Quinlan Vos

  • Afiliación:Orden Jedi
  • Origen:Kiffu
  • Especie / Genero:KIffar / Masculino
  • Altura:1.86 m
  • Armas:Sable de luz
  • Transporte:Skorp-ion (como agente de CIS)
  • Apariciones:Universo Expandido

Parte 1: Los años de formación

Los Guardianes Kiffar

Pethros y Quian, los padres de Quinlan

Quinlan nació como un kiffar del clan Vos del planeta Kiffu. Kiffu es el planeta mayor asociado a Kiffex, el planeta menor, el cual era utilizado en algunos casos como prisión para exiliados de Kiffu. El orden del planeta es controlado por los Guardianes quienes tienen como cabeza a los Sheyf. Miembros importantes de los Guardianes y del influyente Clan Vos eran Quian y Pethros, los padres de Quinlan. Él, de pequeño, manifestó talentos psicométricos, por lo que era un futuro servidor de su gente como Guardian pero también demostró afinidad con la Fuerza, por lo que pronto llamaría la atención de los Jedi Ki-Adi-Mundi y Tholme (1). Kurlin Vos, tío de Quinlan y Sheyf por entonces, tenía buenas relaciones con los Jedi, por ello llegó a un acuerdo. Quinlan sería entrenado por los Jedi, pero no en Coruscant, sino en Kiffu. Esta decisión generó algo de recelo en la Orden Jedi.

El deseo de poder había llevado a Tinté a celebrar los pactos más oscuros con razas casi siniestras como los Anzati. Estos habían sido atraídos al planeta prisión Kiffex por el Jedi caído Volfe Karkko. El Maestro Anzati era un antiguo Jedi que alcanzó gran poder dentro de la orden, pero que a diferencia de sus congeneres Anzati, se había rehusado a probar la esencia vital de otro ser vivo. Tan

grande llegó a ser su poder y su soberbia que creía poder dominar la dependencia y decidió probar por primera vez la esencia vital. Seducido por el placer fue buscando nuevas víctimas asesinando a varios Jedi, hasta que los Jedi del Concilio le pusieron un pare a sus horrible actos. Capturado luego de una gran batalla fue encerrado en una prisión en Kiffex y sellado el ingreso para que solo los Jedi pudieran entrar. Tiempo después y buscando un final para su reclusión planificó la llegada de Anzati a Kiffex.

Quinlan lee la insignia de su madre

Tinté hizo pacto con ellos y les permitió beber el líquido vital de los prisioneros en Kiffex para poder mantenerlos bajo control, pero los Anzati bebieron de mas y varios prisioneros murieron, aunque ello no le importó a Tinté por que no eran de su clan ni de su raza. Poco después los Anzati le pidieron a alguien de su sangre para cerrar el pacto y fue por ello que Tinté entregó a los padres de Quinlan Vos como sacrificio. Tinté quería un jefe poderoso para los Guardianes, deseaba que el pequeño Quinlan llegara más adelante a ser un poderoso líder para ellos por el bien de su gente. No era para menos, Quinlan Vos era posiblemente el único que había manifestado gran afinidad con los poderes psicométricos de Kiffu, a la vez que emanaba una gran unidad con la Fuerza. Este poder en la Fuerza era gran preocupación para Tinté, sabía que pronto ello provocaría la llegada de los Jedi y perdería a Quinlan para siempre. Llevada por el odio y el temor lo obligó a leer la insignia de su madre a poco tiempo de su muerte e inmediatamente el miedo por verlos asesinados a mano de los Anzati se queda grabado en él. Quinlan lloró completamente horrorizado por tres dias, siendo calmado solamente por las técnicas de meditación de Tholme. El Maestro Tholme no tuvo mas remedio separar a Quinlan de la perversa Tinté, logrando que Kurlin Vos lo autorice a llevándoselo a Coruscant como Padawan, donde superaría su temor por los Anzati. Tinte se negó a la idea pero aceptó con gran incomodidad. Esta decisión perseguiría a Tinté por siempre y guardaría gran recelo e incomodidad con los Jedi por no haberle regresado a su sobrino. Tiempo después, Tinté mató a Kurlin Vos, de esa manera cortaba los fuertes lazos de amistad que éste tenía con los Jedi de Coruscant y adquiría el cargo de Sheyf.

La Orden Jedi y los años de Padawan

Tholme ayuda a Quinlan a superar sus temor por los Anzati

En Coruscant, Tholme ayudó a Quinlan a superar su miedo hacia los Anzati y continuó con su camino por la senda de los Jedi. Los Guardianes desearon solo grandezas para Quinlan, pero en el fondo deseaban que mantuviera a Kiffu primero en su corazón y luego a los Jedi. Quinlan trataba de retornar cada vez que sus deberes de Jedi se lo permitían y muchos Jedi le enseñaron a desprenderse de su pasado para mantenerse concentrado y devoto de la Fuerza. Tholme, por su parte, era un Jedi que se había perfeccionado en las artes de espionaje y sabotaje, inculcándole aquellas habilidades al joven Quinlan. Ya adolescente Quinlan Vos comparte momentos de entrenamiento con otro joven Jedi llamado Obi-Wan Kenobi, Padawan de Qui-Gon Jinn, y juntos bajo la tutela de sus Maestros participarían en el gran conflicto bélico conocido como “La Guerra Hiperespacial Stark”. Este conflicto se desató cuando un grupo de piratas liderados por Iaco Stark inició una serie de ataques contra cargueros de la Federación de Comercio para apoderarse del Bacta. Stark no era un pirata cualquiera y había logrado unificar a un gran grupo de piratas, cazadores de recompensas y contrabandistas para fundar el Conjunto Comercial Stark. El senador Finis Valorum se opuso a las propuestas de Ranulph Tarkin de Eriadu, líder de los militaristas quien proponía la creación de una armada republicana para afrontar con mayor capacidad las negociaciones necesarias antes del inicio de la Gran Guerra Hiperespacial Stark. Poco tiempo después Quinlan Vos y Tholme fueron enviados a Thyferra para verificar los detalles de la escasez de Bacta, causa principal del conflicto. Tholme y Quinlan Vos habían logrado descubrir que el supuesto atentado que inició la escacez del bacta era ficticio. Por ello Tholme buscó la manera de infiltrarse en una conversación secreta entre Hask de la Federación de Comercio y Adol Bel de Xucphra, uno de los grandes fabricantes de bacta. Bel recriminaba a Hask de lo errado del plan, de cómo la guerra les había permitido tener Bacta en grandes cantidades que no podían vender por falta de transporte. Luego de escuchar la conversación Tholme es inerceptado por un droide asesino. Tholme saltó desde lo alto del edificio y cae sobre un speeder tripulado por Quinlan Vos. Tholme destruye al droide asesino pero gran cantidad de nuevos droides voladores hacen su aparición. Quinlan Vos emplea su habilidad para introducirse por un ducto subterráneo, sin embargo al ingresar encuentran aspas giratorias para túnel.

Quinlan Vos y Tholme durante la guerra de Stark

Casi arrinconados por los droides asesinos y las aspas giratorias, Thome se lanza por una de las compuertas de salida de los ductos. Ya en la superficie salen en busca de un medio para abandonar el planeta. Tholme y Quinlan Vos logran infiltrarse en un transporte lleno de Bacta con destino a Troiken, llegando al planeta interceptan a Qui-Gon y Obi-Wan, quienes acababan de ayudar a escapar a Valorum. Tholme les comenta de la falsa escasez de Bacta y como la Federación de Comercio se encuentra relacionada. Ya en las cuevas, Tholme y Quinlan se enteran de la muerte de Tyvokka, Quinlan Vos se reciente por no comprender el por qué los Jedi evitan decir que Tyvokka está muerto. Confundido sale del lugar y es seguido por Obi-Wan Kenobi. En ese instante, Quinlan Vos le cuenta a Obi-Wan Kenobi de el por qué de su disgusto. Le cuenta como se enteró de la muerte de su madre y los pensamientos de Tholme respecto a como su cercanía a la muerte no le permite aceptar fácilmente el cuarto precepto de los Jedi, no existe la muerte, existe solo la Fuerza. En ese momento, extraños bichos los rodean, al investigar su procedencia se dan con la sorpresa de que son miles. Ayudados por un empujón de la Fuerza los dos padawan logran escapar de los devoradores de carne hasta ser alcanzados por Tholme, Plo Koon y Qui-Gon Jinn. Luego, los tres Maestro provocan un derrumbe que sepulta y corta el ingreso de los bichos. Qui-Gon les revela como supieron de los bichos y que gracias a Plo Koon lograron encontrarlos. Esta aventura marcó el inicio de la amistad de Quinlan Vos con Obi-Wan Kenobi.

Quinlan y Obi-Wan durante una poco feliz aventura

Las fuerzas en Troiken empezaron a pasarla duro, sin bacta y con las reservas agotándose. Finis Valorum, ya en Coruscant, no logra conseguir el apoyo de la Republica en el conflicto. Sin embargo Plo Koon encontró en los acontecimientos la oportunidad para un nuevo plan. Ayudado por su prima, la joven Sha Koon, Plo Koon logra que los Jedi atrapados en Troiken se unan en meditación con los Jedi del Templo. Plo Koon les pide que consigan un flota para los Jedi, Qui-Gon Jinn encontraría el parche al problema del virus y Tholme se los mandaría. Mace Windu sabe que la República no les dará el apoyo y decide convencer a su manera a Gunray. Con ello, la flota de la Federación trasladó a los Jedi hasta su destino final. Mientras Qui-Gon Jinn debía cuidar con su vida el parche antivirus y Tholme el medio para transmitirlo. Stark empezaba a tener problemas para controlar a su tri pulación hasta que se le presentó una salida. Estratégicamente dirigió a sus aliados hasta el salón donde se habían infiltrado Qui-Gon Jinn y Obi-Wan Kenobi, para luego matar por la espalda a sus socios. Plo Koon había conversado mentalmente con Stark y le había prometido inmunidad si colaboraba en el tramo final del conflicto. Stark facilitó el código necesario para acceder a el antivirus y las naves de los Jedi pudieron llegar a su destino, con ello la batalla final se inició. Tholme y Quinlan Vos logran colocar el parche del virus y logran escapar de la nave transmisora para ponerse a salvo mientras en tierra los soldados de Tarkin, lograron coordinadamente destruir todas las entradas y salidas a Monte Avos.

Quinlan Vos detecta en la Fuerza a Aayla Secura

Enceguecido por la gloria, Tarkin culpa a Plo Koon de haberse robado su mando, por ello decide hacer una jugada final para convertirse en héroe. Con la mayoría de hombres de Stark atrapados en la cueva, dinamita el bloqueo de los bichos carnívoros y muere automáticamente, los soldados son devorados inmediatamente, mientras Plo Koon inicia su rápida salida del lugar. Finalmente logra salir con vida. Qui-Gon y Obi-Wan pusieron a salvo a Stark y el conflicto llegó a su fin.

Quinlan se convirtió desde entonces en amigo de Obi Wan y pasaron otras tantas aventuras, algunas serias, otras divertidas o lamentables como cuando alardeando de su poder ante Obi-Wan Kenobi, Quinlan Vos cayó en una gran catarata. Obi-Wan dificilmente pudo hacer algo por la vida de Quinlan y afortunadamente Qui-Gon Jinn logró salvarlos.

Aayla Secura de Ryloth

Es casi llegando a la adultez que Quinlan Vos, junto a Thome, se encuentran en Ryloth tras la pista de un criminal ligado al clan Secura. Pol Secura recibe a sus invitados y conversan sobre el tema. Tholme le informa que ciertas bestias están siendo introducidas clandestinamente al planeta y que su clan estaría relacionado. Instantes antes, el jóven Quinlan Vos se había mostrado muy interesado por una pequeña Twi’leck, sobrina de Pol Secura, llamada Aayla. El contacto entre ambos había sido inmediato y había dejado a Quinlan meditando sobre las razones de ello. En medio de la meditación siente el peligro latente y desciende hacia un sótano del palacio, en donde encuentra a un Wampa libre y en medio de una masacre. Quinlan acude en ayuda de la pequeña Aayla y difícilmente puede vencer a la bestia.

