Qui-Gon Jinn

  • Afiliación:Orden Jedi
  • Origen:- desconocido -
  • Especie / Género:Humano / Masculino
  • Altura:1.93 metros
  • Armas:Sable de Luz
  • Transporte:Transporte Jedi
  • Apariciones:Episodio I

Poco convencional pero reverenciado Jedi, Qui-Gon Jinn era antiguo alumno del Conde Dooku y mentor de Obi-Wan Kenobi. Mantenía un conflicto ideológico con el Concilio Jedi, sumado a su pensamiento radicalmente libre que constantemente contrastaba con el de éste. Estaba profundamente ligado a lo que llamaba “la Fuerza Viviente”, lo que hacía que frecuentemente centrara sus acciones en ayudar a “formas de vida patéticas”. A pesar de su oposición hacia el Concilio, era considerado por muchos Jedi, como sabio y bondadoso.

Jinn sirvió a la República, la Orden Jedi y a la Fuerza durante toda su vida, participando en acciones contra el Frente Nébula y, la más famosa, durante la Invasión de Naboo. Fue Qui-Gon Jinn quien descubrió al “Elegido”, Anakin Skywalker, en Tatooine durante la crisis y fue el principal responsable de que el niño en ese momento, se formara como Jedi. Incluso, luego de su muerte a manos de Darth Maul jugó un papel preponderante dentro de la historia de la Orden.

Días como aprendiz

Qui-Gon nació aproximadamente cien años antes de la Batalla de Yavin, y fue tomado cuando era un infante, para ser llevado a Coruscant para ser entrenado y convertirse en un Jedi. Este mantuvo ciertas ataduras con su planeta natal y obtuvo una piedra especial sensitiva a la Fuerza, de un Río de Luz de dicho planeta.

El Padawan Qui-Gon
El Padawan Qui-Gon

A la edad de ocho años, Qui-Gon se hizo amigo de otra aprendiz llamada, Tahl. Pasados los años ambos se convirtieron en grandes amigos, junto a otros estudiantes como Clee Rhara. A la edad de diez años, Jinn participó en el torneo del Día de Exhibición, en donde los estudiantes demostraban sus habilidades para ser tomado como Padawan por los Maestros de la Orden. Se presume que Dooku se impresionó cuando lo vió, por lo que Qui-Gon lo tomó como su Padawan poco tiempo después.

Juntos Dooku y Qui-Gon tomaron numerosas misiones alrededor de la galaxia. En una de ellas, ambos fueron enviados a escoltar al Senador Blix Annon en una misión diplomática. A pesar de su presencia, piratas se infiltraron en la nave. El líder de estos se reveló como Lorian Nod, un Jedi caído del que Dooku era amigo cercano. Ambos batallaron en una cruenta batalla. Dooku se dejó invadir por su ira y cuando ya iba a darle el golpe de gracia a Nod, las palabras de Qui-Gon hicieron que este reaccionara y no cometiera tal crimen.

Algún tiempo después, luego de esta misión, tomarían otra que acabaría después de dos largos años. Esta sería su última misión como maestro y aprendiz. Al regresar de la misión, Jinn se reencontraría con Tahl, a quien no había visto por mucho tiempo. Como palabras finales para Qui-Gon como un estudiante, Dooku le dijo que el tenía solo una debilidad, su compasión por todas las formas de vida. Dooku le advirtió que era inevitable que la traición viniese de un amigo en un tiempo no muy lejano.

El Nefasto episodio en Telos IV

En poco tiempo Tahl y Qui-Gon se convertirían en Caballeros Jedi. Cuando el Concilio sugirió que tomara a un Padawan, Qui-Gon decidió no escoger a uno. El sentía que aún no estaba listo para ello y así pues tomó misiones en solitario para servir a la Orden.

