Maximilian Veers

  • Afiliación:Imperio Galáctico
  • Origen:Denon
  • Especie / Genero:Humano / Masculino
  • Altura:1.93 metros
  • Armas:Pistola blaster
  • Transporte:Executor, AT-AT
  • Apariciones:Episodio V

En la época del Imperio de Palpatine, cuando Darth Vader fue el líder ejecutor de las fuerzas Imperiales; la rotación de muchos generales y altos mandos sucedía de manera frecuente. Un mínimo error o cualquier desatención podía causar la ira de los Señores Oscuros y desencadenar en la muerte de estos estrategas militares. Por ello era muy difícil lograr la gracia del Emperador y su aprendiz. Quizás uno de los que gozaron de la gracia de estos, por su alto nivel de efectividad fue el General de la Fuerza Blindada de Asalto, Maximilian Veers.

El ascenso de la Academia Imperial

Maximilian Veers, oficial del Ejército Imperial

Veers nació en el planeta Denon, en el seno de una familia de clase media. Él desde muy joven mostró cierta admiración por la división de asalto blindada que desplegó la República en la época de las Guerras Clónicas. El joven se veía atraído por las moles bélicas, las cuales algún día pensaba liderar en batalla. Así pues, con el régimen de Palpatine ya en curso, Veers se unió a la Academia Imperial, donde decidió hacer carrera en la División de Asalto Armada.

Durante su instrucción, tomó su entrenamiento con rigurosa determinación, lo cual añadido a su sorprendente intelecto e iniciativa, lo hizo destacar sobre sus pares. Es más, muchas de las misiones que se consideraban “suicidas” durante el entrenamiento eran admirablemente superadas por el joven Maximilian. Así pues, Veers se graduó como uno de los mejores de su clase, captando la atención de sus superiores. Fue promovido al rango de Teniente y se le dio el mando de un AT-AT.

Como prueba de sus habilidades, fue enviado a una misión en el Borde Exterior, a un barbárico planeta llamado Culroon III. Esta misión sería el punto de quiebre para el graduado. Si fallaba, perecería. Así pues, rápidamente aprendió que el Imperio no toleraría ninguna incompetencia ni falla. Durante un intento por pacificar a los nativos del planeta, el General Irrv le ordenó al Teniente Veers que permanezca en la base mientras él y un destacamento Imperial negociarían un tratado de paz con los nativos. Veers había advertido que esto era una trampa y que Irrv debía llevar apoyo armado para evitar cualquier emboscada. El General Irrv, a pesar de ello, no escuchó las advertencias de Maximilian y pagó con su vida cuando fue ejecutado tras perder a casi la mayoría de miembros de su comitiva. Si no fuese por la agilidad mental de Veers y su incumplimiento a una orden directa, toda la comitiva Imperial habría sido ejecutada. Por sus actos en Culroon III, Veers fue promovido a Mayor.

El Coronel Veers, en los comienzos de su carrera militar

Pasó el tiempo y Veers se casó y tuvo un hijo llamado Zevulon. Veers alcanzó finalmente la estabilidad que tanto ansiaba y dejó de lado su carrera militar en parte, para dedicarle tiempo a su familia. Cuando Zevulon era joven, Veers perdió a su esposa debido a una rara enfermedad durante unas vacaciones familiares. Devastado por la muerte de su esposa, Veers nuevamente centró su vida en su carrera militar. Su hijo se enlistaría en las filas militares del Imperio para honrar a su caída madre.

La nueva devoción de Veers hacia su carrera militar, tendría sus frutos, cuando le fue asignado el rango de Coronel al mando de un destacamento Imperial en Corellia. Veers se hizo una reconocida eminencia en lo relacionado a los AT-AT, y se sabe que en algún momento regresó al planeta Carida para dictar cursos de entrenamiento en operación de caminantes y probar prototipos de nuevos modelos de AT-AT. Durante una de estas demostraciones, poco antes del año 0 ABY, Veers captó la atención de Darth Vader cuando acabó con una fuerza invasora Rebelde. A pesar de su eficiencia, a este punto, la carrera de Veers parecía haberse estancado. Veers carecía de conexiones aristocráticas para ascender, por lo que preguntas surgían acerca de los métodos que había utilizado para subir de rango.

Sumergido en la Guerra Civil Galáctica

Tras sus logros, Veers fue seleccionado para ocupar una posición en la Primera Estrella de la Muerte como Comandante de las fuerzas terrestres y como un instructor de la academia. Ésta parecía ser su oportunidad para lograr un ascenso. Sin embargo, la Batalla de Yavin resultaría en la destrucción de la estación estelar. Durante la batalla un X-wing Rebelde dispararía contra la lanzadera de Veers, ocasionando que ésta colisione contra la superficie de la luna selvática Yavin 4. Por algún tiempo, el Coronel Veers sobrevivió con raciones de emergencia y formas de vida locales, hasta que fue rescatado por una fuerza de asalto liderada por el Mayor Brenn Tantor.

El General Veers, oficial del Escuadrón de la Muerte

Sin su expectante posición en la estación espacial, el Coronel Veers regresó hacia su destacamento en Corellia. Allí, ayudaría a los inspectores del CorSec, Hal y Corran Horn a poner fin a Zekka Thyne, un Teniente de la organización criminal conocida como el Sol Negro. Los Imperiales acabaron con la fortaleza de Thyne, quien estaba apoyando a los insurgentes rebeldes, enemigos del Imperio. Impresionado por el desempeño de Veers en remover la presencia del Sol Negro en la ciudad Coronet, el Vice-Almirante Thrawn recomendó al brillante Veers con el mismo Darth Vader. Esto, añadido a que la destrucción de la Estrella de la Muerte había acabado con la vida de muchos oficiales de alto rango que se encontraban a bordo, serían factores determinantes para el futuro militar de Veers.

