Padmé Amidala

  • Afiliación:República Galáctica
  • Origen:Naboo
  • Especie / Genero:Humano / Femenino
  • Altura:1.65 metros de altura
  • Armas:Pistola Blaster
  • Transporte:Caza Estelar Naboo N-1, Yate Naboo
  • Apariciones:Episodio I, II y III

Esta hermosa nativa del planeta Naboo nació con el nombre de Padmé Naberrie, y tomo el nombre real de Amidala cuando fue elegida como Reina de Naboo. Ella tenía catorce años estándar de edad cuando fue elegida Reina, habiendo servido por dos años como líder de la ciudad capital, Theed (1).

Ella nació en una familia humilde que vivía en una villa remota de la montaña, pero rápidamente se enamoró de la vida glamorosa de la ciudad después de visitar a su abuela, Winama. A pesar que esto preocupaba a sus padres, ellos también observaron que ella tenía un talento especial, era una niña prodigio y la permitieron continuar con su entrenamiento en la política. Ella se mostraba muy interesada en el servicio público, sirviendo como voluntaria en el Movimiento de Relevación para Refugiados cuando era joven. Sus esfuerzos ayudaron en el éxodo de Shadda-Bi-Boran. A la edad de ocho años, ella se unió a la Academia de Leyes y se convirtió en una Legisladora a la edad de 11 años. A los 14 como mencionamos anteriormente, fue elegida Reina de Naboo.

La Reina Amidala
La Reina Amidala

Padmé Amidala sucedió en el puesto al Rey Veruna, quien abdicó al trono de manera escandalosa, embrollado en temas de política exterior, después de 13 años de reinado. Amidala fue elegida en una elección electrónica global que culminó en menos de cuatro minutos.

Después de convertirse en Reina, ella fue entrenada por el Capitán Panaka en artes marciales, y también aceptó en contar con un señuelo cuando sea necesario, en pos de salvar su vida. Como Reina, ella poseía un increíble guardarropa y además siempre tenía un cargado maquillaje que nos rememoraba a un drama teatral; pero esto no era por gusto, utilizaba estos elementos con otros propósitos. Primero, el maquillaje representaba símbolos históricos importantes para los Naboo. Su cara pintada de blanco estilizaba su rostro y las marcas en sus pómulos marcaban simetría, pero lo más importante simbólicamente, lo representaba la marca en su labio inferior, conocida como “la marca de la remembranza”, que representaba al tiempo de sufrimiento en el que se vió envuelto Naboo antes del Gran Tiempo de Paz.

Otra de las razones, y quizás la principal, era para recalcar el impresionante parecido que tenía con su doncella, Sabé. En tiempos de crisis o peligro, Sabé era la que usualmente tomaba el puesto de la Reina, mientras Amidala pretendía ser una simple sirvienta utilizando su verdadero nombre Padmé Naberrie. Padmé contaba con cinco doncellas Saché, Yané, Rabé, Sabé y Eirtaé que no solamente ayudaban a la Reina con sus intrincados vestidos, peinados o maquillaje, también estaban entrenadas en defensa personal.

A su vez cuando ella era monarca de Naboo, tenía un staff de consejeros y guías que la ayudaban a manejar los asuntos del gobierno en el día a día. Sio Bibble por ejemplo era el Gobernador de Naboo, el Capitán Panaka era el guardaespaldas de la reina y además era el jefe de seguridad. Ric Olié era el piloto del Caza Estelar Real de la Reina y además era líder del Escuadrón Bravo.

Amidala confronta a los Neimodianos de la Federación
Amidala confronta a los Neimodianos de la Federación

Durante el bloqueo comercial de parte de la Federación de Comercio, los avariciosos Neimoidianos trataron de forzar a Amidala a que firme un tratado para que legalice la ocupación ilegal a su planeta. Amidala siempre se mostró fuerte, pero la invasión ya era un hecho y esta fue llevada a un campo de prisioneros. Durante el trayecto, Amidala fue liberada por dos embajadores Jedi, Qui-Gon Jinn y Obi-Wan Kenobi. Ellos sacaron a la Reina de Naboo, para dirigirse a Coruscant, con el fin de informar al Senado acerca de los actos de la Federación y pedir ayuda a través de su representante, el Senador Palpatine. Pero hubo inconvenientes durante el viaje y tuvieron que hacer una parada en Tatooine, en donde haciéndose pasar por una doncella acompañó a Jinn a la ciudad de Mos Espa, en donde finalmente encontraron un nuevo pasajero para su viaje, el niño Anakin Skywalker. Anakin desarrolló una especial empatía con Padmé la cual más adelante traería frutos.

