Palpatine

  • Afiliación:Sith, República Galáctica, Imperio Galáctico
  • Origen:Naboo (posiblemente)
  • Especie / Género:Humano / Masculino
  • Altura:1.78 metros
  • Armas:Sable de Luz
  • Transporte:Lanzadera Clase-Lambda
  • Apariciones:Episodios I, II, III, V y VI

Palpatine, conocido como Darth Sidious, fue el último Canciller de la República Galáctica y el primer Emperador de la Galaxia. Él era un Señor Oscuro de los Sith, quien siguió la Regla de Dos y fue considerado por muchos como el Sith más poderoso que pudo existir. Es el responsable directo de dos de las más grandes e importantes guerras de la galaxia como parte de su plan para el ascenso al máximo poder. Gracias a su ingenio, y gran paciencia, Palpatine fue capaz de establecer control sobre la población de la galaxia y de crear una de las más poderosas fuerzas militares que ha existido en la historia. Por diecinueve años, su reinado se daría sin considerable oposición, hasta que un grupo de descontentos Senadores Imperiales fundó la Alianza para Restaurar la República. La Guerra Civil Galáctica duraría muchos años, hasta que en año 4 ABY, moriría a manos de Anakin Skywalker, su aprendiz Sith, durante la Batalla de Endor. A pesar de esto, esto no representó el final del Imperio. Esto lo convierte en uno de los personajes más influyentes de la historia galáctica.

El nacimiento del Maestro Sith

Muy poca es la información acerca de los primeros años de Palpatine. Los registros sobre sus antepasados, miembros de familia y niñez se desvanecieron con la llegada del Nuevo Orden. Se asume que aquellos registros fueron borrados intencionalmente para cubrir su identidad como Sith, pero existe otra posibilidad menos creíble: la que expone que nunca hubo una persona llamada Palpatine en Naboo. Darth Sidious, habría creado la identidad de Palpatine con el fin de entrar a la esfera política y por lo tanto no habría aquellos registros familiares.

Asumiendo lo más cercano a la realidad, los nombres de la familia de Palpatine nunca fueron descubiertos, pero era parte de la nobleza; por lo tanto se asume que provenía de un noble linaje. Si es difícil saber algo sobre la niñez de Palpatine, mucho más oculto es el hecho de cómo se convirtió en un Sith. Sólo se sabe que no fue detectado como un sensible a la Fuerza por parte de la Orden Jedi, pero si captó la atención de Darth Plagueis, un Muun que era el Señor Oscuro de los Sith por aquel tiempo.

Era una costumbre de muchos años atrás que para abrazar el Lado Oscuro, un aprendiz debía de asesinar a alguien muy cercano a éste para demostrar su compromiso con la causa Sith. A pesar de que no existe información acerca de cual fue el asesinato que cometió Palpatine, se puede asumir que esto sucedió para que Plagueis pudiese aceptarlo como aprendiz. Se deduce que Palpatine fue instruido de esta manera, ya que más adelante haría lo mismo para con sus aprendices en el futuro (Darth Maul, Darth Tyranus y Darth Vader).

Habiendo probado la valía del joven, Darth Plagueis inició al muchacho en las artes Sith. Así pues, obtendría el nombre de Darth Sidious al ser proclamado un Señor Oscuro de los Sith. Se asume también que la enseñanza de Sidious se dio por muchas décadas, a pesar de que no existe indicación exacta de cuándo se inicio ni cuándo terminó. Durante aquel tiempo Plagueis adiestró a Sidious de acuerdo a las tradiciones establecidas por Darth Bane. En el transcurso del entrenamiento del aprendiz oscuro, Darth Plagueis tuvo acceso a un cierto número de holocrones Sith, dispositivos de apariencia piramidal, los cuales habían sido grabados en la época de Darth Bane. Los Jedi erróneamente creían poseer todos los holocrones en los Archivos de su Templo. La manera en la cual los originales y los falsos holocrones fueron manipulados, es desconocida.

Plagueis entrena a su aprendiz Sidious
Plagueis entrena a su aprendiz Sidious

Bajo la tutela de Plagueis, Sidious estudió la historia de los Sith, aprendiendo sobre todos los Señores del Sith existentes durante la historia y aprendiendo los preceptos de Darth Bane, quien reformó la Orden. El entrenamiento de Plagueis era brutal, pero exitosamente moldeó a Palpatine para convertirse en uno de los más poderosos Señores Oscuros.

Palpatine adquirió y logró dominar muchas habilidades, pero quizás su mayor fortaleza sería su gran inteligencia y capacidad para la manipulación de las cosas en su beneficio. Dentro de sus habilidades en la Fuerza podemos mencionar que Palpatine dominaba técnicas de ataque como el Relámpago de Fuerza, técnica inherente de los Sith, o la telekinesis. A su vez el Sith logró ser un maestro duelista y manejaba Visiones a través de la Fuerza y llegó a dominar la Meditación de Batalla.

A pesar de los grandes logros de su aprendiz, no todo el tiempo de Plagueis estaba enfocado en la realización de su alumno; sino que estaba obsesionado con la inmortalidad. Había accedido a enseñanzas ancestrales y había obtenido el conocimiento que le permitía hacer vivir a aquellos que estaban al borde de la muerte y hasta hacerlos regresar de la muerte. Los Jedi y los Sith habían estudiado las formas de sobrevivir a la muerte en sus diferentes formas por miles de años, pero sin éxito. Los Señores del Sith más poderosos de la antigüedad, particularmente Darth Sion y Darth Andeddu, supuestamente conocían aquellos secretos, pero sus enseñanzas habían sido perdidas o mal utilizadas. Plagueis logró llevar su búsqueda a otro nivel, logrando crear vida de la nada. Eventualmente, Plagueis le comentaría a Sidious acerca de sus experimentos de manipular los midiclorianos para crear vida a partir de la Fuerza. El muchacho que había resultado de aquel experimento, poseería asombrosos poderes.

Sidious, sospechó de que la verdadera intención de Plagueis era la de crear un nuevo aprendiz para que lo reemplazase. Entonces su posición se vió amenazada. Concluyendo que ya había aprendido todo lo que podía de Plagueis, y teniendo ya a su propio aprendiz en formación, Darth Maul, Palpatine mató a Plagueis mientras éste dormía y tomó el título de Maestro Sith para sí mismo. Para que nunca le sucediese lo mismo, el siempre se mantuvo alerta de lo que sus aprendices pudiesen hacer y nunca les dio mucha información sobre Plagueis.

A pesar de que su maestro había muerto, existía evidencia de que su experimento había tenido éxito. En el distante planeta desértico Tatooine, una mujer esclava de aproximadamente treinta años, Shmi Skywalker, había engendrado a un niño llamado Anakin Skywalker. A pesar de que poco se conoce sobre los primeros años de Anakin y la forma en la cual fue engendrado; se sabe que su madre no tenía conocimiento acerca del padre biológico de su hijo y cuando Skywalker se hizo conocido como un poderoso Jedi con el más alto nivel de midiclorianos alguna vez visto, Sidious mantuvo su mirada atenta sobre el muchacho, anticipando de que el sería un aprendiz mucho más poderoso que Darth Maul, su nuevo aprendiz.

Darth Maul era un Zabrak de Iridonia, a quien Sidious había comenzado a entrenar como Sith, justo antes de la muerte de Plagueis. No se especifica el porque Sidious hubiese elegido un Zabrak como aprendiz, pero en la antigüedad existía un fuerte nexo entre los Sith y los Zabrak. A sabiendas de las habilidades de estos seres en las artes marciales, los Sith habían establecido lucrativos contactos en Iridonia, donde habían gastado exorbitantes sumas de dinero para contratarlos como mercenarios. Luego de que la cultura Sith pasase a la clandestinidad total, la influencia de los Sith permanecería como parte de la cultura Zabrak. Éstos eran conocidos por soportar el dolor extremo, pero nada hubiese preparado al joven Maul para soportar la brutalidad del entrenamiento de Palpatine. A pesar de la forma de proceder de su maestro, Maul mostraba un respeto inquebrantable por el hombre, mostrando su lealtad repetidas veces.

Cuando Darth Maul era muy joven, Darth Sidious lo llevó hasta el Templo Jedi, en donde ambos se hicieron pasar como turistas. El manejo del Lado Oscuro de Sidious era lo suficientemente bueno como para mantener a ambos de no ser notados como sensibles a la Fuerza por los Jedi. A pesar de ello no lograron ingresar al Templo, ya que éste nunca estaba abierto para los turistas. Ellos se pararon a puertas del Templo, en donde Sidious le mostró a Maul los rostros de los Jedi más destacados mientras estos entraban o salían del Templo, planeando la destrucción de la Orden. Maul siempre recordaría este momento cuando estuvo frente a frente con sus enemigos, sin ser detectado.

El tiempo para la prueba final de Maul llegaría finalmente. Palpatine lo envió hasta un remoto y solitario planeta, en donde fue cazado por droides asesinos por un mes, tiempo durante el cual no había comido por días y estaba exhausto. Una vez cumplido el plazo, Palpatine le dio el encuentro esperándolo en la boca de una cueva, donde lo retó a un duelo del cual salió triunfante. Palpatine se paró sobre el Zabrak y le dijo que había estado preparando a otro aprendiz en caso de que este fracasara en aquella prueba. Enfurecido, Maul arremetió contra Palpatine con un sentimiento homicida. Palpatine fue cogido con la guardia abajo, pero fue capaz de desarmar a Maul. Sin arma alguna, Maul continuó atacando, llegando incluso a morder la mano de Sidious antes de ser derrotado finalmente. Complacido, Sidious anunció que su entrenamiento estaba completo y de que ahora era un Señor Sith.

Antes de que Palpatine pudiese lanzar su gran plan para la extinción de los Jedi, el tenía que tratar con una gran variedad de practicantes de las artes oscuras. La Guardia del Sol, las Hechizeras de Tund y los practicantes de la Fuerza Oscura tendrían que alinearse con sus planes. Las Hechiceras fueron eliminadas casi en su totalidad. Palpatine así consiguió un grupo de adeptos conocidos como “los Profetas del Lado Oscuro”, liderados por el ex Maestro Jedi Kadann.

El misterioso surgimiento del político Palpatine (70-32 ABY)

Palpatine comenzó su carrera política cuando era muy joven, ocultando su identidad de Darth Sidious. En Naboo, el servicio público era obligatorio desde los doce hasta los veinte, por lo cual así formó su carrera política. Diferente a la mayoría de los Naboo, eligió seguir en la política luego de la edad límite, laborando en entes estatales. Perdió más elecciones que las que ganó durante su carrera inicial.

Por el 52 ABY, el representante de Naboo en el Senado, Vidar Kim, fue asesinado por un jamás identificado tirador desde un speeder aéreo, un Palpatine ya con treinta años de edad fue propuesto como sucesor. La gente de Naboo lo eligió como su Senador, para representar a Naboo y a los otros treintaicinco planetas afiliados al Sector Chommell. Se desconoce si Palpatine, Plagueis u otro de sus aliados tuvo que ver algo con el asesinato, pero quien sea que haya ordenado ello, Palpatine obtuvo gran beneficio.

Cuando Palpatine llegó a Coruscant para servir en el Senado, llegó con una serie de pertenencias, las cuales debían de ser declaradas en un manifiesto. Éste debía ser entregado a los oficiales de la República, quienes controlaban el ingreso o salida de cualquier equipo o mobiliario al Senado. Uno de aquellos elementos era una abstracta escultura de Sistros, la cual era especificada en el manifiesto como una pieza única forjada en neuranium y acabada en bronzium. Pero la escultura, no era sólida, ésta tenía una pequeña cavidad cilíndrica en su interior, en la cual se encontraba uno de sus sables de luz, el cual había sido ocultado durante la forja de la pieza. Los escaneos no pudieron detectar aquella cavidad debido a la densidad del neuranium, y la escultura sería colocada en la oficina de Palpatine.

El nuevo representante del Sector Chommell no perdió su tiempo e inmediatamente comenzó a establecer relaciones que le pudiesen ayudar en sus futuros planes. El primero de aquellos fue el hijo del hombre del cual su muerte aseguró su elección, Ronhar Kim. Kim era un Jedi que había presenciado la muerte de su padre. Bajo su máscara de pena y condolencia, Palpatine estudió a Kim cuidadosamente, siendo uno de los confidentes del Jedi.

El padre de Ronhar siempre había querido que su hijo siguiera su legado como político, lo que sería una amenaza potencial para Palpatine debido al carisma que lograría el hijo del fallecido. Por eso Palpatine, en un astuto movimiento, sugirió al Jedi que convertirse en un político sería una pérdida de tiempo y que en lugar de ello, lo mejor sería forjar una alianza entre un Jedi y un político que obviamente sería él. Kim accedió y así mantuvieron una amistad por décadas. Así Ronhar Kim se convertiría en uno de sus primeros aliados, al cual manipularía más adelante para la creación de la Guardia Roja en el 32 ABY; y con la muerte del Jedi en la batalla de Merson (21 ABY), Palpatine lo utilizaría como propaganda para alimentar su guerra.

Palpatine, Senador Galáctico
Palpatine, Senador Galáctico

Cuando Palpatine llegó al Senado, pudo conocer la colisión de poderes que existía y de la superioridad de los políticos de Coruscant sobre los representantes de los planetas del borde exterior, los cuales estaban casi olvidados. Siendo un representante de un sector menor, no hizo nada por hacer cambiar de parecer a la élite del Senado, es más el los animó a seguir pensando de esa manera. Tomando una conservadora posición que lo colocase dentro de poderosos comités y consejos, optó por lograr un lento avance dentro de la política, cuidando mucho en no crearse enemistades o rivalidades. Así pues increíblemente logró una gran popularidad y carisma. El escribió textos, los cuales se hicieron populares entre los estudiantes de ciencias políticas al punto que sus teorías eran tocadas en las clases de las universidades alrededor de la galaxia.

A pesar de su gran influencia, Palpatine permaneció neutral y pasaría muchas horas en solitario, en sus cuarteles. La gente se preguntaba, como permanecía como un hombre con tanto recelo, atendiendo raramente funciones sociales y utilizando todo su tiempo a su trabajo. De hecho, lo que sucedía, es que él empleaba mucho de su tiempo en el entrenamiento de Darth Maul y elaborando sus planes como Sith. Mucho de su trabajo del día a día era delegado tanto a sus asistentes como a droides, como TC-4.

El Senador Palpatine comenzó a establecer relaciones con respetadas figuras públicas en posiciones claves del gobierno. Mientras éstas crecieron, su lista de amistades incluían Senadores débiles y poderosos, oficiales militares, miembros de grandes órganos de comercio y hasta miembros de la Orden Jedi. Muchos de aquellos con los cuales establecería amistad, lograrían prominentes posiciones en el Imperio.

En el año 33 ABY, uno de los aliados de Sidious, el Gobernador Teniente Wilhuff Tarkin, lo ayudó a diseñar el asesinato del Directorado de la Federación de Comercio en el planeta natal de Tarkin, Eriadu. Las intervenciones de piratas en las naves de la Federación de Comercio, también habían sido orquestadas por Palpatine, para hacer que el neimoidiano Nute Gunray, ascendiera al poder como Virrey.

