Nuvo Vindi

  • Afiliación:Confederación de Sistemas Independientes
  • Origen Adana
  • Especie / Género Faust / Masculino
  • Altura:- desconocida -
  • Armas:Bombas virales
  • Transporte:Lanzadera Clase-Sheatipede
  • Apariciones:The Clone Wars
El Doctor Nuvo Vindi era un excéntrico y obsesivo científico asociado a la Confederación de Sistemas Independientes. A pesar de su gran brillantez, era obvio que había perdido la cordura luego de su desaparición. Alrededor del año 32 ABY, Vindi había ostentado el título de Médico Señor, de las familias Perma, pero había desaparecido misteriosamente. Es posible que su laboratorio subterráneo ubicado en Naboo, fuese construido durante aquella época, durante la invasión de la Federación de Comercio al pacífico planeta. Por el año 22 ABY, Vindi aún trabajaba en su laboratorio de los pantanos del este de Naboo, asistido por droides de batalla y droides asistentes provistos por los separatistas.
El laboratorio de Vindi
El laboratorio de Vindi

Vindi se había obsesionado con recrear y soltar el Virus de la Sombra Azul, el cual había sido erradicado mucho tiempo atrás debido a que podía afectar a cualquier especie en la galaxia. El demente Vindi, pensaba que el virus había sido “asesinado” y sostenía que aquellos quienes habían propagado las Guerras Clónicas, debían de ser asesinados en compensación, ya que ellos eran la verdadera plaga.

Sin el conocimiento del doctor, los Naboo habían estado investigando la reaparición de droides de batalla en su planeta, luego de que fueran advertidos por una ganadera Gungan llamada Peppi Bow. Su horda de shaaks había sido alterada por algo que habitaba los pantanos, por lo cual la Gungan inmediatamente le comunicó ello a su líder Boss Nass. El líder de los gungan inmediatamente llevó aquella advertencia hasta la Reina Neeyutnee, monarca de Naboo, la cual despachó al Capitán Gregar Typho y sus hombres para que investigasen aquel misterioso hecho. Fue entonces que las advertencias de Bow fueron corroboradas, cuando el destacamento de Typho localizó y destruyó a un equipo de droides de batalla que merodeaba las llanuras de Naboo. El equipo de Typho logró recuperar intacto a un droide táctico que formaba parte del destacamento enemigo. Debido a aquello, la reina solicitó la presencia de la Senadora Padmé Amidala para que los ayudase en la investigación.

Padmé no tardaría mucho en llegar, junto al representante Jar Jar Binks a bordo de su crucero senatorial naboo. Tras una serie de pistas obtenidas luego de interrogar al droide táctico, Amidala y Binks se dirigieron entonces hasta los pantanos del este. El astuto Vindi tenía una serie de dispositivos y sensores sobre su laboratorio, por lo que cuando Amidala y Binks llegaron a las inmediaciones de aquel lugar, fueron capturados por un grupo de droides de batalla; pero no sin antes que la Senadora pudiese reportar sus coordenadas de ubicación al Capitán Typho.

Manteniendo a sus nuevos prisioneros en su laboratorio, Vindi les mostró lo que había logrado. El doctor había logrado desarrollar una versión gaseosa del Virus de la Sombra Azul, el cual solo hasta el momento se podía transmitir por medio del agua. Este nuevo virus sería colocado en unas bombas y enviado a los diferentes sistemas de la República para ser liberado. A pesar de ser menos potente, este lograba matar a sus víctimas que lo habían inhalado en un periodo aproximado de 48 horas según la especie. Orgulloso de sus logros, Vindi creó la última carga con el virus y se la entregó a su droide asistente para que la almacenara.

Desafortunadamente para el Dr. Vindi, los Caballeros Jedi Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker, juntos a la padawan Ahsoka Tano se preparaban para infiltrarse en su laboratorio, luego de recibir la llamada de alerta de Amidala. Seguido al descubrimiento de la ubicación del laboratorio por parte de Ahsoka, el plan de los Jedi se pondría en marcha. Tano proveería de la distracción necesaria para atraer a los droides, mientras que Kenobi desactivaría las bombas y Anakin rescataría a Padmé y a Jar Jar, capturando de paso a Vindi. El doctor fue capaz de distraer a Skywalker, torturando a Amidala y a Binks, dándole el tiempo suficiente para escapar.

Durante su huída hasta la bahía de embarque, Vindi activó las bombas mediante un control remoto, causando un mayor problema para Kenobi. El escuadrón clon de desactivación de explosivos, había desactivado todas las bombas menos una, la cual se encontraba en posesión del droide asistente de Vindi. El droide finalmente fue descubierto por Padmé y la bomba fue desactivada. A pesar de ello, Vindi fue capaz de escapar del laboratorio, lanzando los restos de muestras de virus que le quedaban hacia sus perseguidores. Una vez que se disponía a abandonar Naboo, a bordo de su lanzadera Sheatipede fue derribado por la gungan Peppi Bow, quien se encontraba en las afueras del laboratorio, siendo capturado por los de la República.

Para el deleite de Vindi, su droide asistente fue capaz de remover el último contenedor con virus de la última bomba antes que esta fuese desactivada. El droide se escabulló entre los anaqueles del cuarto de bombas y logró activar una de ellas, destruyéndose a sí mismo y a dos clones más en el proceso. La explosión liberó el virus por todo el laboratorio subterráneo, teniendo que ser sellado herméticamente con Amidala, Binks, Ahsoka, Rex, los clones y los droides sobrevivientes que quedaron dentro. A pesar que Vindi fue capturado e interrogado por Kenobi y Skywalker, el rechazó a prestar cualquier ayuda en la búsqueda de algún antídoto para el virus, argumentando que su trabajo había sido el de crear el virus, no una cura para este. A pesar de ello, los Jedi pudieron encontrar una cura en el planeta Iego y regresaron a Naboo, antes que el Virus de la Sombra Azul se esparciera por todo el planeta. Por otro lado el Doctor Nuvo Vindi, fue llevado hasta Coruscant para ser juzgado por sus crímenes.