Un joven Jinn
Un joven Jinn

Durante este tiempo Qui-Gon descubrió a un joven muchacho en el planeta Telos IV llamado Xanatos quien poseía una fuerte conexión con la Fuerza. Qui-Gon sin dubitar, llevó a Xanatos al Templo Jedi en Coruscant, para que sea entrenado, a pesar de que el muchacho era un poco mayor como para ser aceptado como estudiante. Durante los siguientes dos años, mientras Xanatos era entrenado en el Templo, Qui-Gon tomó un desconocido Padawan, el cual su entrenamiento estuvo casi completo. Luego de llevar a dicho muchacho a su ascensión como Caballero Jedi, Qui-Gon se convirtió en un Maestro Jedi (59 ABY), y pronto Xanatos se convirtió en su nuevo aprendiz.

Por doce años, Qui-Gon y Xanatos fueron Maestro y aprendiz. Muchos miembros del Concilio, incluyendo a Yoda, expresaron su preocupación acerca de Xanatos, y decidieron realizar una prueba final antes de que fuera declarado como Caballero Jedi. Qui-Gon y Xanatos fueron enviados a Telos, el planeta natal del muchacho, en donde el padre del chico, Crion, se había convertido en un tirano, controlando el planeta con puño de acero. Xanatos fue tentado por el poder de su padre y se unió a el, esperando reinar juntos. Estalló así una guerra civil en el planeta. Crion se enfrentó en un duelo a Qui-Gon, quien se vió forzado a matar al tirano. Xanatos a causa de tal hecho enfureció y tomó el anillo de su padre, que aún se mantenía incandescente por efecto de la hoja del sable de luz de Jinn y lo colocó en su mejilla, ocasionándose una cicatriz. Jurando venganza, Xanatos huyó.

Luego de retornar al Templo, Qui-Gon se maldijo por la caída de Xanatos, y consideró que su entrenamiento había sido un total fracaso. Juró no tomar más a otro Padawan por el resto de su vida. Tahl trató de aliviar la pena de Qui-Gon acompañándolo al planeta Ragoon VI para que se relaje y saque de su mente a Xanatos. A pesar de esto, este oscuro capítulo no se borraría tan fácilmente de la mente de Jinn.

Durante los cinco años siguientes, Qui-Gon retornó a sus misiones solitarias, aunque pudo trabajar con otros Caballeros en varias. Qui-Gon y Tahl fueron reconocidos por sus exitosas misiones, como por ejemplo la supervisión de las primeras elecciones democráticas en Nuevo Apsolon.

Una nueva esperanza para el Maestro

Años pasaron desde que Xanatos había abandonado a Qui-Gon y la Orden Jedi. Yoda lo alentó a tomar otro aprendiz. A pesar de esto Qui-Gon había tomado la desición de permanecer solo. Las palabras del Maestro Yoda, al menos le hicieron que aceptase observar un pequeño torneo entre los más antiguos estudiantes del Templo, que incluía a Bruck Chun y Obi-Wan Kenobi. Jinn notó las habilidades de Kenobi, pero poco después del torneo, viajó a Bandomeer por órdenes del Supremo Canciller.

Maestro y aprendiz
Maestro y aprendiz

En la nave de transporte hacia Bandomeer, Qui-Gon fue reunido con Kenobi, quien también había sido enviado a Bandomeer para comenzar su nueva vida en las Corporaciones Agrícolas. Durante el viaje Qui-Gon y Obi-Wan ayudaron a un grupo de Arconas a defenderse de una organización criminal, llamada Corporación Offworld. Luego de poner final a tal situación, ambos arribaron a Bandomeer, en donde Qui-Gon recibió una carta firmada por Xanatos. Era notorio que en Bandomeer no había necesidad de asistencia Jedi, todo había sido organizado por el ex alumno de Jinn, quien fue revelado como el líder de Offworld, quien cons sus operaciones mineras habían aterrorizado el planeta.

Qui-Gon envió a Obi-Wan a sus labores en la corporación agrícola, mientras el planeaba reunirse con Xanatos, no como antiguos adversarios, pero como embajadores, trabajando juntos para llegar a un acuerdo entre la Corporación y el planeta. Pero las verdaderas intenciones de Xanatos eran las de sabotear la reunión y matar a Qui-Gon. Una vez más Qui-Gon, con la ayuda de Obi-Wan, logró acabar con los actos de terror de Xanatos. Qui-Gon se enfrentó en duelo a su antiguo aprendiz y así acabaron con los negocios de la Corporación en Bandomeer. A pesar de esto, Xanatos escapó. Durante estos eventos, Qui-Gon observó el verdadero potencial del joven Kenobi, y lo tomó como su nuevo Padawan.