Poco después, Palpatine de manera secreta se apoderó de algunos millones de créditos del Banco de Aargau, haciendo parecer que el robo había sido cometido por el Frente Nébula. El Sith hizo que se depositara aquel dinero en las cuentas de la Casa Valorum. El asistente de Palpatine, Sate Pestage, se aseguró de que la diferencia en las cuentas del Supremo Canciller Finis Valorum fuera descubierta por su enemigo político, el Senador Orn Free Taa. El Twi’lek Taa le reveló esta información al Comité de Actividades Internas, lo que debilitó críticamente a Valorum siendo acusado de utilizar de forma tendenciosa su poder.

La Caída de Valorum (32 ABY)

Palpatine había movido sus piezas, para alcanzar una posición influyente dentro de la escala del poder en la Galaxia. La Federación de Comercio ahora estaba fastidiada por las nuevas disposiciones y sus más altos miembros eran controlados por Sidious. El Canciller Valorum había sido desprestigiado y una nueva monarca había ascendido al trono de Naboo. Todas las piezas estaban listas ahora para comenzar a dar el primer golpe.

En el año 32 ABY, bajo la apariencia de Darth Sidious, Palpatine convenció a los líderes de la Federación de Comercio, para que realicen un bloqueo comercial al planeta Naboo, en protesta de la resolución del Senado BR-0371, la cual establecía una tasación en las rutas comerciales. Sidious, de manera astuta, mantuvo su identidad de Palpatine como oculta para los Neimoidianos, a pesar de que les reveló que era un Señor de los Sith y que les dejó claro que tenía cierto poder en el Senado Galáctico.

Sidious dirige las acciones de la Federación
Sidious dirige las acciones de la Federación

En protesta a los nuevos impuestos colocados a las rutas comerciales, la Federación de Comercio realizó un bloqueo comercial al pacífico planeta de Naboo, por orden expresa de Sidious. El Senado debatió ferozmente aquel hecho, pero no hicieron nada por ayudar a los Naboo. El representante de la Federación de Comercio, Lott Dod, argumentaba que no habían violado ninguna de las leyes de la República, ya que no habían atacado a alguna nave ni tocado la superficie del planeta. Ningún crimen se había cometido tampoco por lo que el Departamento de Justicia tampoco podía actuar. A pesar de ello, este descontento desprestigiaba al gobierno de Valorum, calificándolo como ineficiente. Por otro lado, Palpatine le sugería a la Reina Padmé Amidala que sea paciente y esperara una decisión del Senado.

Amidala probó ser más fuerte de lo que Palpatine pensaba, por lo que se contactó al Canciller Supremo requiriendo que tomase acciones inmediatas para menguar el sufrimiento de su pueblo. Valorum actuó, solicitando una sesión especial para que sea discutida en el Senado; adicionalmente envió a dos embajadores Jedi para que negocien una salida pacífica con los Neimoidianos. Palpatine no sabía de los planes de Valorum, quien había acudido de manera directa al Concilio Jedi sin informar al Senado como la ley lo requería. La presencia del Maestro Jedi Qui-Gon Jinn y su padawan Obi-Wan Kenobi tomó por sorpresa a los de la Federación quienes entraron en pánico. Enfurecido, Sidious tuvo que adelantar sus planes y ordenó que bloquearan las comunicaciones y que las tropas de la Federación aterrizaran en el planeta.

La invasión comenzó y pronto las ciudades se vieron infestadas por la armada droide de la Federación. Amidala fue capturada con todo su séquito para legitimar la invasión. Pero Amidala nunca firmó y escapó del planeta con la ayuda de los Jedi, para dirigirse a Coruscant. Sidious estaba extremadamente preocupado y vio esta oportunidad para poder introducir a su aprendiz, Darth Maul. Pero a pesar de todo, el escape de Amidala lo beneficiaría de sobremanera.

Luego de que la nave de Amidala fuese dañada durante el escape de Naboo, Qui-Gon y Obi-Wan le recomendaron aterrizar en Tatooine para realizar una serie de reparaciones en pos de continuar con el viaje. Amidala accedió y le comunicó a Palpatine que se dirigía hacia Coruscant, pero sin especificar su ubicación. Así pues Palpatine rastreó la señal y envió los datos a Darth Maul, quien en poco tiempo llegaría hasta el planeta en busca de sus presas. A su vez, los Neimoidianos de la Federación intentaron saber el paradero de Amidala con resultados fallidos, enviando un mensaje desesperado de Sio Bibble para tratar de hacerla caer.

A Maul no le sería difícil ubicar a los Jedi. La orden de Palpatine sería de atacar a los Jedi y luego secuestrar a la Reina. Sidious a su vez sabía que aquel antiguo experimento de Darth Plagueis, se había realizado en Tatooine. Si los Jedi interferían, el muchacho podía ser entrenado como Jedi, lo que lo haría rechazar de plano las enseñanzas Sith. Matar a los Jedi era la solución, pero Maul no lograría su cometido.

Palpatine y la Reina Amidala en el Senado
Palpatine y la Reina Amidala en el Senado

Amidala llegaría hasta Coruscant, determinada a hacer prevalecer su causa. Palpatine se mostró sorprendido por la presencia de la gobernante, pero esto le daría el impulso que faltaba para tomar el poder; aunque uno de los personajes más cercanos a él, Kinman Doriana, indicaba que el plan original era el de utilizar la invasión de Naboo, como un evento para causar el caos en el Senado, lo que Sidious y sus agentes utilizarían en su beneficio, para lograr el poder de manera gradual. En cambio, con estos nuevos sucesos, Sidious improvisaría un plan que le daría el control que tanto esperaba de manera inmediata.

Así pues, Palpatine requirió una audiencia con Amidala en su departamento del República 500 para desarrollar una estrategia para enfrentar al Congreso Galáctico. Palpatine le manifestaría que ella no tendría opciones ante un corrupto senado, que el poder del Canciller Supremo estaba mermado por los burócratas y que los procesos no tendrían soluciones inmediatas. Ella no tendría más opciones que acceder a los planes de Palpatine, en quien confiaba totalmente. Dos opciones fueron propuestas: ella podía elevar un Voto de No Confianza al Canciller Valorum y forzar la elección de un nuevo líder que tomara medidas mucho más efectivas; o podía llevar el lío hasta las cortes, lo que demoraría un buen tiempo de sufrimiento a su pueblo. Amidala no tenía mucho que elegir, sólo proceder de acuerdo a lo propuesto por Palpatine.

La esperada sesión en el Senado se inició, con dos puntos como temas centrales, el caso a exponer por la delegación de Naboo y el debate sobre la continua oposición de la Federación de Comercio al BR-0371. Muchos no esperaban más que una rutina de trámite, a diferencia de Palpatine quien sabía que el representante de la Federación, Lott Dod, haría prevalecer los procedimientos legales para extender la situación al límite, y así fue. Dod y sus aliados comenzaron con las objeciones para finalmente solicitar que un comité de senadores fuera creado para determinar si las acusaciones realizadas eran válidas, citando procedimientos senatoriales que Amidala no quería escuchar. Valorum accedería a la petición de Dod, sellando su sentencia y mostrando su inefectividad.

Sin más elección, Amidala sugirió que un nuevo líder sea elegido, elevando su voto de no confianza en la persona del Canciller Valorum. Finis Valorum entró en shock, y cuando se pudo recuperar todo ya estaba dado para la nueva elección. El Senador Edcel Bar Gane de Roona, secundó la petición de Amidala. Valorum no pudo posponer la votación solo hasta el día siguiente. Palpatine había logrado encausar los sucesos a su favor y manipular a la joven soberana para desprestigiar a Valorum como elemento necesario para su establecimiento como autoridad.

La puja por el poder marcó a dos facciones en el Senado. Los leales vieron el daño de un gobierno inestable y eligieron a Bail Antilles, representante de Alderaan, como un líder fuerte que elimine toda la corrupción. Mientras que los corruptos deseaban igualmente la estabilidad pero una que les permitiera seguir lucrando a costa de sus posiciones; por lo que eligieron como candidato a Ainlee Teem, representante de Malastare. La tercera opción fue Palpatine. No se sabe realmente quienes fueron los que respaldaron exactamente su candidatura, pero lo que si se sabe es que el Senador Orn Free Taa de Ryloth tuvo mucho que ver en su elección. El círculo que manejaba Taa apoyaría la candidatura de Palpatine quien se había mostrado como un sorpresivo pero fuerte candidato, quien no guardaba enemistad con casi nadie del Senado.

Palpatine retornó al República 500 para anunciarle a Amidala su candidatura y asegurarle que él se convertiría en el próximo Canciller. Antes de la votación oficial, Sidious utilizó a sus mercenarios para realizar una serie de asesinatos a un número indefinido de Senadores, cuyos votos habrían ocasionado que las cosas no salieran a favor suyo. Con la figura de Valorum totalmente desprestigiada, así llegó el día tan esperado por Palpatine. Debido a que ninguna de las facciones opuestas llegaría a un acuerdo en nombrar a uno de los representantes de cada lado, la opción de Palpatine se hizo fuerte ya que era una figura aparentemente incorruptible para los leales, mientras que para los burócratas era un personaje dócil, que jugaría a los intereses de lo que más le convenga. Otro elemento, que jugó a su favor fue la simpatía por el amenazado planeta Naboo. El elemento de que el pueblo del candidato se encontrara en una crisis, ocasionaría que muchos votos jugaran a su favor.

El Canciller Supremo Palpatine (32 ABY)

Así pues con la ausencia de un deprimido Finis Valorum, Palpatine fue elegido con una gran diferencia de votos sobre sus contendientes. El prometió generar la unión dentro del Senado y restaurar la recordada gloria de la República. Nadie se imaginaba que en vez de ello, el nuevo líder se dedicaría a destruir los ideales de la República.

A pesar de la elección de Palpatine, Amidala viajó a Naboo, con un plan para liberar a su pueblo con el apoyo de los Jedi. Sidious enviaría a Darth Maul a Naboo para que acabase con los Jedi y le ordenaría a los Neimoidianos a que maten a la soberana a su llegada. A pesar de ser recientemente elegido y ser partícipe de todos los actos protocolares en Coruscant, se dio el tiempo para atender los progresivos reportes de su aprendiz desde Naboo. Amidala había logrado una alianza con los el líder de los Gungans, Boss Nass, para hacerle frente de manera conjunta a los invasores. Palpatine le ordenó al virrey Nute Gunray de la Federación utilizar su armada droide para hacerle frente a las fuerzas patriotas.

Palpatine se enteraría de que Amidala había triunfado. Contra todo, ella había retomado el trono y tomado a los representantes de la Federación, Nute Gunray y Rune Haako en custodia. De todas las posibilidades existentes previamente, el nunca esperó que esto sucediera de aquella forma. Pero por otra parte la ocupación había logrado su cometido de colocarse en el máximo puesto de la República; a pesar de que la pérdida de Maul seguramente representó mucho para el Sith.

Pero Palpatine había ya previsto la muerte de Maul y se había fijado en Anakin Skywalker, quien había sido presentado ante el Concilio Jedi días antes y se había enterado del papel que el niño había jugado en la derrota de la Federación de Comercio en Naboo. Los rumores de que podía ser El Elegido de la antigua profecía Jedi causaron un mayor interés por parte de Palpatine, quien seguiría de cerca su carrera. Así, se propuso que Skywalker tenía que ser su aprendiz a toda costa. Maul había sido una herramienta para sus planes y su próxima labor sería la de actuar como catalizador durante el entrenamiento realizado por su inexperimentado nuevo maestro Obi-Wan Kenobi. Palpatine acudió a la celebración en Naboo y al funeral del Maestro Jedi Qui-Gon Jinn.

De regreso a Coruscant luego de las celebraciones, comenzó a elaborar su complot para el control de la galaxia. La presencia de Maul había servido para actuar como una distracción para la Orden Jedi sobre la presencia de los Sith. Los Jedi sabían que siempre existían dos Sith, por lo que en los próximos años se dedicarían a buscar a aquel segundo sith, sin éxito. Sidious sabía que Anakin estaba destinado a ser su pupilo, pero mientras tanto necesitaba otra figura como aprendiz para iniciar los engranajes de la guerra. Fue entonces que puso sus ojos sobre el carismático Conde Dooku como principal soporte de sus planes y como su aprendiz hasta que Skywalker estuviera listo. La República inadvertidamente ahora estaba en manos de los Sith.

Rápidamente, Palpatine comenzó a remover toda evidencia incriminatoria de su relación con la participación Neimoidiana en la crisis de Naboo. Los investigadores de la República, obtuvieron la nave de Naboo, la Cimitarra y su droide C-3PX en Naboo. Ambos contenían una gran cantidad de información jamás revelada, pero la Cimitarra jamás entregó sus tesoros. Los primeros técnicos de inteligencia que trataron de obtener información de la nave fueron liquidados por droides de seguridad y aquella señal activó el dispositivo de auto destrucción, dejando la nave reducida a escombros. Cuando llamaron al Maestro Jedi Saesee Tiin para que investigara la nave, encontró que las computadoras habían sido totalmente borradas. No había pista alguna acerca del segundo Sith. Sidious había sacrificado la nave y todo su equipo.

Tiin sintió el Lado Oscuro presente en los restos de la nave, por lo que recomendó que la carcaza quedara bajo custodia del Concilio Jedi, pero el representante del Senado de Kuat, realizó los movimientos necesarios para darle a los Astilleros Kuat la oportunidad necesaria para que lo estudiase. Antes de que pudiese llegar a las instalaciones de Kuat, la nave desapareció; o al menos esa fue la versión oficial que se dio. Pocos eran concientes de que esta retornó a Naboo y fue ubicada de manera clandestina en un hangar de Theed, por orden de Palpatine. Con respecto al droide C-3PX , Palpatine le borró la memoria para entregárselo en custodia más adelante a Raith Sienar. El droide fue reprogramado para cumplir con otras tareas, sin rastro alguno de su relación con el aprendiz de Sidious. Así, Palpatine ascendió al poder, con su imagen pulcra, y con sus planes de dominación galáctica intactos sin que nadie amenazador se diera cuenta alguna.

El primer mandato de Palpatine (32 – 28 ABY)

El nuevo Canciller se mantuvo muy ocupado durante los ocho años que duró su mandato legítimo (dos periodos de cuatro años cada uno). Mucho de su trabajo se focalizó en diseñar su plan de dominación galáctica el cual desencadenaría uno de los conflictos bélicos más sangrientos de la historia: las Guerras Clónicas. A su vez, desarrolló de forma paralela otros proyectos que causarían devastadores efectos a los Jedi y a sus más feroces adversarios políticos.

