Pong Krell

  • Afiliación:República Galáctica
  • Origen:- desconocido -
  • Especie / Genero:Masculino / Besalisk
  • Altura:2.36 metros
  • Armas:Sables de luz de doble hoja
  • Transporte:LAAT/i
  • Apariciones:The Clone Wars

El estallido de las Guerras Clónicas llevó a la necesidad de combatientes férreos y de carácter fuerte para la conducción de la guerra, y para el caso del General Pong Krell, buscaría cumplir cabalmente esta necesidad. Este Maestro Jedi de la raza Besalisk evidenciaba una disciplina fuerte y una evidente confianza en sus métodos poniendo el cumplimiento de sus órdenes por encima de todo lo demás, aunque estuviera dispuesto a pagar cualquier costo con tal de conseguir sus objetivos. Su trato con las tropas clones era directo y extremadamente estricto, a quienes se dirigía a ellos por su nombre código. Así, exigía constantemente de ellos su mayor desempeño, y cualquier señal de insubordinación era considerada intolerable.

Así, el resultado era su mayor prioridad, como constataba en las muchas victorias claves que había obtenido para la República guarda en su registro de combate. Sin embargo, también era sabido que el nivel de bajas de tropas bajo su mando era considerablemente elevado. Krell también era un guerrero muy fuerte y duro. Sus cuatro brazos le permitían emplear de forma particular un par de sables de luz de doble hoja, con lo cual era un adversario muy peligroso en combate cercano.

El General Krell asume el mando de la Legión 501ra en Umbara
El General Krell asume el mando de la Legión 501ra en Umbara

Durante la campaña al oscuro planeta Umbara, fue enviado para reemplazar a Anakin Skywalker por órdenes del mismo Canciller Palpatine para que éste regresara a Coruscant. De esta forma, Krell quedaría temporalmente al mando de la Legion 501ra, para continuar con su función durante la batalla por el planeta.

Dejando de lado el plan de su predecesor, Krell decidió que debían avanzar directamente a la capital, en orden para cumplir su objetivo, debido a la importancia de su apoyo a la campaña. Pero pronto su estilo de mando distinto al de Skywalker haría que las tensiones afloraran con sus tropas, especialmente con el Capitán Rex, quien a diferencia de muchos clones, expresaba su opinión e incluso desacuerdo con las órdenes.

El General ordenó a Rex avanzar con sus hombres por el camino principal y tomar la ciudad, pero éste había sido minado y se vieron obligados a replegarse ante el ataque de los Separatistas Umbaranos, para mayor disgusto de Krell. Estaba convencido de que se trataba de un fracaso de los clones, sin ver que de no haberse retirado habrían perdido más hombres. El soldado ARC Fives criticó la actitud y las decisiones del General, pero éste procedió a amenazarlo a punta de sable sin dudarlo.

Entonces, Krell fue confrontado por Rex, quien reconocía su deber de cumplir las órdenes de su superior, pero también el de salvaguardar la vida de sus hombres. El Jedi reconoció el estilo de mando poco ortodoxo de Rex, y aunque persistía en defender la eficiencia de sus estrategias, tomaría en cuenta su punto.