En Coruscant, Amidala aprendió de las ineficiencias de la política galáctica, observando como la Federación de Comercio realizaba manipulaciones políticas en el pleno. Siguiendo el consejo del Senador Palpatine, Amidala sostuvo que el ataque a su soberanía no quedaría impune y que no había sido elegida para ver como su pueblo moría mientras el senado discutía sobre la invasión en un comité. Entonces, solicitó un Voto de No Confianza contra el Canciller Supremo Valorum, con el fin de colocar en el poder a una figura más poderosa que le pueda brindar soluciones inmediatas a Naboo.

Padmé lucha para liberar a su planeta de la ocupación de la Federación
Padmé lucha para liberar a su planeta de la ocupación de la Federación

Habiendo lidiado con el Senado sin encontrar una solución inmediata, Amidala retornó a Naboo. Ella solicitó la ayuda de los nativos Gungans, a través de Jar Jar Binks; quien los llevó hasta el líder de los Gungans, el Jefe Nass; para en un acto militar conjunto, liberar a la capital del planeta, Theed. Los Gungans aceptaron y la lucha contra la Federación de Comercio se desató. Durante la Batalla de Naboo, Amidala se infiltró en su propio palacio y forzó al Virrey Nute Gunray a acabar con la ocupación. Los cobardes Neimoidianos, teniendo su ejército droide derrotado, firmaron y la libertad fue devuelta a Naboo. Palpatine fue elegido Canciller Supremo en respuesta a la petición de Amidala.

Cuando su reinado culminó, Amidala fue constitucionalmente obligada a dejar el puesto de Reina después de dos reinados consecutivos; a pesar de que el pueblo fácilmente hubiese permitido que su reinado se extienda. A pesar de que ella tenía el derecho de retirarse y concentrarse en su vida personal, Amidala continuó apasionada en el servicio público. Como respuesta de una petición de la nueva monarca de Naboo, la Reina Jamilla, Amidala aceptó el puesto de Senadora del Sector Chommell, que incluía a Naboo y a sus 35 sistemas estelares vecinos. Naboo, tomando la posición ocupada por Palpatine. En una galaxia con tumultuosos cambios, su palabra siempre se mostró como un icono de racionalidad en un cada vez más fragmentado Senado.

Con el surgimiento del movimiento Separatista que trataba de mellar la estabilidad de la República, Amidala fue una de las pocas que pensaba darle una solución pacífica a la crisis. Los alarmistas Senadores, apoyaban la creación de una fuerza militar para proteger a la República, pero Amidala lideraba la posición (auspiciada por Palpatine) en contra del Acto de Creación Militar. Ella creía que esto llevaría inevitablemente a actos hostiles en contra de los Separatistas.

Cordé muere en un intento de asesinato contra la Senadora Amidala
Cordé muere en un intento de asesinato contra la Senadora Amidala

En el día de votación del Acto de Creación Militar, la Nave Real de Amidala fue atacada cuando arribaba a Coruscant. Siete personas, incluyendo su actual señuelo, Cordé, murieron en la explosión. Ella se salvó ya que iba encubierta como piloto en un caza estelar con el Capitán Typho (quien estaba a cargo de su protección). Algunos especulaban que los resentidos mineros de especia, de las lunas de Naboo eran los culpables, pero Amidala creía que todo era responsabilidad del Conde Dooku, líder de los Separatistas. Pero la verdad era que un antiguo enemigo, Nute Gunray, era quien estaba tras los cazarrecompensas que intentaban silenciar a la Senadora.

Como una solicitud del Supremo Canciller Palpatine, Amidala fue puesta bajo la custodia de los Caballeros Jedi. Amidala se reunión una vez más con Obi-Wan Kenobi y su aprendiz Anakin Skywalker, a quien no había visto en una década. Un segundo intento de asesinato de parte de la cazarrecompenses Zam Wesell, no hizo más que revelar en cuan grave peligro se encontraba Padmé, por lo que fue ordenada para viajar de vuelta a Naboo para su mayor seguridad, lo cual frustraría su presencia en la votación.

