Fox

  • Afiliación:República Galáctica, Imperio Galáctico
  • Origen:Kamino
  • Especie / Genero:Humano (clon) / Masculino
  • Altura:1.83 metros
  • Armas:Pistolas blaster, Rifle blaster
  • Transporte:- desconocido -
  • Apariciones:Universo Expandido

Fox era el comandante clon de la afamada Guardia de Coruscant, destacamento de clones encargado a proteger a la capital galáctica durante las Guerras Clónicas.

El Comandante Fox, líder de la Guardia
El Comandante Fox, líder de la Guardia

Como parte de su armamento, solía llevar dos pistolas blaster DC-17 a los lados de su cinturón. Utilizaba en su armadura el característico color carmesí que distinguía a la Guardia destinada a su particular función; y un kama. Cuando la la Senadora Padmé Amidala fue aprisionada en el palacio de Ziro el Hutt, tras indagar sobre el secuestro de Rotta; Fox lideró a su escuadra de clones para rescatarla. Su oportuna acción logró salvar las negociaciones con el señor del crimen, Jabba el Hutt, se tornaron insostenibles al poner a salvo a la senadora.

Debido a que el Conde Dooku puso una recompensa sobre todos los Senadores de la República, era el deber de Fox y sus hombres proteger a aquellos que resideiran en coruscant, ya que se encontraban bajo su jurisdicción. Un incidente ocurrió cuando Fox obtuvo información de sus espías de que un Trandoshano estaba planeando secuestrar al Senador Shayla Paige-Tarkin. Encontró al cazador, pero decidió capturarlo vivo.

Fox en el rescate de Amidala
Fox en el rescate de Amidala

El Trandoshano se dio cuenta de que había sido descubierto y se inició una persecución por las calles de Coruscant. Para mala suerte del caza recompensas, Fox conocía las calles de la ciudad planeta como la palma de su mano; de manera que, junto a sus compañeros, rápidamente acorraló a su presa.

Sin embargo, con el uso de una mochila cohete, el Trandoshano se abrió paso hasta el techo de un edificio contiguo. Persistente en su intento de captura, Fox usó su arpón retráctil para escalar uno de los lados del edificio hasta llegar a la parte superior. En el techo, Fox se encontró con fuego hostil, pero pudo desenvainar su pistola para disparar al secuestrador y obligarlo a rendirse.