Como maestro y aprendiz, Qui-Gon y Obi-Wan fueron enviados en varias misiones alrededor de la galaxia. Una misión, en la cual ambos rescataron a una ciega Tahl del planeta en guerra Melida/Daan, hizo que Obi-Wan temporalmente se alejara de la Orden Jedi para formar parte de un movimiento local en defensa del planeta. Para este tiempo también, los encuentros con Xanatos se hicieron frecuentes. En uno de ellos, Xanatos con la ayuda de Bruck Chun, casi asesinan a Yoda en el propio Templo. Luego de luchar contra el Jedi Oscuro y seguirlo hasta Telos, Qui-Gon y Obi-Wan se enfrentaron en el duelo final contra Xanatos.

Qui-Gon enfrenta a Xanatos
Qui-Gon enfrenta a Xanatos

Este duelo resultó en su suicidio, cuando se lanzó a una piscina de ácido antes de darse por vencido. Una gran amenaza a la Orden ahora había sido eliminada para también marcar el final de un capítulo oscuro en la vida de Jinn.

Junto con otros Jedi como Tyvokka, Plo Koon, Tholme y su Padawan Quinlan Vos, Qui-Gon y Obi-Wan lucharon en uno de los mayores conflictos galácticos de la historia, la Guerra Hiperespacial Stark. Era el primero de los muchos encuentros que tendrían con la Federación de Comercio.

Mientras la relación de Jinn y Kenobi maduraba, formaron un vínculo muy cercano, que se asemejaba al de un padre y un hijo. Tres décadas luego del arresto de Lorian Nod pasarían, para que Qui-Gon enfrente al Jedi caído en Junction 5, y una vez más sea encarcelado por sus crímenes. Qui-Gon continuamente impartía su sabiduría, lo más que podía a su Padawan. Sus lecciones se centraban desde la importancia de la Fuerza Viviente, hasta las razones por las que la Orden rechazaba las relaciones románticas.

El tiempo pasó y ambos siguieron con sus misiones. En Kegan, descubrieron a una futura caballero Jedi, sensible a la Fuerza, Olana Chion. En el sistema Rutan, ambos actuaron como embajadores para terminar con un conflicto entre el planeta Rutan y su luna Senali. También ayudaron a Attichitcuk y Chewbacca a establecer una colonia en la luna de Kashyyyk, llamada Alaris Prime.

El prisionero Jinn

Una década antes de la Batalla de Naboo, Qui-Gon y Obi-Wan investigaban extraños asesinatos en donde la sangre de los cuerpos de sus víctimas era drenada completamente. La investigación los guió a un enfrentamiento al afamado científico Jenna Zan Arbor.

Qui-Gon prisionero de Arbor
Qui-Gon prisionero de Arbor

Eventualmente descubrieron que el caza-recompensas Ona Nobis estaba detrás de los asesinatos, pero no sabían quien era su cliente. Cuando confrontaron a Nobis, Qui-Gon se las arregló para subir a bordo de la nave y fue inmediatamente disparado por el rifle bláster del caza-recompensas. Qui-Gon fue capturado y llevado hacia Jenna Zan Arbor, quien estaba estudiando la genética de los sensibles a la Fuerza. Así pues comenzó a realizar experimentos en Qui-Gon, drenando su sangre y torturándolo para realizar pruebas al límite. Obi-Wan con la ayuda de Tahl, Adi Galli y Siri Tachi, lograron infiltrarse en los laboratorios de Zan Arbor y liberaron a Jinn. No tardaron mucho en capturar a Zan Arbor. El demente científico fue encarcelado y el caza-recompensas, Ona Nobis, se presumió que había fallecido luego de una pelea con Obi-Wan.