Uno de las primeras medidas tomadas como Canciller, fue la de mantener al chagriano Mas Amedda como vice-canciller. Amedda había sido amigo de Valorum, pero él se mantenía leal a los ideales de la República y era un gran conocedor de leyes y regulaciones del Senado. Amedda fue uno de los pocos que supo de la identidad Sith de Palpatine, de boca del mismo Canciller quien lo chantajeó con material incriminatorio que lo pondría en una prisión de por vida. Así, Amedda se convirtió en un elemento más de la conspiración de Palpatine, manteniendo los secretos del Sith sin ser revelados a nadie.

El nuevo cargo de Palpatine, ocasionaría que éste perdiera su puesto como representante del Sector Chromell en el Senado, por lo que utilizó sus influencias para promover la elección de Janus Greejatus, uno de sus aliados políticos. Se sabe que Janus colaboró abiertamente con Palpatine en el desarrollo de una serie de medidas y planes en beneficio de los intereses del Sith. Sin embargo, el gobierno de Greejatus no duraría mucho. El pensamiento anti-alienígena de Janus hizo que las autoridades más destacadas de Naboo alzaran su voz en protesta de su ahora multicultural población. Greejatus fue reemplazado por Horace Vancil de Naboo en el año 30 ABY. A pesar de ello, Palpatine premió la lealtad de Janus convirtiéndolo en uno de sus consejeros.

Durante su gobierno, Palpatine mantuvo su hogar en el exclusivo edificio República 500, pero se mudó a la Suite del Canciller, la cual fue dotada con una decoración donde prevalecía el color rojo natural de los Sith y costosas piezas de arte relacionadas de alguna manera con la cultura del Lado Oscuro, de las cuales, dos más destacadas. La primera de ellas era una nueva silla de oficina, con aspecto semejante a un trono, la cual le serviría como símbolo de su poder. De aquí en adelante, a todo lugar que el poderoso sith frecuentase, existía una de ellas. La segunda, y quizás la más importante, era una escultura de Sistros, en donde se mantenía oculto su sable de luz. Otros sables y sus túnicas distintivas de Sith, permanecían ocultas dentro de la habitación en compartimientos secretos.

Durante aquella época también fue cuando la conocida Guardia del Canciller nació. El surgimiento de este cuerpo se debió a una moción del Capitán Prid Shan de la Guardia Senatorial, quien demandó la creación de una organización especial dedicada exclusivamente a la protección del Supremo Canciller, debido a las continuas amenazas contra la vida de Palpatine; orquestradas por él mismo. A pesar de la negativa inicial de Palpatine, un cuerpo de guardaespaldas fue creado, ataviado de ropajes color carmesí. Esta nueva entidad fue conocida como La Guardia Roja, la cual estaba liderada por el propio Palpatine. Algunos de los miembros de la Guardia del Sol Thyrsus formaron parte de la Guardia Roja.

El primer periodo oficial de Palpatine llegó a su fin en el año 28 ABY y la elección de un nuevo Canciller Supremo había llegado a su fecha. A pesar de ello y del impedimento legal existente para que gobernara durante dos periodos consecutivos, Palpatine supo convencer a los miembros del Senado que había realizado un gran esfuerzo por la reforma del Estado y que debía de continuar su mandato para concluir con la labor que había iniciado. A su vez, la falta de un sólido contendiente hizo que Palpatine fuese reelegido, con lo que su mandato se extendió por cuatro años más. Para lograr ello, Palpatine tuvo que manipular la Constitución, permitiéndole servir por periodos consecutivos de manera indefinida. Una vez que la elección no recibió observación alguna de parte de los veedores, no volvería a existir otra elección más durante la existencia del Sith.

El Sith reelegido y el inicio de sus grandes intrigas (28 – 27 ABY)

Si durante el primer periodo Palpatine no dio grandes golpes contra la República, durante este segundo se daría todo lo contrario. Su nueva extensión de poder ahora lo dejaba más tranquilo para poder soltar y dirigir su plan de dominación galáctica y su tan ansiado fin: la aniquilación de la Orden Jedi. Previo a las Guerras Clónicas, Palpatine realizó lo que se puede considerar uno de sus primeros ataques directos contra la Orden Jedi.

La manipulación del proyecto conocido como el Outbound Flight, sería un evento que causaría grandes pérdidas para la Orden. Tenían una estrecha relación con el Maestro Jedi Jorus C’baoth, a pesar de que éste desconocía la naturaleza Sith de Palpatine. Por años, ambos habían discutido la posibilidad de vida fuera de la galaxia conocida. Ésta siempre había causado la curiosidad de C’baoth; hasta que en el año 27 ABY, Jorus le presentó el proyecto Outbound Flight a Palpatine. Seis acorazados pesados serían anexados a una estación central, convirtiéndose en un solo transporte que viajaría más allá de los límites de la República, adentrándose en las regiones desconocidas para buscar nuevas formas de vida y eventualmente extender los dominios de la República.

Los viajes fuera de los límites conocidos habían sido calificados como imposible, ya que una serie de turbulencias y fenómenos galácticos que se formaban en el hiperespacio evitaban la salida o entrada de los límites establecidos. Jorus pensaba que los Jedi podían utilizar la Fuerza para calmar aquellas turbulencias y encontrar el camino hacia las regiones desconocidas; por lo que C’baoth recomendó que un destacamento de Jedi se uniese a la expedición. Palpatine había recibido reportes desde Zonama Sekot que invasores galácticos habían llegado hasta allí, lo que lo consternaba de sobremanera. La idea de saber más acerca de aquellos invasores y la de enviar a un gran contingente Jedi a una zona donde jamás podrían ser detectados en caso de manipulación alguna le atraía demasiado al Sith. Por lo tanto, apoyó la idea de Jorus y trabajó como soporte de ésta hasta que el proyecto salió a la luz pública.

Ahora el problema sería convencer al Senado de realizar tan costoso gasto en aquella misión de reconocimiento, por lo que Sidious envió a su espía, Kinman Doriana, para asegurarse de que Jorus obtendría la credibilidad suficiente como para que su proyecto fuera aprobado. C’baoth había sido enviado a negociar un trato entre la Alianza Corporativa y el gobierno regional de Barlok, acerca de unos derechos mineros. Doriana le daría el alcance a C’baoth allí, instando a los mineros Brolfi a realizar un atentado, el cual estaba destinado a fallar. Como se esperaba, C’baoth logró detener el intento de asesinato e hizo que ambas partes llegaran inevitablemente a un acuerdo. Con aquella imagen, Jorus aseguraría obtener la cantidad de votos necesaria para que su proyecto fuese aprobado.

El Senado entonces aprobaría la moción para la subvención del proyecto, pasando la barrera de los votos requeridos. El Concilio Jedi también se vio presionado a acceder a la petición de ceder a seis Maestros Jedi, incluyendo C’baoth y once Caballeros Jedi para que se enrumbasen en la misión. Esto era mucho más que lo que Sidious había esperado conseguir, lo que representaría una gran pérdida para la Orden Jedi, de la cual nunca se recuperaría.

A pesar de todo ello, el Outbound Flight fue lanzado en el año 27 ABY a un viaje destinado a su destrucción. Sidious envió a Doriana para que supervisara el ataque de las unidades de las armadas privadas de sus aliados comerciales; seis acorazados pesados debían de ser destruidos sin hesitación alguna. Pero hubo un error de cálculo en todo ello, Sidious no esperaba que su flota fuera descubierta por un joven oficial Chiss llamado Thrawn. Doriana quiso establecer un contacto pacífico con los Chiss, pero el comandante Neimoidiano Siv Kav, lanzó un ataque contra las fuerzas alienígenas a las cuales consideró una amenaza. En cuestión de minutos, todas menos una de las naves supervisadas por Doriana fueron destruidas, sólo porque Thrawn quiso dejar una, el Darkvenge, intacta para realizar un interrogatorio.

Un aterrorizado Doriana, encontró la manera de revertir la situación a su favor. Así pues, Thrawn se contactó con el Darkvenge y Doriana le explicó el propósito de su misión, asegurando que los Jedi representaban una gran amenaza para el espacio Chiss. Thrawn no le creyó, por lo que el espía de Palpatine fue llevado a bordo de su nave. Ahí, le revelaría a Thrawn, la verdadera amenaza; una especie de fuera de los bordes de la galaxia conocida como los Forasteros Lejanos (que serían a la postre los Yuuzhan Vong). De acuerdo a Doriana, si el Outbound Flight tenía éxito en su misión, la presencia de los Forasteros sería revelada, alertando a la República antes de que las defensas convenientes fueran instaladas, lo que ocasionaría la debacle de la Galaxia. A su vez, decía que los Jedi eran demasiado arrogantes para reconocer o responder ante tal amenaza, por lo que debían ser eliminados a toda costa.

Ahora todo tenía más sentido para Thrawn, ya que el Chiss se había enfrentado previamente a misiones de reconocimiento de aquellos personajes extra galácticos. Doriana entonces contactó a Thrawn con Darth Sidious, quien le reiteró lo dicho por el espía. Así pues, Sidious logró en Thrawn un gran aliado, quien estaba decidido a convencer al transporte de reconocimiento a que retornara a los límites de la República o destruirlo si es que fuese necesario.

Por otro lado, Sidious se encontraba muy ocupado, ya que se había enterado de que C’baoth había llevado a Anakin Skywalker en su misión, sin el conocimiento de nadie. Palpatine no estaría dispuesto a perder a su potencial aprendiz, por lo que viajó hasta Roxuli, última parada del Outbound Flight antes de enrumbarse en el espacio desconocido. Valiéndose de que necesitaba la presencia de C’baoth como negociador para un conflicto entre el gobierno local y sus colonias mineras, finalmente logró apartar a Anakin del proyecto, pero salvando a su vez a Obi-Wan Kenobi quien reemplazaría a C’baoth como negociador. Así, el Outbound continuó con su viaje.

En el intento por detener a la misión de la República, Thrawn encontraría un gran escollo cuando los Vagaari, enemigos de los Chiss, se dispondrían a atacar a sus fuerzas. Luego de realizar un fallido intento de convencer a C’baoth de que regresara dentro de los límites de la República, Thrawn se preparó para el ataque. Una cruenta batalla se dio entre los Vagaari y los Chiss con el Outbound Flight en medio de todo. Pero la gran capacidad como estratega de Thrawn prevalecería.

Poco después, Doriana le informaría a su maestro que Thrawn había destruido el Outbound Flight. Debido a que el Chiss ahora conocía acerca de la existencia de Sidious y la verdadera posición en identidad de Doriana, el espía eligió no matar al Chiss, pensando que en el futuro sería una valiosa pieza para los intereses de su amo. Así, Palpatine ganó un nuevo aliado y acabó con un gran número de Jedi. A pesar de ello, una muestra de sangre de C’baoth fue tomada por el Sith antes de que se enrumbara en la misión, la que más adelante le serviría para crear un clon del perturbado Jedi.

Preparando su estocada final (27 – 24 ABY)

Luego de la muerte de Darth Maul, Sidious debía buscar un nuevo aprendiz. Antes de continuar con sus planes, necesitaba alguien que lo asistiera en preparar el terreno para su ascenso como monarca absoluto. Así pues, buscó a un sensible a la Fuerza que cumpliera con el perfil indicado para la causa. Ademas, él ya no disponía del tiempo libre que el puesto de Senador le ofrecía, ahora era una persona mucho más ocupada por lo que el nuevo aprendiz debía ser alguien que dominara en cierto sentido los aspectos de la Fuerza, y al mismo tiempo, tener una gran capacidad de dirección.

A su vez, se sabe que durante esta época, Sidious estaba entrenando ya a posibles candidatos para el título de aprendiz Sith. Uno de los conocidos fue Vergere, una Jedi Fosh; quien aparentemente, luego de descubrir los planes de Palpatine, intentaría asesinarlo. Ella falló y se vio obligada a huir de la galaxia.

Finalmente, el perfecto candidato surgió en la forma del Maestro Jedi desertor llamado Dooku. Éste era un gran duelista con el sable de luz y muy poderoso en las habilidades de la Fuerza, así como paciente y dotado de una gran inteligencia y carisma. Aparte de ello, Dooku siempre había cuestionado al Alto Concilio Jedi por no considerar seriamente la amenaza de los Sith. La arrogancia de Dooku sería también un factor determinante para su caída al Lado Oscuro. En fin, todas esas cualidades y circunstancias, eran perfectas para que Dooku formase parte de la siguiente fase del plan de Sidious.

Palpatine y su aprendiz, Dooku
Palpatine y su aprendiz, Dooku

Durante aquella época, Dooku ya pensaba apartarse de la Orden Jedi y había emprendido su propia travesía por su cuenta para encontrar al desconocido Sith, sin pensar que sería el Sith quien lo encontrara a él primero. Sidious tuvo un encuentro con Dooku, quien se mostró fascinado por el conocimiento y la naturaleza del Lado Oscuro. Luego de una larga discusión, Sidious supo persuadir a Dooku de que la República estaba colapsando y que el establecimiento de un nuevo orden era necesario para seguir adelante. Dooku encontró ciertas similitudes en sus antagónicos puntos de vista. Así pues, el Conde aceptó la oferta del Sith: a cambio de sus servicios, Sidious prometió enseñarle sobre el Lado Oscuro y cómo utilizarlo en pro de la realización de cambios positivos para la galaxia, los cuales ambos visionaron.

Dooku pensaba que su relación con Sidious era bipartita, pero el astuto Sith supo controlar al Conde desde un inicio, utilizándolo como la herramienta que le faltaba para alcanzar su objetivo. Dooku ocuparía entonces el lugar de aprendiz de Sidious hasta que Anakin estuviese listo para reemplazarlo.

Por aquella época, otro Maestro Jedi llamado Sifo Dyas, amigo cercano de Dooku, vislumbró la necesidad de la creación de un ejército para la República. Dyas estaba seguro de que tiempos oscuros estaban por llegar. Sin embargo, desesperado debido a que no encontraba respuesta del Concilio Jedi, Sifo recurrió a Palpatine, quien convenció al Jedi que debía de actuar en secreto para no alarmar a la pacífica galaxia. Ni siquiera el Concilio debería enterarse de lo que Dyas iba a hacer. Así pues, Palpatine envió a Sifo Dyas a Kamino, habitado por una raza especializada en la ingeniería genética, para encargarles la creación de un enorme ejército de soldados clones que defendería a la República en el futuro.

Sifo procedió a realizar el pedido, pero Sidious no tenía total confianza en él. De tal manera, Sidious envió a Dooku a que eliminase a su amigo, lo que marcaría el paso definitivo del Conde al Lado Oscuro de la Fuerza. Con el cumplimiento de su misión, Sidious le dio el título de Darth Tyranus. A pesar de la muerte de Sifo, el proyecto de clonación siguió en pie, de manera que Tyranus tomó el lugar de Sifo en todas las coordinaciones pertinentes. Su primera tarea como aprendiz fue asegurarse que los Jedi nunca se enterasen acerca de ello, para lo cual Dooku borró todos los archivos del planeta Kamino de los Archivos Jedi, aprovechando aún su condición de Jedi. Así mismo borró treinta y sieta sistemas adicionales, incluyendo Dagobah y Dromund Kaas como último acto antes de abandonar la Orden Jedi.

