Gutkurr

  • Origen:Ryloth
  • Alimentación:Carnívoro
  • Dimensiones:2 m de altura (aproximadamente)
  • Apariciones:The Clone Wars

Alrededor de la Galaxia hemos visto una gran cantidad de temibles bestias y depredadores como los gigantescos rancors o los temibles dragones krayt, pero pocos como el extraño Gutkurr. Los Gutkurr, son temibles depredadores, originarios del planeta de los Twi’leks, Ryloth. De procedencia indefinida, los gutkurrs parecen tener cierta descendencia reptil e insectoide. Sus peligrosas extremidades que se bifurcan en dos apéndices filosos, se asemejan a las de muchos reptiles de la galaxia. A su vez, estas criaturas poseen una dura caparazón que se extiende sobre sus lomos. Sus poderosas mandíbulas le dan también ciertas características aviares.

El intimidante gutkurr
El intimidante gutkurr

Corpulentas criaturas de mas de dos metros de altura en promedio, su piel y caparazón son capaces de soportar hasta disparos de pistolas bláster comunes, sin verse afectados. Depredadores, carnívoros, los gutkurrs arremetían contra sus presas utilizando sus poderosas mandíbulas y extremidades. De actitud agresiva, estas criaturas solían desplazarse en manadas, sustituyendo quizás su limitada capacidad intelectual. Estas criaturas emitían una especie de mezcla de rugidos y siséos para comunicarse o expresar su ira.

Durante las Guerras Clónicas, cuando las fuerzas separatistas lideradas por el emir de la Tecno Unión, el avaricioso Wat Tambor, invadieron Ryloth, estos invasores utilizaron a los gutkurr como un arma contra las fuerzas de la República. El droide táctico TX-20, mantenía a un grupo de estos atrapados en celdas. Cuando las fuerzas Republicanas lideradas por el General Jedi Obi-Wan Kenobi, se acercaban a las inmediaciones de la villa Nabat, estos fueron soltados.

Una manada de gutkurrs
Una manada de gutkurrs

Atacando por instinto, los gutkurrs, demostraron ser letales, embistiendo contra las tropas clones que se dirigían hacia la villa. Aproximadamente media docena de clones murieron durante aquel enfrentamiento. Aprovechándose de sus habilidades en la fuerza y del bajo nivel intelectual de estas criaturas, Obi-Wan manipuló sus mentes utilizando un truco mental, para guiarlos hasta un callejón sin salida, el cual sería tapeado, dejando a los gutkurr, atrapados. Por otro lado dos Gutkurr habían ya atacado a los clones: Boil y Waxer, quienes se encontraban con la pequeña twi’lek Numa dentro de su hogar. Ellos pudieron escapar de estas bestias utilizando un estrecho tunel secreto, por el cual no pudieron ser seguidos. Los gutkurr finalmente no representarían ser un impedimento para la libertad de los habitantes de Villa Nabat.