Mynock

  • Origen:Ord Mynock (posiblemente)
  • Alimentación:Radiación estelar
  • Dimensiones:1.60 m de largo
  • Apariciones:Episodio V

El espacio, un lugar infinito, con una serie de elementos por descubrir. Gracias a la tecnología de las naves espaciales, los pobladores de diferentes planetas pudieron viajar a través de este y así interrelacionarse con una serie de razas y entes existentes. La casi nula capacidad de desplazarse a través del espacio de la mayoría de razas, no significa que no existan criaturas las cuales pudiesen hacerlo. Un claro ejemplo de esto, eran los mynocks. Considerados parásitos, por la mayoría de pilotos espaciales, estas criaturas de origen dudoso, tenían una mala fama al ser calificados por muchos como peste.

El hocico de un mynock
El hocico de un mynock

Tal como mencionamos, el mynock era una de las pocas criaturas (tal como los exogorths), que podía vivir libremente en el espacio. Una especie de roedor alado, estas criaturas utilizaban sus alas (las cuales a su vez absorbían radiación estelar) para desplazarse en el medio espacial, tal como los neebrays. El mynock aprovechaba los vientos estelares para complementar su desplazamiento. Sin embargo, el desplazamiento de esta criatura tenía sus limitaciones, ya que presentaba cierta forma de alergia al helio, gas que se encontraba frecuentemente en la atmósfera de muchos planetas. Esta alergia les causaba una especie de ingesta excesiva, la cual los llevaba a inflarse al punto de casi explotar antes de morir. Los mynocks solían viajar y atacar en grupos, migrando cada cierto tiempo a territorios donde pudiesen obtener mayor alimento. Un mynock promedio crecía 1.60 m. y una de sus alas extendidas alcanzaba los 1.25 m.

Extrañamente, el mynock se alimentaba de energía eléctrica, estelar y electromagnética; es decir radiación estelar, por lo que las naves espaciales eran su bocado predilecto. Estos mynocks, poseían un hocico en forma de ventosas, que le servía para adherirse a sus presas y obtener su alimento vía succión. Los pilotos solían examinar sus naves de manera constante, para prevenir infestaciones de mynocks en sus sistemas de poder. Debido a la mencionada alergia de estas criaturas, muchos pilotos espaciales los mataban utilizando granadas de helio. Aparte de ello, los mynocks también se alimentaban de silica y otros minerales, pero para fines específicamente reproductivos. Estas criaturas eran asexuadas, por lo que se reproducían a través de mitosis, una vez que el mineral era digerido y el metabolizado.

Un grupo de Mynocks atacan una nave ARC-170
Un grupo de Mynocks atacan una nave ARC-170

Estas criaturas con cuerpo siliconado, solo podían vivir en el vacío del espacio, por lo que encontraban la vida dentro de las atmósferas como mortal. A pesar de ello, una variedad de sub especies de mynocks han sido descubiertos a través de la galaxia, quizás como resultado de una evolución, al punto que se han observado mynocks que pueden reproducirse por larvas, otros que pueden vivir dentro de atmósferas planetarias. mynocks con patas o criaturas con hocicos dentados.

Los mynocks solían ser devorados por los exogorths, criaturas de monstruosas dimensiones. A pesar de ello, los mynocks luego de ser digeridos podían vivir un buen tiempo dentro de esta criatura, obteniendo alimento de sus venas y de su tracto intestinal a modo de parásitos. Cuando Han Solo aterrizó el Halcón Milenario en el interior de una babosa espacial del campo de asteroides de Hoth, se encontraron con un grupo de mynocks que habitaban en su interior. Junto con Leia y Chewbacca, salió a investigar al exterior, conciente del daño que podrían causarle a su nave.

Así como eran digeridos por estas babosas espaciales, los mynocks formaban parte de la cultura culinaria de ciertas razas, como los Twi’leks. Así mismo, estos eran vistos como el último recurso alimenticio para ciertas colonias espaciales, las cuales convertían su carne en bioplasma para alimentar a los colonos. Se dice que su carne era de escaso valor alimenticio y de sabor amargo.