Padmé y Anakin se dan su primer beso
Padmé y Anakin se dan su primer beso

Así, Anakin escoltó a Padmé a Naboo, donde ella estaría a salvo, mientras los Jedi investigarían acerca de los ataques contra ella. En los momentos de tranquilidad en el bello paisaje de Lake Country en Naboo, Anakin y Padmé permanecieron juntos, recuperando el afecto y la amistad que tenían interrumpida por diez años, y finalmente enamorándose profundamente uno del otro. Pero esto era prohibido para ambos. Según los estatutos del Código Jedi, Anakin no podía tener ninguna relación romántica, y Padmé necesitaba enfocarse en su carrera. A pesar de sus fuertes sentimientos, fue Padmé quien intentó cortar la situación siendo realista y ocultando sus sentimientos. Pero no solo el amor por Padmé atormentaba a Anakin, este tenía terribles pesadillas que le indicaban que su madre se encontraba en peligro. Cuando no aguantó más, Anakin retornó a Tatooine con Padmé para buscar a Shmi Skywalker.

Anakin encontró a su madre moribunda, y acabó con los Tusken Raiders en venganza a la tortura que le habían hecho a su progenitora. Cuando regresó con Padmé a la casa de los Lars (Owen y Beru que eran quienes vivían con Shmi, y Cliegg que la liberó de Watto y contrajo matrimonio con ella), este le confesó lo que había hecho. Padmé quedó estupefacta ante lo narrado por Skywalker, pero su dejó que su compasión guíe su corazón, consolándolo.

En seguida, Anakin y Padmé viajaron a Geonosis, en respuesta a un mensaje que Obi-Wan les envió, donde se mostraba que los Separatistas lo habían capturado. Debido a que Tatooine se encontraba más cerca de Geonosis, los dos jóvenes entendían que eran la única posibilidad de salvación para Obi-Wan y volaron apresuradamente hacia allá. Padmé esperaba utilizar sus habilidades diplomáticas para tratar con los Separatistas, pero ella y Anakin fueron detectados en la fundición de droides del planeta y capturados por los guardias droides y Geonosianos.

Padmé lucha por su vida en la arena de Geonosis
Padmé lucha por su vida en la arena de Geonosis

Ambos fueron llevados ante el Conde Dooku y las altas autoridades Geonosianas. Acusados de espionaje, Anakin y Padmé fueron sentenciados a ser ejecutados. En vista de que su muerte estaba cerca, Padmé dejó aflorar sus sentimientos y profesó su amor por Anakin. Los dos estaban en la arena de ejecución junto con Obi-Wan, y tres mortales bestias que los acechaban, para el deleite de todos los espectadores Geonosianos. A pesar de sufrir cortes en la espalda de parte del feroz Nexu, Padmé se las arregló para mantenerse a salvo, por un tiempo. Pronto se reunió con Kenobi y Skywalker, pero fueron rodeados por droides.

Inesperadamente, el show fue interrumpido por la llegada de los refuerzos Jedi, lo que dio inicio a las históricas Guerras Clónicas. Haciéndose de un rifle blaster, Padmé luchó contra las fuerzas droides Separatistas para tratar de mantenerse con vida en la arena de muerte. Sin embargo, los droides de batalla los superaron en número y fueron acorralados. Sin embargo, la llegada del Maestro Yoda y del nuevo Ejercito de Clones evitó que murieran en la arena. Padmé subió a una nave cañonera junto con Anakin y Obi-Wan y salieron rápidamente de la arena para ayudar en la batalla que rugía en las afueras.

Posteriormente, detectaron a Dooku escapando posiblemente a un hangar para abandonar el planeta y se dispusieron a seguirlo. Pero los disparos de los cazas escoltas del Conde hicieron que Padmé y un soldado clon cayeran sobre la arena y fueron dejados atrás para poder seguir al fugitivo. Al recobrar la conciencia, Padmé le indicó al soldado pedir refuerzos inmediatamente para alcanzar a los demás. Para cuando llegó con un escuadrón de clones, el velero solar de Dooku despegó y no pudieron evitar su huida.

