Pablo Jill

  • Afiliación:Orden Jedi
  • Origen:Cúmulo Skustell
  • Especie / Genero:Ongree / Masculino
  • Altura:1.60 metros
  • Armas:Sable de luz
  • Transporte:Caza Estelar Jedi Interceptor
  • Apariciones:Episodio II, UE

Un Jedi que luchó en las Guerras Clónicas y uno de los protagonistas del anillo de sobrevivientes de Geonosis, Pablo Jill era un leal Jedi que sirvió a la República durante la Crisis Separatista siendo uno de los destacados miembros de la Orden Jedi. Este Ongree de extraña apariencia, procedía del Cúmulo de Skustell. Fue en ese lugar, en donde se le detectó como un sensitivo a la Fuerza y se convirtió en un Padawan. Con el pasar de los años sus habilidades se desarrollaron hasta alcanzar el rango de Caballero Jedi.

Luego de su nombramiento, Jill fue enviado al planeta Ord Mantell en el Borde Medio de la galaxia, con el fin de traer la paz y el orden al peligroso planeta infestado de criminales y cazarecompensas. Por un tiempo su intervención fue exitosa, de manera que se podía respirar la calma en el planeta; pero las cosas no durarían mucho y Ord Mantell volvería a ser como siempre lo fue. A pesar de esto, sus esfuerzos en su trabajo lo convirtieron en un notable miembro de la Orden. Fue entonces que el Alto Concilio Jedi le propuso el tomar un aprendiz. Por razones desconocidas Pablo jamás aceptó tener un Padawan.

Jill en la arena de Geonosis
Jill en la arena de Geonosis

En el año 22 ABY, Jill se encontraba en el Templo Jedi de Coruscant, cuando el destacamento de Jedi, se dirigió a Geonosis para rescatar a Obi-Wan Kenobi quien se encontraba capturado en aquel planeta, raptado por las fuerzas de la Confederación de Sistemas Independientes, en los territorios del Borde Exterior. Junto a otros doscientos Jedi, Pablo participó en la batalla de Geonosis contra la poderosa armada droide de la CSI. Jill fue uno de aquellos que formó parte de los Jedi que lucharon en la misma arena Petranaki, en donde Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker y la Senadora Padmé Amidala iban a ser ejecutados ante la mirada de miles de geonosianos.

Formando un eventual equipo con la Padawan Jedi Barriss Offee, Pablo luchó valientemente contra la poderosa fuerza bélica de la Confederación. Cuando todo parecía perdido y solo algunos Jedi quedaron en la arena formando un anillo, frente a las numéricamente superiores fuerzas droides, arribaría el Maestro Yoda, junto a los soldados clones de la República a bordo de naves cañoneras LAAT/i para salvar a los Jedi sobrevivientes. Aunque no participó luego en el frente de batalla, luego de escapar de la arena, Pablo luchó junto a ciertos batallones de clones en otros ámbitos de la contienda. A pesar de que los Jedi salieron victoriosos, muchas bajas considerables se dieron aquel día y así estallaron las Guerras Clónicas.

Se desconoce si Pablo Jill, participó de manera activa sirviendo como General durante la Guerra contra los Separatistas, pero se sabe que durante la Batalla de Coruscant en el año 19 ABY, hecho que marcaría el inicio del fin de la guerra cumpliría con su deber a costa de su vida. Durante el secuestro del Canciller Palpatine, Pablo Jill piloteó un Interceptor Jedi, luchando en contra de la Flota de la Confederación.

Jill en el Templo Jedi
Jill en el Templo Jedi

Junto a Saesee Tiin y Agen Kolar, dirigieron la persecución al General Grievous, con el fin de rescatar al Canciller. Ellos estaban cerca de derribar la nave del General, pero un hábil Grievous pudo evadir sus disparon, utilizando blancos locales que sirviesen como obstáculos para los Jedi. A pesar de esto, ellos lograron evadir aquellos obstáculos, pero la gran habilidad del cyborg y los fuertes escudos de su nave ocasionaban que los impactos de las naves Jedi no significaran una amenaza considerable para Grievous. Cuando llegaron a la atmósfera de Coruscant, ahora acompañados también por el Maestro Kit Fisto, sus grandes esfuerzos, ya estaban logrando mermar el generador de escudos de la nave. Grievous se vió forzado a disparar a transportes que no tenían nada que ver con el conflicto para causar una distracción y poder finalmente huir.

La persecución era cada vez más accidentada y cuando ya estaban cerca de alcanzar al General antes de que se internase en su nave insignia, el Mano Invisible, cientos de cazas droides surgieron para proteger a su General. Mientras muchos pilotos realizaron acciones evasivas y maniobras para atacar y defenderse de estos cazas, Pablo Jill junto a otro Caballero Jedi llamado L’lacielo Sageon, continuaron con la persecución, hasta lograr internarse en la nave insignia del General junto a él.

Cuando se internaron en la bahía de embarque de la nave, Pablo y el otro Jedi saltaron de sus cazas estelares y desplegaron sus sables de luz, deflectando los disparos de los droides que se encontraban vigilando ese sector. Una vez que lograron alcanzar la nave de Grievous, estos hundieron sus sables contra el fuselaje de la nave con la intención de crear un forado y rescatar al Canciller. De pronto el General Grievous emergió de la nave y el inevitable duelo se dio. Los droides ya no disparaban más contra los Jedi, ya que temían lastimar a su General. El duelo se inició y parecía ser parejo, pero finalmente el poderoso Grievous inclinaría la balanza a su favor. Sageon y Pablo Jill morirían en aquel fatídico encuentro, luego de que el General los atravesara con un sable de luz en sus pechos. El cuerpo de Pablo Jill fue lanzado al espacio por orden expresa de Grievous, como señal amedrentadora para que todas las fuerzas de la República vieran como sus esfuerzos habían sido en vano. Grievous agregó el sable de Pablo a su colección personal de aquellos a los cuales había liquidado, considerando al Jedi como un decente adversario y mucho más dotado que los otros con los cuales había peleado durante el secuestro del Canciller.