Oppo Rancisis

  • Afiliación:Orden Jedi
  • Origen:Thisspias
  • Especie / Genero:Thisspiano / Masculino
  • Altura:1.38 metros
  • Armas:Sable de Luz
  • Transporte:- desconocido -
  • Apariciones:Episodio I y II

Oppo Rancisis un Thisspiano nacido aproximadamente 174 años estándar antes de la Batalla de Naboo, una increíble cantidad de años para un Thisspiasiano. Alienígena con características serpentinas. De la cintura para arriba de su cuerpo cubierto de un denso pelaje blanco, mientras que la parte inferior de su cuerpo era una cola escamosa con la cual podía erguirse, pero frecuentemente se desplazaba mediante una silla de propulsión. Independientemente tenía dos brazos los cuales podía utilizar para el manejo de su sable de luz.

Un antiguo estudiante entrenado por Yaddle, Rancisis era un Maestro Jedi muy respetado, conocido por su meditación de combate, en donde unía tácticas mentales con pericia militar.

Su herencia familiar, le hizo ganar el título de Monarca de Sangre de Thisspias; ya que su hermana fue asesinada. A pesar de esto, Rancisis, rechazó el cargo, escogiendo ser un devoto de por vida de los caminos de la Fuerza. Sus elegantes estrategias les permitieron a los Jedis salir victoriosos de muchos conflictos a larga escala.

Rancisis era maestro de Malacia, una técnica Jedi que producía una poderosa demencia y náuseas en sus objetivos. Los resultados eran de incapacidad mental, a pesar de que no ocasionaba ningún daño físico permanente. Rancisis entrenó a muchos Jedis en esta técnica pero muy pocos pudieron alcanzar su nivel.

Entre sus hazañas podemos decir que sirvió como estratega de batalla de la flota de la República durante la sangrienta Guerra Hiperespacial Stark. Por su avanzada edad y su estatura física, el Maestro Rancisis fue uno de los pocos maestros Jedi que permanecieron en Coruscant durante el estallido de las Guerras Clónicas.

Rancisis era uno de los más conservadores miembros del Consejo Jedi, muy pegado a las tradiciones y principios del Código Jedi. El se mostraba reservado acerca de la cantidad de excepciones que se le permitieron a Anakin Skywalker, incluyendo su unión a la Orden a una edad tan avanzada y su ascensión como caballero sobrepasando la manera formal que indicaba el pasar las pruebas Jedi.

Rancisis tenía dudas acerca de la falta de disciplina de Skywalker, aunque el Maestro Jedi Yoda le hizo recordar que el Thisspiasiano en su juventud también había cometido sendas transgresiones.

Cuando las demandas de las Guerras Clónicas se hicieron apremiantes, las tradiciones antiguas del Consejo Jedi se tuvieron que ver desplazadas. Rancisis se ablandó y tuvo que tolerar más excepciones al Código, lideró el juicio al Jedi fugitivo Quinlan Vos y finalmente lo aceptó de regreso a la Orden.

Entonces 30 meses después del inicio de la guerra, Rancisis fue destacado a comandar las operaciones del ejército de la República en Saleucami, con el fin de destruir una operación de clonación de la Confederación de Sistemas Independientes que involucraba a los guerreros Morgukai. A pesar de su pasado incriminatorio, Rancisis escogió a Vos como segundo al mando. Uno de los motivos de esta designación era también localizar y recuperar al maestro de Vos, Tholme que se encontraba oculto en Saleucami.

Rancisis y Vos lideraron tres batallones a Saleucami. Rancisis como mencionamos anteriormente estaba entrenado en las antiguas artes de la Meditación de Batalla Jedi, lo que lo hacía entran en un profundo trance, que permitía alterar sutilmente la voluntad de las fuerzas estaban en batalla; lo que estaba llevando a una victoria inminente para la República. Las fuerzas separatistas se atrincheraron en la ciudad prolongando el cerco a Saleucami por cinco meses de cruenta y constante batalla.

Mientras ya la República había salido victoriosa en detener el avance de la Confederación en el planeta, otro era el destino de Rancisis. En un calculador movimiento, las fuerzas Separatistas dirigieron un ataque directo contra la posición del Maestro Rancisis, forzándolo a romper la Meditación de Batalla y a defenderse por su propia cuenta. A pesar de que el Maestro Rancisis derrotó a la horda de asesinos Anzati, no estaba preparado para la llegada de Sora Bulq. El Jedi Oscuro silenciosamente se ocultó tras Rancisis y arremetió contra el torso del Maestro con un par de sables de luz, matándolo en el acto y cortando la coordinación de las fuerzas de la República en Saleucami.