La segunda asignación encomendada a Tyranus, fue la de encontrar un modelo de ADN para la creación de la armada clon. Para asegurarse de que los clones fuesen lo suficientemente efectivos, el modelo debía tener excepcionales capacidades e instintos de combate, complementado por un gran biotipo. Tyranus así encontraría a Jango Fett como modelo para la creación de la armada, siendo aprobado por Palpatine.

La Crisis Separatista (24-22 ABY)

El tiempo legal de mandato de Palpatine había casi culminado ya, por el tiempo en el que su armada de clones estaba lista. Ahora necesitaba mover las piezas adecuadas para generar un conflicto bélico a mayor escala que le garantizara mantenerse en el poder por un tiempo más. Así se darían los preparativos para lo que a la postre sería conocido como Las Guerras Clónicas.

Dooku jugaría entonces un papel preponderante para el estallido de la guerra, con Palpatine dirigiendo todos los movimientos de su aprendiz, desde las sombras. Uno de los principales obstáculos para el control total de la galaxia eran los poderosos gremios comerciales, por lo que se las arregló para reunirlos como elemento para la conformación de una facción que amenazara a la República, y que a la postre sería eliminado. Así, Dooku logró juntar a estas organizaciones económicas para formar la Confederación de Sistemas Independientes, haciendo nacer oficialmente el movimiento Separatista en el año 24 ABY. Estas organizaciones contribuirían con sus masivas armadas para proteger sus beneficios, dándole a la Confederación la fuerza necesaria para enfrentarse cara a cara con la República, convirtiéndose en una considerable amenaza galáctica ante los ojos del Senado.

Debido a aquel surgimiento, el Senado le otorgó a Palpatine un tiempo de mandato indefinido, cancelando las elecciones debido a la coyuntura en la cual se encontraban. El movimiento continuó creciendo, a pesar de los aparentes intentos de negociación del Canciller.

El Canciller Palpatine discute la crisis Separatista
El Canciller Palpatine discute la crisis Separatista

Mientras la crisis se expandía por toda la galaxia, Palpatine mantenía una actitud pacifista con una fuerte posición ante el senado de que todo se solucionaría por la vía de la conversación. Fue entonces que trillones de habitantes de la galaxia vieron interrumpida la señal de la Holonet, en todos los canales del gobierno y el 90% de señales privadas para que Palpatine daría ante la opinión pública la apariencia de querer ofrecer una oportunidad a Dooku de dialogar y encontrar una salida razonable al conflicto. A pesar de ello, reportes de violencia de parte de los abusivos Separatistas se recibían de todos los rincones de la galaxia, por lo que el Senado se negaría a negociar con terroristas. La creación de una fuerza de defensa parecía la única opción viable.

La propuesta de Palpatine había causado el efecto necesario. Una gran cantidad de miembros del Senado estaba convencida de que se debía de crear una fuerza militar para proteger los ideales de la República, pero no llegaban a alcanzar la mayoría necesaria. Faltaba entonces dar un último impulso para lograr los votos necesarios: una serie de asesinatos a reconocidas figuras, imputados a los Separatistas. De esta forma, varios senadores, incluyendo al representante de Malastare Aks Moe, fueron blancos de asesinato que crearían inseguridad y miedo en la población. Como ninguna organización terrorista se adjudicó aquellos incidentes, se sospechó una vez más que la amenaza Separatista era la responsable, además de calificar de insuficiente el número de Jedi para enfrentarse a una amenaza de tal tipo. Ante los ojos de todos, la creación de un estado de guerra y de una armada era inminente.

Palpatine ante los ojos de los ciudadanos de la galaxia mantuvo su posición pacífica mientras que su alter-ego manipulaba las acciones separatistas en todos los confines para precipitar un resultado bélico. La situación llegó al punto de que un intento de asesinato a la ex-reina de Naboo y entonces Senadora Padmé Amidala se realizó en el mismo Coruscant en el 22 ABY. El mismo Palpatine, solicitó que los Jedi Obi-Wan Kenobi y su padawan Anakin Skywalker se encargaran de la protección de la Senadora, quien sufrió otro intento de asesinato. Amidala tuvo que huir a su planeta natal acompañada de Anakin para asegurar su seguridad. Allí fue donde ambos se enamoraron e iniciaron una relación sentimental, la cual rompería el Código Jedi y le daría la herramienta necesaria a Palpatine, para seducir a Skywalker al Lado Oscuro.

Por otro lado, el Maestro Kenobi, quien se encontraba siguiendo la pista del asesino que había intentado matar a Amidala, llegó hasta Kamino, donde descubrió el ejército encargado por Sifo Dyas 10 años atrás. Allí se encontró con Jango Fett, la fuente de material genético para los clones, quien estaba detrás de los atentados contra la Senadora Amidala. Kenobi lo siguió hasta Geonosis, donde encontró a los líderes de los principales entes económicos de la galaxia firmando un tratado con Dooku para la creación de una armada droide. Kenobi se intentó contactar con el Canciller Supremo y con el Concilio Jedi, para informarles acerca de las intenciones enemigas, pero debido a la lejanía solo llegó a enviar el mensaje a Tatooine donde misteriosamente se encontraba Anakin. Antes de culminar con su mensaje, Kenobi de pronto fue capturado por los Geonosianos. Toda esta situación había sido propiciada para que se confirmara las intenciones violentas de los Separatistas para la utilización del ejército de clones para la República.

Anakin y Padmé habían viajado hasta Tatooine debido a las visiones del joven Jedi sobre su madre. Ambos se encontraron con la sorpresa de que ella no era más esclava de Watto y que se había casado con el granjero Clieg Lars. Sin embargo, Shmi había sido secuestrada por incursores Tusken y mantenida cutiva en un campamento. Un ofuscado Anakin se dirigió al rescate de su madre, a la cual encontró prácticamente muerta dentro de una carpa tusken. Iracundo, Anakin arremetió contra la tribu tusken completa, asesinando a todos los habitantes y llevándose a su madre consigo para enterrarla. Este oscuro hecho sería de gran utilidad para Palpatine en los planes de seducción al Lado Oscuro que tenía para el muchacho.

R2-D2 alertó a Anakin y Padmé del llamado de Kenobi. Ellos retransmitieron el mensaje a la Oficina del Canciller, donde Palpatine y Mas Amedda se reunieron con miembros del Concilio Jedi y el Comité de Leales para ver la forma adecuada para lidiar con un inminente ataque Separatista. Ahora Palpatine tenía la prueba para convencer al Senado de la situación crítica: el testimonio de un respetado Jedi quien advertía la fabricación de una armada droide separatista. Era irrefutable, los separatistas le declararían la guerra a la República y esta tenía que encontrar la forma de defenderse. Aparentemente, el debate estaba definido, siendo la única salida parecía ser el uso del ejército de clones.

Palpatine aprueba la creación del Gran Ejército de la República
Palpatine aprueba la creación del Gran Ejército de la República

Sin embargo, el Senado no podía aprobarlo antes de que los Separatistas lanzaran su ofensiva. Fue entonces que Mas Amedda, sugirió que si el Senado le otorgaba poderes de emergencia a Palpatine, podría aprobar esa medida inmediatamente. Se supone que Palpatine con Amedda ya habían tratado esto previamente, para dar la estocada final. Así pues Jar Jar Binks, representante de Naboo en ausencia de Amidala, fue prácticamente designado como “voluntario” para realizar tal moción en el Senado.

Binks fue quien presentó la osada propuesta, bajo la presión de lo que haría Amidala en esa situación, a pesar de ser ella una de las opositoras más férreas a esta medida. El Senado estaba conmocionado. No podía creer una moción de tal magnitud de un personaje como Binks, quien a pesar de todo, representaba la voz de Amidala en el Senado. Gritos, arengas y protestas interrumpieron la sesión por unos minutos. La petición de parte del Gungan había hecho que Palpatine se ganarse al Senado. En un discurso con fachada de humildad, aceptó tomar el poder otorgado en aras de la democracia, siendo su primer acto la creación del Gran Ejército de la República. Además, aseveró que una vez que la crisis acabase, se retiraría a Naboo a pasar el resto de su vida en paz. Sin embargo, ésta era otra gran mentira del Sith.

La armada droide se había enfrentado cara a cara contra los Jedi y los clones en Geonosis. Dooku había logrado escapar de Geonosis junto a todo el Concilio Separatista y más de cien Jedi habían muerto en el rescate de Kenobi, Amidala y Skywalker. Por lo tanto, la existencia de los clones era un hecho y rápidamente fueron reconocidos como las fuerzas armadas de la República. Ahora, Palpatine había triunfado en el origen de un largo y devastador conflicto. Durante tres años, la galaxia se vería dividida y la Orden Jedi debilitada. La atención se destinó al esfuerzo de guerra contra el enemigo externo, cuando en realidad el verdadero enemigo se encontraba en el mismo interior de la República. Todos habían caído en su trampa, el camino final para tomar el control total se había iniciado.

Las Guerras Clónicas (22-19 ABY)

El gran proyecto de dominación galáctica de Sidious había tardado más de diez años para poder entrar en su fase final. Ahora se encargaría de eliminar a sus enemigos y dispondría los dispositivos para cristalizar su visión de la galaxia al desencadenar uno de los conflictos bélicos más sangrientos y destructivos de la historia. Por un lado, Palpatine dirigía las acciones de la República. Había adquirido control total sobre una fuerza militar de gran poder, la cual permanecería eventualmente leal a su Canciller sobre todas las cosas. A su vez ahora tenía ilimitados poderes de decisión en el Senado Galáctico, a medida que la manipulación de la guerra hacía que recayera mayor autoridad sobre su figura. Por el otro lado, con su alterego de Darth Sidious, con la figura pública de Dooku, manejaba a las fuerzas Separatistas, las cuales también actuaban según sus designios. A la vista de todos, era un conflicto entre Separatistas y la República, pero en realidad era una lucha de la República consigo misma.

Darth Sidious dirige a la Confederación
Darth Sidious dirige a la Confederación

Mientras tanto, Palpatine continuaba controlando la Confederación de Sistemas Independientes a través del Conde Dooku. Con su gran habilidad para la manipulación, se las arreglaba para hacer colisionar a los Jedi y a los elementos de la Confederación siempre en su beneficio propio. En el primer año de la guerra, la CIS lanzó un ataque Separatista a las instalaciones de clonación de Kamino que, de tener éxito, acabaría con la capacidad combativa del aún insuficiente ejército clon. Sin embargo, esta operación estaba destinada al fracaso de antemano con el fin de desaparecer el desbalance de fuerzas y obtener una prolongada y fatigante guerra. A su vez Dooku había formado un grupo de Acólitos del Lado Oscuro que lo ayudarían a enfrentarse a los Jedi y asegurarían el ascenso total de los Sith al poder.

En cierta ocasión, le dio ciertos datos secretos a Ki-Adi-Mundi y Aayla Secura como Palpatine; y a Dooku, como Sidious con el fin de que ambos bandos realizasen una misión en el planeta Hitaka, siendo el éxito de cada una de las misiones dependía del otro. El resultado final fue que Secura y Mundi se distrajeron con su misión lo suficiente, de manera que permitieron a Dooku completar la suya.

Pasado más de un año del estallido de la Guerra, Palpatine fue el arquitecto Separatista en el complot Separatista para secuestrar a Rotta, el hijo de Jabba el Hutt, quien recurrió a los Jedi para rescatar al huttlet y encontrar a los culpables. Realmente, la función de Dooku era desprestigiar a los Jedi como responsables del secuestro. Dooku en confabulación con Ziro el Hutt, tío de Jabba, lograron el secuestro y la incriminación, pero las acertadas acciones de Anakin Skywalker, Ahsoka Tano y Padmé Amidala evitaron el triunfo separatista. A pesar de que el plan falló, todo resultó positivo para Palpatine, ya que Jabba puso a disposición de la República, las rutas hiperespaciales Hutt.

Durante las Guerras Clónicas, Palpatine consolidó su poder aprovechándose de la crisis de la guerra. Una serie de enmiendas fueron realizadas a la Constitución en aras de la seguridad de la República, todas ellas transfiriendo más y más poder a Palpatine. Dentro de estas medidas, podemos mencionar la modificación del estatuto 31 2b. De acuerdo con esto, los votos de los Senadores de los planetas del núcleo central y profundo tenían mucho más peso, pues estos congraciaban más con los ideales de Palpatine que los del Borde Exterior.

Otra importante enmienda constitucional se dio durante esta época, la enmienda de emergencia 121b, que proponía mejorar los reflejos de la República ante los ataques separatistas. El razonamiento de esta ley se basaba en que era necesario compensar el problema jurisdiccional en asuntos en donde la batalla se desplegaba en más de un sistema y en donde más de una fuerza de defensa local envuelta se veía dificultada para transgredir una frontera. El efecto a largo plazo de esta enmienda era el de permitir a Palpatine y sus oficiales tener un mayor control sobre las fuerzas de defensa sectoriales que antes. El Concilio Militar de Palpatine reemplazaría a las oficinas de mando de una serie de armadas locales, adhiriéndose a la Gran Armada de la República. Esto le dio a Palpatine un gran manejo sobre las fuerzas militares evitando sublevaciones y obteniendo un poder bélico de proporciones mayores.

Durante esta época el surgimiento de un personaje conocido como Seti Ashgad, remeció a Palpatine. Ashgad era un carismático senador; quien fácilmente, de no se haberse presentado Palpatine como candidato a Canciller, lo hubiese hecho él. El creciente carisma del Senador, le preocupaba a Palpatine, quien veía en Ashgad a un rival político al cual mantenía vigilado de muy cerca. Cuando Ashgad argumentó en contra de la instalación de nuevos droides de vigilancia en el edificio del Senado, Palpatine actuó. Ahsgad había llegado muy lejos, entonces fue secuestrado por los agentes de Sidious y exiliado de manera secreta a Nam Chorios, lugar donde se erigía una colonia penal. La desaparición de Ashgad nunca fue investigada oficialmente, pero su moción en contra de los nuevos droides fue secundada por Bail Organa, Fang Zhar y Mon Mothma, quienes a su vez demandaban respuestas mucho más contundentes para las medidas políticas que Palpatine estaba tomando.

Así, Organa se ganó la atención de Palpatine también. A pesar de que Organa era menos peligroso que Ashgad, era un símbolo del antiguo orden que Palpatine quería destruir. La oposición ya había realizado una mesa de debate acerca del Acto de Seguridad, situación que centralizaría aún más los poderes. Un incidente a la vida de Organa, serviría para intimidar al Senado para que apoyara el acto. Fue entonces que cuando Organa y su tripulación regresaban de una visita de emergencia a Alderaan, Sidious hizo los arreglos necesarios para que un grupo de piratas atacase el crucero Alderaaniano. Los bandidos lograron infiltrarse en la nave pero una intervención de un par de escuadrones de cazas Jedi forzó a los piratas a huir. Esto fue suficiente para que el Acta de Seguridad fuera propuesta nuevamente. Así, siempre procuraba que fueran Senadores quienes hacían las mociones mientras él aceptaba humildemente los poderes que recaían en él.