Luego del incidente con Zan Arbor, Qui-Gon y Obi-Wan fueron enfrentados por problemas del pasado nuevamente. Vox Chun, el padre del Padawan Oscuro, Bruck Chun, contrató al abogado Sano Sauro para acusar a Obi-Wan de la muerte accidental de Bruck. El juicio llevó al aprendiz de Qui-Gon a un tiempo emocional muy difícil, hasta que fue absuelto de los cargos.

Pisando el Lado Oscuro

Vision de Kenobi sobre Tahl
Vision de Kenobi sobre Tahl

Por los siguientes meses, las tensiones comenzaron a crecer en la amistad de Qui-Gon con Tahl. Tahl había tomado a Bant Eerin, uno de los más cercanos amigos de Obi-Wan como su aprendiz y Qui-Gon había tratado de aconsejarla sobre el aprendiz. La tensión comenzó a crecer entre ambos cuando los dos se dieron cuenta de que tenían más que sentimientos de amistad uno con otro. A pesar de esto, pusieron las enseñanzas del Código Jedi entre ellos, y prefirieron ignorar este sentimiento.

Mientras entrenaban con Obi-Wan en Ragoon VI, Qui-Gon comenzó a sufrir visiones en las que Tahl se encontraba en gran peligro. Antes de retornar a Coruscant, Qui-Gon requirió al Concilio de que el debía de ser enviado con ella a su siguiente misión en Nuevo Apsolon. Tahl, a pesar de esto declinó en su ofrecimiento y se fue sola, aún dejando a Bant en el Templo. Tres semanas pasaron y no se recibían noticias de Tahl. Qui-Gon y Obi-Wan se dirigieron hacia Nuevo Apsolon (en contra del las órdenes del Concilio) para descubrir que había sucedido con Tahl. Luego de una larga búsqueda, la encontraron sana y salva. Una vez que se vieron nuevamente, Qui-Gon y Tahl admitieron abiertamente su amor del uno por el otro. Prometieron de que podían lidiar con sus emociones hasta de que la misión culminase.

A pesar de esto, no pasó mucho hasta que Tahl desapareciera nuevamente, solo que esta vez ella si se encontraba en peligro, raptada por un rebelde de Nuevo Apsolon llamado Balog. Cuando Qui-Gon y Obi-Wan finalmente encontraron a Balog, el ya había lastimado a Tahl. A pesar de los intentos de Qui-Gon, de curar a la Jedi a través de la Fuerza, Tahl falleció.

Qui-Gon y su odio
Qui-Gon y su odio

La muerte de Tahl llevo a Qui-Gon a un terrible estado de depresión y fuertes emociones oscuras emergieron. El se maldijo por la muerte de Tahl y recordó su pasado cuando su padawan Xanatos lo dejó. El juró vengarse de Balog y convirtió en su prioridad máxima encontrarlo. Obi-Wan, quien estaba preocupado acerca de su maestro, trató de hacerlo entender de que no había nada que el pudiese hacer para salvarla, pero Qui-Gon no podía escuchar. Finalmente encontró a Balog a quien disponía a liquidar desatando toda su ira, hasta que escuchó dos palabras: “No, Qui-Gon.

La advertencia hizo que Qui-Gon se diera cuenta del camino oscuro que estaba siguiendo y abruptamente desactivó su sable de luz, desechando su ira y horrorizándose sobre el lado oscuro por que estaba caminando. Luego de tomar a Balog en custodia, Qui-Gon le agradeció a Obi-Wan por detenerlo, solo para escuchar de su aprendiz que el no había sido quien había mencionado tales palabras. Fue entonces que Qui-Gon se dio cuenta que esa fue la voz de Tahl. Así pues los Jedi retornaron a Coruscant para darle a la Jedi un funeral adecuado.