Veers continuó su trabajo en secreto cuando participó en el desarrollo del nuevo prototipo de AT-AT en Zaloriis, el cual fue descrito como “el caminante”. Inesperadamente, los Zalorianos declararon su Independencia del Imperio y Veers fue abducido. Él sería luego rescatado por Darth Vader. Juntos, Vader y Veers completarían el trabajo de desarrollo del prototipo, el cual utilizarían para acabar con la rebelión Zaloriana y de paso destruir la ciudad de Zaloriis en el proceso.

Impresionado con el rendimiento de Maximilian, Vader aceptó las recomendaciones de Thrawn y promovió a Veers a General Mayor, colocándolo sobre las cabezas de los más altos coroneles y al mando de las tropas terrestres del Escuadrón de la Muerte. A pesar de las preguntas que surgieron sobre su carrera, ningún coronel cuestionó de manera directa su promoción a la flota de Vader. Fue entonces que Veers reclutaría a solo los mejores pilotos para servir en su escuadrón de AT-AT, conocido como la “Horda del Trueno”. Él mismo pilotearía un AT-AT extra el cual tendría un blindaje y poder de fuego especial.

Veers al mando de las fuerzas terrestres durante la Batalla de Hoth

Su nueva asignación marcaría el pináculo de éxito en la carrera de Veers. Pocas semanas después de su promoción, Vader y sus fuerzas crecieron en un 50% de eficiencia. Fue entonces que alrededor del año 3 ABY un droide del Escuadrón de la Muerte, descubrió la ubicación del Alto Mando de la Alianza Rebelde en el planeta Hoth.

La misión más notable de Veers sería entonces la Batalla de Hoth, cuando se le dio la oportunidad de corregir el error causado por el incompetente Almirante Kendal Ozzel. El General Veers haría gala de su pericia, desplegando sus fuerzas terrestres en el valle de la montaña de la Base Eco, destruyendo él mismo el generador de potencia, con lo cual quedó desactivado el escudo que protegía a la base Rebelde. Durante la batalla, el piloto Derek “Hobbie” Klivian haría colisionar su snowspeeder contra la cabina del AT-AT de Veers, el Ventisca 1. Ambos sobrevivirían al incidente a pesar de quedar malheridos.

El General Veers, a pesar de ver la nave de Klivian acercándose, no pudo abandonar la cabina a tiempo. Aquel hecho le costaría sus piernas, luego de que una viga de soporte le cayera encima y prácticamente le trituraría los huesos, hecho que no podría ser solucionado ni con un tanque de bacta. Veers, como muchos en la Galaxia, tenía una aversión a las prótesis cibernéticas, por lo que rechazó que le colocasen una. Debido a ello, Veers quedó confinado a una silla flotante por el resto de su vida.

Su tragedia Post-Hoth

A pesar de que la batalla de Hoth fue una gran victoria para él, brindándole fama y gloria, este hecho fue desestimado por un reporte sobre su hijo por parte del comandante del COMPNOR. Según éste, Zevulon Veers se había perdido durante una misión que tenía que ver con espías rebeldes. Los hechos indicaban que su hijo había dejado el Imperio y decidido unirse a la Rebelión. La traición de su hijo, deshonró el apellido Veers a pesar de la victoria del General en Hoth. Éste sufriría la decisión de su hijo por el resto de su vida.

Maximilian Veers, un militar eficiente y despiadado

Cerca de un año después, cuando la Segunda Estrella de la Muerte cayó, se encontraba asignado en una misión en los alrededores, por lo que no perecería a manos de la Rebelión. Como parte del remanente Imperial, estaría al servicio de uno y otro comandante, intentando buscar la redención. Muchas veces sería dejado de lado o rechazado debido a su estrecha relación con Lord Vader. La mayoría de los oficiales Post-Endor, pensaban que cualquier sobreviviviente que haya servido a Vader debía ser dejado de lado. Por seis años, Veers vagó por la Galaxia observando cómo todo por lo que había luchado se venía abajo. Eventualmente se mostró en desacuerdo con el nuevo rumbo que el Imperio había tomado, pero su sentido de lealtad y honor lo hicieron seguir firme en el lado que inicialmente tomó.

Cuando el mensaje de llamado a las fuerzas remanentes Imperiales llegó hasta el Núcleo Profundo, Veers como otros oficiales que buscaban una nueva esperanza respondieron y se reportaron a la flota Imperial que orbitaba Byss. Seis meses después de la caída de Thrawn en la Batalla de Bilbringi, Veers participaría en la Primera Batalla de Mon Calamari y Balmorra. Fue durante la Segunda Batalla de Balmorra que Veers sufrió el peor destino que podía darse a un establecido oficial del Imperio. Odiado por el hecho de que había servido y sobrevivido a Lord Vader, Veers fue bajado al rango de Capitán y fue enviado a una misión suicida por el Ejecutor Sedriss QL, un insano adepto al Lado Oscuro. Así, Maximilian Veers, uno de los más grandes estrategas tácticos y héroes del Imperio, perecería.