Gusano cerebral

  • Tipo:Parásito
  • Origen:Geonosis
  • Dimensiones: 0.5 a 1 m de largo
  • Reproducción: Ovípara
  • Apariciones:The Clone Wars

La fauna galáctica es extremadamente diversa, al punto que nuevas criaturas son descubiertas a cada momento.  Para la República fue sumamente sorprendente descubrir la existencia de los gusanos cerebrales, en la época que cursaban las Guerras Clónicas. Se conocía que los Jedi a través del manejo de la Fuerza podían controlar las mentes de los débiles, o tras ciertos experimentos científicos se podía llegar a ello en seres vivos; pero nunca se vio algo tan sorprendente, natural y bizarro como los efectos alcanzados por los gusanos cerebrales de Geonosis. Estas criaturas representaron una gran amenaza para la Galaxia durante la época que fueron descubiertas..

Un gusano sale de su huevo
Un gusano sale de su huevo

Estos gusanos cerebrales eran parásitos que tenían la capacidad de controlar las mentes de los entes que invadían, incluso después de que estos estuviesen muertos. Estos parásitos solían ingresar a los cuerpos de sus huéspedes a través de los conductos nasales o auditivos, para luego tomar posesión de los cerebros de los mismos y hacer que actuaran de acuerdo con su voluntad. Estos bichos eran engendrados a partir de una especie de huevecillos amarillos. Acostumbradas a vivir en temperaturas cálidas, estos gusanos reaccionaban de manera negativa a temperaturas frías. Esta capacidad particular hizo que se desprendiera la creación de los diversos rumores acerca de una reina Geonosiana que podía mantener una conexión con su colmena aún después de la muerte de sus guerreros.

Cursaban las Guerras Clónicas, cuando la República lanzaría un segundo ataque al planeta Geonosis, tras descubrirse la creación de una nueva fábrica droide por parte de los Separatistas. Tras destruir la fábrica y dar persecución al archiduque Geonosiano Poggle el Menor, los de la República tuvieron que internarse en las misteriosas catacumbas del Templo Progate. La Maestra Luminara Unduli había sido capturada por Poggle y Obi-Wan Kenobi junto con Anakin Skywalker, el Comandante Cody y un destacamento de tropas clones se internaron en aquel oscuro paraje. Los de la República serían atacados en el camino por zombies de geonosianos, los cuales habían sido invadidos por estos gusanos cerebrales y eran inmunes a los disparos. Tras una serie de enfrentamientos, estos llegarían finalmente hasta la cámara de la Reina Karina, donde se encontraba prisionera Luminara.

Un gusano toma a un geonosiano muerto

Karina utilizaba estas criaturas para así poder controlar a los Geonosianos muertos e intentó hacer que estos poseyeran a los Jedi para controlarlos. Sin embargo los astutos Jedi pudieron evitar ello, rescatar a Luminara y aparentemente acabar con Karina.

Sin embargo, en las afueras del Templo ciertos gusanos llegarían un poco más lejos. Luego de la batalla, un gusano logró alojarse dentro de un soldado clon conocido como Scythe, quien descansaba en las inmediaciones. Mientras la compañía de clones, se dirigía hacia la fragata médica que abandonaba el planeta hacia la estación médica de Ord Cestus, el infectado Scythe (controlado mentalmente por el gusano), colocó una buena cantidad de huevos de gusanos en su mochila y los llevó hasta dentro de la nave. Una vez que esta partió al espacio, este infectó a la tripulación de clones. Los clones infectados finalmente tomarían el control de la nave, asesinando a algunos de sus compañeros e infectando a Barriss Offee quien también se encontraba en la nave. Por suerte, Ahsoka Tano recibió cierta información clave por parte de Anakin y rompió el sistema de refrigeración ocasionando que las criaturas se debilitasen y abandonasen los cuerpos de sus huéspedes.

Una posesa Barriss, ataca a Ahsoka

A pesar de ello, Ahsoka y la infectada Barriss tuvieron un duelo de sables de luz el cual no causaría daños graves en ninguna de las dos. Ahsoka finalmente pudo matar al gusano que se alojaba dentro de Offee. En aquel suceso, el clon conocido como Trap y los pilotos murieron. Luego Anakin especularía en como el uso de este parásito podía explicar la manera de cómo los Geonosianos pudieron retomar su planeta luego de la Batalla de Geonosis. Los gusanos cerebrales representaron ser una de las criaturas más extrañas y hubiesen sido causa de estudio de muchos xenobiólogos, pero para seguridad pública estas fueron eliminadas y Geonosis entró en cuarentena considerando a estos parásitos de alta peligrosidad. No se sabe hasta el momento que sucedió con estas criaturas más adelante, pero seguramente no todas fueron eliminadas durante los eventos de la Segunda Batalla de Geonosis.