El Anuncio de la Tormenta

A pesar de haber sido salvado del Lado Oscuro, Qui-Gon cambió desde la muerte de Tahl, y un gran trato ocurrió seguido a tal pérdida. Jocasta Nu, otra de las grandes amigas de Qui-Gon sucedió a Tahl en su puesto en los Archivos Jedi, y el Jedi Nautolano Kit Fisto, tomó al aprendiz de Tahl, Bant, como su Padawan. Un número de nuevas misiónes siguió estrechando el vínculo entre Obi-Wan y Qui-Gon.

Qui-Gon contra Nebula Front
Qui-Gon contra Nebula Front

En una misión para proteger a un niño llamado Talesan Fry, Qui-Gon y Obi-Wan fueron juntados con Adi Gallia y Siri Tachi. La misión resultó en que Qui-Gon y Adi, se separasen eventualmente de sus Padawans, lo que los llevó a descubrir sentimientos entre ambos muchachos. Qui-Gon detectó tales emociones y advirtió a Obi-Wan dandole su propio ejemplo con Tahl, y las consecuencias de perder a alguien amado.

Mas misiones continuaron para ambos, cuando se reunieron con el Canciller Supremo Finis Valorum, quien contaría con ambos Jedi en particular para futuras tareas. A su vez encontraron a la caza recompensas Aurra Sing, y lucharon junto a Mace Windu, Plo Koon y otros Jedi en contra de los Yinchorri.

Durante este periodo, Qui-Gon y Obi-Wan fueron asignados a una misión para localizar una valiosa nave de cargo que había desaparecido. Su búsqueda los guió hacia Ord Mantell, y los hizo enfrentarse al barón Taxer Sundown. En la misión, Qui-Gon se hizo amigo de un nativo Savrip Mantelliano, quien lo ayudó a completar su misión en tal planeta.

Ambos Jedi lucharon luego en contra de la organización terrorista Nebula Front. En la conferencia de la Federación de Comercio en Eriadu, Qui-Gon y Obi-Wan lograron éxito en defender al Supremo Canciller Valorum, pero no pudieron prevenir las muertes del resto del Directorio de la Federación de Comercio, permitiendo a los Neimoidianos a tomar el control de la Federación.

Encontrando al “Elegido”

Enfrentandose a los droides destructores
Enfrentandose a los droides destructores

En el año 32 ABY, Qui-Gon y Obi-Wan fueron enviados a Naboo, a bordo del Radiant VII, para resolver una crisis. La Federación de Comercio en protesta a las recientes leyes tributarias, había desplegado un bloqueo alrededor del planeta, con una flota de naves de batalla. Jinn y Kenobi fueron enviados como embajadores del Supremo Canciller Valorum, para llegar a un acuerdo pacífico.

Poco después de su llegada a la nave de la Federación, Saak’ak, el Radiant VII fue destruido y en la sala de conferencias en donde los Jedi aguardaban fue despedido gas dioxis. Los Jedis sobrevivieron al gas y fácilmente acabaron con los droides de batalla asignados a reforzar la entrada a la cámara. Qui-Gon utilizó su sable de luz para cortar las puertas que impedían la entrada al puente de mando, pero la llegada de unos droidekas los hizo huir. Ambos Jedi, se infiltraron dentro de una nave portatropas de la Federación diseñada para transportar droides de batalla hasta la superficie de Naboo y proceder con la invasión al planeta.

En Naboo, Qui-Gon se encontró con Jar Jar Binks, salvandolo de una posible muerte y generando así una deuda de vida. Binks llevó a ambos Jedi a la ciudad subacuática de Otoh Gunga, en donde Boss Rugor Nass, accedió a ofrecerles un transporte y permitir que Binks vaya con ellos como guía. Luego de ganar el transporte, Qui-Gon, Kenobi y Binks emprendieron su travesía a través del centro del planeta, evadiendo algunos mounstruos acuáticos, hacia Theed. Una vez en la capital de la ciudad, el y Obi-Wan rescataron a la Reina y escaparon de Naboo en su nave espacial real. Cuando atravesaron el bloqueo, la nave fue golpeada por una batería de lásers y el hiperimpulsor fue averiado. La tripulación se vio forzada a aterrizar en Tatooine para realizar las reparaciones pertinentes y buscar los repuestos.