Quinlan durante su corto romance con Shylar

Afortunadamente Aayla le contagia valor y logra vencer al Wampa. Tholme y los Secura, quienes conversaban del tema son atraídos por el escádalo. Finalmente, al ver al Wampa muerto confirman que algo raro ocurre en su Clan. La situación los salva de un gran escándalo y extienden su agradecimiento a Tholme y su padawan. Luego de esto, Quinlan Vos le menciona a Tholme del contacto con Aayla y de la ayuda que le dio por medio de la Fuerza en su lucha contra el Wampa. Tholme acepta llevarla al Concilio para evaluarla y ver si puede ser Jedi. La jóven Aayla es aceptada y permanece con los Jedi.

El camino a la madurez de Quinlan Vos durante su etapa de padawan Jedi es marcado por las enseñanzas de Tholme y de otros grandes Maestros como Yoda. Muchas veces el benerado Maestro del Concilio le enseñaba a profundizar en el poder de sus sentidos, a apagar los ruidos a su alrededor y a reconocer las diferencias que hay en las manifestaciones de la naturaleza, diferenciar el sonido de la lluvia cuando algo interrumpe su camino. Todos factores que en algún momento podrían marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Por esta etapa, Quinlan Vos inicia una relación sentimental con la Padawan Shylar, aunque Tholme nunca estuvo al tanto de esto, Quinlan y Shylar decidieron poner fin a la relación debido a que como Jedi no podían permitirse posesiones, incluída otra persona.

Tiempo después, Quinlan Vos se presentó ante la jóven Aayla y le hizo algunas preguntas:

¿Quién soy yo, joven aprendiz?, preguntó Quinlan Vos.

Tú eres aquél que me ha traído al Templo Maestro Vos.

¿Y quién eres tú?,

Soy Aayla Secura, una Jedi, aprendiz…..

¿Qué más?,

¿Una Twi’lek?…. No lo entiendo Maestro….

Eres ahora mi padawan. El Concilio lo aceptó.

Gracias Maestro

Desde entonces Aayla sería para Quinlan la heredera de sus conocimientos y de todo lo aprendido gracias a Tholme. Vos actuaba con sabiduría y guiado por la Fuerza preparaba a su padawan en todos los niveles de la vida. Se cuenta que una vez Aayla aún pequeña lloraba por una criatura amiga que había muerto, Vos la guió para abandonar la tristeza y le hizo saber que por mas que su amiga no esté fisicamente con ella, en la Fuerza permanecerán unidos.

¿Ves la flor?

Si Maestro

¿Y ahora?

Ya no Maestro

Pero la flor sigue en mi mano solo que ya no la vez. De la misma manera, tu amiga sigue aquí no ha dejado de existir, solo que ya no puedes verla.

Amnesia y Oscuridad

Las habilidades de espionaje heredadas de Tholme hacen que Quinlan Vos sea encomendado a realizar trabajos especiales en compañía de Aayla, como la misión en Solibus IV donde Quinlan logra abrir el prisma Shu-Wang y resuelve el misterio de los Lodi, el rescate a una princesa en Xoman Free, o enfrentar situaciones como el encuentro con la bestia de tres cabezas en Ogden Menor. Uno de los trabajos que realizó en compañía de su padawan Aayla Secura fue la investigación de la droga Glytteryll, derivada del Glytterstim originario de Kessell y del Ryll proveniente de Ryloth, planeta natal de Aayla Secura. Sus lazos en el bajo mundo lo llevaron a Tatooine donde reconoce la presencia de Qui-Gon-Jinn en el planeta, sin embargo, decide continuar en la clandestinidad. Su investigación lo lleva a Nar Shadda donde se encuentra a Mace Windu y Depa Billaba y les advierte sobre la existencia de tráfico y abuso de especies vivientes en las zonas de juego del planeta. Luego Quinlan y Aayla llegan a Kiffu buscando información sobre el Glitteryill. Tinte le informa que ellos conocen el Glyterstim, uno de los compuestos de la droga, fabricado en Kessell y que es extraído de las telas de unas arañas gigantes. También le informa que el otro compuesto es el Ryll, originario de Ryloth, el planeta natal de Aayla Secura. Con la información obtenida deciden partir hacia allá. Asanté Vos, miembro de los guardianes, y Pol Secura se encuentran envueltos en la trama y drogan a Quinlan Vos y Aayla Secura para que no investiguen más sobre la droga.

Tholme reconoce como Caballero Jedi a Quinlan Vos

Ya sin memoria, Quinlan Vos aparece en medio de una propiedad envuelta en llamas, no recuerda que ha pasado ni quien es, busca salida del peligro pero es interceptado por un grupo de maleantes. La pelea no se hace esperar y sorpresivamente Quinlan hace gala de ciertas habilidades que no pensaba tener, las cuales le permiten superar el momentáneo problema. Al huir por ductos de agua es encontrado por Vilmarh Grahrk. Grahrk ayuda a escapar al Jedi y lo conduce hacia su guarida, es ahí donde le cuenta que su paradero es Nar Shadda y que por ser Jedi su cabeza tienen precio. Vilmarh sabe de lo que podrá recibir por la muerte del Jedi y decide matarlo. Sin embargo el Jedi había logrado desactivar ciertos dispositivos del Láser de Vilmarh. Al verse traicionado, Quinlan Vos decide poner orden en el asunto hasta que es interrumpido por dos falsos Jedi. La pelea es inmediata y logra desarmar a uno de los falsos Jedi, con lo cual obtiene un sable laser. Curiosamente, al tocar el arma su mente se llena de gran cantidad de recuerdos, logra ver a Aayla, Sheyf Tinte, Mace Windu. La pelea continúa y termina por derrotar a ambos mercenarios. Finalmente ha logrado recordar quién es y cual es su relación con los Caballeros Jedi.

Quinlan Vos en Tatooine

Al tomar la otra espada empuñada por los falsos Jedi descubre que se trata del arma de su padawan Aayla Secura, por ello decide ir en su búsqueda. Vilmarh sabe que no tiene mucho que lograr en Nar Shadda y decide ayudar al Jedi en su camino. Quinlan desconfía pero decide aceptar su ayuda. Quinlan Vos aprovecha las espadas recién recuperadas para extraer visiones y recuerdos, nuevos nombres se agregan a los ya conocidos. Bib Fortuna, un mayordomo que trabaja para el capo del crimen Jabba de Hutt, es uno de ellos. Vilmarh sabe de su paradero y parten en su búsqueda. La entrevista no es sencilla, Bib Fortuna no aporta demasiada información y las peleas no se dejan esperar. Quinlan Vos y Vilmarh Grahrk huyen del lugar y se dirigen hacia la estación de embarque. Al llegar, la sorprendente seguridad hace dudar a Quinlan, sin embargo todo el problema se reduce a una apuesta perdida por el Devaronian. Varios mercenarios de Nar Shadda habían apostado por la muerte de Quinlan Vos, y al fallar Vilmarh en su intento perdió todo, incluso su nave. Pero Vilmarh no es un buen perdedor y decide infiltrarse con la ayuda de Vos en la nave. Ya dentro su intento de huida es abortado debido a que la computadora control de la nave (NT-600) conocida como Antie no obedece las ordenes de su anterior dueño. El nuevo propietario de la nave se ha asegurado de poner todo en orden y se adelantó a Vilmarh. Vilmarh se comunica con el furioso Aqualish y le promete pagarle por la nave posteriormente. El rechazo es inmediato, pero la precisa intervención de Vos logra obtener un nuevo plazo para que Vilmarh pague sus deudas. Ya en la nave y más tranquilo, Vilmarh ordena a la computadora que le dé más información sobre Quinlan Vos.

Quinlan Vos encuentra a Aayla Secura

Con estos datos, ambos personajes se dirigen hacia el planeta natal de Quinlan Vos para obtener ayuda y poder completar su tarea. Sheyf Tinte recibe a Vos y le comenta su incomodidad con los Jedi por haberselo llevado. Aún así decide darle información. Quinlan se entera los motivos de su visita al planeta y lo relacionado a su investigación sobre la droga Glitteryill. Adicionalmente Sheyf Tinte le informa que la droga está siendo muy solicitada en el sector corporativo y que alguien de poder en Coruscant se encuentra envuelto en el asunto. Con esta información Quinlan Vos se marcha, no sin antes escuchar una advertencia de su tía: Cuídate del Lado Oscuro. Mientras tanto Vilmarh recibe la comunicación de un primo indicándole que Quinlan Vos vale mucho dinero.

En Ryloth, Asanté Vos le da alcance a Quinlan para informarle que Pol Secura, miembro del clan de distinguidos ciudadanos de Ryloth, desea conversar con él. Mientras tanto Vilmarh es abordado por su primo Holmar, éste desea ver muerto a Quinlan para obtener dinero. El encuentro resulta desagradable para Vilmarh, quien decide citarlo en un bar de la zona para evitar sospechas. Pol Secura le informa a Quinlan Vos que efectivamente ellos fueron en busca de la información necesaria sobre el Glitteryl, pero que al no encontrar nada partieron hacia Kessell.

Vos queda consternado y por sugerencia de Asanté Vos decide pasar la noche en la propiedad de Pol Secura. Al descansar Quinlan no puede recabar imágenes de la habitación y empieza a dudar de la lealtad de Pol, luego una comunicación repentina de Vilmarh Grahrk lo hace salir a su encuentro. Al llegar al lugar es interceptado por Holmar, quien desea darle muerte. Quinlan se prepara para la lucha, pero antes de eso Vilmarh Grahrk mata a su primo y salva a Vos. Luego, Quinlan decide internarse por unas cuevas en busca de rastros de su presencia y la de Aayla. Grande es la sorpresa al encontrar huevos de araña en el camino. El ataque de las arañas gigantes provoca que Vilmarh caiga por un precipicio en medio de la pelea y Vos queda casi a disposición de la superior cantidad de arañas gigantes. Finalmente recibe un disparo a traición de Asanté Vos quién le revela sus verdaderas intenciones y el nombre de su aliado Pol Secura. De pronto Asanté es atacada mortalmente por una de las arañas. Vos monta en ira y se prepara para encarar a Pol Secura.

Quinlan decide re-entrenar luego de recuperar la memoria

Pol Secura a logrado por medio del negocio de Glitteryl obtener muchos amigos poderosos, los amigos necesarios para evitar una tradición dolorosa que consiste en morir si alguno de los otros cinco miembros del clan muere. Estos pensamientos de poder lo absorven más y más ahora que el Jedi Quinlan Vos parece muerto. Pero una gran sorpresa se da cuando Quinlan ingresa a su propiedad buscando la verdad. Pol Secura se justifica de lo acontecido y le dice que Aayla está ahí, que no se ha ido. Efectivamente, una de las bailarinas personales de Pol Secura era su sobrina, incapaz de reconocer a su Maestro por tantas drogas. Quinlan Vos trata de traerla en sí entregándole su espada láser pero Aayla no reacciona. La furia invade a Quinlan Vos y le exige a Pol Secura que le diga quien es el culpable de todo. Pol reta al Jedi y éste haciendo uso de oscuras habilidades pone al borde de la muerte al corrupto Pol Secura. Pol le revela que Chom Frey Kaa es el senador que mueve todo el negocio, pero Vos no se basta y decide matarlo. Aayla al ver el peligro se interpone y por accidente hace caer a su tío desde un balcón. Aayla huye y Vilmarh presiona a Quinlan para escapar. La muerte de Pol Secura traerá más problemas. Al marcharse de Ryloth, reciben una comunicación desde Coruscant, el Maestro Windu ha recibido información de Sheyf Tinté acerca de la situación de Quinlan Vos y deciden llamarlo de regreso a Coruscant. Quinlan se niega y corta la comunicación, solo desea encarar a Chom Frey Kaa. Ya en Coruscant es supuestamente traicionado por Vilmarh Grahrk, quien le pregunta al senador por su pago, éste le confirma el depósito y Vilmarh devuelve su espada láser a Quinlan Vos. Entre ambos disponen de Chom Frey Kaa y su seguridad. Luego hace su ingreso Mace Windu, quién debe enfrentar a Quinlan Vos para impedir que mate al corrupto senador. Finalmente Quinlan acepta las condiciones de Mace Windu y decide entregarse para su re-entrenamiento, a la vez que solicita la participación de la orden en la búsqueda de Aayla Secura. Durante su estancia en Coruscant, Quinlan Vos sigue re-entrenando con ayuda de grandes Maestros Jedi. Mace Windu es uno de ellos. Windu le enseñó la importancia de esperar el ataque enemigo para luego dar el golpe necesario. Vos mejora en su proceso de recuperación y al poco tiempo es enviado a Dathomir.