En el 21 ABY, el predecesor de Palpatine reapareció en escena. Finis Valorum había estado observando durante meses la actividad privada y pública de Palpatine, especialmente la manera en la cual todos los opositores al régimen del Canciller iban desapareciendo misteriosamente. Posiblemente, el Acto de Seguridad había sido el detonante que había forzado a Valorum a actuar. Pero el vil Sith tenía oídos por todos lados, así que cuando Valorum visitó a Organa en su residencia, los droides que trabajaban allí le hicieron saber todo lo comentado por Valorum a Organa. El ex-canciller estaba inquietado por la nueva manera en la cual el Senado operaba, la creciente acumulación de poder realizada por Palpatine y una serie de ilegalidades cometidas; lo cual apuntaría a una perpetuación en el poder. Aquellas palabras calaron hondo en Organa, fortaleciéndolo. A la mañana siguiente Organa confrontó a Palpatine asegurándole que por ningún motivo aceptaría apoyar aquel acto tiránico.

Así fue que Palpatine decidió que Valorum debía morir. El ex canciller se había convertido en una gran amenaza para sus planes y muchos podían acceder a escucharlo creando una gran conmoción en el Senado. Valorum moriría cuando la Estrella de Iskin, nave en la que se encontraba a bordo fuese explotaría tras un ataque terrorista. Más adelante una investigación Jedi revelaría los detalles de lo sucedido.

La bomba había sido colocada en la nave por una asesina Anzati llamada Sajé Tasha, quien había cometido una serie de asesinatos políticos en Coruscant. Sidious le había encargado a Sora Bulq, uno de sus acólitos del Lado Oscuro, que trabajara con el corrupto Senador Viento para que contratase los servicios de Sajé. Una vez que Valorum abordó la nave, la Anzati lo asesinó y bebió su “sopa”. Ya que no podía dejar rastro alguno del crimen, colocó una bomba dentro de la nave, la cual hizo detonar, dejando el cuerpo de Valorum y de cientos de personas chamuscados sin poder identificar si un ataque Anzati hubiese sucedido. Este suceso, reforzaría la moción de Palpatine para la implementación del Acta, ya que el ataque pirata a Organa no había funcionado.

Los efectos de la tragedia en los cielos de Coruscant, finalmente dieron sus frutos. Un día después del incidente, el Senador Ask Aak tomó la palabra y dio su apoyo a la resolución. Ask insistió en que el rol de cualquier gobernador era el de proteger a sus ciudadanos, por lo que un gobierno incapaz de hacer algo al respecto debería ser dotado de las herramientas necesarias. Estruendosas palmas inundaron el recinto, y así se aprobó el Acto, a pesar de la oposición de Organa, quien a partir de ello se declaró abiertamente como un opositor al régimen de Palpatine. El Canciller no podía atentar contra la vida de otro abierto opositor a su gobierno, ya que levantaría demasiadas sospechas luego de lo sucedido a Ahgad y Valorum. Palpatine tenía otros planes para ellos, mientras Organa intentaría agotar todos los recursos pacíficos para derrocar a Palpatine. Obviamente no lo lograría hasta que mucho más adelante decidiera comenzar una insurrección armada.

Durante el transcurso de la guerra, Palpatine estableció como política el nombramiento de gobernadores por el poder central que gozaba de su favoritismo en cada uno de los planetas Separatistas que era liberado. En el planeta Esseles, Palpatine colocó a Griff Takel para que sirviese como gobernador, en vez de restaurar al Senador Gabrial Atanna. El mismo mes, hizo lo mismo en Breental IV, cuyo gobernante provisional fue Jerrod Maclain, desde su liberación. En vez de restaurar al senador Arcel Mosbree, Palpatine arrestó a Mosbree por permitir a los Separatistas tomar Breental. Aquellos movimientos causaron repercusión en el Senado, quienes pensaban que era sólo cuestión de tiempo para que Palpatine hiciera lo mismo donde se le diera la gana. Y así fue, ya por el final de la guerra en el 19 ABY, que Palpatine estableció el Decreto de Gobierno Sectorial, instalando gobernadores en todos los planetas miembros de la República; basándose en el argumento de que los gobernadores harían los sistemas más seguros, coordinando las fuerzas de defensas planetarias, y organizando las fuerzas de defensa local. Como cereza del pastel, aseguraba que estos gobernadores no interferirían con la autoridad y prerrogativas del Senado.

Una vez más el descontento creció. La incrementada coordinación a nivel de sistemas y sectores alertarían al Canciller sobre cualquier movimiento en tiempo de guerra. Palpatine ahora controlaba directamente los sistemas. Aprobando la ley y sus poderes adquiridos, el no tardó mucho en enviar a sus favorecidos gobernadores alrededor de la galaxia. Para evitar cualquier protesta o levantamiento popular, cada gobernador fue enviado junto a un regimiento de soldados clones.

Debido al imperceptible futuro post-guerra, el Concilio Jedi comenzó a sospechar que alguien de su círculo cercano, probablemente Sate Pestage, podía ser el Sith que el Conde Dooku le había revelado a Obi-Wan en Geonosis. Estas sospechas encontraron cierto fundamento luego de la primera Batalla de Cato Neimoidia en el año 19 ABY, luego de tres años de guerra. Las fuerzas de la República lideradas por el Capitán Jan Dodonna, junto a los Jedi Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi, capturaron la mecano-silla del Virrey Nute Gunray, la cual luego de seguir una serie de pistas los llevó hasta el escondite de Sidious en Coruscant, la zona conocida como Los Talleres, la cual los llevaría hasta el centro de operaciones de Palpatine ubicado bajo el República 500. Esto habría revelado de antemano la identidad del Sith.

Palpatine sabía que no podía prolongar más la situación, por que debía completar todos sus objetivos rápidamente; con lo cual dispuso pronto el fin de la guerra. Así, asignó la mayoría de la flota de la galaxia a la defensa de la capital. Durante el mismo tiempo, como Sidious, conminó al comandante de las fuerzas droides, el General Grievous, para que utilizara una ruta secreta hiperespacial para introducirse en el Núcleo Profundo y atacar Coruscant. Esta operación se vería facilitada debido a la fase conocida como los “Sitios del Borde Exterior”, en la que los Jedi se encontraban dispersos en los diferentes mundos alejados. Todos los jugadores habían tomado posición, el fin de la guerra se acercaba.

El Canciler Supremo es secuestrado por el General Grievous
El Canciler Supremo es secuestrado por el General Grievous

Grievous logró infiltrarse en Coruscant y lanzó un masivo ataque a la capital galáctica con el fin de distraer a las fuerzas defensivas para secuestrar al mismísimo Canciller Supremo. A pesar de que los Jedi Shaak Ti, Foul Moudama y Roron Corrob intentaron detenerlo, Palpatine fue llevado por Grievous hasta su nave insignia, el Mano Invisible. Sin embargo, esto era lo que el Sith secretamente deseaba.

Debido al ataque, los Jedi Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker regresaron de Tythe hasta Coruscant para rescatar al Canciller, luego de una fallida persecución al Conde Dooku por una serie de planetas. Luego de infiltrarse en el Mano Invisible, ambos encontraron a Palpatine enmaromado a una silla en el observatorio de la nave. Este escenario habíasido dispuesto por Palpatine para que se enfrentaran al Conde Dooku escoltado por un par de super droides de batalla B2 apareció en escena.

Dooku y Palpatine ya habían arreglado este duelo y eran concientes que el fragor de la batalla haría que Anakin continuara acercándose más al Lado Oscuro y se uniera a ellos. Palpatine había convencido a Dooku que luego de que Anakin lo derrotara, el y Dooku convencerían a Skywalker a abrazar el Lado Oscuro. Dooku luego se rendiría, pretendiendo desconocer las atrocidades cometidas por el General Grievous, para luego emerger como el venerable líder de una nueva armada Sith y así ocupar un lugar de privilegio al lado de Palpatine. Pero toda una vil mentira.

Dooku se había olvidado de que Palpatine era fiel a los preceptos de Darth Bane, que establecía que sólo podía haber dos Sith, un maestro y un aprendiz. Mientras el duelo se desarrollaba, Palpatine silenciosamente arengaba a Anakin. Obi-Wan cayó inconciente mientras confrontaba a Dooku, pero Anakin continuó luchando. En un rápido movimiento Anakin logró cercenar ambas manos de Dooku, logrando que el Sith caiga arrodillado a sus pies. Palpatine rompió su silencio e instó al Jedi a matar a Dooku. Fue entonces que recién Dooku se dio cuenta que no era más que un peón en los planes de Sidious. Las verdaderas intenciones del Sith eran convertir a Anakin en su nuevo aprendiz, para lo cual Dooku debía ser eliminado.

Anakin no planeaba matar al Conde aseverando que debía de vivir y ser juzgado por la ley. Pero Palpatine seguía instigando a Anakin a matar al Conde, aludiendo que era demasiado peligroso como para dejarlo vivo. Anakin siguiendo los consejos de su mentor decapitó a un indefenso Dooku; con lo cual la verdad moría con él. Esta fue la gran victoria para Palpatine. Quizás lo único que no salió a pedir de boca fue que Dooku fallara en matar a Kenobi, a quien Anakin también salvó. A pesar de los esfuerzos del General Grievous, el Canciller fue rescatado y retornó a Coruscant con los Jedi.

Un día después de la Batalla de Coruscant, otra Acta de Seguridad fue aprobado por el Senado Galáctico por un gran margen de votos. Este Acto de Seguridad había sido escrito de puño y letra por Palpatine pero había sido entregado a uno de los leales senadores para que sea presentado, en orden de mantener al margen a aquella facción del Senado que se oponía a su voluntad. Este acto nominalmente transfería el mando del Alto Concilio Jedi del Senado al Canciller, otorgándole la autoridad constitucional de desbaratar la Orden Jedi si es que éste lo deseara. Esto también hizo que la supervisión de los Jedi y de algunos Senadores a la milicia de la República fuese anulada, colocando al Canciller Supremo al mando directo y dándole el título de Supremo Comandante de las Fuerzas Armadas de la República.

El inicio de la Purga Jedi del Emperador (19 ABY)

Las nuevas medidas tomadas por Palpatine habían hecho que los Jedi sospecharan más del Canciller Supremo, manteniéndose desconfiados por el desmedido poder que cada vez más adquiría el político. Además, durante la misma época, Sidious estaba plantando semillas de dudas en Anakin, sobre la forma de proceder del Concilio Jedi. Así, le solicitó al joven Jedi ser su representante en el consejo Jedi aludiendo a su poca confiabilidad; sabiendo que esto crearía tensiones entre Skywalker y los Maestros.

El plan de seducción al Lado Oscuro para Skywalker se debía de iniciar. El joven Anakin había tenido una visión, en donde veía a su esposa Padmé Amidala, morir luego del alumbramiento de su hijo. Palpatine, quien pudo haber fabricado la visión en el joven Jedi, le solicitó que abriera su mente hacia el conocimiento Sith de crear vida, asegurando que esa era la única forma de prevenir la muerte de Padmé. Al parecer Palpatine se había enterado del matrimonio de ambos, de boca del líder de las Fuerza de Seguridad Real de Naboo, el Capitán Panaka. Previamente a esto, Palpatine ya había comenzado a corromper al muchacho, proponiéndole al Concilio Jedi que Skywalker lo represente en el Alto Concilio. El Concilio inmediatamente rechazó aquello, pero finalmente le permitieron a Anakin un lugar en el Concilio, reemplazando al Maestro Even Piell; pero no recibió el rango de Maestro, lo que alteró de sobremanera al Jedi. La inevitable confrontación se dio lugar y Anakin supo que Palpatine era realmente Darth Sidious, el Maestro Sith el cual habían estado buscando por espacio de trece años. Anakin rechazó enfrentarlo e inmediatamente se lo comunicó al Maestro Mace Windu.

El Señor Sith es enfrentaado por los Maestros Jedi
El Señor Sith es enfrentaado por los Maestros Jedi

Mace, conciente de la amenaza que representaba un Sith, le ordenó a Anakin que permaneciera en el Templo Jedi, mientras el junto a los Maestros Saesee Tiin, Agen Kolar y Kit Fisto, se dirigieron a arrestar al Canciller. Palpatine recibió a los Maestros cordialmente, a sabiendas de que su presencia respondía a que Anakin ya les había revelado su verdadera identidad. Mace activó su sable de luz, expresándole a Palpatine de que se encontraba bajo arresto y que el Senado decidiría su destino. Palpatine respondió con otra voz, argumentando: “Yo soy el Senado”. Así fue como el Sith finalmente se reveló, desplegando un sable de luz oculto en una de las mangas de su ropaje. La hoja roja de su sable ardió y los Maestros Jedi fueron sorprendidos por un ágil movimiento del Sith. Con gran furia, Palpatine acabó rápidamente con Agen Kolar y Saesee Tiin. Kit Fisto pudo defenderse unos pocos segundos antes de que fuese alcanzado por el sable del Sith. Solo quedaba Windu, a quien no le sería nada fácil derrotar.

Luego de algunos minutos de duelo y a pesar de la formidable técnica y estilo del Sith, el Maestro Jedi quien era un dotado duelista, logró desarmar a Sidious con una patada en su cabeza, lo que hizo que a Palpatine se le cayese su arma, momentos antes de que Anakin Skywalker entrara al cuarto. Es posible que Palpatine, hubiese sentido la presencia de Skywalker a través de la Fuerza y simplemente estaba actuando para ganar la simpatía del muchacho, sabiendo que la única forma de que el abrazara el Lado Oscuro, sería rompiendo sus lazos con la Orden Jedi. Así pues Anakin se vio forzado a elegir entre su lealtad a la Orden o las falsas promesas de poder de Palpatine.

Mientras Palpatine se intentaba defender lanzando relámpagos de la Fuerza contra Windu, estos no cumplían su cometido, ya que el Jedi los reflectaba utilizando su sable de luz. Aquella defensa, comenzó a desfigurar el rostro de Palpatine y su voz se tornó rasposa y grave. Sidious le rogaba misericordia a Anakin, mientras Mace argumentaba que era demasiado peligroso como para dejarlo vivo. Anakin, pensando que Palpatine era el único que podía salvar a su esposa de sus visiones, tuvo que elegir. Así el ofuscado hombre eligió a Sidious, cercenando la mano de Windu que cogía su sable. Sidious repentinamente, se fortaleció y liquidó a un indefenso Windu utilizando su devastador relámpago de la Fuerza y lanzándolo a través del ventanal del alto edificio.

Palpatine asesina a Mace Windu
Palpatine asesina a Mace Windu

La muerte de Windu, marcaría el abrazo del Lado Oscuro de Anakin Skywalker, el no podría regresar nunca más a la Orden Jedi luego de ser cómplice de un crimen junto a un Sith. Su debilidad le había abierto las puertas al Lado Oscuro. Sin otro lugar más donde ir, Anakin aceptó tomar a Sidious como su Maestro, pensando que el tenía la respuesta para evitar la muerte de Padmé. Pero no era así, Sidious no conocía la forma de burlar a la muerte y el burlado terminó siendo Anakin, pero a pesar de todo el ya había cometido un crimen y había abrazado el lado oscuro. Palpatine le aseguraría al muchacho que juntos descubrirían la forma de burlar a la muerte y salvar la vida de Padmé. Anakin de rodillas ante su nuevo maestro, fue bautizado como Darth Vader.