Anakin y Padmé contraen matrimonio en Naboo
Anakin y Padmé contraen matrimonio en Naboo

Después de la Batalla de Geonosis, Padmé Amidala retornó a Naboo escoltada por Anakin. Ahí en el mismo lugar en donde nació su romance, los dos se casaron en una ceremonia secreta la cual solo fue espectada por C-3PO y R2-D2. Esta expresión de amor sería sucedida de uno de los momentos más oscuros enfrentados por Padmé y la galaxia.

Cuatro meses después de iniciada la Guerra, el Maestro Yoda viajaba a bordo de su Yate Naboo cuando sintió un disturbio en la Fuerza. El sagrado templo Jedi en Illum estaba bajo el ataque de la Confederación. Padmé aceptó en ayudar, llevando a Yoda hasta el frígido planeta; a pesar de que su protector el Capitán Typho necesitara persuasión adicional para permitirle llegar a ese lugar.

Cuando Anakin ascendió al rango de Caballero Jedi, este secretamente le envió un regalo a Padmé, su trenza de Padawan. Padmé en retribución, le dio como regalo a R2-D2 para que sea su droide astromecánico permanente. Por este tiempo Padmé llevaba a C-3PO como parte de su delegación Senatorial. Para que vaya de acuerdo con la alta sociedad de Coruscant, Threepio fue bañado en una cobertura dorada.

Amidala en Illum
Amidala en Illum

Las Guerras Clónicas alrededor de la galaxia, la hacían un lugar peligroso para cualquier Senador. Padmé armó su Skiff Estelar Naboo como precaución, hasta que vengan tiempos más tranquilos. A pesar de que ella permanecía la mayor parte de su tiempo en la capital, las misiones de Padmé algunas veces la llevaban lejos de la protección de Coruscant. Durante una visita a Normal II, Mandalorianos enviados por Darth Sidious intentaron secuestrar a Amidala, pero las fuerzas de la República los emboscaron antes de que esto suceda.

Amidala continúo sirviendo al Senado fielmente, a pesar de que la creciente carrera de su esposo la distraía. Anakin se estaba convirtiendo en un héroe de guerra conocido en toda la Galaxia. Los pocos momentos en los que podían estar juntos eran muy ajustados. La guerra estaba concentrada en el Borde Exterior, lejos de Coruscant, y Padmé veía muy poco a Anakin. Cuando las campañas del Borde Exterior terminaron, Padmé le tenía buenas nuevas a Anakin, el sería padre.

La Guerra vio la continua transformación de la República. Para volver más eficiente la lucha a los Separatistas en los diferentes frentes, el Canciller Palpatine, ejecutó una serie de decretos que le agregaban cada vez más poderes y atribuciones a su cargo., dejando de lado la capacidad del Senado para manejar la guerra. Muchos estuvieron prestos a otorgarle esos poderes, particularmente los políticos corruptos. Un pequeño grupo de Senadores se convirtió en los fiscalizadores del creciente poder de Palpatine. Los Senadores Bail Organa y Mon Mothma hablaron acerca de drásticas alternativas en reuniones clandestinas. Padmé también era una de esas secretas idealistas, junto con los Senadores Fang Zar, Giddean Danu, Chi Eekway, Terr Taneel y Bana Breemu. Ellos acordaron en mantener sus discusiones en secreto, aún hasta de sus más cercanos asociados. Padmé estuvo de acuerdo, aún cuando temía que Anakin podía sentir su duplicidad y quizás pudiera utilizarla para otra cosa.

Una reunión de los senadores preocupados por la situación política
Padmé le cuenta a Anakin que espera un hijo de él

Padmé a pesar de pertenecer a este grupo, siempre se mostró mesurada y procuró no ir más allá de lo permitido por la ley y resolver todo con una solución diplomática. Ella también le pidió a Anakin que utilice su estrecha amistad con Palpatine para presionarlo a una solución pacífica a la guerra, pero esto no funcionó. Las dudas de Padmé atribulaban a Anakin. A sus oídos, ella estaba empezando a sonar como una Separatista.

Padmé comenzó a recolectar las solicitudes de lo que se convertiría en la Delegación de los 2000, un grupo de Senadores que criticaría formalmente el régimen de Palpatine. Ella presentó las demandas de la Delegación a Palpatine, quien no las tomo en cuenta. Palpatine cuidadosamente plantó semillas de duda acerca de las intenciones de Padmé en Anakin, al punto de que continuó explotando los miedos que tenía Skywalker de perderla.