Las Brujas de Dathomir

Luego de la extraña desaparición del planeta Ova. El concilio Jedi desea que Quinlan Vos se infiltre dentro de un clan de brujas seguidoras del lado oscuro, para determinar si guardan relación con los acontecimientos en Ova. Quinlan Vos logra ser capturado haciéndose pasar por un aventurero en desgracia, cuya nave ha caído por falta de combustible. Las brujas al ver la explosión provocada por el choque de la nave con la superficie del planeta se acercan inmediatamente tratando de encontrar nuevos esclavos hombres. Mientras tanto, en el Concilio Jedi, Saesee Tinn y Mace Windu discuten sobre la posibilidad de que Quinlan Vos sea devorado por el poder del lado oscuro que reina en el planeta. Ya convertido en esclavo, Quinlan Vos trata de hacer amistad con un ser de la raza givin de nombre Yag Shushin, pero las hostilidades no se hacen esperar y es agredido por una guardia del campamento para que guarde silencio, en medio de la trifulca se produce un derrumbe debido a las excavaciones del clan, lo cual llama la atención de Zalem, la Bruja superior. Luego de adevertir rapidamente a los esclavos sobre el temor y respeto que deben tenerle, se retira. Ya de noche y mientras descansan, una mujer de apariencia horrible se presenta ante ellos y es rechazada por Quinlan Vos, pero Yag le dice que solamente se trata de la hija de Zalem, despreciada por su horrible apariencia, y que solo desea curar sus heridas. Al ser echada por Quinlan, Ros-Lai, a quien los esclavos conocen despectivamente como el Rancor, es ridiculizada por un grupo de brujas ebrias, esto hace meditar a Quinlan Vos, quien de pronto muestra cierto interés por ella. De pronto, un clan rival de brujas montadas en Rancors, atacan con la intención de apropiarse de los esclavos, pero la respuesta es inmediata, y por medio de un vehículo excavador eliminan a los atacantes. Yag le cuenta a Quinlan que las brujas poseen dos vehículos más como ese y que los utilizan para excavar en cámaras subterráneas antiguas. Al ver la tecnología que poseen, Quinlan Vos se pregunta por qué las brujas no han abandonado ese planeta, la respuesta es una sola: tal vez buscan algo de gran valor dentro del planeta.

Quinlan en Dathomir

Zalem y sus guerreras sobrevuelan la pirámide que esconde las cámaras subterráneas, su anhelo de poseer los misterios que se encierran nace en el deseo de liberarse de Dathomir su planeta prisión. Los ataques a la pirámide generan ligeros temblores que provocan el despertar de misteriosos seres conocidos como guardianes, estos Wuffa gigantes empiezan a surgir a través de la pirámide y en la superficie del lugar, lo cual toma desprevenidos a los esclavos. Uno a uno, los desdichados seres son devorados por la gigantesca criatura, lo cual obliga a Quinlan Vos a intervenir. Dejándose devorar por el ser, logra atacar su cerebro desde el interior, matándolo automáticamente. Los esclavos sobrevivientes al ataque de los ácidos digestivos del Wuffa logran escapar, entre ellos Yag y Quinlan Vos. El éxito de Quinlan Vos llama la atención de Zalem, quién decide cambiarlo de esclavo a cuidador de los Kwi, unos seres reptilescos oriundos del planeta, a quienes las brujas amputan sus brazos para misteriosos objetivos. Ya en su nuevo trabajo, Quinlan le explica el motivo de su presencia a Yag quien decide ayudarlo. De pronto son introducidos bruscamente a su nuevo trabajo. El encargado de la zona explica a los nuevos peones el trabajo que deben realizar, esto enfurece a Quinlan Vos, iniciándose una gresca al querer salvar a uno de los Kwi. Luego de la pelea y con sus contrincantes muertos, Quinlan Vos libera a todas las criaturas. Yag parte en busca de su nave para ayudar a Quinlan, mientras el Kwi salvado por Quinlan, permite ser leído por los poderes psicométricos de Vos, y con ello las puertas del pasado de la raza Kwi se abren a la mente del Jedi. Los Kwa, ancestros de los Kwi, poseían el poder del cosmos dentro de la cámara oculta y con ello viajaban por la galaxia, el poder era controlado por el templo estelar que se encontraba en la superficie del planeta, pero cuando la raza empezó a declinar, sellaron los accesos y colocaron interminables trampas para impedir el acceso de intrusos. Esa es la razón por la que las brujas atacan la zona por abajo. Los Kwa colocaron también gusanos gigantescos como vigilantes, como Quinlan mató a uno, la criatura le dice que debe tomar ese lugar. Luego de esto, Quinlan Vos descubre a Ros-Lai espiando, por ello parte en su búsqueda. El apuro de Quinlan lo hace caer en una trampa pero logra escapar no sin antes eliminar algunas criaturas. Luego encuentra a Ros-Lai y observa como la horrible mujer se transforma en bella. Quinlan observa a la bruja comunicándose con un espíritu al que llama padre y escucha los verdaderos motivos que tiene. Ros-Lai desea matar a su madre por haber asesinado a su padre. Al oír esto Quinlan le pide unirse a él para acabar con el problema, pero ella le revela que sus planes van más allá de vengar a su padre: Ros-Lai desea el poder de la cámara, por ello Quinlan Vos es un estorbo y decide matarlo.

Ayudado por un Kwi

Vonya, una de las segundas de Zalem, descubre a la recién transformada Ros-Lai y le da la bienvenida. La ira de Ros no se hace esperar y empieza a atacar a sus hermanas en venganza por las humillaciones y ofensas hacia su persona cuando la consideraban horrible. Entonces Vonya contraataca y una pequeña pelea se da entre las dos. La furia de Vonya provoca un derrumbe pero Quinlan Vos interviene para salvar a Ros-Lai, Vonya escapa. Quinlan vuelve a ofrecerle a Ros la oportunidad de trabajar juntos, pero su odio no le permite entrar en razón y se va. Vonya informa a Zalem lo ocurrido y lejos de escuchar un rechazo, Vonya recibe la aprobación de Zalem a la postura de su hija. Esto confunde a Vonya pero Zalem considera a Ros como una servidora del lado oscuro que hace lo correcto. Sin embargo no está conforme con la presencia de un Jedi en su planeta y por ello manda capturar a Vos. Quinlan empieza a buscar el camino hacia la cámara estelar y al tocar zonas cercanas empieza a recibir información de los antiguos Kwa, quienes lo reconocen como nuevo guardián y le brindan información. Pero Quinlan es interceptado por un gran grupo de brujas y es capturado antes de contactar a Yag. Quinlan es llevado ante Zalem y es inyectado con unos gusanos en la sangre. Yag sigue en busca de su vehículo y logra superar la vigilancia al encontrarlo, sin embargo encuentra a Ros-Lai en la nave. Ros le ofrece ayudarlo a salvar a Quinlan si el la apoya manejando el vehículo. Ros-Lai aparece en la guarida de Zalem y decide liberar a Quinlan Vos, le repone su espada y al negarse a obedecer a su madre es atacada por las otras brujas. En eso Yag hace su ingreso desde el subsuelo y logra rescatarlos. Quinlan Vos los guía hacia la cámara estelar, mientras un grupo de vehículos salen tras de ellos.

Quinlan Vos se enfrenta a Ros-Lai

El ataque con torpedos a la nave de Yag es saboteado por los poderes de la Fuerza en Quinlan Vos y Ros-Lai, pero logran simular su muerte. Vonya llega hasta la pirámide de la cámara estelar y se logra abrir una puerta, la misma que conduce hacia el salón de control de la cámara. Quinlan Vos y su grupo logran ingresar por la misma puerta antes de que se cierre, pero al entrar encuentran a la nave de Vonya en posición de ataque. El disparo de Vonya provoca la muerte de Yag, quien se sacrifica para salvar a sus compañeros, la ira invade a Quinlan y elimina a Vonya. Mientras, Zalem ingresa al salón de control y logra activar la cámara con ayuda de un Kwi sometido a la fuerza por medio de ondas eléctricas dirigidas a su cerebro. Zalem dirige el ataque de las ondas expansivas de la cámara hacia Coruscant. En ese instante Ros-Lai se presenta ante ella y le entrega a Quinlan Vos como prisionero, Zalem no cree en su propuesta, pero Ros-Lai la convence eliminando a Quinlan Vos. Sorprendida por su entrega al Lado Oscuro, Zalem baja la guardia para dar la bienvenida a su hija. Ros-Lai le dice que es hora de vengar a su padre, pero Zalem le dice que no puede existir justicia dentro de las brujas. Ros-Lai le revela que Quinlan Vos en realidad está vivo, que su muerte fue solo una ilusión vista por Zalem y luego la mata sorpresivamente. Luego de acabar con su madre decide eliminar también a Quinlan Vos, mientras las otras brujas que llegaron con Zalem la apoyan como a su nueva madre. Quinlan logra activar trampas ocultas gracias a su condición de guardián del lugar y elimina a todas ellas, pero solo hiere a Ros-Lai. Luego bajo su condición de guardian logra hacer contacto con la máquina y hace que el rayo dirigido a Coruscant retorne hacia la cámara estelar, antes de la destrucción del lugar logran escapar. Al llegar a Coruscant es recibido por Mace Windu y Saesee Tinn, quienes lo reciben reconociendo el éxito de su misión a pesar de que Mace había dudado de él en algún momento. Saesee Tinn le pregunta por qué dejó vivir a Ros-Lai, a quien ha traido como prisionera, Quinlan responde que encontró algo de luz en ella.

En busca de Aayla

Xiaan Amersu visita a Quinlan Vos durante su recuperacion en el Templo Jedi

Durante uno de los momentos de meditación de Quinlan Vos en el Templo Jedi, es visitado por Xiaan Amersu una joven padawan de la raza twi’lek cuyo Maestro fue asesinado por Aurra Sing. Quinlan Vos reconoce a la pequeña y escucha los motivos por los cuales ella se le ha acercado. Las Twi’lek mujeres son menospreciadas en su planeta, por ello los logros de Aayla Secura como Jedi inspiraron a la joven Xiaan para seguir sus pasos. Pero la reciente desaparición de Aayla y la pérdida de memoria de Quinlan Vos la hacen pensar en una manera de ayudar al confundido Maestro de Aayla. Xiaan le empieza a relatar antiguas aventuras de Quinlan y Secura como maestro y padawan, pero Vos no recuerda y solo lo toma como simples cuentos o historias fuera de su vida. Xiaan le revela que hace mucho tiempo Aayla Secura la fue a buscar para conocer a otra Twi’lek Jedi, le cuenta como Aayla desde un principio la consideró como una hermana y que por ello le deseaba entregar algo. Al instante le enseñó una piedra de color fuego. Aayla le contó que aquella piedra era originaria del planeta de Quinlan y que se les conocía como Corazón de Fuego. Quinlan le había explicado que muchos consideraban que la piedra guardaba en sí mucho del espíritu de quien la regalaba y quien la recibía, y se la había regalado al cumplir los trece años. Luego de explicarle eso, se la ofreció a Xiaan. Xiaan ahora decide entregársela a Quinlan Vos para que ayudado por su poder de leer objetos y las cualidades de la piedra, descubra más de lo que no recuerda de él y de Aayla. Quinlan duda en recibirlo, pero ante la insistencia de la joven padawan decide hacerlo. De pronto frases y recuerdos viajan rápidamente por la mente de Quinlan Vos. Xiaan le pregunta si se encuentra bien, Quinlan le responde que si, que su regalo ha sido de gran ayuda y que todo lo que consideraba ajeno de su pasado a revivido. Quinlan se despide no sin antes prometerle que encontrará a Aayla Secura, Xiaan le responde: Que la Fuerza lo acompañe.

