Padre (Mortis)

  • Afiliación:Los Únicos
  • Origen:- desconocido -
  • Especie / Genero:Celestial / Masculino
  • Altura:2.48 m (aproximadamente)
  • Armas:- ninguna -
  • Transporte:- desconocido -
  • Apariciones:Universo Expandido

La Fuerza, quizás el más grande misterio y a la vez el más trascendental en la historia de la Galaxia. Esta se ha manifestado en diferentes situaciones y formas a través de la línea temporal. Muchos usuarios de La Fuerza han sido los que finalmente han determinado el destino de la Galaxia, tanto a favor del Lado Oscuro como del Lado Luminoso; pero fueron muy pocos abrazaron ambas aristas y casi nadie de éstos manejó ambos de manera equilibrada sin caer en la demencia o en la corrupción. Seres de casi todas las especies conocidas se mostraron alguna vez como sensibles alcanzando grandes niveles de manejo sobre ésta. Sin embargo, existió un grupo conocido como seres celestiales, los cuales llegaron a tener un dominio sobre ésta de manera inimaginable. Quizás la expresión más misteriosa de estos seres fue aquel conocido únicamente como “Padre”.

El Origen de “Los Únicos”

“Padre” era el líder de un grupo de poderosos seres divinos conocido como “Los Únicos”, una familia de usuarios de la Fuerza, más poderosos que cualquier otro mortal conocido, de una manera inconmensurable. Originalmente considerado un ser Celestial, El Padre, se convirtió en un usuario de la Fuerza. Así pues este emergió desde un geiser de un planeta selvático desconocido, aproximadamente un millón de años antes del estallido de las Guerras Clónicas junto a sus hijos. Sus hijos como era lógico, expresaron afinidad a la Fuerza. Su hijo, “Hijo”, expresó gran afinidad al Lado Oscuro, mientras que su hija, “Hija”, hizo lo propio con el Lado Luminoso.

El Padre, poderoso Portador de la Fuerza
El Padre, poderoso Portador de la Fuerza

Fue entonces que la labor de este ser, fue la de mantener a ambos en balance, ya que el que cualquiera de los dos desatase todo su poder, sería peligroso para la Galaxia. A su vez, el poder de sus hijos fluía a través de el por lo que tenían un fuete nexo entre ellos. En el lugar donde habitaban existían dos lugares donde residía gran poder, los cuales El Padre prohibió a sus hijos: La Fuente del Poder y la Alberca de la Sabiduría. Sin embargo, estos no obedecerían a su progenitor y Son bebería el agua de la fuente, mientras que La Hija se bañaría en la alberca. Este hecho ocasionó que ambos adquirieran grandes poderes en los muchachos iniciándose una batalla entre ellos. Desde aquel momento la existencia de “Padre” se circunscribió a mantenerlos a ambos en paz para evitar romper el balance existente.

La demencia de Abeloth

Cierto día, una extraña mortal llegó hasta el planeta de los Únicos, convirtiéndose inicialmente en la criada de la familia. El tiempo pasó y la criada se convertiría en la pareja de “Padre” quien encontró el complemento perfecto para mantener el balance. Ella a su vez entabló una relación maternal con “Hija” e  “Hijo”. Durante años las cosas marcharon de manera correcta; existiendo la armonía que tanto ansiaba tener “Padre”; pero la naturaleza de la mujer le jugaría una mala pasada, ella envejeció y cada vez se le hacía más difícil mantener la paz entre ambos jóvenes.

Un día, mientras los demás se encontraban peleando en el patio de la casa, aprovechando la distracción ella tomó un sorbo de la Fuente del Poder para luego bañarse en la Alberca de la Sabiduría. “Padre” la alejó utilizando la Fuerza, pero ya era demasiado tarde. La Fuente y la Alberca habían rejuvenecido a la mortal y la habían dotado de gran poder e inmortalidad. Sin embargo, todo ese gran poder absorbido la habían corrompido irrevocablemente. A partir de ese momento, perdió su identidad para convertirse en Abeloth, la Acarreadora del Caos. Ella atacó entonces a los muchachos sometiéndolos, hasta que “Padre” vino en su ayuda. El tomó a sus hijos y abandonó el planeta, dejando atrás a Abeloth.