Tal como había sucedido con Maul y Tyranus, Vader tenía que demostrar su fidelidad con los Sith a través de una radical acción. Sidious había convencido a Anakin de que los Jedi estaban conspirando para tomar el poder, asegurando que no pararían hasta ver a Palpatine muerto; y si ello sucedía, entonces Padmé moriría. Los Jedi debían de ser aniquilados. Así fue ordenada la masacre al Templo Jedi. Darth Vader al mando de la Legión 501, una unidad especial de clones, quizás la más hábil de todas, fueron enviados al Templo Jedi para que cometieran la brutal aniquilación. Con aquel acto, Vader finalmente mostraría su lealtad a la causa Sith, sin poder volver más a su antigua vida como Jedi.

El poderoso nuevo aprendiz de Sidious actuaría de forma magnífica. Ya caída la noche, Vader lideró a los clones por los corredores del Templo bañando de sangre las sagradas instalaciones de los Jedi. A pesar de que Windu le había advertido a Shaak Ti, de un posible contraataque Sith contra el Templo, los esfuerzos de los Jedi fueron insuficientes para detener al voraz Vader, quien aniquiló a todos los Jedi, Padawans y Younglings que encontró. El Templo Jedi se vio transformado en una densa humareda. El Templo no fue destruido por orden expresa de Palpatine quien erigiría más adelante su residencia oficial en este lugar, como un recordatorio de la arrogancia de la Orden Jedi.

Por otro lado, la venganza de los Sith, había llegado a su momento. La Gran Armada de la República sería la herramienta necesaria para dar su golpe final. Los clones habían sido instruidos de una lista de órdenes y acciones tomadas durante específicas situaciones de emergencia. Una de aquellas era la infame Orden 66, la cual se daría en caso de que los Jedi se vieran envueltos en algún tipo de sedición contra la República. En aquel caso, los clones estaban instruidos a acabar con los Jedi. Se presume que esta Orden 66 no había sido colocada a los clones por los Kaminoanos. Los Jedi no pudieron prever esto, ellos habían forjado estrechos lazos con sus tropas, sin recordar que los clones servían a la República, no a ellos. Palpatine era el supremo comandante de la GAR y sus tropas debían de seguir sus órdenes sin hesitación alguna, aún cuando la orden fuera la de asesinar a sus propios comandantes.

Sidious comienza la Orden 66
Sidious comienza la Orden 66

De regreso a sus oficinas privadas, Sidious logró alcanzar una frecuencia especial para comunicarse con sus comandantes clones. Así pues se contactó con una serie de comandantes, a quienes les ordenó ejecutar la Orden 66. Con cada repetición de la Orden, su satisfacción crecía cada vez más. El podía sentir a través de la Fuerza, lo que estaba sucediendo. En cientos de frentes, los generales Jedi encontraron la muerte a manos de sus propias tropas. Estimaciones oficiales calculaban que de diez mil Jedi, menos de cien habían sobrevivido a la oleada inicial aniquilando a la Orden de un solo golpe. Solo en un evento reportado en Murkhana, las tropas rechazaron la orden y permitieron a sus objetivos huir.

Independientemente fuera de este incidente, Palpatine calculaba que menos de doce Jedi habían sobrevivido al ataque directo de los clones, eludiéndolos o acabando con las tropas. Pero el Sith aún estaba preocupado por dos sobrevivientes miembros del Concilio, Yoda y Obi-Wan Kenobi. A pesar de ello, Sidious ya saboreaba su victoria, dirigiéndose personalmente hasta el Templo Jedi para observar el trabajo de su aprendiz. Cuando llegó, el encontró a su aprendiz Vader, acabando con un grupo de jóvenes younglings y su protector Cin Drallig. Así luego de observar la efectividad de su aprendiz, Vader fue asignado a su segunda misión: acabar con el remanente opositor, el Concilio Separatista.

Seguido a la evacuación de Utapau, los líderes separatistas y sus asistentes habían sido reubicados en una instalación fortificada en Mustafar, esperando instrucciones de parte de Sidious. Ya en su oficina del Senado, Sidious recibió una comunicación desde Mustafar, advirtiéndole que algo sucedía en el planeta volcánico. Era Nute Gunray junto al Concilio Separatista, quien solicitaba reportes del progreso Separatista. El vil Sith, le aseguró al virrey que los planes iban como lo deseado y que su nuevo aprendiz, Lord Vader, estaba en camino para hacerse cargo de ellos. La ambigüedad de sus palabras no dejaba de tener razón. Antes de que la transmisión culminase, Sidious mantuvo el canal de transmisión abierto, para poder observar la masacre al Concilio a la llegada de su aprendiz.

Vader llegó de pronto, no siendo detectado por los sistemas de defensa de la instalación, debido a unos códigos de desactivación provistos por Sidious. De pronto los regocijados separatistas, se vieron aterrorizados cuando el sable de luz de Vader comenzó a liquidar a los líderes. Los separatistas intentaron huir sin éxito alguno. Todos murieron y la armada droide fue desactivada por Vader. Todo droide de batalla alrededor de la galaxia se apagó. La CSI había cumplido su rol y las Guerras Clónicas habían llegado a su fin, convirtiéndose en uno de los conflictos más devastadores de la historia de la Galaxia.

Ahora solo faltaba que Palpatine se ganara el favor del Senado, por lo que solicitó que se realizara una sesión especial para informar acerca de la “Rebelión Jedi”. Para no impactar a los asistentes, el cubrió el daño hecho a su rostro luego del encuentro con Windu. El aparecería entonces ataviado de una negra túnica y una capucha que cubría su cabeza, siguiendo el estilo de indumentaria de los Sith. El Senado se mostró desconcertado, los ojos azules de líder de la República habían sido reemplazados por unos nada amigables ojos amarillos.

Los Senadores fueron informados que el plan de los Jedi no solamente involucraba asesinarlo, sino derrocar al Senado. Como evidencia, ellos habían escuchado las grabaciones de su oficina privada en donde el Maestro Windu lo acusaba al Canciller, en quien la galaxia había depositado su confianza, de ser un Sith.

Palpatine instaura el Nuevo Orden
Palpatine instaura el Nuevo Orden

Palpatine enfatizó en su discurso el hecho de que existía un traicionero plan en contra de la República, acusando a la Orden Jedi por todo lo que había sucedido durante las tres últimas décadas como los conspiradores perfectos. El Canciller aseguraba que a través de sus Senadores corruptos, había encallado la corrupción para desestabilizar a la República; a través de Dooku habían creado el movimiento Separatista y a través de Sifo-Dyas habían creado la armada clon. Utilizando todos estos elementos para crear una guerra que sirviera como distracción, la República se debilitaría y así el Concilio Jedi podría tomar el poder. Sin representante alguno de la Orden, para rechazar sus acusaciones, estas calaron profundo en los Senadores quienes se mostraron indignados con aquel hecho, a pesar de que muchos no creían del todo las palabras del Canciller.

La declarada oposición, aparte de no creer del todo lo declarado por Palpatine, se mostraba aliviada por el fin de la guerra y porque debido a ello, los poderes de emergencia cedidos durante la guerra llegarían a su fin; ya que Palpatine tendría que cumplir su promesa de renunciar a sus poderes. Pero el Sith tenía otros planes, los cuales golpearon fuertemente a lo pensado.

Palpatine, en orden de asegurar la seguridad y continuar con la estabilidad, propuso que la República fuera reorganizada en el primer Imperio Galáctico, regido por un soberano elegido de por vida. Un Imperio según sus palabras, gobernado por la mayoría, gobernado por una nueva constitución. Así se confirmaron los peores temores de los leales a la República, habría más cambios a la constitución o quizás esta sería desacreditada totalmente. El discurso de Palpatine continuó, alegando que la corrupción en la que se encontraba la República, sería eliminada de raíz. Los gobernadores regionales eliminarían la burocracia y una poderosa milicia aseguraría el cumplimiento de la ley. Bajo el reinado del Imperio, sus más apreciadas creencias serían salvaguardadas, defenderían sus ideales a través de las armas. Todo un discurso populista para convencer al Senado del establecimiento de su nuevo régimen.

Declarados miembros de la oposición como Bail Organa, Padmé Amidala o Mon Mothma, no tuvieron más elección que soportar la elección de un nuevo Emperador, el cual sería sin duda alguna el propio Palpatine. Seducidos por las promesas de seguridad, justicia y paz; además de ser intimidados por los soldados clones ubicados en todos los rincones del Senado, el voto por el “sí” fue unánime. Así se estableció legalmente el Imperio Galáctico.

Palpatine se bate en un duelo con el Maestro Yoda
Palpatine se bate en un duelo con el Maestro Yoda

Por otro lado los sobrevivientes, Obi-Wan Kenobi y Yoda, lograron descubrir la traición del Sith y tras una incursión al Templo Jedi, supieron que Anakin, ahora Vader, había sido quien había cometido la masacre al Templo junto a los clones. Ellos debían ahora acabar con los Sith. Kenobi le rogó a Yoda que no lo enviase a luchar con su antiguo padawan y amigo, pero no había otra opción, Yoda acertadamente pensaba que el Emperador sería mucho más poderoso que Obi-Wan. Así pues Obi-Wan fue enviado a Mustafar a enfrentarse a Anakin, mientras que Yoda se enfrentaría a Sidious en el Edificio del Senado del mismo Coruscant. Allí el Señor Oscuro de los Sith y el Gran Maestro de la Orden Jedi se batieron a duelo. Ambos demostraron gran poder y habilidades en la Fuerza, tanto como en el combate con sables de luz. La batalla terminó sin vencedor alguno. Yoda cayó a los niveles bajos de la cámara del senado y viendo su agotamiento y la presencia de un numeroso contingente de clones tuvo que huir al exilio con la ayuda de Bail Organa. Palpatine mientras tanto, aguardaba el reporte de sus shock-troopers quienes buscaban el cuerpo de Yoda sin éxito alguno. Mientras tanto Vader estaba mortalmente herido en Mustafar, luego de perder el duelo con Kenobi, lo que el Emperador sintió a través de la Fuerza.

El Emperador y un destacamento, acudieron rápidamente a Mustafar a asistir a Vader. Allí encontraron a un chamuscado y mutilado, pero aún vivo Vader. En el camino hacia su aprendiz, Sidious se mostró enfurecido e indeciso, si es que alguien así podía seguir sirviéndole como aprendiz. A pesar de ello, Vader seguía siendo poderoso, por lo que ordenó a sus shock-troopers, preparen una cápsula médica para llevarlo hasta Coruscant. Vader permaneció en un compartimiento de la lanzadera del Sith, flanqueado por la Guardia Roja. Sidious se sentó tras él, utilizando sus poderes, y todo elemento médico existente para mantener a Vader estable.

Palpatine recoge a Vader
Palpatine recoge a Vader

Ya de regreso a la capital, Vader fue llevado al Centro de Reconstrucción Quirúrgica del Emperador Palpatine, en donde el mismo Palpatine ordenó de se le colocaran una serie de prótesis, en un doloroso proceso que fortalecería al Sith a través del dolor. Una vez que Vader fue reconstruido y dotado de un nuevo e intimidante traje, el aprendiz le preguntó a Sidious, que era lo que había sucedido con su esposa Padmé. Sidious no conocía realmente, lo que había sucedido en Mustafar, pero aparentemente creía que Vader la había matado en un ataque de ira, lo que trabajaría en su ventaja para apoderarse del espíritu de Anakin. Al escuchar ello, Vader estalló en ira y destruyó las instalaciones y los droides médicos. A pesar del daño recibido, Vader era lo suficientemente fuerte para seguir al lado de Palpatine, lo que regocijó al Sith. Pero esto no era del todo cierto, lo sucedido había debilitado de sobremanera a Vader, quien no sería tan poderoso como anteriormente lo era.

Mientras tanto, Yoda y Obi-Wan huyeron al exilio. Los gemelos de Anakin y Padmé lograron nacer, pero su madre murió inexplicablemente durante el alumbramiento. A los ojos de todos, los gemelos murieron junto con su madre, ya que ella en su funeral aparecía embarazada en su féretro. Con Yoda y Kenobi como responsables de los críos, ambos bebés fueron separados: Leia fue entregada a Bail Organa quien la adoptó y le dio su apellido convirtiéndola en Princesa de Alderaan; mientras tanto Luke sería llevado por Obi-Wan donde el medio hermano de Anakin, Owen Lars a Tatooine, en donde el muchacho también permanecería oculto de Palpatine y Vader.

El Nuevo Orden del Emperador (19 ABY – 0 ABY)

Con el alzamiento del Imperio, todas las instituciones de la antigua República se encontraron desmanteladas o cambiadas de razón. Hubo entonces una moda de renombrar todas las cosas utilizando la palabra “Imperial”, para glorificar al Nuevo Emperador. El Sector Coruscant fue rebautizado como el Sector Imperial, Coruscant misma fue renombrada como Centro Imperial y la Ciudad Galáctica cambió su denominación a Ciudad Imperial. El Senado Galáctico a su vez, pasó a llamarse Senado Imperial. Los soldados clones de la República, fueron rebautizados como los Stormtroopers Imperiales, formando las compañías de stormtroopers; a su vez las fuerzas de la Gran Armada de la República, se convirtieron en la Armada Imperial y la Flota Imperial, respectivamente. Cuatro agencias de inteligencia existentes en la República, se cohesionaron para formar la Inteligencia Imperial, con Armand Isard como cabeza de esta organización. El antiguo Palacio Republicano fue reconstruido y expandido, convirtiéndose en el Palacio Imperial, el cual eclipsaba a todos los otros edificios del Centro Imperial. La Comisión Proteccionista de la República (COMPOR), sería denominada como la Comisión para la Preservación del Nuevo Orden (COMPNOR). Con el pasar de los días, muy pocos nombres con algún atisbo recuerdo a la gloria de la República se mantuvieron y la gente poco a poco fue olvidando el antiguo régimen.

Bajo el liderazgo de los consejeros de Palpatine, Crueva Vandron y Ishin-II-Raz, el COMPNOR ganó un gran poder y sus dependencias se lograron infiltrar en cada rincón de la sociedad. El Comité de Seguridad Imperial (ISB) fue establecido de manera paralela al COMPNOR, para que actúe como contraparte a la Inteligencia Imperial, convirtiéndose en la policía secreta del Emperador. La Coalición para el Progreso estableció agencias de monitoreo para vigilar todos los aspectos de la vida en la galaxia. Durante esta época ciertos eventos de insubordinación con el gobierno central se dieron en la Flota Imperial, de parte de los almirantes que existieron en este periodo, creando la necesidad de que el ISB instalase oficiales en cada una de las naves y cruceros, los cuales servirían tanto como cuerpo militar y espías.