Sheyf Tinte se comunica con el Templo Jedi

Por ese tiempo, Horsea y Vanlin, dos miembros de los guardianes y vigilantes de la órbita de su planeta natal detectan una nave contrabandista. Sus advertencias con ignoradas por la nave intrusa y se ven obligados a destruirla. Antes de que la nave explote, un pod de escape sale disparado con destino a Kiffex, los guardianes deciden dejarlo ir. Al estrellarse en el planeta el pod se abre y de él sale Aayla Secura, padawan de Quinlan Vos. Aayla no ha recuperado su memoria, solo tiene ciertas imágenes en su cabeza, recuerdos de Quinlan Vos, a quien no reconoce y que solo le despierta odio. Aayla camina por el lugar hasta que encuentra una fortificación, una extraña presencia la llama y Aayla sigue avanzando. Encuentra una espada láser en el camino y luego a un prisionero, el oscuro personaje ordena a Aayla que lo libere del cautiverio. Volfe Karkko es libre. Mientras Sheyf Tinte se comunica con el Concilio Jedi para solicitar la presencia de Quinlan Vos en Kiffes. Tinte busca esclarecer el violento asesinato ocurrido en una de las prisiones del planeta, para lo cual necesita los poderes psicométricos de Vos. El Concilio accede a la petición y envía a Vos. Ya en la prisión, Quinlan Vos detecta que los asesinatos han sido cometidos por Anzati, cuando un gran grupo de ellos lo atacan. La superioridad numérica impacienta a Quinlan quien poco a poco se deja sucumbir por su miedo, de pronto su antiguo Maestro Tholme llega en su ayuda. Tholme había escuchado de la nueva misión de Vos y secretamente había acudido para respaldarlo. Luego del enfrentamiento, Quinlan descubre a Vilmarh Grarhk oculto, lo golpea ferozmente y lo culpa de la muerte de dos Jedi, pero Vilmarh se excusa explicando que solo fue un trabajo. Finalmente y ante el posible regreso de los Anzati, deciden aceptar el apoyo de Vilmarh para salir del lugar.

Quinlan Vos enfrenta a los Anzati en Kiffex

Su ingreso, en un principio accidentado, logra pasar desapercibido y se instalan dentro de la ciudad. Una vez allí, Tholme le cuenta a Quinlan el motivo de su temor por los Anzati. Le entrega la insignia de Guardian de su madre e inmediatamente Vos comienza a leer los acontecimientos en torno a la muerte de sus padres. El miedo por verlos asesinados a mano de los Anzati se queda grabado en él. Pero Tholme también le recuerda de la época en que era niño y decidió que sería apropiado entrenarlo como Jedi. Recuerda la negativa de Sheyf Tinte a la idea y como ella lo obligó a leer la insignia de su madre a poco tiempo de su muerte. Mientras tanto el Maestro Jedi Mace Windu se entera de los riesgos de la misión al conversar con Astaal Vilbum: ¨Tratamos de ubicar a Vos cuando desciframos la información que los ancestros dejaron en este Holocron¨, Vilbum le comenta a Windu que los oscuros acontecimientos se encuentran mas alla de lo que Vos puede resistir. Mientras en la ciudad, buscando inspeccionar los lugares cercanos, Quinlan Vos y el Maestro Tholme encuentran al Maestro Zao, durante una trifulca ocasionada por un enfurecido Aqualish. El acontecimiento para ellos es solo rutinario, la presencia de un enemigo mayor atrae todos sus pensamientos. Rodeada de servidores Anzati, Aayla Secura siembra el caos para beneplácito de su amo Volfe Karkko.

Luego de que la trifulca callejera cambia de rumbo debido a la oscura presencia, Quinlan Vos queda completamente impresionado de la maldad que habita en Aayla Secura. Enfurecido ataca a Tholme pensando que el Concilio Jedi le ha mentido y que ellos sabían de la presencia de Aayla en Kiffex. Vilmarh Grarhk entra en escena y les habilita dos motos para escapar de los enfurecidos pandilleros. Quinlan insiste en perseguir a los Anzati y en el camino son interceptados sorpresivamente. Tholme y Zao continúan con la pelea mientras Vos y Grarhk quedan inconscientes. De pronto un Anzati se acerca a Quinlan con el deseo de beber su escencia vital, Quinlan trata de alcanzar su espada pero el Anzati inicia su ataque, en ese momento es salvado por un misterioso personaje que resulta ser la Jedi T´ra Saa, enviada por el Concilio Jedi para alejar a Quinlan Vos de los eventos oscuros que transcurren en el planeta. Una vez reunidos con Tholme, Zao y Grahrk, T´ra Saa les comenta los pormenores del pasado de Volfe Karkko. Tan grande llegó a ser su poder y su soberbia que creía poder dominar la dependencia y decidió probar por primera vez la esencia vital. Seducido por el placer fue buscando nuevas víctimas, hasta que los Jedi del Concilio le pusieron un pare a sus horrible actos. Capturado luego de una gran batalla fue encerrado en una prisión y sellado el ingreso para que solo los Jedi pudieran entrar. T´ra Saa les comenta que por lo visto, Aayla Secura encontró el lugar y lo liberó. El Maestro Zao propone salir en busca de Volfe Karkko para hacerle frente, mientra desde Coruscant, Mace Windu, acompañado de Adi Gallia y Plo koon parten hacia Kiffex. Volffe Karkko recibe a Aayla de regreso y revela su deseo de beber la esencia de los Jedi que se aproximan.

Quinlan enfrenta al corrupto Volfe Karkko

Tholme, T´ra Saa y Zao meditan en conjunto para determinar la ubicación de Volfe Karkko, mientras Quinlan Vos conversa con Vilmarh. Finalmente, los Maestros Jedi determinan el paradero y deciden salir en busca de Karkko. Quinlan Vos se resiste a quedarse esperando. Los Jedi le explican que la oscuridad es lo que busca Volfe Karkko, que su condición de Anzati le permitirá beber la esencia vital de Quinlan y que con ello podría hacerse más poderoso. En el mismo momento Mace Windu, quien ya se encuentra en camino hacia Kiffex, recibe la llamada de Sheyf Tinte. Tinte no está de acuerdo con la presencia masiva de Jedi en su plantea. Windu le informa que la presencia de Karkko es algo que incumbe directamente a la orden Jedi y que tienen el respaldo del Canciller Palpatine para hacerlo. Quinlan Vos convence a los Maestros para ir con ellos y parten en busca de Volfe Karkko. Casi al llegar son interceptados por decenas de Anzati, la pelea se inicia pero Quinlan Vos no se detiene, escucha la voz de Karkko que lo tienta a buscar a Aayla. Tholme le advierte que no haga caso pero lo ignora. El Maestro Zao les dice que no tienen mucho que hacer junto a Quinlan, que su pelea está afuera contra los Anzati. Quinlan ingresa y encuentra la fortaleza de Karkko y a muchos prisioneros de los Anzati que claman por ayuda. Vos sabe que nada logrará si no detiene a Kafkko y sigue su camino. Al llegar a su destino, encuentra a Karrko junto a Aayla, la pelea no se hace esperar. Karrko ordena a Aayla exterminar al Jedi, pero Quinlan se defiende de los ataques de su padawan. Finalmente comprende que no hay manera de parar la pelea a no ser que se deje matar por Aayla. Al ver su gesto, Aayla reconoce a su Maestro y recupera su personalidad. Karkko, furioso, ataca con rayos oscuros a Aayla, Vos acude en su ayuda y por primera vez emplea los rayos del lado oscuro para atacar. Impresionado en un principio Karkko es tomado por sorpresa, pero su dominio del lado oscuro le permite controlar la situación. En las afueras la pelea continúa hasta que Vilmarh Grarhk se hace presente con su nave Inferno, recuperada de Kiffu por su androide de control, para limpiar el camino de los Jedi. Libres de sus atacantes, Tholme, T´ra Saa y Zao empiezan a meditar para respaldar a Vos en el momento crucial de su pelea. Fortalecido por los Maestros Jedi, Vos recupera la calma y espera el momento preciso para atacar. Finalmente un ataque certero de su espada termina por partir en dos al Jedi Oscuro. Volfe Karkko está muerto. Vos acude en ayuda de Aayla y logran escapar junto con los demás Jedi de Kiffex, sin embargo son atacados por la seguridad del planeta prisión. Quinlan Vos trata de convencer a los Guardianes, pero es en vano hasta que el recién llegado Mace Windu irrumpe pidiendo permiso para aterrizar en Kiffu. Mace Windu encara a Tinte por mantener prisioneros políticos en Kiffex, Tinte afirma que eso escapa de su jurisdicción, ellos solo procesan a los que le son enviados. Tholme intercede por la libertad de Vilmarh, quien es procesado por contrabando. Tinte se niega a liberarlo, pero accede luego ante la insistencia de Quinlan Vos. Luego, algunas decisiones son tomadas. Aayla no puede ser por ahora padawan de Vos debido a que los dos se han acercado al lado oscuro. Tholme se ofrece para guiar a la joven. Quinlan piensa que debe seguir buscando en su interior y decide imitar el camino del Maestro Zao: Ser una hoja llevada por el viento. Mace Windu le recuerda que siempre puede regresar al Templo. Mace le advierte también de Vilmarh, pero Vos afirma conocer bien al Devaroniano. Vos aduce que todos tienen un papel que cumplir incluso Grarhk. Finalmente Quinlan Vos y Vilmarh Grarhk parten en busca de su destino. Aayla permanece con los Maestros mientras le desea lo mejor a su Maestro y amigo.

El rito de graduación

Quinlan utilizando sus habilidades Psicométricas

Su búsqueda personal lleva a Quinlan Vos a Ord Mantell, donde lucha contra un gran grupo de cazadores de recompensas, al ser acorralado recibe la sorpresiva ayuda de Aayla Secura. Luego de librar el problema, Aayla le cuenta a Quinlan Vos los últimos acontecimientos que ha vivido junto a Tholme. Aayla le cuenta como se infiltró dentro del Clan Fenn en Ryloth, donde Ro Fenn tuvo una conversación con Vilmarh Grarhk. Ro Fenn fue miembro del Clan Líder conformado por Pol Secura. La tradición dice que si uno de los miembros del clan muere, todos los demás deben dar el paso hacia las Tierras Brillantes, o sea morir. Ro Fenn ha logrado evadir su destino, pero ahora Lon Secura ha llamado a los Jedi, quienes han enviado a Tholme como mediador. Ron desea eliminar a Tholme, pero Vilmarh le advierte que no es bueno eliminar a un Jedi, por el contrario le sugiere presionar por medio de Nat Secura, hijo de Lon. Aayla recuerda haber escuchado toda la conversación y habérsela comunicado inmediatamente a Tholme. Le cuenta a Quinlan del enfrenyamiento de Tholme con dos guerreros Morgukai durante su ausencia. Al llegar Aayla, Lon la había confundido con una esclava Twi`leck. Al revelarle que es Jedi, Lon le contó todo. Aayla le cuenta también que Tholme ha sido capturado por los Morgukai al tratar de seguirlos, por lo cual se encuentra en grave peligro. Al escuchar todo, Vos decide ir como ayuda para Tholme.