Tras los hechos lamentables sucedidos, “Padre” se vio forzado a buscar un Nuevo hogar fuera del mundo temporal donde vivían. Así pues ellos llegaron hasta el lugar conocido como Mortis, ubicado en el sistema del Espacio Salvaje, conocido como Chrelythiumn, en orden de vivir como exiliados a desconocimiento de la mayoría en la Galaxia (1).

El arribo del Elegido

Centurias pasarían hasta que en el año 21 ABY, en el transcurso de las Guerras Clónicas, “Padre”, recibió noticias que “El Elegido” había surgido finalmente. Era el momento que él había estado esperando por mucho tiempo. Debía de constatar personalmente si ese muchacho era realmente quien decía que era. Así pues, este envió una llamada de emergencia de 2000 años de antigüedad, la cual fue interceptada por el Almirante Tenant, quien patrullaba el Borde Exterior.

Una vez recibido el mensaje, el Concilio Jedi se reunió y decidió enviar al equipo formado por Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker y Ahsoka Tano a atender dicha llamada. En el camino hacia las coordenadas que indicaban la señal, los Jedi se encontraron contra un crucero pesado, temiendo haber caído en una trampa Separatista. “Padre” separó a los Jedi de sus escoltas y los atrajo hasta el monolito donde hizo que su transporte aterrizase.

El Padre busca poner a prueba al Elegido
El Padre busca poner a prueba al Elegido

Los tres Jedi, fueron recibidos por “Hija” en representación de su padre, quien los esperaba. En el camino hacia su objetivo, los Jedi fueron separados por “Hijo”, quien les tendió una trampa (2). Una vez separados, “Hija” le dijo a Anakin que se quedara donde estaba y esperara su retorno. Anakin dándole la contra decidió buscar por sí mismo una manera de huir del planeta, hasta que encontró una especie de monasterio, donde pensó que encontraría la respuesta para su escape.

Cuando Anakin entró al tempo, “Padre” lo estaba esperando. El anciano le ofreció un lugar donde pasar la noche a lo que el Jedi accedió. Cuando Skywalker descansaba, “Hijo” apareció tomando la forma de su madre. El Jedi asumió que el que le había tendido aquella treta era el anciano. Luego de aquella experiencia, Skywalker acusó a “Padre” de ser un Señor de los Sith, amenazándolo con su sable de luz. Sorprendentemente para el Jedi, “Padre” empujó con la palma de su mano la hoja de luz hasta desactivarlo. Anakin estaba desconcertado ante tal demostración de la Fuerza.

Entonces el anciano, le explicó a Anakin la naturaleza de sus hijos, de él mismo, de la Fuerza y de la Profecía del Elegido. “Padre” demandó entonces una prueba para verificar si es que Skywalker era o no el Elegido.

A la mañana siguiente, “Padre” le ordenó a sus hijos que capturan y mataran a Obi-Wan Kenobi y Ahsoka Tano, para comenzar con la prueba. Skywalker, aterrorizado, trató de rechazar el participar en la prueba, pero “Padre”, le dijo que solo el podría hacer que sus hijos liberasen a sus amigos.

Anakin abrazaría la Fuerza en Mortis y forzaría a “Hijo e “Hija”, la oscuridad y la luz, a liberar a sus amigos. Luego el forzó a ambos a arrodillarse frente a él. Sorprendido, “Padre”, le solicitó a Anakin a que se quedara a tomar su lugar, revelándole que él ya estaba muriendo y que solo el Elegido podía domar a sus hijos cuando el muriese. Skywalker rechazó la propuesta, siendo advertido por el anciano que su autosuficiencia maldeciría a la Galaxia. A pesar de todo, el anciano respetaría la decisión de Anakin y lo dejaría abandonar Mortis junto a sus compañeros.