Qui-Gon en la huida de Naboo
Qui-Gon en la huida de Naboo

En Tatooine, Qui-Gon buscó por repuestos en el mercado de Mos Espa, donde encontró a un chatarrero llamado Watto y su esclavo, un niño sensible a la Fuerza llamado Anakin Skywalker. Qui-Gon creía que Anakin podía ser “El Elegido” de la leyenda Jedi.

Qui-Gon, aceptó a ayudar a Anakin quien se encontraba construyendo un pod de carrera, en secreto, adquiriendo los repuestos que necesitaba por patrocinar al muchacho en una carrera. Sin olvidar sus deberes Jedi mientras estaba en Mos Espa, Qui-Gon pudo liberar a un joven Ithoriano llamado Tomo del yudo del Capitán Neg y además pudo disuadir al asesino Jym Lang de cometer un crimen. Más tarde Qui-Gon pudo liberar a Anakin de su esclavitud, también, cuando apostó a Watto que el niño triunfaría en la carrera del Clásico del Día de Boonta. Todo resultó bien y aparte de liberar al niño, obtuvieron los repuestos para reparar la nave. Con la intención de regresar a Coruscant asegurada, Qui-Gon y su nuevo acompañante abandonaron Mos Espa para encontrarse con sus compañeros en las afueras de la ciudad. Mientras ellos avanzaban, un droide DRK-1 los observaba. Qui-Gon sintió la presencia del droide y lo destruyó, pero la amenaza ya era inevitable.

Haciendo frente a los Sith

Jinn y Kenobi se enfrentan en Tatooine
Jinn y Kenobi se enfrentan en Tatooine

El Sith Darth Maul había estado siguiendo al Jedi y recuperó su droide destruido, pensando que su presa estaba a bordo de la nave traficante Dusty Duck. Maul abordó el carguero y acabó con su piloto Aneesa Dym, creyendo que este estaba ocultando a su enemigo. Una vez que se dio cuenta de la verdad, el asesino Sith, redobló sus esfuerzos para encontrar a Qui-Gon antes de que escapase. Mientras Anakin y Qui-Gon llegaban a la nave de la Reina, fueron interceptados por Darth Maul quien casi atropella a Anakin con su speeder. Qui-Gon peleó con el guerrero Sith mientras la nave levantaba vuelo tras él. Con un poderoso salto utilizando la Fuerza, Qui-Gon logró abordar la nave a través de una rampa. Un preocupado Qui-Gon sentía que esta nueva amenaza podrían ser los Sith que estaban de vuelta en la Galaxia.

Ya en Coruscant, Qui-Gon y Obi-Wan se reportaron al Concilio Jedi. El Concilio aceptó probar el potencial del joven Anakin Skywalker. Estos pues encontraron que el niño era muy poderoso en la Fuerza y que tenía el más grande potencial que alguna vez habían visto, pero no debía de ser entrenado ya que tenía mucha edad para iniciarse. Yoda sintió que el futuro del niño era “nublado”. Qui-Gon trató de liberarse de Obi-Wan como aprendiz, diciendo que Obi-Wan ya estaba listo para pasar las Pruebas Jedi, en orden de tomar a Anakin como su Padawan. Pero la voluntad del Concilio no se cumpliría finalmente. Mostrándose en desacuerdo Obi-Wan y Qui-Gon se prepararon a retornar a Naboo con la Reina Padmé Amidala, quien esperaba liberar a su planeta del azote de la Federación.

Jinn y Kenobi se alistan a luchar contra Maul
Jinn y Kenobi se alistan a luchar contra Maul

Durante la segunda Batalla de Theed, Qui-Gon y Obi-Wan ayudaron a Amidala en su camino para sortear las calles, luchando contra los droides. Pero cuando la batalla se desplazó hasta el hangar del palacio, se encontraron frente a frente con Darth Maul.

