Finis Valorum

  • Afiliación:República Galáctica
  • Origen:Coruscant
  • Especie / Genero:Humano / Masculino
  • Altura:1.70 metros
  • Armas:- desconocido -
  • Transporte:- desconocido -
  • Apariciones:Episodio I

Este hombre sirvió como Canciller Supremo de la Antigua República, siendo elegido poco antes de la ascensión del Senador Palpatine, y sirviendo cerca de dos mandatos de cuatro años cada uno en el puesto. Finis fue el último miembro de una familia con estrechos vínculos con la política por cientos de años.

Doce años antes de la batalla de Naboo, el senador Finis Valorum se opuso a las propuestas de Ranulph Tarkin de Eriadu, líder de los militaristas, quien propuso la creación de una armada Republicana para afrontar con mayor capacidad las negociaciones necesarias antes del inicio de la Gran Guerra Hiperespacial Stark. Finis Valorum consideró que una fuerza militar centralizada sólo provocaría el abuso de poder y violaría los principios de la República. Valorum afirmaba que la justicia y la libertad eran la base de la República y que la solución a la nueva crisis se encontraba en la democracia.

Posteriormente logró obtener una reunión entre las partes implicadas: Stark Combine, la Federación de Comercio y representantes de la República. Antes de eso, Finis Valorum tuvo una conversación con un grupo de Jedi del Concilio para analizar el problema principal del conflicto, la escasez de Bacta. El Jedi Tyvokka expresó su duda sobre si la Federación de Comercio y los Thyferranos no estaban creando una falsa escasez. Mientras tanto, Tarkin se reunió con Gunray para solicitarle el nombre del planeta donde se planeaba la reunión, Gunray se negó pero las amenazas de Tarkin le hicieron revelar que Troiken sería el lugar de la cita. Con ello Tarkin estaba listo para eliminar a Stark y de paso librarse de Valorum.

Quinlan Vos y Tholme fueron enviados a Thyferra para investigar los detalles de la escasez y llegaron a una de las plantas. Lo curioso es que al llegar encontraron un droide cazador asesino vigilando el acceso. Luego de derrotarlo, Tholme y Vos se alejaron del lugar con el descubrimiento de que la planta había sido atacada pero no recientemente como se deseaba hacer creer. Al mismo instante se producía la reunión en Troiken. Iaco Stark se hizo presente en la sala junto con un grupo de asociados.

El Senador Valorum confronta a Tarkin

Todo andaba con calma hasta que de pronto Stark se alzó en armas y tomó a los representantes Republicanos y federativos como prisioneros. Stark revela que la situación es necesaria debido a la traición de la República. Sorprendido, Valorum lo increpa pero Stark le dice que han descubierto a un escuadrón de guerra de la República, liderados por Tarkin, acercándose para atacar el punto de reunión. Valorum le respondió que la República no tiene ejército y que Tarkin actuaba por su propia cuenta. Stark les informó que un virus había sido enviado a las computadoras de navegación de la flota y que su salto al hiperespacio será un desastre. Finalmente el resto de la flota será exterminado por las fuerzas de Stark. Nute Gunray, quien había mandado la señal para el ataque desde su Mecanosilla, se sentía asustado al creerse descubierto. Con todo bajo control, Stark tomó a los prisioneros y exigía que la República accediera a todas sus peticiones.

El Jedi Wookie Tyvokka generó el caos antes de ser tomados prisioneros y una batalla se inició. Superados en número, Adi Galia se dedicó a cuidar a Valorum, mientras Qui-Gon Jinn, Plo Koon y el mismo Tyvokka buscaban poner fin al problema. Qui-Gon ordenó a Gunray a poner en batalla a sus droides. Gunray torpemente ordenó a sus droides de batalla eliminar a todos. Cogidos por sorpresa por los droides, los Jedi logran ponerse a salvo, sin embargo Tyvokka es herido. Stark logra escapar mientras en el espacio la flota de Tarkin pasa por su peor momento. Ya ubicados en su transporte, Finis Valorum se comunica con Tarkin y le recriminó su actitud, e inmediatamente le ordenó enviar sus tropas a tierra para buscar una manera de salir vivos de todo el embrollo. Tarkin aceptó de mala gana mientras su flota es destruida.