Descendencia Oscura

Con el desconocimiento de su padre y su hermana, “Hijo” quiso detener al Elegido, de abandonar el planeta, para utilizarlo para escapar y crear el terror en la Galaxia. Para hacer esto, el raptó a Ahsoka Tano y la convirtió a su favor, envenenándola con el lado oscuro de la Fuerza. Después de ello, “Hijo” se dirigió hasta el monasterio donde se encontraban sus familiares. Cuando este llegó, “Padre” le comentó sobre su creciente fortaleza, pero le advirtió que su vanidad se estaba llevando lo mejor de sí. “Padre” agregó que él había hecho lo que estaba prohibido, el había permitido que el lado oscuro alimentara su ira y su deseo de poder. Abrumado, el hijo condenó a “Padre” su fragilidad y despidió contra él una descarga eléctrica que casi lo mata. Su hija intentó curarlo, mientras Obi-Wan Kenobi preguntó la manera de cómo detener al usuario del lado oscuro. Entonces “Hija” llevó a Kenobi hasta un altar en donde ellos encontrarían un arma conocida como “la Daga de Mortis”; elemento que tenía el poder suficiente como para matar a “Hijo”.

Luego de obtener la daga, “Hija” y Obi-Wan se dirigieron donde “Hijo” hacia su catedral, en un intento por detenerlo, pero el Jedi fueron llevado a ayudar a su aprendiz a combatir contra su padawan, mientras que “Hija” se quedó para luchar en contra de su hermano. Mientras la batalla entre la luz y la oscuridad estalló, “Padre” se levantó y se dirigió hasta la batalla entre sus hijos, lanzándolos contra los Jedi. Su hijo furioso, se tornó en contra de su padre y soltó una ráfaga eléctrica contra él, terminando de debilitarlo. Entonces “Hijo” le pidió a Ahsoka que le entregase la daga para matar a su padre, pero antes que pudiese hacerlo, “Hija” se interpuso entre “Hijo” y su padre salvándolo, pero siendo mortalmente herida. Iracundo “Hijo” abandonaría la escena.

Con el balance de la Fuerza roto, Mortis comenzó a sumirse en la oscuridad. Sin embargo, a pesar de la situación, Anakin Skywalker le preguntó a “Padre” para que ayudase a su padawan a vivir, pero el anciano contestó que al no existir balance, la oscuridad la consumiría. Para sorpresa de todos, la agonizante “Hija” se ofrecería a traer lo que quedaba de ella a la vida, a traer a Ahsoka de vuelta. Así pues “Padre” procedió a ayudar a Anakin para servir como canal conductor para transferir lo último de vida que quedaba de “Hija” hacia la padawan Togruta.

La Restauración del Equilibrio

Luego del conflicto con su hijo, “Padre”, sepultó a su hija en un mausoleo, junto a la Daga de Mortis descansando sobre su pecho; pero cuan pronto el cerró la tumba, el fue alcanzado por Anakin Skywalker, quien deseaba ayudarlo para derrotar a su demente hijo. “Padre” le dijo que no subestimara a “Hijo”, quien lo utilizaría para escapar de su aislamiento y derramar el terror a lo largo de toda la Galaxia. Anakin ofreció su ayuda, pero “Padre” replicó que no era más su elección. Sin embargo, él le aconsejó al joven Jedi que vaya y busque respuestas. Mientras Anakin seguía a “Hijo” hacia el Pozo del lado oscuro, este hizo que el Jedi recibiese una visión de su oscuro futuro. Skywalker confundido se unió temporalmente al usuario del lado oscuro para prevenir que esas visiones sucedan.

