Hondo Ohnaka

  • Afiliación:- ninguna -
  • Residencia: Florrum
  • Especie / Género Weequay / Masculino
  • Armas:Pistola blaster
  • Transporte:Nave pirata Weequay
  • Apariciones:The Clone Wars

El gran Hondo Ohnaka era el líder de una banda de piratas, que pululaba el espacio cometiendo sus fechorías, durante la época de las Guerras Clónicas; manteniéndose al margen del conflicto galáctico. Ohnaka, siempre acompañado de su mascota Pilf Mukmuk, traficaba con especia por los territorios del Borde Exterior, junto a su banda de piratas weequay.

Durante el desarrollo de la guerra, un hecho fortuito hizo que la tripulación de su nave, capturase al Sith Lord, conocido como el Conde Dooku, quien a su vez era el líder de la Confederación de Sistemas Independientes, una de las partes involucradas en el conflicto galáctico. Debido a la gran importancia de este personaje, Ohnaka secuestró a Dooku y negoció con la República, a la cual le solicitaba la suma de un millón de créditos por el preciado rehén. Así pues el Canciller Supremo Palpatine, envió a un destacamento de Jedi, formado por Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker, en pos de confirmar que el Conde había sido realmente capturado.

Hondo engaña al astuto líder separatista
Hondo engaña al astuto líder separatista

Una vez que estos arribaron a Florrum, Hondo los invitó a un banquete y trató de envenenarlos con un poderoso brebaje. A pesar de que el plan de Ohnaka era bueno, este fallo inicialmente. Pero el pirata de alguna manera, arrestaría a los Jedi y los desarmaría, colocándolos en la misma celda que el Conde Dooku, atados por unas cadenas de energía que evitaban que los tres se separasen.

A pesar de sus ataduras, los tres lograrían escapar de sus celdas mientras el Senador Kharrus y el representante Jar Jar Binks, arribaban al planeta junto a una escuadra de clones llevando el rescate. A pesar de que los piratas sabían de las intenciones de los de la República, el lugarteniente de Ohnaka, Turk Falso, traicionaría a su líder, derribando la nave e intentando tomar la recompensa para consigo mismo. Pero los planes de Falso, fallarían y los de la República evitarían que el pirata les arrebatase el botín. El Senador Kharrus moriría en la escaramuza, quedando el representante Binks al mando.

Hondo y su mascota Mukmuk
Hondo y su mascota Mukmuk

Falso entonces, informaría a Ohnaka que la República los había traicionado y había traído un ejército para acabar con ellos. Hondo engañado, delegaría a Falso la defensa de su base. Mientras tanto, los tres reclusos serían recapturados y llevados de vuelta a sus celdas. Hondo cogió a Kenobi y a Anakin para torturarlos utilizando ciertos dispositivos de descarga eléctrica, como castigo; pero todo acabaría cuando accidentalmente Jar Jar ocasionaría que un tanque pirata chocase contra el generador de poder de la base, acabando con la energía de la estación y permitiéndole a los Jedi liberarse, recuperar sus armas y tomar a Hondo como rehén.

Por otro lado, Dooku ya había escapado y los Jedi finalmente dejaron a Hondo libre, esperando no ocasionar hostilidad alguna de parte de los piratas, cuando no era ya necesario. Hondo ordenó a sus hombres que no abrieran fuego, valorando la honorabilidad de los Jedi. Así pues el pirata dejó a los de la República partir a bordo del Twilight, no sin antes ser advertido por Kenobi que Dooku no sería tan noble como ellos lo habían sido.