Anakin tenía constantes pesadillas de que Padmé moriría durante el parto. Como también tuvo aquellas proféticas pesadillas acerca de la muerte de su madre, estas visiones aturdían más al Jedi. El no podía perder a Padmé, y haría cualquier cosa para mantenerla a su lado. Un portal a poderes oscuros que preservarían la vida de tipo no natural llegó a oídos de Anakin. Fue este poder el que le hizo unirse a Darh Sidious, Señor Oscuro de los Sith; que no era nada más y nada menos que su amigo Palpatine.

Una reunión de los senadores preocupados por la situación política
Una reunión de los senadores preocupados por la situación política

Padmé como el resto de la República, no tenía idea de que el Canciller Palpatine, era el Sith Lord que tanto buscaban. Este sedujo a Anakin hacia el lado oscuro, y Skywalker se convirtió en su aprendiz, convirtiéndose en Darth Vader. Ya como Vader, Anakin lideró una emboscada a los Jedi que se encontraban en el Templo, y luego viajó a Mustafar a matar a los líderes Separatistas, efectivamente dándole fin a las Guerras Clónicas.

Fue Obi-Wan quien le contó la verdad a Padmé. El había visto la evidencia de las transgresiones de Anakin. Padmé estaba impresionada. Renuente a creer el oscuro presente de su esposo, viajó a Mustafar a confrontarlo, sin saber que Obi-Wan estaba oculto a bordo de su nave.

Fue como Obi-Wan lo había descrito. Padmé no pudo razonar con Anakin. En su retorcida percepción, el había hecho todas esas aberraciones para mejorar las cosas, para unir a la galaxia, para convertir a la corrupta República en un justo Imperio para sus niños. Confundido por sus nuevos poderes, Anakin prometió derrocar al Emperador y hacer la galaxia exactamente como el y Padmé lo quisieran.

Anakin ataque a Padmé con una técnica de la Fuerza
Anakin ataque a Padmé con una técnica de la Fuerza

Padmé estaba devastada por la transformación de Anakin. Cuando su furioso esposo vió a Obi-Wan emergiendo de la nave de Amidala, el sacó las peores conclusiones. Anakin pensó que su esposa le había tendido una trampa, lo había traicionado, trayendo a su mentor a Mustafar para que lo mate. Anakin alzó su mano y cogió a Padmé del cuello ejerciendo fuerza de manera telequinética. Padmé intentaba respirar mientras la vida se le escapaba. Anakin soltó a Padmé y encaró a Obi-Wan mientras ella colapsaba. Mientras Kenobi y Skywalker desataban un duelo en Mustafar; C-3PO y R2-D2 recogieron a una Padmé inerte y la llevaron abordo de la nave. A pesar de que la nave contaba con un pequeño equipo medico y a pesar de las totalmente equipadas instalaciones médicas en Polis Massa, sus signos de vida cada vez decaían más y más. Ella se encontraba físicamente bien, pero por alguna extraña razón estaba muriendo.

Padmé nunca supo que le pasó a Anakin. Ella nunca vio el daño que este sufrió de parte del sable de Kenobi y de la lava de Mustafar. Ella solamente sabía que aún había bondad en el. Con su último respiro ella intentó convencer a Obi-Wan de esto. Pero antes de morir, Padmé permaneció fuerte para poder alumbrar. Engendró gemelos un niño al que le puso Luke y una niña a la que llamó Leia. Obi-Wan Kenobi, Yoda y Bail Organa vivirían para mantener a salvo a los niños.

El cuerpo de Amidala retornó a Naboo, pero la hicieron parecer como si aún estuviera embarazada. Todo lo que se dijo de ella fue que murió a manos de los Jedi. Siguiendo las tradiciones de Naboo, la identidad del padre de los niños nunca fue revelada y cualquier investigación mancillaría su reputación (2). En el funeral, miles de ciudadanos de Naboo se volcaron a las calles para mostrar su respeto por última vez a una de sus más bienamadas representantes.

Notas:

  1. Nótese que en el número 6 del magazine Star Wars Kids, se asegura que Amidala fue elegida Reina a la edad de doce años, no solamente líder de la ciudad.
  2. En el Diccionario Visual de Star Wars Episodio III indica que la familia de Padmé no estaba informada acerca de su embarazo.