar con una gran armada de droides. Para contener a la Federación de Comercio, así como para recaudar fondos para el gobierno, la República aprobó los impuestos para las rutas comerciales.

Los Neimodianos copan puestos importantes de la Federación
Los Neimodianos copan puestos importantes de la Federación

Sintiéndose ultrajada, la Federación de Comercio, descaradamente bloqueó el planeta pacífico Naboo en protesta. Su flota masiva de acorazados rodeó el planeta, cortando el ingreso de reservas necesarias para el planeta. La acción en cuestión, causó un gran alboroto en el Senado Galáctico, marcando otro escándalo en la carrera del Canciller Supremo Finis Valorum. Impaciente por resolver el conflicto, Valorum envió secretamente a un par de embajadores Jedi a Naboo en una misión pacífica para tratar con los Neimoidianos.

Lo que nadie en la galaxia sabía, era que la Federación de Comercio era parte de otro juego. La promesa de un beneficioso resultado, engañó a los líderes de la Federación de Comercio, Nute Gunray y Rune Haako, manteniendo complicidad con un misterioso benefactor Sith. Este sombrío ser, llamado Darth Sidious manipulaba cuidadosamente el senado, realizó engorrosas movidas bajo procedimientos legales con el fin evitar que la invasión sea declarada ilegal. Mientras que la Federación de Comercio intentaba ejercer presión sobre la monarca de Naboo en la firma de un tratado de paz que legitimizara el bloqueo.

La reina Padmé Amidala, soberana de Naboo, se mostró firmemente en contra del bloqueo. Los normalmente cobardes Neimoidianos, hicieron lo inesperado. Influenciados por el señor de los Sith, la Federación de Comercio inició una invasión a gran escala al planeta Naboo.

La Federación de Comercio depositó su confianza en su ejército automatizado droide, para realizar la invasión. Legiones de droides a bordo de tanques y transportes, irrumpieron en las ciudades de Naboo. La invasión fue rápida, el pueblo de Naboo no estaba preparado para enfrentar una situación como ésta.

Gunray, Haako y Sidious fallaron en no prever la bravura y fuerza de Amidala. Ella escapó de su reclusión con la ayuda de los Jedi y pidió a los nativos Gungans de Naboo formar una alianza para crear una resistencia y recuperar el planeta. Juntos, podrían sacar a sus opresores fuera. Luego de una tremenda batalla, Haako y Gunray fueron arrestados. Los Neimoidianos, aún así, mantuvieron la existencia de Darth Sidious en secreto.

El intento fallido de invasión hizo que muchas economías ligadas a la Federación, cayeran en la bancarrota. Aún así después de las reprimendas impartidas por el Senado, en cuestión al incidente de Naboo, la Federación de Comercio siguió operando, haciéndose más influyente en el caos político que se avecinaba. Gunray evitó pasar un mal rato por sus transgresiones, y después de cuatro juicios en la Suprema Corte, el aún estaba habilitado de ejercer su título de Virrey. Después de la Batalla de Naboo, formaron un cuerpo selecto de asesinos ofreciendo una jugosa oferta desfogar toda su venganza contra los Jedi.

Tres años después del incidente de Naboo, la República comenzó a disolver las fuerzas armadas la Federación de Comercial. O los Neimoidianos hicieron que el senado lo creyera.

El virrey Nute Gunray pacta con Dooku y los Separatistas
El virrey Nute Gunray pacta con Dooku y los Separatistas

Sintiéndose traicionado por su benefactor Sith, Gunray se alió con el Conde Dooku, un renegado Jedi que lideraba un movimiento separatista en la Galaxia. Dooku estaba respaldado por muchos intereses comerciales para organizar su rebelión, las atrayentes promesas de absoluta permisión al capitalismo resonaban profundamente en la codicia de los empresarios.

Gunray ofreció colaborar con las fuerzas de la Federación de Comercio a la Confederación de Sistemas Independientes con una sola condición: la muerte de Padmé Amidala. La joven senadora de Naboo se había convertido en blanco de muchos intentos de asesinato, pero había escapado una y otra vez. Aún así ya Gunray estaba unido a la causa Separatista y durante la primera batalla de las Guerras Clónicas, la armada de droides de la Federación de Comercio luchó contra la armada de clones de la República.

Muchos hechos sucederían durante esta guerra, pero luego de tres años la Federación caería cuando tras la muerte de Dooku y del General Grievous, el aprendiz del propio Palpatine, Darth Vader, acabara con los líderes Separatistas entre ellos Nute Gunray y desactivara el ejército droide de la Federación. La Federación había actuado solo como un peón en el juego de Palpatine para asumir el poder de la Galaxia. Nunca más sería ni el rastro de lo que fue en su apogeo.

Con la culminación de las Guerras Clónicas y el establecimiento del Nuevo Orden, la Federación de Comercio fue absorbida por el Imperio e “Imperializada” cuando Sentepeth Findos firmó un tratado con el Imperio. Su ascensión al poder fue cuestionada por los otros miembros de la Federación, quienes hicieron el intento de luchar ante cualquier oposición Imperial. Estos pequeños grupos de resistencia fueron eventualmente eliminados y la Federación de Comercio dejó de existir.