En Ord Mantell Quinlan Vos y Aayla Secura interrumpen una golpiza. Vos conoce al afectado y le pide el paradero de Grarhk. Ya en el Casino de la ciudad encuentran a Vilmarh, quien les relata lo sucedido. Aayla acusa a Vilmarh de ser el responsable de la captura de Tholme, Vilmarh responde que gracias a él aún se encuentra con vida. Grarhk les cuenta que todo empezó con un trabajo para traer cortosis a Ryloth, pero que había salido del mismo y que ya no tenía que ver en el problema. Quinlan ofrece darle dinero si le dice a donde fue que llevaron a Tholme por última vez.

Quinlan Vos versus uno de los ùltimos Guerreros Morgukai

Vos ayuda con los dados a Vilmarh y este decide contarle que tal vez deberían visitar Kintan, planeta de los Nikto. Finalmente, Quinlan Vos le pide a Vilmarh que mande un mensaje como Tholme a Lon Secura informando que tienen el paradero de Nat, pero que no hagan nada hasta no saber de ellos nuevamente. En Kintan, Kh’aris ordena a los Morgukai estar alertas durante se ausencia. Aayla y Quinlan se aproximan a Kintan, cuando son interceptados por una nave, la habilidad en la Fuerza le permita a Quinlan eliminar a su atacante, de pronto y sorpresivamente aparece otra nave causando serios daños. Bok sobrevive la destrucción de su nave y se encuentra con su padre, piensan haber eliminado a los Jedi, hasta que de pronto dos luces se estrellan contra su nave y la destruyen. Aayla Secura y Quinlan Vos observan a lo lejos los acontecimientos y ponen a la par la nueva agenda y van en busca de Tholme. Mientras, Tholme se despierta luego de serias torturas y promete a Nat Secura llevarlo sano y salvo donde su padre. En el castillo del clan Fenn, Lon Secura conversa con Ro Fenn sobre las implicancias del secuestro de su hijo y le pide que se lo devuelva, de pronto Kh’aris Fenn ingresa y sorprende a todos. Kh’aris se encontraba exiliado de Ryloth por diversos crímenes y deseaba ahora todo el poder, solicita el cese de los clanes ryloth y que todo el poder se concentre en una sola persona. Lon, al no tener noticias de los Jedi accede a su pedido. Luego de eso y cuando Lon ya se ha ido, Kh’aris reprocha a su padre Ro por el tiempo que lo tuvo abandonado en el exilio. Le revela que desea controlar Ryloth para poder dominar el negocio de Ryll y con ello tener mas poder, no solo para él sino para Ryloth. Entonces llega Vilmarh y le comunica a Lon Secura que Los Jedi han encontrado a su hijo y que no tome ninguna decisión antes de que los Jedi se comuniquen. Lon duda de la palabra del Devaroniano, pero Vilmarh le dice que siendo político el sabrá que hacer.

En Kintan, Aayla y Quinlan siguen en busca de Tholme cuando llegan a un gigantesco río de lava, Quinlan lo cruza con ayuda de la Fuerza pero Aayla duda, en ese momento los Morgukai atacan. Aayla Secura logra saltar a una superficie que flota sobre el río de lava y es seguida por Bok. La lucha se inicia. Quinlan se da cuenta de la desesperada situación y ayuda a Aayla con la Fuerza, en eso Tsyr empieza a disparar contra Aayla y hiere a Bok. Aayla salta mientras Quinlan sigue meditando, Tsyr decide interrumpir la concentración lanzando dardos contra Quinlan, afortunadamente Aayla ya había superado la gran distancia. Bok se encuentra solo en la superficie y se acerca a una caída. Herido por los disparos de su padre le pide ayuda, pero este se la niega, le dice que si merece ser Morgukai, se salvará. Aayla y Quinlan continúan su acceso a la fortaleza por la ruta más difícil, luego, antes de ser alcanzados por una tormenta de arena llegan hasta una cueva donde Aayla le revela que sus dudas en la Fuerza vinieron por los recuerdos de la esclavitud revividos en Ryloth. Quinlan le dice que ha superado todas las pruebas y que está a un paso de convertirse en Caballero Jedi. Le pide centrarse en meditación y que unan sus pensamientos en uno solo, meditarán hasta que pase la tormenta y luego vendrá la batalla final. Pasada la tormenta, se internan en la fortaleza siguiendo los sentimientos de Quinlan Vos, pero esos sentimientos también detectan a alguien más: Tsyr de los Morgukai.

El rito de iniciaciòn para Quinlan Vos y Aayla Secura

Tsyr se encuentra acompañado de algunos androides asesinos. Quinlan ordena a Ayla continuar con la búsqueda de Tholme mientras él se enfrenta a Tsyr. Luego de eliminar algunos androides Aayla sigue su camino, de pronto Quinlan Vos es atacado por la espalda. Bok ha sobrevivido y viene en ayuda de su padre. Aayla observa la lucha desigual, pero obedece el pedido de Quinlan y continúa la búsqueda, Tsyr, trata de ir tras de ella, pero no alcanza a superar la compuerta que se cierra.

En Ryloth, Kh’aris y Ro Fenn esperan la respuesta de Lon Secura, quien se presenta y les dice que no aceptarán. Los clanes de Ryloth no están dispuestos a negociar con Kh’aris. Lon ordena a sus hombres arrestarlos, pero Kh’aris no lo permite y huye en su speeder, mientras que Ro es capturado y ordenado a cumplir su destino final. Aayla logra llegar hasta la celda de Tholme justo cuando el androide de interrogatorios se dispone a electrocutarlo. Thome sale con Nat Secura en busca de un transporte para regresar a Ryloth. Quinlan Vos sigue peleando y logra recuperar la espada de Tholme tomada por Tsyr como trofeo. Luego, con un mortal golpe, decapita al padre de Bok, quien furioso golpea a Quinlan Vos dejándolo desmayado. Aayla presiente que Quinlan Vos está en peligro y va en su ayuda. Justo antes de ser muerto, Aayla interviene e inicia la pelea final con Bok. Subestimada por el, Aayla le dice que ya no es aprendiz, que es un Caballero Jedi. Con un rápido movimiento de espada corta el brazo de Bok y lo pone a su merced. Aayla decide perdonarle la vida, pero Bok se arroja por un precipicio. Aayla corre hacia donde Quinlan y lo ayuda, al momento llega Tholme con el transporte y parten hacia Ryloth. En la nave Inferno. Vilmarh Grarhk es impedido de salir de Ryloth. Sospechas de llevar pasajeros cuestionados provocan el inconveniente. Vilmarh apela a su sarcasmo para decir, que en verdad el si lleva malos pasajeros. Tomado como mal chiste, es permitido salir del planeta. Sin embargo Grarhk si decía la verdad. Kh’aris Fenn había comprado sus servicios para que lo saque sano y salvo del planeta y lo lleve a Nar Shadda. En Ryloth, Ro Fenn es obligado a dar el paso a las Tierras Brillantes, zona de Ryloth donde el sol a quemado todo en su superficie. En un misterioso lugar Conde Dooku se reúne con Kh’aris Fenn y Bok, quien logró salir con vida, y les dice que tiene futuros planes para ellos. En Coruscant, Aayla Tholme y Quinlan Vos son recibidos con una ceremonia en el Concilio Jedi. Ambos ex padawan de Tholme han superado una etapa más, desde aquel día Aayla será Caballero Jedi y Quinlan Vos es un nuevo Maestro de la Orden.

Parte II: Las guerras clon y los tiempos oscuros

Korto Vos

Luego de la Batalla de Geonosis la situación a cambiado radicalmente para la Orden Jedi. El Concilio debe aceptar que los Jedi son los mas indicados para seguir dirigiendo como generales al ejército de la República, aunque Yoda se muestra receloso. Los jedi fueron concebidos como guardianes de la paz, no como generales. Mace Windu comparte la preocupación pero reconoce que no existe gente mejor preparada. El Concilio Jedi ha hecho un llamado a los jedi para que regresen a Coruscant a asumir su cargo de general, el Maestro Tholme se comunica con el Templo Jedi e informa a Yoda de la desaparición de Quinlan Vos. Vos ha sufrido problemas de memoria años atrás y trae cierta preocupación a Yoda, pero Tholme conoce mas de cerca los planes de Vos y envía a Aayla Secura a buscarle.

Aayla Secura y Quinlan Vos contra un dianoga

En “La Rueda”, una estación espacial y último paradero de Vos, Aayla Secura encuentra a Quinlan oculto bajo la personalidad del mercenario Korto Vos. ¿Esto no tiene que ver con Geonosis?- pregunta Secura. Estuve aquí por dos años y nunca supe nada de lo que se planeaba en Geonosis. ¡Fueron doscientos los Jedi que murieron allá!. Pudiste haber muerto- refuta Quinlan. Pero no morí. Y ni siquiera el Maestro Yoda o el Maestro Windu tenían idea de que Dooku se había pasado al lado oscuro.

Khaleen, ladrona al servicio de Quinlan Vos ha logrado obtener data importante para los Jedi. Quinlan y Secura observan información sobre un posible ataque separatista a Kamino. Quinlan Vos no desea que los separatistas sospechen de su interferencia y decide devolver la data con la información para que siga su ruta normal. Ayudado por Khaleen, responsable de usurpar el data de los separatistas, Quinlan busca devolver la información a Zenex Zur. Las negociaciones con Zenex Zur fracasan y Khaleen cae en sus manos, Quinlan Vos interviene para salvar a su cómplice, quedando atrapado en un precipicio. Aayla Secura llega al rescate y hace pagar a Zenex Zur por su traición. Muerto Zenex Zur, Quinlan Vos debe encontrar al contacto de este para que la data siga su curso, Tookarti (otro secuaz de Quinlan) logra el cometido y la información es entregada no sin antes emplear un viejo truco Jedi. Todo ha salido como se planeó, o al menos eso se piensa:

Regreso a Coruscant con la información. El Concilio está llamando a todos los Jedi para actuar como generales del ejército de clones. ¿Regresarás también, Quin?

No. Tholme y yo hemos creado una red de espionaje y aquí puedo ser de mayor utilidad. Hay muchos Jedi para generales, y trabajo mejor en las sombras.

No dejes que esas sombras te consuman Quin. Tiene que haber una diferencia entre nosotros y los que enfrentamos. Somos Jedi, debemos permanecer como tales.

¿Y si perdemos? ¿Si la mayoría de nosotros muere?

Entonces perdemos y morimos, pero como Jedi

Tookarti informa todo lo acontecido al conde Dooku, la trampa ha sido tendida y muchos Jedi morirán en Kamino. Darth Sidious y Lord Tyranus sonríen en algún lugar.

Qunlan Vos y Obi-Wan conversando sobre Anakin Skywalker

Con la información conseguida por Aayla Secura y Quinlan Vos la República se prepara para defender Kamino. Quinlan Vos se comunica desde la Rueda para dar detalles del ataque. Obi-Wan Kenobi informa que el Maestro Rancicis ha preparado una estrategia para defenderse del ataque. Quinlan Vos les recuerda que solamente el éxito sirve porque un nuevo ataque sería imposible de detectar. Luego de la sesión Quinlan Vos conversa con Kenobi sobre las dudas que este tiene con su padawan. Obi-Wan le cuenta como el recibió a Anakin de padawan más por cumplir una promesa a Qui-Gon Jinn que por decisión propia. Quinlan Vos aconseja a su amigo y le dice que tal vez ha llegado el momento para Obi Wan de aceptar que Anakin es realmente su padawan.