Mientras tanto, Plo Koon conversaba con el mal herido Tyvokka, quien sintiéndose al borde de la muerte le pidió que aceptara su puesto dentro del Concilio Jedi, tras lo cual Tyvokka murió. Plo Koon fue llamado por Adi Galia y Qui-Gon para realizar la meditación de batalla que les permitiera sobrevivir los incesantes ataques de los cazas de Stark. Librados de eso, se internaron rumbo al encuentro de las tropas de Tarkin. Furioso por tener que seguir las indicaciones de Valorum, Tarkin empezó a criticar la estrategia. Sin embargo al instante llegó el crucero Jedi con Valorum, Qui-Gon Jinn, Adi Galia, Plo Koon y los sobrevivientes del encuentro con Stark. Tarkin amenazó a Valorum con acusarlo de ser el culpable de la situación, pero Valorum le encaró diciendo que nadie en el Senado conoce de su supuesto ejército Republicano.

Antes de que la discusión continuara, las fuerza de Stark continuaban el bombardeo de la zona. Plo Koon les avisó que es momento de ponerse a salvo. Ya en las cuevas subterráneas Plo Koon logró ingresar en la mente de Stark para saber lo que planea. Koon les informó a sus compañeros que las cosas no van fáciles para Stark; muy por el contrario, sus asociados no están dispuestos a alejarse de sus trabajos acostumbrados para introducirse en una guerra a gran escala. Stark los logró calmar, pero ya la herida estaba marcada. Plo Koon también descubrió que Stark deseaba lanzar un ataque inmediato a sus fuerzas y decide esperar el ataque. Las tropas de Tarkin pelearon valientemente recibiendo el apoyo de los Jedi.

Aburrido del soporte de sus contrincantes, Stark ordenó la retirada para esperar a que las municiones se acabaran en el bando de Valorum. Plo Koon entiendía que la situación es peligrosa y decidió sacar del lugar a Valorum junto con Gunray. Qui-Gon Jinn junto a su Padawan Obi-Wan Kenobi, acompañaron a Adi Galia hasta que logra capturar una nave. En el instante en que buscaban una distracción, se escuchó una explosión y lograron escapar del planeta. Casi para llegar a Coruscant la piloto resultó muerta debido a un ataque eléctrico del sistema de seguridad de la nave. Sin piloto, Adi Galia ordenó a Gunray y a Valorum que se introdujeran en las cápsulas de escape. Ayudados por la seguridad de Coruscant y luego de que Valorum lograra demostrar la identificación de los ocupantes, lograron descender en un puerto de embarque.

Valorum conversa con los Jedi acerca de la situación del conflicto

Ya en el Senado, Valorum narró los acontecimientos pero si bien es cierto es reconocido que por él no habían aceptado las exigencias de Stark, se negaron a apoyar a las tropas de Troiken. El Senado consideró que el ataque había sido desautorizado y que por ello Plo Koon y los otros eran completamente prescindibles. Las fuerzas en Troiken empezaron a pasarla duro, sin bacta y con las reservas agotándose. Plo Koon informó de lo acontecido en Coruscant y Tarkin, al saberse abandonado, culpó a Plo Koon de lo acontecido. Sin embargo Plo Koon encontró en los acontecimientos la oportunidad para un nuevo plan. Ayudado por su prima, la joven Sha Koon, Plo logró que los Jedi atrapados en Troiken se unieran en meditación con los Jedi del Templo. El Maestro Kel Dor les pidió que consiguieran una flota para los Jedi, Qui-Gon Jinn encontraría el parche al problema del virus y Tholme se los mandaría. Mace Windu sabía que la República no les daría el apoyo y decidió convencer a su manera a Gunray. Con ello, la flota de la Federación trasladó a los Jedi hasta su destino final.

Plo Koon había conversado mentalmente con Stark y le había prometido inmunidad si colaboraba en el tramo final del conflicto. Stark facilitó el código necesario para acceder al antivirus y las naves de los Jedi pudieron llegar a su destino, con lo cual la batalla final se inició. Tholme y Quinlan Vos lograron escapar de la nave transmisora. Mientras en tierra los soldados de Tarkin, lograron coordinadamente destruir todas las entradas y salidas a Monte Avos. Enceguecido por la gloria, Tarkin culpó a Plo Koon de haberse robado su mando, por ello decidió hacer una jugada final para convertirse en héroe. Con la mayoría de hombres de Stark atrapados en la cueva, dinamita el bloqueo de unos bichos carnívoros del lugar y muere automáticamente, los soldados son devorados inmediatamente, mientras Plo Koon inicia su rápida salida del lugar. Qui-Gon y Obi-Wan pusieron a salvo a Stark y el conflicto llegó a su fin. La muerte de Tarkin fue tomada como un acto heroico y desde entonces se le conoció como el “héroe de Troiken”. Finis Valorum se convirtió en una estrella en crecimiento en el Senado y muchos opinaban que aquello lo ayudó para convertirse en Canciller Supremo. Aunque sus detractores opinaban que “heredó” la cancillería por una cuestión de “prestigio” familiar, más que por mérito propio.