Forzados a confrontar al Sith, ellos se deshicieron de sus túnicas y se lanzaron al ataque. La batalla fue brutal y encarnizada moviendose desde el hangar hasta los generadores de plasma del palacio en donde pelearon sobre peligrosas pasarelas. Cuando Maul golpeó a Obi-Wan del borde de una de las pasarelas, Qui-Gon se vió forzado a luchar solo. Cuando Kenobi se recuperó, Qui-Gon y Maul ya mantenian una gran distancia del joven Padawan, pasando a traves de un impenetrable sistema de seguiridad de escudos laser a una de las cámaras refrigerantes. Los escudos se cerraban entre ellos, separando a los luchadores momentáneamente, pero también separando a Obi-Wan (más atrás) y Qui-Gon en compartimientos separados. Cuando estos se desactivaron, Qui-Gon de inmediato atacó a Maul, mientras Obi-Wan observaba a su Maestro sin poder participar, debido a que los escudos se cerraron justo antes de que pudiese alcanzar a ambos.

Qui-Gon muere a manos de Darth Maul
Qui-Gon muere a manos de Darth Maul

A pesar de que Qui-Gon era uno de los mejores duelistas de sable de luz de la Orden, su práctica de la forma IV, era desventajosa en espacios confinados, ya que el Ataru requería espacios abiertos para sus vigorosas acrobacias y su manejo de sable multiangular. A su vez, Maul tuvo la ventaja de ser joven y fuerte.

Finalmente, Qui-Gon fue golpeado en el rostro por el mango del sable de luz de Darth Maul, dejándolo aturdido por un momento, y permitiéndo que el Sith lo atravesase con su sable de luz de doble hoja. Un furioso Obi-Wan atacó al Sith, partiendo su sable en dos y matándolo. Con su último aliento, Qui-Gon le pidió a Obi-Wan como último deseo:

– Obi Wan. Prométemelo… Prométeme que entrenarás al muchacho.

– Si Maestro.

– Él… es el Elegido. Él… traerá equilibrio… Entrénalo.

Qui-Gon luego fue cremado en el Templo Funerario de Theed en un funeral en donde el Concilio Jedi y las Autoridades estuvieron presentes.

Huyendo de la Muerte

Luego de caer a manos de Darth Maul en Naboo, Qui-Gon continuó teniendo un gran impacto en el futuro de los Jedi. Cuando su muerte fue conocida, esto conmocionó a su antiguo maestro al punto de que el Conde Dooku dejó la Orden Jedi y se convirtió en Darth Tyranus, un señor de los Sith.

Habiendo descubierto una manera para mantener su identidad después de la muerte, enseñada por un Shaman de los Whills; Qui-Gon logró sin éxito prevenir a Anakin de no acabar con los Tuskens de Tatooine que habían matado a su madre. También se sabe que de alguna manera se comunicó con Yoda a través de la Fuerza para finalmente revelarse en el año 19 ABY.

El espíritu de Jinn
El espíritu de Jinn

El se contactó con Anakin Skywalker durante la Batalla de Praesitlyn para prevenirlo. Por el mismo tiempo, Qui-Gon se le apareció en un Visión de la Fuerza a Yoda para indicarle a Yoda de que era ya tiempo para que Anakin hiciera frente a sus Pruebas.

Unos meses después, luego de la reorganización de la República como el Imperio Galáctico, Yoda finalmente escuchó claramente la voz de Qui-Gon y se autoproclamó su alumno, es pos de obtener la maestría que el fallecido Jedi había obtenido. Se entendía que a través de una extrema compasión, un rechazo a las pertenencias hasta el punto de que lo físico se despojara, pero la conciencia permaneciera como una con la Fuerza.

Yoda aprendió la técnica y se la enseñó también en secreto a Obi-Wan Kenobi, quien pudo también haber entrenado esta técnica bajo la tutela de Jinn, utilizando esta técnica para ayudar a Luke Skywalker cuando de otra manera hubiese sido imposible. A pesar de la muerte, la naturaleza rebelde de Qui-Gon sirvió para un bien mayor.

Poco tiempo después del final de las Guerras Clónicas, Qui-Gon habló con su aprendiz Obi-Wan, en las calles de Anchorhead, por primera vez luego de que este presenciase su muerte en Naboo.