Jocasta Nu

  • Afiliación:Orden Jedi
  • Origen:- desconocido -
  • Especie / Genero:Humana / Femenino
  • Altura:1.67 metros
  • Transporte:- desconocido -
  • Armas:Sable de luz
  • Apariciones:Episodio II, The Clone Wars, UE

Jocasta Nu era una sabia mujer con un gran sentido de voluntad. Ella era una Maestra Jedi, la cual ostentó un lugar en el Concilio Jedi, para después ser destacada como Directora de Archivos (una especie de bibliotecaria) del Templo Jedi en Coruscant. Una mujer de carácter, Jocasta era poseedora de una gran responsabilidad ya que sobre ella recaía toda la información de consulta, que utilizaban los Jedi en la época de la Antigua República. Aparte de ser una sabia Jedi, Jocasta había trabajado en sendas misiones como arqueóloga.

Una notable carrera

La abnegada directora de los archivos
La abnegada directora de los archivos

A pesar de su inofensiva apariencia, Jocasta era conocida por sus grandes dotes de combate entre los Jedi. Ella tenía la fama de ser extremadamente estricta con sus estudiantes Jedi, lo que finalmente daba resultado moldeando a grandes personas. Sin embargo, no todos sus aprendices serían de tal condición. En su juventud, ella entrenó al Miralukano Jerec, en quien había detectado un insaciable deseo por el conocimiento, que lo llevaba muchas veces a cometer ciertos actos indebidos. Ella descubrió a Jerec mientras trabajaba como arqueóloga para los ExplorCorps, muchos años antes de la Batalla de Naboo. Otro de sus aprendices fue Olee Startone.

La determinación y fortaleza que tenía como Caballero Jedi la plasmó posteriormente en su trabajo en los Archivos, en donde hasta el más experimentado de los Maestros tenía que acceder a sus demandas. Ella eventualmente adquirió el rango de Maestra Jedi y ocupó un lugar en el Concilio Jedi por un periodo de diez años, antes de regresar a los Archivos. Como Directora de Archivos, ella ostentaba una indumentaria especial, con un diseño particular, el cual simbolizaba el conocimiento y aprendizaje.

La inesperada llegada de la oscuridad

Jocasta se había convertido en una figura legendaria dentro del Templo, al punto que muy pocos dudaban sobre sus conocimientos. Quizás aquello, le dio cierto aire de arrogancia a la Directora de los Archivos, costándole asumir que cualquier omisión o contenido inexacto comprendido en estos, fuese incierto. Además para la directora era muy difícil admitir que cualquier archivo hubiese sido eliminado o borrado ya que solo un Jedi de alto rango pudo haber hecho eso.

Jocasta discute con Kenobi
Jocasta discute con Kenobi

Fue entonces, que cuando cursaba el año 22 ABY, cuando extraños sucesos se desencadenaron contra la vida de la Senadora Padmé Amidala. La oportuna intervención de los Jedi evitó que la senadora muriese a manos de unos caza-recompensas, obteniendo como evidencia un dardo tóxico de parte de uno de ellos. Obi-Wan Kenobi, encargado de las investigaciones para rastrear a los culpables de aquellos actos, obtuvo datos en los bajos mundos de Coruscant llegando a la conclusión que aquel dardo procedía del planeta Kamino. Ahora Kenobi necesitaba datos sobre aquel lugar por lo que recurriría a la mayor fuente de información Galáctica, los Archivos Jedi. Obi-Wan buscó en los archivos información sobre el planeta, pero no encontró nada. Así pues solicitó la ayuda de Nu, pero ella le dijo que si Kamino no aparecía en los archivos, simplemente este no existía. Kenobi seguro de la información que había obtenido, de parte de su amigo Dexter Jettser, solicitó la ayuda de Yoda y se dirigió hasta donde supuestamente se encontraba Kamino.

Los hechos ya conocidos que desencadenaran las Guerras Clónicas en Geonosis, harían avergonzarse a Jocasta. La existencia de Kamino quedaría corroborada por Obi-Wan y el propio Yoda. Jocasta abriría una investigación para saber que era lo que había sucedido en los archivos. Grande fue su sorpresa cuando encontró evidencia que incriminaba al Conde Dooku como el saboteador. Dooku antes de abandonar la Orden Jedi había alterado los archivos, eliminando toda información existente sobre el planeta de los clonadores. El Lado Oscuro había llegado hasta dentro del Templo Jedi.

Épocas de Guerra

Jocasta y la padawan Tano
Jocasta y la padawan Tano

El estallido de las Guerras Clónicas, convertiría a los Jedi en los líderes de la Gran Armada de la República, ostentando rangos de Generales a cargo de destacamentos de clones. A pesar de la necesidad de Jedi liderando a las tropas alrededor de la Galaxia, Jocasta Nu, permaneció en el Templo Jedi cumpliendo su rol de Directora de Archivos; preservando los secretos y conocimientos de los del lado luminoso. Debido a la injerencia del Lado Oscuro en la Guerra, la seguridad de los Archivos se convirtió en prioridad número uno para la Orden.

Se sabe que durante esta época, la padawan Ahsoka Tano fue destacada a los Archivos Jedi como fuerza de seguridad para que apoyase a Jocasta. Asimismo, se sabe que el caza-recompensas Cad Bane intentaría robar un holocrón con importante información de aquel lugar.

Vader asesina a Jocasta Nu
Vader asesina a Jocasta Nu

Tres años duraria la guerra y Jocasta sería eliminada al final de ella por Anakin Skywalker, luego de que este se aliara con Darth Sidious, convirtiéndose en Darth Vader. Vader irrumpiría en el Templo Jedi junto a la legión 501, originando una de las mayores masacres en la historia de la Orden. Conciente de lo que se venía cuando las fuerzas enemigas irrumpieron el Templo, Jocasta le entregó a su padawan Jin-Lo Rayce un datapad lleno de indicaciones y mapas del bajo mundo de Coruscant, mostrándole la manera de escapar de una inminente muerte (1). Así pues Jocasta afrontando su destino, llegaría a toparse frente a frente con Vader, negándose a brindarle información sobre la ubicación del generador de señal de emergencia que este requería. El Sith entonces, sin piedad, atravesaría el pecho de la anciana con su sable de luz, acabando con la vida de la sabia Maestra Jedi.

Más adelante, la maquinaria propagandista del emergente Imperio, liderada por Sate Pestage; reportaría que Madame Nu, había sido liquidada por ocultar información importante para el Imperio y sus ciudadanos.

 

Notas:

  1. Gracias al acto de desprendimiento de su Maestra, Rayce huiría finalmente encontrando la sociedad secreta Jedi, conocida como los Agentes de Ossus.