A pesar del control establecido con la creación y dominio sobre una serie de organizaciones, el descontento entre la población creció con el pasar del tiempo tornando la situación muy tensa. No-humanos y mujeres eran marginados por este régimen, que seguía una política xenofóbica dirigida por el mismo Palpatine. A su vez una serie de gobernadores regionales cometieron una serie de atrocidades en sus jurisdicciones, aprovechándose de su incuestionable poder. La primera purga en la Flota Imperial sucedió dos semanas después de iniciado el reinado del Sith.

En el año 18 ABY, Palpatine invitó al Jedi Ferus Olin a Coruscant para que actuase en una misión en su favor: encontrar al saboteador del sistema de computadoras del planeta Samaria. Ferus rechazó inicialmente el pedido, pero cuando Palpatine le contó sobre el arresto de dos de sus amigos, el tuvo que aceptar. Sin el conocimiento de Ferus, Palpatine estaba utilizando la crisis para ganar el control completo del planeta. Darth Vader a su vez pensó que el Emperador quería a Ferus de su lado para volverlo al lado oscuro de la Fuerza. Más adelante, Palpatine intentaría seducir a Olin, utilizando la misma estrategia que utilizó con Skywalker para volverlo al lado oscuro: la capacidad para crear y salvar vidas.

Palpatine, Emperador de la galaxia
Palpatine, Emperador de la galaxia

Durante la Gran Purga Jedi, Palpatine extendió el rumor que Darth Vader había detectado y destruido un enclave de cincuenta Jedi por su propia cuenta, exagerando de sobremanera el evento, ya que durante la reunión solamente habían ocho Jedi y si no fuese por la masiva ayuda de la 501, el Maestro Jedi Tsui Choi hubiese acabado con el aprendiz de Sidious. El falso rumor extendido por el mismo Palpatine, hizo que el miedo ante el poderoso sirviente del Emperador corriera por toda la galaxia. Así pues Palpatine comenzó a probar a Vader, asignándole una serie de misiones que lo corromperían aún más y lo consolidaran como un verdadero Sith. El requirió los servicios de un historiador llamado Fane Peturri, quien de manera secreta asistió a Vader en escribir la historia del vil Sith.

Palpatine a su vez fue responsable de la devastación de Caamas. El Emperador observó a los respetados Caamasi como una amenaza a su nuevo orden. Un grupo de infiltrados Bothan, fueron responsables del sabotaje de los generadores de escudos deflectores de Caamas, dejando el planeta vulnerable para un bombardeo orbital de parte del Imperio. El bello planeta fue devastado durante este ataque y fue así convertido en un árido territorio envenenado. Los pacíficos Caamasi tuvieron que huir a los confines de la galaxia. En el año 18 ABY, el Emperador construyó la super arma conocida como El Ojo de Palpatine, con el fin de destruir un enclave Jedi en Belsavis. A pesar de ello, la súper arma fue saboteada por dos Caballeros Jedi y los Jedi ubicados en Belsavis lograron escapar. El Ojo de Palpatine permanecería en el olvido hasta que en el año 12 ABY fue recuperado por Roganda Ismaren.

Poco después de la declaración del Imperio Galáctico, Darth Sidious había iniciado cierta construcción en el planeta Byss, del Núcleo Profundo en donde serían ubicadas sus instalaciones secretas luego de que asumiese el cargo de Emperador. Para ello, este utilizó cientos de trabajadores alienígenas provenientes de cientos de planetas incluyendo Utapau, Gamorr y Toydaria. Byss era un lugar en donde el lado oscuro emanaba de manera fluida, lo que le dotaba a sus habitantes de un gran poder en la Fuerza. Junto con el poder de Byss, Palpatine se alimentaba de la energía viviente de sus trabajadores, utilizándolos como un medio para alcanzar una gran longevidad. A su vez, el junto a Vader habían llevado un gran número de trabajadores agrícolas y padawans con el fin de entrenarlos como sirvientes del lado oscuro. Vader fue ordenado de la selección de aquellos pupilos que pudiesen servir a la causa y de disponer de la mejor manera del resto. Así pues el seleccionó a cuatro de los mejores pupilos incluyendo a un muchacho llamado Tremanye.

En numerosas ocasiones, Palpatine visitó el antiguo mundo Sith de Korriban para acudir al consejo de antiguos señores Sith. El a su vez fue capaz de abrir los secretos de la Fuerza de un holocrón Jedi capturado. El Emperador Palpatine escribió entonces el Compendio del Lado Oscuro, un estudio de la naturaleza del lado oscuro y finalizó dos libros, dejando tercer tomo a la mitad.

El Emperador Palpatine a su vez, empleó un gran número de agentes sensibles a la Fuerza. Esta gente, los Adeptos al Lado Oscuro, estaban fuera de la organización Imperial oficial, pero reportaron directamente al Emperador Palpatine o a Lord Vader. Palpatine intentó reemplazar a los oficiales claves con sus Adeptos, a pesar de que el número de éstos era limitado. Se desconoce la manera en la cual estos adeptos formaron parte de la Orden de Palpatine la cual era regida por La Regla de Dos. Técnicamente, Palpatine y Vader eran los únicos que cumplían su rol como Señores del Sith, por lo que se podría considerar que no tergiversaron la Regla de Dos.

Alrededor del año 2 a 3 ABY, una serie de eventos que marcarían el rumbo de la galaxia cambiarían el panorama del todo. Palpatine a su vez conocía sobre el deseo de Vader por tomar a un aprendiz que lo ayudase a derrocar a su maestro y él tomar el poder. Así fue que inicialmente y en secreto comenzó a adiestrar en los caminos del lado oscuro a un muchacho sensible a la Fuerza que encontró en Kashyyyk, conocido como Starkiller. Palpatine aprobó el entrenamiento del muchacho, quien engañado, pensaba que su objetivo era el de hacerse lo suficientemente fuerte para que junto a su maestro Vader pudieran derrotar al Emperador y tomar juntos el poder de la Galaxia. Luego de años de entrenamiento, de luchar contra una serie de Jedi, y de aparentemente morir ante la presencia del Emperador, Vader le hizo saber a Starkiller su verdadera misión.

La misión de Starkiller, sería la de crear un movimiento en contra del Imperio, lo que se conocería a la postre como la Alianza Rebelde. Según Vader, con el establecimiento de este movimiento, Starkiller y el podrían obtener la distracción necesaria, para coger al Emperador inadvertido y acabarlo. Pero Palpatine no era nada tonto, Starkiller era solo una herramienta para que los verdaderos enemigos y opositores al régimen de Palpatine salieran a la luz. Todo esto ya estaba pactado entre Vader y Palpatine previamente, pero lo que no planearon fue que Starkiller poseía un gran dominio de la Fuerza y lograría hacerles frente luego de ser conciente de la traición de Vader (quien había matado a su padre para captarlo como aprendiz).

Starkiller se enfrentaría al Emperador frente a frente a bordo de la Estrella de la Muerte, luego de dañar gravemente a Vader. En un acto de sacrificio liberaría a todos los prisioneros rebeldes que iban a ser ejecutados, entre ellos Bail Organa, Leia Organa, Mon Mothma y el Jedi Rahm Kota. Aquel cálculo imperfecto hizo que los sobrevivientes a aquel encuentro forjaran las bases de la Alianza Rebelde, que sería posteriormente el fin del Imperio.

En el año 1 ABY, Palpatine y Vader se convirtieron en los blancos de un grupo de traicioneros oficiales imperiales liderados por el Gran Moff Trachta. Trachta vio a los Sith como arcaicos y traicioneros, creyendo que el Imperio no podía ser reinado por un culto de dos hombres. Ellos planearon utilizar a un grupo de alterados stormtroopers leales, para destruir a los dos Señores Sith. A pesar de ello, su complot falló debido a una serie de luchas internas entre los conspiradores.

Justo antes de la Primera Batalla de Tatooine, el personalmente viajó hasta Bothawui junto a un equipo de Guardias Reales con el fin de destruir a los traicioneros Bothans, quienes habían entregado al traicionero imperial, Kalast, información secreta Imperial. El entonces obtuvo la información de que el Tantive IV, la nave en donde permanecía aquella información se dirigía a Tatooine.

Por aquel tiempo, Palpatine ya tenía la idea de remover el Senado. La primera razón era simbólica: el no podía dejar un remanente de la República vivo. La segunda era política: algunos Senadores aún se oponían a su régimen. A pesar de que la obediente mayoría mantenía al margen a aquel grupo, la ilusión del establecimiento de una democracia seguía viva. Lo peor de todo era que los Imperiales, sospechaban que aquellos senadores, estaban proveyendo a los Rebeldes con ciertos fondos, información y recursos.

Así pues el esperó hasta que fuese el momento indicado. Finalmente en el año 0 ABY todo estaba listo para ejecutarse. Los reemplazos estaban listos: los gobernadores, los Moffs y los Grandes Moffs estaban en el lugar adecuado, y la milicia siempre obedecía sin cuestionamiento alguno. Las garantías estaban dadas para el arresto de todos los sospechosos Rebeldes. Los stormtroopers irrumpirían en el Senado y cientos serían detenidos. Algunos, no serían vistos nuevamente nunca más. La mañana siguiente, los Senadores restantes, sin saber lo que sucedería, fueron a trabajar solo para encontrarse cerradas sus oficinas. Algunos trataron de apelar directamente con Palpatine, pero fueron comunicados que su acceso diplomático al Palacio Imperial había sido suspendido durante el estado de emergencia. Los Senadores que fueron liberados, dejaron Coruscant para dirigirse a sus planetas natales y dirigirse al retiro. Un pequeño número de Senadores que demostraron vorazmente apoyo a Palpatine, fueron reasignados dentro de los altos rangos Imperiales como consejeros.

Palpatine había matado todo lo que quedaba de la Constitución. Una nueva estructura piramidal fue impuesta, con él como cabeza, los Moffs reinando los sectores y los gobernadores los planetas individuales. Además, todos ellos habían estructurado su carrera con el favor del Emperador. Pero aún así, el tenía garantías extras; el había insertado el COMPNOR en cada nivel de la burocracia, para asegurar que cada uno de ellos cumpliera sus indicaciones. Para controlar el poder de los Moffs y de los Grandes Moffs, el COMPNOR estaba tras ellos. Aparte todo ello estaba respaldado por el poder de la nueva súper arma Imperial, la Estrella de la Muerte que estaba a disposición de la voluntad de Palpatine.

Palpatine estaba igualmente en manejar a los Senadores quienes se encontraban fuera de Coruscant todo el tiempo, o habían escapado. Uno de ellos era el Senador Canna Omonda, el sucesor de Mon Mothma como representante de Chandrila. Muchos Senadores esperaban que Omonda interceda por ellos. Pero Omonda al no ver que sus esfuerzos pudieran tener éxito alguno, dejó Coruscant. Cuando ella partía hacia Chandrila, hizo una nota de prensa mientras escapaba, en donde dejaba claro que la conversación no era una forma de lidiar con Palpatine.

Omonda abandonó la capital, justo a tiempo, cuando sus colegas fueron arrestados. Pero Palpatine no la dejaría suelta por mucho tiempo; el despachó una “escolta de honor” de tres Destructores Estelares hasta Chandrila, para traerla de vuelta a Coruscant en pos de realizar una “pequeña entrevista” con el Alto Inquisidor Lameré. Los Chandrilianos se dieron cuenta que si rechazaban entregarla, la “escolta” devastaría Chandrila. Así pues Omonda fue llevada ante los inquisidores. Omonda confesó actos de traición, dándoles a sus interrogantes nombres de personas a las cuales les había entregado información clasificada. La noche de la confesión, Palpatine hizo un comunicado a la prensa explicando las razones de la decisión de la ejecución de Omonda.

La ejecución pública de Omonda fue programada como parte de las tradicionales celebraciones de año nuevo (1 DBY), pero fue cancelada en aras de la seguridad. Ninguna razón específica fue mencionada, pero se sabe que el gobierno temía que los Rebeldes o sus simpatizantes pudiesen atacar el evento. A pesar de que la ejecución no se dio de manera pública, esto había servido como una muestra del poder adquirido por el Nuevo Orden. La tradicional parada pasó por los balcones del Palacio, en donde se encontraba Palpatine flanqueado por Vader y una numerosa cantidad de tenientes. Palpatine aseveraba que Chandrila ahora había sido recompensada con su favor, por lo cual se beneficiaría con una supervisión de parte del Imperio mucho más directa. El gobierno local de Chandrila fue derrocado y en su lugar se colocó al gobernador Grandon Holleck.

Un escrito posterior sobre la disolución del Senado debía de realizarse en justificación de lo realizado por el gobierno. En cierta manera, la servil prensa y los ciudadanos del Imperio debían de enterarse de lo sucedido en el Senado. El deber de realizar ello recayó en Ars Dangor uno de los más confiables consejeros de Palpatine. Apelando a que la gente aún se sentía amenazada por el desarrollo de otra guerra, Dangor pintó a los Rebeldes como una variante de los Separatistas del pasado. Dangor realizó un holo-mensaje dirigido a todos los ciudadanos del Imperio Galáctico. A su vez envió otro mensaje específico para todos los gobernadores regionales, de orden confidencial, el cual sería más adelante expuesto a la opinión pública por los simpatizantes Rebeldes, en donde exponía que la ley y el orden a la que la gente estaba acostumbrada era caduca y que debido al surgimiento de la Rebelión, ellos debían regir utilizando el miedo y la intimidación como política de este nuevo Imperio.

Algunos de los gobernadores como Wilhuff Tarkin, se mostraron incentivados por el mensaje de Dangor, ya que mucho de lo expresado en aquel mensaje, había sido expuesto por el y su concubina Daala en un memorando hacia el Emperador cinco años atrás. Tarkin fue asignado entonces a comandar el staff de la Estrella de la Muerte junto a Vader. Así Palpatine demostró que sus ideas maridaban con las de Tarkin, estableciéndose así lo que se llamaría la Doctrina Tarkin (gobernar a través del miedo) como el nuevo modo de operar del Imperio.

Un fuerte golpe al Imperio (0 ABY)

La tiranía había alcanzado límites indescriptibles y la opresión a los ciudadanos de la Galaxia había hecho que el movimiento Rebelde fuera ganando considerable respaldo. El símbolo del Nuevo Orden ya no eran más los stormtroopers o la flota imperial, ahora era la poderosa estación espacial conocida como La Estrella de la Muerte.

Con la disolución del Senado, Palpatine estableció un entorno en el cual sus subordinados cometían una serie de atrocidades contra la población galáctica. Con el poder amedrentativo de la Estrella, la cual era capaz de con un disparo desaparecer un planeta entero, los sistemas se mantendrían en línea con el Imperio. Pero a pesar de ello, un fuerte grupo de Rebeldes crecía cada vez más, representando una amenaza para el Imperio la cual debía de ser eliminada de raíz. Tarkin propuso entonces, que una demostración pública de poder debía de realizarse en contra de un blanco rebelde. Aquel argumento del Moff convenció a Palpatine.