Poco después, el trajín de la guerra lleva a Quinlan Vos al planeta Lianna, muchos Jedi han abandonado su misión por no encontrar sentido a las nuevas tareas de la Orden. Un grupo de estos disidentes, liderados por Sora Bulq, han hecho contacto con el Maestro Jedi Quinlan Vos para organizar una junta de negociaciones con el Maestro Mace Windu. Windu aprovecha para evaluar las habilidades de Quinlan e inician una práctica con la espada láser. Sorpresivamente, un movimiento de Vaapad es detectado en la forma de pelea de Quinlan Vos. Mace Qindu, máximo representante de Vaapad se extraña de ello; al ser este sistema de lucha muy cercano al lado oscuro, cuestiona que Quinlan Vos haga uso de el. Pero Quinlan le responde que es tan solo el resultado de algunas lecciones recibidas del Maestro Sora Bulq. Luego de la enseñanza recibida en Lianna, Quinlan se infiltra como Korto Vos en Brentraal IV, un planeta importante para controlar las rutas comerciales de Perlemian. Shogar Tok es el lider guerrero del planeta que no desea formar parte de la República por haber permitido la existencia de un régimen corrupto. Shaak Ti, quien ya había aterrizado en el planeta se encuentra atrapada por un gigantesco ejército de androides y soldados del planeta. Al llegar hasta la prisión en donde hay una pequeña escaramuza encuentra a un grupo de droides peleando con prisionero. La llegada de la Jedi pone fin al enfrentamiento, luego se presentan. Rykk es un Wookie dominado por un instinto destructivo, Sagoro Autem es un ex guardia del senado que abandonó a la república luego de los acontecimientos ocurridos en el intento de asesinato del senador Greyshade, Lyshaa es una asesina que en el pasado dio muerte a Fe Sun, la padawan de Shaak Ti.

Luego de haber logrado calmar al wookie, Shaak Ti siente la presencia de alguien más en la prisión. Al llegar a la celda encuentra a Quinlan Vos, quien con el alias de Korto Vos, se había infiltrado en el lugar hasta que todos sus acompañantes fueron asesinados. Korto había sido encarcelado luego de descubrir que los escudos de la fortaleza de Shogar Tok se encontraban en funcionamiento. Shaak Ti le dice que su información resultó falsa, Quinlan le responde que ha sido suplantado, que el no ha mandado ninguna información. Luego le informa también que Brentraal IV no desea más tratos con la República y que si aún ellos ganaran, no podrían mantener al planeta dentro de la República.

Quinlan Vos es el único que puede infiltrarse en el entorno del Conde Dooku

Shaak Ti le recuerda de la importancia del planeta como punto estratégico y que deben hacer hasta lo imposible para que no caiga en manos de los Separatistas. Quinlan le menciona que conoce las rutas de acceso a la fortaleza de Shogar Tok. Shaak Ti entonces se comunica con Agen Kolar. Le informa que desea atacar la fortaleza y que necesita una distracción. Agen acepta atacar la parte norte para que Shaak Ti y sus fuerzas se infiltren por el sur. Luego Shaak Ti le dice a Plo Koon que retire aparentemente los transportes republicanos como señal de derrota, para luego de cuatro horas atacar. Shaak Ti sabe que la situación es desesperada pero que si logran destruir los cañones iónicos de la fortaleza, desactivar su escudo o tomar prisionero a Shogar Tok, habrán ganado. Shaak Ti cree que Sagoro, Rykk y Lyshaa serán de ayuda, pero Sagoro se opone, luego Lyshaa propone ayudar solo si al final se les otroga la libertad. Shaak Ti acepta e inician el viaje guiados por Korto Vos. La ruta será por las alcantarillas. Al avanzar se encuentran con un peligroso Scrange. Rykk se lanza al ataque y resulta muerto en el intento. Con uno menos, siguen su camino. Luego de un rato llega la hora de separarse. El clone se encargará del escudo, Vos y Sagoro deben destruir los cañones, y Shaak Ti y Lyshaa deben capturar a Sogar Tok. Shaak Ti les recuerda que solo una misión es necesaria para la victoria. El clon sigue su camino acompañado en un inicio por Korto Vos y Sagoro Autem. Tal como Shaak Ti le pidió a Plo Koon, Agen Kolar se ha dado por derrotado y es interrogado por Shogar Tok y Conde Dooku. Kolar le afirma que Shaak Ti está muerta, pero Dooku no le cree hasta tener el cuerpo. El traslado de las tropas de Kolar, le permite a Sagoro Autem y Korto Vos, simular el arresto de su compañero clon. Luego de pasar el control el clon se separa de ellos a cumplir con su misión. Ya en su destino, Quinlan Vos genera una circulación cíclica de energía en las torres para provocar la explosión de los cañoes, de pronto caen prisioneros. Quinlan Vos y Sagoro Autem logran recuperar sus armas luego de que Quinlan Vos emplee un empujón de la Fuerza. Sagoro se queda impresionado de descubrir que Vos es Jedi. Luego, la sobrecarga generada por Quinlan Vos en los cañones inicia una serie de explosiones en cadena justo antes de que disparen contra los transportes republicanos. En el caos, Quinlan le pide a Sagoro que lo ayude a liberar a las tropas encarceladas. Luego del fin, Quinlan Vos conversa con Agen Kolar, quien le confirma que la República respetará la promesa de Shaak Ti de deja libre a Sagoro Autem, este queda libre y decide salir en busca de su esposa e hijos. Antes de ello le asegura a Quinlan Vos que a pesar de no apreciar mucho a los Jedi, el y Shaak Ti son un caso especial, luego le dice que guardará su secreto de Jedi. Vos le menciona que no es ajeno a su pensamiento, que muchos piensan que los Jedi no son algo bueno.

La misión de Quinlan Vos comienza a generar desconfianza entre sus compañeros Jedi

Seis meses después de la batalla de Geonosis, en Nar Shadda, Tookarti, Chandra Fan complice de Korto Vos, conversa con Conde Dooku sobre la próxima movida de Vos. Dooku se alegra, pero cuestiona la lealtad de Tookarti. Cerca de ahí, Quinlan Vos bajo el alias de Korto, se encuentra con un Neimodiano deseoso de comprar los nuevos códigos del Holocomm. De pronto unas tropas llegan al lugar. Quinlan Vos busca donde ocultarse mientras ayuda a Khaleen a escapar, le ordena que tome el speeder y se vaya mientras se arregla todo. Muertos varios de los reunidos con Vos, hace su ingreso el Maestro Jedi Agen Kolar. Vos le reclama por su interferencia acusándolo de estropear semanas de trabajo para lograr ese contacto. Vos afirma que el Concilio Jedi sabía de los hechos y que tenía su respaldo para hacer el contacto. Kolar afirma que su comentario es correcto, pero la venta era de códigos antiguos, no los más recientes como les afirmó Tookarti. A Quinlan Vos le enfurece que una rata como Tookarti ponga en duda su lealtad a la orden Jedi. Kolar también afirma que Tookarti ha declarado que Vos fue el culpable de la traición en Bentraal IV. Luego les dice a sus soldados clones que dejen escapar a Khaleen. Kolar no desea que los Huth se enteren de su presencia. De camino a su nave, Quinlan Vos le dice que sus actos están justificados, pero Kolar afirma que si no ha hecho nada no tiene por qué temer. Sin embargo remarca que los últimos reportes de Vos al Concilio han sido muy críticos de la República. Vos afirma que en su tiempo que ha permanecido infiltrado ha visto muchas cosas que lo han hecho dudar si es correcto servir a la República. Kolar le dice que si el Concilio está con la República el respetará esa decisión. Vos le cuestiona si alguna vez ha pensado que el Concilio puede estar errado, Kolar le responde que no. De pronto Khaleen se acerca y permite que Quinlan escape. Kolar ordena la persecución de Vos y se inicia un peligroso recorrido por los corredores de Nar Shaddaa. Vos no quiere comprometer a Khaleen y se lanza del speeder. Kolar siente la acción y lo sigue. Vos es alcanzado y continúa la pelea entre los dos Maestros Jedi. Vos le recalca que no entiende por que el Concilio ha creído las palabras de Tookarti. Kolar le dice que no hay tema por discutir, sencillamente debe llevarlo a Coruscant. Vos logra escabullirse de Kolar y continúa la persecución hasta un local lleno de contrabandistas. Al ingresar Kolar, todos apuntan hacia el como respaldo a Korto Vos. Kolar se libera fácilmente de ellos. De pronto hace su ingreso Aruk el Hutt, propietario del lugar y antiguo conocido de Kolar. Aruk le ordena marcharse, que Nar Shaddaa es terreno neutral y que la República no tiene injerencia en el. Kolar se niega pero Aruk lo amanaza con iniciar un conflicto diplomático. Sin mayor remedio, Kolar acepta retirarse, dejando libre a Vos. Luego de la aventura, Vos busca a Tookarti y lo desenmascara, le revela que es un Jedi y que su mentira resultó ser verdad. Tookarti se desepera, más aún cuando Vos le menciona a Conde Dooku, y saca su arma. Vos deflecta el disparo y Tookarti muere. Agen Kolar se comunica con Coruscant y relata lo acontecido. Tholme recomienda que Khaleen, la compañera de Vos sea llevada a Coruscant para interrogatorio. Inmediatamente después mandan a Kolar de regreso a la guerra.

Quinlan Vos contempla a Shylar mientras se decide el futuro de su misión

Al terminar la transmisión los Maestros reunidos en Coruscant, Ki-Adi-Mundi, Yoda, Mace Windu y Tholme se cuestionan si la misión de Vos va por buen camino. Tholme afirma que los acontecimientos pueden favorecer el acercamiento del Vos con el grupo personal de Dooku. Yoda analiza lo que hubiera pasado si alguno de los dos Jedi hubieran salido muerto, pero Tholme Y Windu concuerdan que la elección de Kolar era por esa razón, nunca permitiría que las cosas lleguen a ese extremo, a lo cual Tholme agrega que Vos estaba advertido de la situación. Sin embargo queda la duda de si el pasado oscuro de Vos puede complicar las cosas dentro de la misión que se le ha encomendado. Durante esta etapa se lleva a cabo una reunión importante para Quinlan Vos. Tholme y Mace Windu, analizan la situación de que Quinlan trabaje como espía dentro del círculo de confianza de Dooku. Las dudas se muestran una tras otra sin parar, se analiza su pasado camino en la oscuridad, su trabajo como espía bajo el pseudónimo de Korto Vos y como esto le había permitido ver personalmente el sufrimiento de los habitantes indefensos de cada planeta que visitó. Mace Windu acepta la propuesta pero pide consultarlo a Yoda. Vos pregunta por la posibilidad de matar al Conde Dooku si se da el caso. Windu le contesta que la guerra ha crecido de tal manera que ya no se trata solamente de una persona. Tholme le advierte que ciertamente Dooku ya no está solo, en el transcurso de la guerra ha reclutado a algunos usuarios de la Fuerza como Sora Bulq, a quien Vos ya conoce por haberlo introducido en Vapaad o Asajj Ventress de quien se habló mucho luego de su encuentro con Mace Windu. Pronto la decisión ha sido tomada.

Veintisiete semanas después de Geonosis, Quinlan Vos da un paso importante en su misión y desaparece. La única huella que deja es un mensaje para su Padawan:

“Aayla, para este momento ya debes haber oído que me he aliado a la Confederación de Sistemas Independientes. Sé lo que hago. Esta es mi elección. Esto es lo que soy ahora. Sigue tu propio camino. Olvídame.”

Treinta meses después de Geonosis. Una nave republicana es interceptada camino a Drongar por los separatistas, curiosamente, el mismo Conde Dooku se hace presente para supervisar a los prisioneros. Está acompañado por Sora Bulq. Tsui Choi, Kai Justiss y Jeisel son los Jedi capturados en la escaramuza, sin embargo Dooku conocedor del arte de la guerra decide dejarlos libres. Cuestionado por Sora Bulq, el responde que si elimina a los Jedi la noticia correrá y los Jedi lucharán con más fuerza por su causa, pero que si los deja libre muchos Jedi que se encuentran en duda como antes lo estuvo Jeisel, podrían unirse a su causa. La orden final de Dooku es directa, dejen libre a los Jedi, maten a los clones.

