MagnaGuardia IG-100

  • Afiliación:Confederación de Sistemas Independientes
  • Fabricante:Holowan Mechanicals
  • Dimensiones:1.95 m de alto
  • Equipo:- ninguno -
  • Armamento:Electrobastón, Lanza-cohetes, Neuro-veneno, Lanza-misiles integrado
  • Transporte:Caza Estelar P-38
  • Apariciones:Episodio III

El MagnaGuardia IG-100, conocido también como el Droide de Combate Auto-Motivado Heurísticamente Programado, era un tipo avanzado combatiente autómata que fue desarrollado por Holowan Mechanicals y utilizado por la Confederación de Sistemas Independientes durante las Guerras Clónicas. Ordenados por el Conde Dooku, los MagnaGuardias estaban diseñados para ser la guardia personal del General Grievous, a pesar de que algunas veces, estos sirvieron al mismo Conde. Los MagnaGuardias fueron desarrollados luego de que el Clan Bancario Intergalactico rechazara la propuesta de Grievous de contratar a la élite Kaleesh como su seguridad personal; por lo que el General demandó la fabricación de unos droides de batalla más inteligentes para servirlo.

Obi-Wan lucha contra un MagnaGuardia
Obi-Wan lucha contra un MagnaGuardia

Los poderosos droides de casi dos metros de altura llevaban capas similares a las que los hombres de Grievous utilizaban cuando éste era un señor de la guerra Kaleesh. La mayoría de MagnaGuardias llevaban consigo electro bastones, hechos de phrik, un metal resistente a los ataques de sables de luz. Estos se especializaban en el combate cuerpo a cuerpo y estaban programados con tecnicas de pelea para tratar de igualar a guerreros vivientes. Pero otros modelos se desempeñaban en otras funciones, los cuales se especializaban en el manejo de ciertas armas como granadas, rifles bulldog y lanzamisiles anti-vehículos; incluso en el pilotaje de naves.

El color del droide denotaba el modelo en particular: MagnaGuardias de color negro, alabastro, azul y grises. Los droides eran sigilosos en comparación a droides comunes con programación limitada. Ellos, a su vez, eran capaces de continuar peleando aún si eran decapitados, debido a un fotorreceptor auxiliar, que tenían en sus pechos. También eran capaces de hablar, aunque lo hacían en contadas ocasiones.

Los MagnaGuardias escoltan al Conde a Tatooine
Los MagnaGuardias escoltan al Conde a Tatooine

Poco después de la transformación de Grievous en cyborg, fueron presentados ante el General, quien acabó con todos los MagnaGuardias presentes, mostrando su frustración por ser tratado como un droide. La primera vez que fueron utilizados en combate fue durante la Batalla de Parein II 4, en donde uno de los MagnaGuardias de Grievous mató al Jedi Sannen atravesandole el pecho con su electro bastón. Así pues estos nuevos droides probaron ser formidables, siendo capaces de enfrentar a los Jedi y a los soldados clones. Estos eran considerados por muchos como enemigos más difíciles que un droideka.

Originalmente, los MagnaGuardias estaban programados con óptimas técnicas de combate. Pero una vez que pasaron al control de Grievous, éste borró sus datos y los entrenó individualmente enseñándoles los siete estilos clásicos de combate con el sable de luz. Una vez que estuvieron listos, Grievous no permitiría que ninguna reparación se realizase sobre los droides, creyendo que los numerosos desperfectos ocasionados por la guerra, le darían un look más intimidante ante sus oponentes. Grievous también los utilizaría como asistentes de entrenamiento.

El cuerpo de un MagnaGuardia continúa peleando
El cuerpo de un MagnaGuardia continúa peleando

Durante las Guerras Clónicas, los MagnaGuardia IG-100 cumplirían una importante labor sirviendo siempre como escoltas de las principales figuras del movimiento Separatista. Durante la guerra, estos acompañaron al mismísimo Conde Dooku cuando viajó hasta Tatooine para discutir con Jabba el Hutt, un acuerdo para unirse a la causa Separatista rescatando a su hijo, Rotta. El Conde había intentado engañar a Jabba para que se tornase en contra de la República, pero cuando Anakin Skywalker y Ahsoka Tano pretendían arribar a Tatooine con el hijo de Jabba, Dooku utilizó a sus MagnaGuardias para emboscar a los Jedi en el espacio. Sin embargo, los Jedi sobrevivieron y se dirigían al Palacio de Jabba. Anakin se habían separado de Ahsoka para tratar de atraer a Dooku, pero él ya había despachado a sus guardaespaldas para atrapar a la joven Jedi. Pero Ahsoka pudo derrotar a sus tres contrincantes y salvar el día.

Durante la Segunda Batalla de Xagobah, el joven caza recompensas Boba Fett se encontró con dos MagnaGuardias en la fortaleza Mazariyan, mientras acompañaban a Grievous durante el conflicto. Fett, se hizo pasar como Durge, con la ayuda de un dispositivo holográfico y pudo incapacitar a uno de ellos por un momento con un aturdidor de iones. Fett sería finalmente derrotado y dejado a merced de Grievous.

En la Batalla de Boz Pity, los MagnaGuardias distraerían al Maestro Mace Windu, mientras Dooku obtendría el tiempo necesario para escapar. Adicionalmente, uno de ellos le dispararía a Asajj Ventress con un rifle bláster, luego de recibir la orden expresa de Dooku de ejecutar a su aprendiz.

Un MagnaGuardia en Utapau
Un MagnaGuardia en Utapau

En el final de las guerras clónicas, Grievous y sus MagnaGuardias participaron del secuestro del Canciller Supremo Palpatine. Estos se escabulleron hasta la capital galáctica, Coruscant, donde tuvieron que luchar contra la escolta del Canciller para llevárselo a bordo del Mano Invisible. Allí, Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi se enfrantaron al General Separatista y sus guardaespaldas para liberar al Canciller cautivo. A pesar de ser tenaces contendientes, no pudieron hacer frente a los Jedi, por lo que sólo lograron ganar tiempo.

Casi seguido a aquellos hechos, Kenobi encontraría al General nuevamente en Utapau, donde fue rodeado por una fuerza enorme de droides de batalla. Tres Magnaguardias se disponían a luchar contra él, pero hastiado de lidiar con esas máquinas, decidió deshacerse rápidamente de ellos usando la Fuerza para hacer caer un gran bloque de metal sobre ellos. Luego de la caída de Grievous en Utapau y la masacre del Concilio Separatista por Darth Vader, los IG-100 fueron desactivados. A pesar de ello, el Geonosiano conocido como Gizor Dellso, utilizaría más adelante a estos droides como parte de su ejército personal durante su levantamiento.