Así Palpatine aprobó la destrucción de un planeta y por ende el genocidio de toda su inadvertida población. Tarkin así pues eligió Alderaan y la destruyó ante los ojos de una cautiva Princesa Leia. Palpatine se enteró de que el planeta elegido había sido Alderaan, luego de que este ya no existía más.

Palpatine públicamente se mostró entristecido por la pérdida de un notable planeta, añadiendo que si Alderaan hubiese accedido a la protección imperial, eso no hubiese sucedido. Palpatine ofreció a los Aldeeranianos sobrevivientes a ser reubicados en un planeta resort privado. No se sabe exactamente cuantos de ellos fueron llevados hasta Byss, pero se sabe que hubiese sido mejor para ellos morir en su planeta natal durante la explosión. Más adelante se anunció que Palpatine había ordenado la destrucción de Alderaan, luego de recibir irrefutable evidencia de que en el planeta se estaban creando armas para los rebeldes.

Por otro lado la Princesa Leia sería rescatada por su hermano Luke Skywalker y los contrabandistas Chewbacca y Han Solo. La información a bordo del Tantive IV, eran los planos de la Estrella de la Muerte, así pues el contraataque rebelde se pudo diseñar. En el desarrollo de la Batalla de Yavin, el nuevo héroe de la Rebelión, Luke Skywalker destruyó la Estrella de la Muerte a bordo de su X-wing. Tarkin y un gran número de Imperiales de alto rango murieron a bordo de la estación espacial. Aquel fue un duro golpe para el Imperio, demostrando que éste no era del todo invulnerable y que era factible luchar contra el sistema por la restitución del orden en la Galaxia.

Vader sobrevivió a la destrucción de la Estrella, pero fue castigado por Palpatine debido a su incompetencia. Otro de los castigados fue el ingeniero principal de la Estrella de la Muerte, Bevel Lemelisk. Lemelisk fue llevado ante la presencia del mismo Palpatine quien enfurecido lo colocó en una celda repleta de escarabajos piraña. A pesar que los bichos devoraron al ingeniero, Palpatine aún necesitaba a Lemelisk por lo que transfirió la esencia de Bevel a un holocrón Jedi, para luego transferirla al cuerpo de un clon. Pero este no fue el último castigo para Lemelisk a quien le fue encargado rectificar su error, este sería ejecutado siete veces por el Sith, siendo cada una de las ejecuciones una más sádica que la otra. Según Palpatine él realizaba esto, para motivar el progreso a través del dolor.

La Rebelión contra Palpatine (0 – 4 DBY)

Palpatine a pesar de todo se mostraba despreocupado por la Rebelión. Para el presente esta le era útil para mantener un periodo de ley marcial. El aceptaría ciertas interferencias Rebeldes si es que éstas lo ayudaban a seguir reinando. Sin la Fuerza de su lado, los Rebeldes no podrían hacerle daño alguno. Pero esto no duraría mucho tiempo.

Seguido a su victoria en la Batalla de Hoth (3 ABY), Palpatine le reveló a Vader que su hijo, Luke Skywalker estaba vivo y que era el piloto Rebelde responsable de la destrucción de la Estrella de la Muerte. El ahora estaba entrenado en los caminos de la Fuerza y esto si representaba una verdadera amenaza para los Sith. Vader convenció a Palpatine de que ambos se podían beneficiar de aquello si es que Luke era convertido al Lado Oscuro. Vader ya sabía que su hijo estaba vivo y lo había estado buscando por mucho tiempo, planeando utilizar a Luke para acabar con su maestro. Lo que Vader no sabía era que Palpatine estaba jugando con el; Palpatine sabía que Vader era conciente acerca de la existencia de su hijo y que planeaba utilizarlo en su contra.

Palpatine conversa con Vader acerca del hijo de Skywalker
Palpatine conversa con Vader acerca del hijo de Skywalker

Fue por ello, que Palpatine envió a su Mano, Mara Jade, hasta Tatooine a sabiendas que Skywalker iría al planeta desértico a rescatar a su amigo Han Solo de las garras de Jabba el Hutt. Cuando Luke llegara al Palacio, ella lo mataría. Al mismo tiempo, el ordenó a Vader que viajara hasta Endor, para supervisar la construcción de la nueva Estrella de la Muerte. Su aprendiz lograría agilizar el trabajo de la estación espacial. Cuando Palpatine se reuniese con Vader en Endor, el ya habría escuchado de la voz de Mara que Skywalker estaba muerto, dándole una lección a Vader. Pero las cosas no se darían de aquella manera.

Palpatine recibió el reporte que Mara había fallado, cosa rara en ella. Skywalker había podido eludirla y había acabado con Jabba y rescatado a Solo. Luke era poderoso, por lo que Palpatine se replanteó las cosas y vio que convertirlo al lado oscuro era su última opción. Esto sucedería ya que Luke ya conocía quien era su padre y arriesgaría todo por alejarlo del lado del Emperador. Palpatine utilizaría ello para corromper al muchacho, destruyendo a sus amigos y seres queridos, luego lo forzaría a matar a su padre. Esto marcaría el paso de Luke al Lado Oscuro.

A su vez, durante este tiempo, Palpatine desarrolló una estrecha relación con el Príncipe Xizor, líder del cartel criminal conocido como el Sol Negro. Xizor apareció como un gran rival de Darth Vader y trabajó para hacer ver mal al Sith ante los ojos de su Maestro. De acuerdo al Falleen, Palpatine debía de eliminar a Skywalker, quien sabía que era el hijo de Vader. A su vez, Palpatine aprobó el plan de Xizor de eliminar el Gremio de Caza Recompensas, a pesar de la objeción de Vader. Finalmente los planes del príncipe no triunfaron, destruyendo a Xizor.

La Primera muerte del Sith (4 DBY)

Esperando poner fin a la Guerra Civil Galáctica y solidificar su reinado de una vez por todas, Palpatine desarrolló un plan para corromper a la Alianza Rebelde y llevarla hasta una trampa mortal. Una segunda y más poderosa Estrella de la Muerte se construía sobre la luna forestal de Endor, protegida por un generador de escudo ubicado en la misma luna.

En el año 4 ABY, Palpatine le permitió a espías Rebeldes, saber la ubicación de la nueva estación de batalla, plantando la información que la Estrella aún no estaba operativa. En realidad el arma principal ya estaba completa y funcionando, y a su vez un gran contingente de la Flota Imperial protegía la estación. Darth Vader y luego Palpatine estarían a bordo de la estación, haciéndole creer a los Rebeldes que tenían una gran chance de destruir la nueva súper arma del Imperio y de paso matar al mismo Emperador durante el proceso. Ellos debían aprovechar la situación, porque no iban a tener otro panorama favorable de tal tipo.

El Emperador arriba a la Estrella de la Muerte
El Emperador arriba a la Estrella de la Muerte

Poco después de dar inicio a su plan, Palpatine visitó Korriban. A pesar de ello cuando entró al Atrio Sith, las entradas se cerraron. Esta era una trampa del Escuadrón Renegado para ganar tiempo en la base de datos de su lanzadera y determinar su rol en la construcción de la Estrella de la Muerte. El pudo escapar vivo, pero cuando el logró escapar los agentes rebeldes ya habían huido.

Por otro lado, Luke Skywalker estaba convencido de que su padre regresaría al lado de la luz, permitiendo ser capturado y llevado a bordo de la Estrella de la Muerte. Allí, Palpatine manipularía a Luke para que batallara contra su padre y así pasar al lado oscuro. Luke se resistió al inicio, hasta que Vader probó al muchacho, a quien sorprendió con la revelación de que sabía que Leia era su hermana. Con aquel conocimiento, Vader especuló que si no podía con él, corrompería a su hermana, lo que enfureció al joven Jedi y lo llevó a atacar a Vader con su sable de luz.

A pesar de estar cerca de matar a Vader y de cortar su mano mecánica derecha, Luke logró controlar su ira en el último momento, dándose cuenta que era demasiado peligroso sufrir el mismo destino de su padre. Así pues apagó su sable de luz y confrontó al Emperador, aclarándole que el era un Jedi, tal cual su padre lo fue antes.

Palpatine arremete contra Luke con sus relámpagos de Fuerza
Palpatine arremete contra Luke con sus relámpagos de Fuerza

Palpatine estaba decepcionado y enfurecido. Todo su plan se estaba viniendo abajo. Utilizando una parte de sus poderes para monitorear la batalla espacial que sucedía fuera entre los Rebeldes y la Flota Imperial, se pudo dar cuenta que los de la Alianza estaban logrando hacer frente a su más poderosa armada. De alguna manera, los Rebeldes habían logrado desactivar los escudos deflectores que protegían a la Estrella de la Muerte, ahora la estación era vulnerable a cualquier ataque. Pero finalmente ninguno de estos problemas hubiese sido determinante si es que Skywalker hubiese estado a su lado. Ahora no tenía un nuevo aprendiz, Skywalker era un caso perdido y una seria amenaza.

Palpatine había estallado en ira. Matar a Skywalker no sería suficiente, el debía de sufrir por su desafío. Alzando sus manos, Palpatine comenzó a soltar su poderoso Relámpago de Fuerza contra el joven Jedi, quien se retorcía de dolor ante la atemorizante mirada del Sith. Skywalker no había sido entrenado para repeler ataques de aquel tipo, por lo que ni siquiera intentó utilizar su sable para bloquearlo.

Palpatine pretendía que Vader también pagara por su insolencia de utilizar a Skywalker en contra suya, Vader sería forzado a llevar el cuerpo de su hijo hasta el reactor central y lanzarlo al vacío. Si Palpatine tenía alguna duda sobre Vader, el podría esclarecer toda duda cuando el Sith cumpliese con sus mandatos. Pero, Palpatine había olvidado lo que había convertido a Anakin Skywalker en Vader, su desesperada necesidad para evitar que aquellos que amaba murieran y nunca se pudo anticipar a que Vader rechazara ver a su hijo morir, ni que actuara en contra de su maestro para prevenir aquello. Sin darse cuenta, cerca a él, Anakin Skywalker renacía desde lo más profundo del ser del aprendiz Sith.

Palpatine es lanzado a su muerte
Palpatine es lanzado a su muerte

Anakin cogió a Palpatine por detrás, levantándolo sobre su cabeza. El Emperador gritó una vez que Anakin lo cogió, dejando sus manos sueltas por lo que los Relámpagos de Fuerza salieron despedidos en todas direcciones, dañando los sistemas vitales de Anakin. El redimido Anakin, llevó a su maestro hasta un precipicio dentro de la estructura de la nave, lanzando al Sith hacia un abismo. El cuerpo de Palpatine viajó cuatrocientos kilómetros y mientras caía el rechazaba a admitir su derrota. El Emperador había muerto. Minutos después, Anakin Skywalker también murió. Con aquellas muertes, el linaje de los Sith que se había extendido desde la época de Darth Bane, terminó. Aquel acto fue la tan esperada restauración del Balance de la Fuerza. A pesar de ello, el Imperio no se rendiría y los remanentes imperiales seguirían luchando a pesar del establecimiento de la Nueva República. Pasaría un tiempo hasta que Palpatine resurgiera utilizando ancestrales técnicas Sith.

El Renacimiento del Emperador (4 – 11 DBY)

A pesar de caer a bordo de la Estrella de la Muerte, la esencia del Sith sobrevivió. Así pues Palpatine, divagó por la Galaxia durante mucho tiempo esperando encontrar un cuerpo para habitar. El pudo atravesar los confines del universo para tomar posesión de un cuerpo clonado. Así sobrevivió a la traición de su aprendiz. Fue entonces que Palpatine permaneció un tiempo en Byss, mientras recuperaba sus fuerzas y planeaba restituir su Imperio.

El reinado de Palpatine había sido tan absoluto que con su aparente muerte sobre la órbita de Endor había fragmentado al Imperio. Sin heredero alguno, los oportunistas moffs y señores de la guerra habían tomado los territorios que le parecían convenientes. Años de lucha habían consolidado a la Nueva República la cual tenía posesión de tres cuartos de la galaxia. Uno señor de la guerra que superó de sobremanera a lo que los demás pudieron hacer fue el Gran Almirante Thrawn, el único no humano en alcanzar aquel rango. Sus sorprendentes tácticas y sus heterodoxas estrategias trajeron al Imperio de vuelta a la palestra cinco años después de la Batalla de Endor. Solo una traición de sus aliados los nohgri pudo acabar con la vida del reconocido estratega.

Alimentados por las victorias de Thrawn, el remanente de los señores de la guerra imperiales, realizaron un devastador ataque a Coruscant. A pesar de que Thrawn pensaba mantener la capital galáctica intacta, estos Imperiales atacaron al planeta sin contemplación alguna. Mucho de la Ciudad Imperial quedó hecho escombros luego de la batalla, por lo que la Nueva República se vio obligada a evacuar. Una vez en la superficie, los Imperiales pujaron por el poder entre ellos nuevamente. Una serie de escaramuzas se dieron sobre las ruinas de los rascacielos de la ciudad.

Fue en aquel momento cuando el resucitado Palpatine resurgió. Utilizando sus poderes oscuros para invocar una Tormenta de la Fuerza de gran magnitud. Palpatine hizo que el Maestro Jedi Luke Skywalker viajara hasta Byss. Allí se reveló ante Skywalker y le mostró el verdadero poder del lado oscuro. Enfrentando a un enemigo que resultaba inmortal, Skywalker hizo lo impensable. Con el fin de destruir al Lado Oscuro desde dentro, Skywalker se hincó ante Palpatine y se declaró como su nuevo aprendiz. En estos tiempos oscuros, parecía que el Emperador finalmente había ganado.

A pesar del motivo de su paso al lado oscuro, Luke estaba demasiado inmerso en la oscuridad como para poder rebelarse ante su maestro. Sin embargo, Skywalker había saboteado una serie de elementos militares de Palpatine, como los Devastadores de Mundos, pero no podía enfrentarse por sí solo contra el lado oscuro. Fue cuando su hermana, Leia Organa Solo, le dio la fuerza que necesitaba. Con su presencia, los gemelos pudieron temporalmente derrotar a Palpatine.

Pero Palpatine parecía ser imbatible. Con el poder sobre una increíble y nueva súper arma, llamada la Pistola Galáctica, Palpatine forzó a numerosos mundos de la Nueva República a ser parte de los dominios de su Imperio. A pesar de las nuevas dimensiones adquiridas por su régimen, Palpatine caería nuevamente. Sus clones no estaban funcionando de la manera más adecuada. El necesitaba nueva sangre. Así pues Palpatine se fijó como objetivo al recién nacido hijo de Leia, Anakin solo, como el siguiente receptor de su espíritu oscuro.

Durante un intento de posesión al niño, Han Solo le disparó a Palpatine por detrás y antes de que su alma entrara al cuerpo de Anakin, esta fue interceptada por un Jedi llamado Empatojayos Brand. Sin un receptor, la esencia de Palpatine desapareció, consumida por la locura desatada por el lado oscuro. Luego de mucha sangre derramada, el Emperador y uno de los más temibles y poderosos Sith en la historia de la Galaxia finalmente murió.