Quinlan no puede hacer nada para salvar a Shylar

Quinlan Vos está en busca de Conde Dooku, ahora en Antar-4, Vos iba camino a su destino final. El encuentro con Dooku sucedería una vez que hubiera pasado por encima de otros usuarios que Tholme mencionó y que cumplen los estrictos mandamientos de Dooku: los Jedi oscuros Tol Skorr, salvado por Dooku luego de una emboscada de piratas; o Kadrian Sey, una Zabrack que estuvo entre los no reportados luego de Geonosis. La pelea es inmediata en las afueras de la fortaleza de Dooku mientras en el interior, el oscuro Sith conversa con Sheyf Tynté. Dooku desea presencia separatista en Kiffex, Tynte le responde que no le interesan negocios ni con la República ni con los Separatistas. Tynte le recalca que no desea tratos con Jedi, no confía en ellos y le menciona que ya se enteró de la traición de Quinlan Vos a la Orden Jedi. Tynte le aconseja cuidarse de él. En las afueras, Sora Bulq interrumpe el enfrentamiento y conduce a Vos hacia Dooku. Cara a cara Dooku cuestiona a Vos por su presencia, éste le responde que desea unirse a él por que apoya su causa y los motivos que tiene. Dooku le dice que evaluarán primero sus habilidades y luego verá si tiene uso. Luego de que Vos parte Sora Bulq menciona a Dooku su cercanía al lado oscuro y que podría ser de utilidad.

En las celdas para prisioneros humanoides de Coruscant, Khaleen Henz espera su traslado a la prisión permanente, cuando es visitada por Tholme. El Jedi le cuenta la complejidad de la misión de Vos y como se ha convertido en un doble agente para infiltrarse al círculo interno de Dooku. Tholme también le dice que necesitan un contacto con Vos y que ella es perfecta para la misión debido al amor que siente por Quinlan, sin embargo le advierte que no debe esperar mas de Vos por que como Jedi no se puede permitir ataduras. Khaleen furiosa le responde que como ladrona ella tampoco desea ataduras, luego acepta cumplir con la tarea con tal de salir de la prisión. Quinlan Vos espera a Dooku para continuar su entrenamiento, mientras intenta leer objetos para capturar información, uno de esos objetos es el transmisor de Dooku, desde donde puede extraer parte de la conversación entre el Sith y Tynté. Al instante aparece Dooku e incia su entrenamiento. Dooku critica la habilidad de Quinlan y cuestiona como los Jedi han permitido que las técnicas de espada se hayan convertido en algo tan burdo. Sora Bulq lo incita a emplear el Vapaad pero Dooku afirma que Vos teme utilizar el lado oscuro. Quinlan Vos arremete contra el Sith, pero es derrotado con un empujón de la Fuerza. Finalmente Dooku acepta que Vos a mejorado con sus técnicas y le pide que lo acompañe a una reunión.

Sheyf Tinte muere a manos de Quinlan Vos

En Tibrin, Dooku ha llegado para terminar de controlar el poder del planeta. Suribran Tu, antiguo gobernante durante la presencia de la República le ofrece seguir en el cargo pero poniendo todo su poder al servicio de los Separatistas. Dooku pide su opinión a Kadrian Sey, ella opina que la continuidad le permitirá a Dooku tener el control del planeta pero sin tener que dedicar tanto tiempo a reorganizarlo. Luego Dooku consulta a Quinlan Vos, este le dice que siendo Suribran Tu un carnicero, mantenerlo en el poder solamente le enseñara a su pueblo que la República y los Separatistas son lo mismo. Además opina que si Suribran Tu desea ahora traicionar a la República posteriormente podría traicionar a Dooku. Dooku felicita la respuesta de Vos y asesina a Suribran Tu, luego pide a Sora Bulq tomar el control del gobierno hasta que designen a un nuevo gobierno y ordena a Sey y Skorr disponer del cuerpo y colocar la cabeza de Suribran Tu en un lugar visible. Dooku camina hacia un balcón y llama a Vos para que lo acompañe, desde el lugar ordena a Vos interceptar en la Rueda y eliminar al Senador Falleen Zurros por haberse beneficiado de la guerra para llenarse sus bolsillos. Mientras tantos, el pueblo de Tibrin ovaciona a Dooku y lo proclama como libertador. En la Rueda, Quinlan Vos se encuentra con Khaleen. Vos le reprocha el haberse acercado a él y le cuenta que su misión se ha distorsionado, que ha tenido que hacer cosas que lo alejan de su papel de Jedi. Luego le informa que debe asesinar a un senador corrupto. Khaleen le dice que si es corrupto el como Jedi debe encargarse, pero Vos le dice que los Jedi no deben matar a la gente, sino buscar soluciones.

Seis días después, Dooku se encuentra torturando a la Maestra Shylar, cuando llega Vos con los resultados de su misión. Shylar le grita traidor al verlo llegar. Estas palabras dejaron una fuerte marca en Quinlan debido al amor que siempre guardaba por ella. Skorr muestra a Dooku las pruebas y reprocha a Vos que las muestras de cabello que ha traído no es lo que Dooku le pidió. Vos le muestra un mensaje grabado de Zurros pidiendo perdón y total entrega a su causa. Dooku le recuerda a Quinlan Vos que su orden fue traer la cabeza de Zurros como prueba de su muerte. Quinlan Vos le responde que de haber matado a Zurros, un nuevo senador hubiera ocupado su lugar y que hubiera tenido que empezar nuevamente con el trabajo de control. Dooku felicita la iniciativa y lo manda a descansar. Mientras en una planta abandonada de gas tibanna en las órbitas del gigante gaseoso Ord Ibanna, Tholme y Khaleen se encuentran para conversar sobre la misión de Quinlan Vos. Khaleen le cuenta que Dooku desea construir una base en Kiffex y que planea por cualquier medio iniciar relaciones con Sheyf Tinté. La noticia no es bienvenida por el Jedi, quien conoce el poder que significa una alianza con los Guardianes. Khaleen se funde en sus pensamientos y recuerda como Quinlan Vos le comentaba la incomodidad que tenía de no poder haber hecho nada para salvar a la Maestra Shylar y como ahora deseaba más que nunca eliminar a Dooku. Tholme la observa y le dice que es peligroso que le oculte algo relacionado a la misión de Vos. Khaleen solo espera que termine la conversación.

El Conde Dooku instruye a Quinlan Vos en las artes oscuras

En Kiffu, Dooku ya se encuentra acompañado de Quinlan Vos, Tol Skorr y Kadrian Sey para iniciar las conversaciones personalmente con Sheyf Tinté. Dooku le dice que no desean más de los Guardianes que un lugar para instalar su base en Kiffex. A cambio la Confederación de Sistemas Independientes los recompensará generosamente y respetará su autonomía. Tinté le dice que pierde su tiempo, que no necesita ninguna conversación o acuerdo con ellos y que simplemente esperará a que el conflicto entre Republica y Separatistas llegue a su fin para surgir mas poderosos que nunca. Dooku indignado se prepara para dar muerte a Shey f Tinté. Sin embargo los guardianes estaban preparados y se inicia una batalla. Inmediatamente Dooku hace gala de sus poderes y empleando rayos del Lado Oscuro elimina a varios guardianes, mientras Skorr y Sey se pelean por el derecho de eliminar a Tinté. En medio de eso, Quinlan Vos llega hasta Sheyf y la toma fuertemente de los brazos, a la vez que elimina a Kadrian Sey. Dooku observa la traición de Vos y lo persigue, al llegar ante él le confiesa que sabía desde un principio de sus intenciones y de cómo suponía que Tholme había sido el artífice de esta idea. Poco a poco y en medio de la pelea empieza a seducir a Quinlan Vos hacia el Lado Oscuro. Finalmente lo reta a leer como su fuera un objeto a Tinté. De pronto imágenes del pasado vienen a su mente, imágenes relacionadas con la muerte del hermano de Tinté. Vé a Tinté aliándose con los Anzati, luego los Anzati le pidieron alguien de su sangre para cerrar el pacto y fue por ello que Tinté entregó a los padres de Vos como sacrificio. Tinté le dice que todo lo hizo por él, que la muerte de su tío fue por su debilidad porque el era muy amigo de los Jedi de Coruscant. Tinté quería un jefe poderoso para los guardianes y se niega a pedir perdón. Considera que sus actos fueron por el bien de su gente. Quinlan Vos es poseído por la furia y siente la necesidad de darle muerte. Dooku aprovecha la situación y lo seduce hacia la venganza. Tinté le dice que es imposible que él la mate, que conoce los mandamientos de los Jedi y que tienen prohibido matar. Quinlan Vos lleno de odio aplica un golpe certero contra Tinté y la asesina. Impresionado por el gesto Dooku recibe a Quinlan Vos como su nueva arma contra los Jedi.

El camino verdadero hacia el lado Oscuro de Vos se ha iniciado y cada uno de sus pasos es supervisado por el Conde Dooku. Quinlan aprende rápidamente y puede resultar una gran arma. Dooku prueba todas las habilidades de Quinlan y examina cuanto puede dar, algunas veces le hace creer que tiene acorralado a Conde Dooku solamente para hacer aparecer una enorme bestia, cambiando el destino de la pelea. Dooku le muestra como dominar fácilmente a una gran bestia solamente con la voluntad.

Guardián Oscuro

16 meses después de Geonosis Quinlan Vos se encuentra en Korriban, el planeta santuario de los Sith. Skorr, lugarteniente de Conde Dooku se encuentra con él. Ambos luchan por obtener el holocron de Darth Andeddu y entregarlo a Dooku. Sorprendido por una criatura de los Sith, Skorr suelta el holocron y Vos lo recupera. Rato después, Quinlan llega hasta la nave de Dooku y entrega el artefacto. Dooku lo felicita. De noche, Quinlan Vos medita en sus aposentos pero visiones de Sheyf Tinté lo perturban, el cadaver le reprocha por su muerte y le acusa de haberse unido al lado oscuro, luego esas visiones se transforman en un Dooku acusador, quien le revela que conoce desde el principio sus verdaderas intensiones. Incómodo por las visiones Quinlan despierta justo a punto de atacar con su espada a Khaleen, quien lo ha despertado luego de oir ruidos. Khaleen le dice que casi la mata, pero Quinlan le responde que tiene todo bajo control. Momentos despues entra la comunicación de Dooku, quien desea verlo.

Consiguiendo el holocrón de Darth Andeddu

Ya ante Dooku, conversan del poder del holocrón de Darth Andeddu. Dooku le pregunta si conoce la regla Sith de un Maestro y un aprendiz. Ambos conversan sobre el tema y Dooku le menciona que en Geonosis le contó a Obi-Wan acerca del Sith que controla el senado. Vos le responde que si el otro Sith es el Maestro entonces Dooku seguirá siendo un aprendiz hasta que el primero muera. Dooku niega ser un Sith, pero acepta el concepto, luego le dice a Quinlan que debe matar a alguien en Coruscant. Quinlan acepta y Dooku le entrega el cristal de la espada de Andeddu como reconocimiento. En Coruscant, Quinlan Vos es acompañado por Khaleen y ambos disfrazados se presentan en una recepción en el senado. Bajo la personalidad del fallecido General Zac’Rya Vos hace su ingreso, Bail Organa lo reconoce y se le acerca acompañado por Mon Mothma, pero Vos se siente perturbado al recibir el comentario de que Sheyf Tinté fué asesinada por un Jedi Oscuro. Lleno de ira Quinlan responde echándole la culpa a Dooku. Dooku, quien lo observa, cuestiona su postura y duda que Quinlan Vos esté completamente sumergido en el lado oscuro. Desde el holoproyector, Dooku le informa quien es la persona a matar, la cual se aproxima a la reunión. Al voltear a ver se dá con la sorpresa de que viene el Canciller Supremo Palpatine acompañado del Senador Viento. Palpatine cambia pareceres con Zac’Rya Vos y le promete revisar rapidamente en el senado el caso de Kiffu. Vos le agradece y se retira. Khaleen le informa que alguien los ha estado observando, pero Vos no se inquieta y le pide marcharse.

