O’Niner

  • Afiliación:República Galáctica
  • Origen:Kamino
  • Especie / Género:Humano / Masculino
  • Altura:1.83 metros
  • Armas:Carabina blaster DC-15S
  • Transporte:- desconocido -
  • Apariciones:Universo Expandido

O’Niner era el sobrenombre de un soldado clon que ostentaba el rango de sargento del Gran Ejército de la República durante las Guerras Clónicas. Con ciertas características canas en su cabello y cejas, era uno de los pocos soldados veteranos con experiencia que prestaba servicio en la estación de vigilancia ubicada en el sistema Rishi, muy cerca de Kamino, en el Borde Exterior.

O'Niner observa a sus novatos
O'Niner observa a sus novatos

O’Niner estaba al mando de siete novatos soldados clones, conocidos como “resplandecientes”. La función primaria de aquel puesto de vigilancia era la de alertar a la flota de la República ante cualquier intento de invasión en el espacio Republicano. O’Niner era conciente de la importancia de su asignación: si cualquiera pasaba su puesto de vigilancia, podría lanzar un ataque sorpresivo contra las facilidades de Kamino, lugar de nacimiento y única fuente de producción de los soldados del Ejército de clones.

O’Niner tenía un gran sentido de la responsabilidad y era conciente de la importancia de su labor en aquel puesto, a pesar de que sus soldados no gozaban del fragor del combate en el frente de batalla. Mientras O’Niner supervisaba a sus soldados; quienes se preparaban para el arribo del equipo de inspección formada por el Comandante Cody y el Capitán Rex, algo cambiaría el rumbo de las cosas.

O'Niner se enfrenta a los droides
O'Niner se enfrenta a los droides

Infiltrándose en medio de una lluvia de meteoritos, un grupo de Comandos Droides aterrizaron en las inmediaciones de la estación y lograron infiltrarse, cogiendo a los clones inadvertidos. O’Niner ordenó a Nub y a Droidbait a que fueran a revisar qué sucedía y fue asi que se percataron de la intrusión; tras lo cual fue a confrontar a los droides. Inmediatamente, ordenó que enviaran un mensaje a la flota de la República, pero ya los droides habían saboteado las comunicaciones. Pero pronto, O’Niner fue alcanzado por el fuego enemigo en la rodilla, y fue despojado de su arma por tres comandos, quienes rápidamente lo remataron. El Sargento moriría en los corredores de la estación, dejando solo a cuatro clones vivos: Fives, Echo, Cutup y Hevy, para poder hacerle frente a la situación.