Cuando “Hijo” partió para recuperar la Daga de Mortis, “Padre” alcanzó a Anakin y le preguntó qué era lo que su hijo le había mostrado. Skywalker le contestó que había visto una visión apocalíptica de su futuro. “Padre” entonces aseveró que, el futuro no estaba escrito en una roca y procedió a eliminar la visión de la cabeza del Jedi. “Padre” llevó a Skywalker de vuelta al monasterio. Una vez allá, el Jedi despertó y le preguntó a “Padre” lo que había sucedido. El anciano le respondió, que su hijo había roto las leyes del tiempo y le había mostrado lo que él nunca debía haber visto.

El Padre pone fin a su vida para poder detener al Hijo
El Padre pone fin a su vida para poder detener al Hijo

No pasaría mucho para que Kenobi junto a Ahsoka llegasen al monasterio perseguidos por el mismo “Hijo”. Cuando el usuario del lado oscuro llegó, su padre trató de convencerlo de que se resista y se quede, pero “Hijo” estaba invadido por el poder del lado oscuro y rechazó la propuesta. Este entonces fue atacado por Skwalker, seguido de Ahsoka y Kenobi; sin embargo ni sus fuerzas combinadas eran lo suficientemente poderosas para detenerlo.

Viendo que la única manera de retener a su hijo era la de suicidarse en orden de quitarle los poderes a éste, “Padre” tomó la daga que había servido para matar a su hija y se suicidó. Aterrorizado, por la perdida de su progenitor, el hijo le imploró a su padre que no muriese. “Padre” se regocijó al ver que aún existía bondad en su hijo, pero ya era demasiado tarde. Con un gesto, el anciano le ordenó a Anakin que aprovechara para matar a su hijo mientras este estuviera con la guardia abajo. El Jedi hizo lo que debía hacer pero antes que el anciano pudiese moverse, terminó empalado junto a su vil hijo.

Moribundo, “Padre” le confió a Anakin que el sería el que traería el balance a la Fuerza, sin embargo debía de cuidar su corazón porque lo podía traicionar. El anciano murió desvaneciéndose y haciéndose uno con la Fuerza. En aquel momento, el planeta Mortis comenzó a colapsar y el cristal ubicado en la punta del monasterio se destruiría emitiendo un cegador destello de luz. Los tres Jedi finalmente se levantarían dentro de su lanzadera, mientras el Capitán Rex esperaba sus órdenes. Desconcertados nunca supieron que fue lo que realmente sucedió.

Post Mortem

Tras la muerte de “Padre”, las cosas seguirían sin cambios durante años. Pero este no era consciente que al morir y, al Anakin rechazar ocupar su lugar, no habría nadie que pudiese contener a Abeloth cuando apareciese nuevamente. Abeloth sería liberada de su prisión por el nieto de Anakin, Jacen Solo, debido a sus acciones como Darth Caedus. Esta finalmente sería derrotada.

Luke Skywalker estudiaría los archives relacionados a la misión a Mortis y aprendería sobre la historia completa.

Notas:

  1. Solo algunos en la Galaxia tuvieron ciertas referencias sobre su existencia. Entre ellos la Madre Talzin, Darth Plagueis, Luke Skywalker y Darth Sidious. A pesar del alejamiento de toda forma de vida por parte de los seres celestiales, en el año 7000 ABY, Sorzus Syn, en sus memorias cuando habló de la Profecía del Elegido mencionó a Mortis. Darth Plagueis así mismo, era consciente de la leyenda, pero lo trató como una mera superstición. Adicionalmente, la Orden Jedi, mencionó la profecía de Mortis en “The Jedi Path: Un Manual para los Estudiantes de la Fuerza” en el año 990 ABY.
  2. La forma de los cuerpos del anciano y de sus hijos, era un reflejo de las formas de vida que los rodeaban. “Padre” también poseía la habilidad de volar, haciendo aparecer un par de alas de su espalda.