Quizás una de las falencias de Valorum era su falta de carisma. Nunca pudo defenderse de los ataques y de las acusaciones infundadas, que hicieron fuertemente los medios. Estos demandaban que Valorum tenía intereses familiares, que estaban relacionados con beneficiarse de los impuestos aplicados por la Federación de Comercio. Pero estas acusaciones fuero obviadas por Valorum y nunca fueron contradichas con eficacia, sellando su destino político.

Finis Valorum, Canciller Supremo de la República

Cuando Finis comenzaba su segundo mandato, encontró un potencial aliado, el Senador Palpatine de Naboo. Aunque difería con sus maniobras políticas y su forma de actuar, se valía mucho de la opinión y el consejo de éste. Entonces, es por recomendación de Palpatine, que Valorum se echó atrás en la controversial imposición de impuestos en las Zonas de Libre Comercio de la República. Cuando la Federación de Comercio bloqueó Naboo en señal de protesta, muchos eligieron acusar a Valorum por sus inconscientes actos, en vez de culpar a los avariciosos Neimoidianos por sus acciones. La Maestra Jedi Adi Gallia fue enviada a Naboo, notificando de que la situación en el planeta no era la normal y que quizás otros intereses controlaban a la Federación de Comercio.

El Canciller Supremo, ya se encontraba en problemas y era atacado en mayor proporción con falsas acusaciones. Entonces en un acto de llamémoslo “desesperación”, Valorum conciente de los reportes de los Jedi y utilizando otro burocrático procedimiento, despachó en una misión secreta a un par de embajadores Jedi a negociar un fin a la crisis. Quizás un poco tarde, como era de esperarse las negociaciones fallaron. La Federación de Comercio atacó a los embajadores antes de que cualquier conversación se desarrolle. La Reina Amidala, soberana de Naboo,(rescatada por los Jedi de su propio planeta) viajó hasta Coruscant a presentar el caso ante el Senado. Valorum se mostraba complacido de ver a la Reina viva, pero no representaría ninguna ayuda en el hall Senatorial en donde se dejaría llevar una vez más por la influencia de otros y dejando que los procedimientos burocráticos prevalezcan.

Cuando la Reina Amidala apeló al Senado Galáctico para que acabe con el bloqueo, Valorum fue incompetente al actuar de manera blanda ante la resistencia de muchas facciones del Senado. Los Senadores de Malastre, demandaban un reconocimiento a la situación del planeta, lo que el Canciller finalmente fue forzado a aceptar. Actuando de acuerdo a un plan con segundas intenciones, Palpatine sugirió a Amidala a extender un voto de no confianza en la persona de Valorum. Amidala no tenía mucha experiencia ni entendimiento de la forma de operar en el Senado, entonces siguió la recomendación de su Senador y propuso lo sugerido. Poco después, Valorum fue removido del cargo de Canciller, para que Palpatine tome su lugar.

Valorum discute con Organa la situación política de Palpatine
Valorum discute con Organa acerca de la situación política de Palpatine

Valorum permaneció en el anonimato del marco político de la Antigua República por algunos años, que dedicó en escribir su autobiografía y trabajando con el Movimiento de Ayuda a Refugiados, hasta que la tormenta de las Guerras Clónicas cayó sobre la galaxia. Este retornó a Coruscant, alrededor de 16 meses después de la Batalla de Geonosis; para conversar con Bail Organa acerca del desmedidamente creciente poder del Canciller Palpatine. Este creía que era el momento para detener a Palpatine en la adjudicación de poderes adicionales que supuestamente deberían ser temporales. También creía que el ataque pirata al transporte de Organa había sido orquestado por Palpatine, como una manera de eliminar a Organa y de obtener la aprobación del Senado para el Acto de Seguridad y Refuerzo.

Cuando se disponía a dejar Coruscant, Valorum abordó la nave Star of Iskin, para volver a su exilio voluntario. Después de que la nave despegó, esta explotó en mil pedazos, matando a Valorum y a todos los que se encontraban a bordo. Los Separatistas fueron culpados por el ataque. A pesar de sus problemas con la República, la memoria de Valorum, fue honrada con la creación del Finis Valorum Memorial. Este fue erigido en el camino hacia la Cancillería, en el distrito Jrade de Coruscant, durante las Guerras Clónicas.

Notas:

  1. Nótese que en “Star Wars: Galactic Crisis!” se indica que Valorum era también nativo del planeta Naboo, de la misma manera que Palpatine lo era.