K’kruhk trata de impedir el asesinato del senador Viento

De noche, Quinlan se interna en las habitaciones del político evadiendo la vigilancia del Jedi K’kruhk. Dentro, logra acercarse lo suficiente a su víctima, pero K’kruhk reconoce el olor de la espada láser. Quinlan mata al senador Viento, que es ha quien ha encontrado y se inicia la pelea con el Jedi. Cayendo por los edificios, K’kruhk le recrimina a Vos que los rumores de su traición son ciertos, pero enfurecido Quinlan reacciona y lanza a K’kruhk contra los speeders que circulan por los cielos de Coruscant. Más tarde, reunido con Dooku, Quinlan Vos se pregunta por que Khaleen no lo ayudó a escapar, pero ella le dice que Skorr se interpuso. Luego Quinlan reclama a Dooku que su víctima no era un Sith. Dooku le responde que el nunca le dijo que se trataba de un Sith. Solo deseaba la muerte de Viento, por que empezaba a utilizar a los Separatistas para sus propios fines. Quinlan se molesta de haber sido enviado solamente a otra prueba, pero Dooku le dice que mientras no abrace definitivamente el lado oscuro, no podrá confiar en él. En el Templo Jedi, Yoda se inquieta por el estado de K´kruhk y lo lejos que está llegando Quinlan, Tholme lo defiende y les dice que solo cumple su misión. Finalmente Yoda le pide a Tholme que vaya en busca de Vos y que lo enfrente directamente para poder ver en su corazón.

Es probable que entre la conversación de Dooku con Quinlan sobre Andeddu y la misión en Coruscant haya pasado un mes, y que en esa visita, Quinlan Vos hiciera el siguiente registro sobre el holocrón de Darth Andeddu en un Holocubo de el Templo Jedi (2):

“El Conde Dooku me dijo que el Holocrón había sido construido por un viejo Sith Lord llamado Darth Andeddu. Nunca había tocado un Holocrón Sith anteriormente, pero este no se siente como un Holocrón Jedi. No es solo la forma de pirámide o que su superficie esté cubierta con inusuales marcas, aparentes jeroglíficos y encantos Sith. El holocrón se siente frío y caliente a la vez, y siento algo malévolo en la energía que lo carga. Sólo lo sostuve poco tiempo pero me hizo sentir incómodo. Dooku dijo que el Holocrón le daría “acceso a la casi muerta sabiduría de Darth Andeddu”. Dooku no me dijo que piensa hacer con este conocimiento, pero no creo que sea para algo bueno.

Cuando cojí el Holocrón, no pude detectar ningún dispositivo que lo abriera, pero Dooku parecía saber como hacerlo, ciertamente no tuvo ningún problema para hacerlo. La parte superior del cristal escondía un cristal rojo que – de acuerdo a Dooku – una vez sirvió de fuente de poder del sable de Darth Andeddu. Dooku me dio el cristal y me dijo que lo use en mi propio sable. Aparte del color rojo del sable, no creo que el cristal tenga otro efecto, mi sable corta de la misma manera que siempre lo hizo.

Aún así, la manera como Dooku abrió el Holocrón Sith me demostró que tenía experiencia previa en ello. Tal vez alguien en el archivo debería investigar un poco del pasado de Dooku y también ver si existe algo sobre Darth Andeddu.”

Quinlan Vos se prepara para asesinar a Kh’aris Fenn

Por estos meses, Tholme le revela a Aayla que el paso al Lado Oscuro de Quinlan Vos era solo una fachada para permitir que se infiltre en las huestes de Conde Dooku, pero sin embargo parece que las cosas se habían salido del cauce y tal vez Quinlan era ya del Lado Oscuro. Tholme le dice que irá en encuentro de Vos pero que si comprobaba el paso al Lado Oscuro de Vos, necesitaría de su ayuda. Quinlan por su parte, sigue cumpliendo con las misiones encomendadas por Dooku, como el asesinato de Kh’aris Fenn encubierto en la apariencia de Rh’ajah Fenn. Fenn reacciona y ataca al enviado de Dooku, pero éste cunple ciegamente la orden del Sith y elimina a Fenn. Mas tarde, al llegar los Jedi al lugar descubren el holovideo en donde Vos ha registrado el asesinato. Los Jedi meditan en como ello pudieron evitar el paso al lado oscuro de Vos, pero al parecer ya es tarde. Mace Windu visita a T´ra Saa y le cuenta como se encuentra aturdido por los actos de Quinlan Vos. Ella le dice que aquello no es su culpa, que cada quien es responsable de sus propios actos. Luego le dice que como Jedi debe meditar para llevar luz en la oscuridad, luego Vos, tal vez pueda regresar de ella.

Dos años después de la batalla de Geonosis Aayla Secura ha sido enviada a Honogr para traer el SIP con la información concerniente a una nueva arma Química separatista. La misión es entrar rapidamente y tomar el objetivo para abandonar inmediatamente el planeta. Poco a poco los soldados de Aayla van cayendo hasta que al final y dentro del templo solo quedan Aayla y Bly. La desigual lucha se inicia y ambos pelean con todo lo que tienen pero es solo la intempestiva llegada de un misterioso salvador lo que logra convertir una derrota mortal en victoria. Quinlan Vos se encuentra en el lugar, pero su presencia hace dudar a Aayla y provoca la reacción del clon, quien tiene ordenes de eliminar a todo enemigo de la República. Quinlan le dice que el sigue siendo un agente de la República y como buena fé los ayudará a recuperar el SIP. El plan de Quinlan consiste en que Bly llame la atención del ataque Noghri mientras los dos Jedi atacaban por sorpresa desde las sombras. Finalmente, todos los guardianes del templo se encuentran derrotados. Quinlan emplea sus poderes psicométricos para determinar como se puede abrir la puerta de acceso al templo. En el intento descubre que existe un sistema de seguridad que lanzará infinidad de dardos envenenados a quien intente abrir la puerta. Concentrado logra hacerlo sin detonar la trampa y le pide a Aayla que con ayuda de la Fuerza tome el SIP sin entrar. Luego de eso, la trampa se conecta y deben esquivar los dardos. Al estar a salvo, Quinlan le revela a Aayla que él se llevará el SIP. La revelación provoca una pelea en donde Quinlan Vos vence. Luego ordena a Aayla entregarle el SIP sino desea morir. Aayla le dice que el solo piensa en su misión y que verdaderamente está hundido en el lado oscuro. Quinlan Vos reacciona de su intento pero es herido por Bly, luego huye y aborda su nave. Aayla le pide a Bly que solicite ayuda para abandonar inmediatamente el planeta. Ya en el transporte, Aayla se comunica con Coruscant, y el Maestro Yoda se siente inquieto por lo revelado. Aayla le dice que tal vez existe esperanza de traerlo de regreso, Yoda le dice que tal vez sea cierto, pero que debe recordar la posibilidad de que Quinlan Vos esté en el lado oscuro la próxima vez que lo encuentre.

Clonando al enemigo

Buscando información donde un viejo amigo

Quinlan Vos lucha contra androides asesinos a bordo de la Titavian IV, una nave privada perteneciente a la Sociedad Zoológica Intergaláctica de Mycroft, cuando es encontrado por Obi-Wan Kenobi. Inicialmente las dudas sobre Quinlan Vos atacan a Obi-Wan, más aún luego de haber visto el video del asesinato de Kh’aris Fenn o posteriormente escuchar sobre el enfrentamiento entre éste y K’kruhk, luego del asesinato del corrupto senador Viento, pero finalmente, Obi-Wan decide ayudarlo, Quinlan Vos le asegura que de seguir vivos le contará toda la verdad. Quinlan Vos y Obi-Wan Kenobi siguen tratando de salir del lugar infestado de droides asesinos, de pronto encuentran un estanque de agua y se lanzan hacia el. Lastimosamente, Quinlan Vos es herido y cae desmayado en el agua. Obi-Wan, hace todo su esfuerzo para ponerlo a salvo hasta que finalmente llegan a su destino. Al despertar Vos le cuenta a Kenobi como es un doble agente y como al no llevar el SIP caído en Honogr, Dooku lo ha condenado por haber fallado y mandado perseguir por dos de sus lugartenientes. Al ser encontrado por los droides de Ventress se inicia una nueva huida que los llevará ante Skorr y Ventress. Skorr golpea despiadadamente mientras Ventress se enfrenta Kenobi. Sorpresivamente Kenobi libera a un Rancor y aprovecha el miedo de Ventress para escapar, llevándose a Quinlan Vos con él. Ya en su Starfighter, Kenobi decide enviar a Quinlan en busca de la Skorp-ion mientras el se defenderá hasta su retorno. Obi-Wan se queda solo pensando en un plan para soportar los futuros ataques pero es atacado sorpresivamente por el Rancor, quien ahora ha sido dominado por Ventress. La Jedi Oscura lo atormenta señalándole que Quinlan no regresará, aunque lo niegue ya dió su paso al lado oscuro.

Obi-Wan Kenobi se comunica desesperadamente con Quinlan Vos, quien se encuentra camino a los hangares de la Titavian IV en busca de su transporte. Quinlan informa a Obi-Wan que emprenda la huída mientras demora en regresar al lugar. El Furioso Rancor ataca sin piedad al Jedi mientras Ventress hace alarde de sus deseos de venganza. Quinlan Vos llega a su destino y luego de abordar su nave destruye el caza de Obi-Wan. En ese mismo momento Obi-Wan logra ubicarse encima de la cabeza del Rancor y lamentando la suerte del pobre ser lo mata, luego continúa su pelea con Ventress. En ese instante Skorr regresa piloteando un transporte para poner fin a la demora de Asajj. Skorr no se encuentra conforme con la obsesión de Ventress, a quien le recuerda que la misión es capturar a Quinlan Vos, no a Kenobi. Aprovechando la distracción de los Jedi oscuros, Quinlan Vos llega atacando por sorpresa a Skorr cuya nave es derribada. Quinlan Vos recoge a Obi-Wan y se marchan del lugar. Skorr enfurecido recrimina a Ventress, ella le responde que han colocado un transmisor en la nave de Vos. Ya, en la flota republicana cercana a Rendili, Obi-Wan informa que Quinlan Vos viene por voluntad propia pero Tinn le dice que la condición de Vos debe definirla el Concilio, no ello, mientras tanto queda bajo arresto. Quinlan acepta de buena gana y es encarcelado en la nave.

Khaleen rescata a Quinlan de ataque Anzati

Tinn continúa con el plan republicano de mantener Rendilli dentro de su bando ordena a dos acorazados destruir a los separatistas mientras la nave insignia y los cazas se dirigen a destruir la flota Rendili. Anakin se prepara para abordar su nave y se asegura de que se encuentre equipada con las cargas necesarias para la batalla. Afectada por los disparos separatistas, el acorazado Sunrider traslada toda su energía hacia los escudos, dejando las zonas de seguridad abandonadas. Aprovechando esto, Quinlan Vos sale de su prisión y recupera sus armas. Aprovechando el caos, Quinlan Vos toma un caza y se lanza al espacio, mientras entre las fuerzas de Rendili, Yago quien tiene secuestrado a Plo Koon, Jan Dodonna y Jace Dallin, ordena un ataque directo a la República para posteriormente dar un salto conjunto al hiperespacio. Anakin le informa a Obi-Wan que planea realizar su incursión a los acorazados de Rendili, Obi-Wan se niega, pero Quinlan Vos llega en el momento y sugiere continuar con la estrategia de Anakin. Para ello se lanzan dentro de una de las naves insignias de Rendili atrayendo a los cazas droides. Dentro de la nave, Obi-Wan Kenobi y Quinlan Vos inician la labor defensiva, cuando Kenobi presiente a Plo Koon dentro del lugar. Quinlan Vos propone iniciar la labor de rescate, luego de eso, es llevado ante la justicia Jedi. El Concilio analiza su caso y uno a uno, acusadores y defensores exponen sus puntos de vista respecto a la misión de Quinlan Vos. Éste incluso llega a revelar su relación con Shylar y como lamenta que haya muerto creyéndolo un traidor. Los Jedi saben que muchas cosas raras ocurren durante la guerra y deciden dar una oportunidad a Quinlan Vos, permitiéndole recuperarse y asumir su papel de general.

Oppo Rancisis se prepara para la guerra ayudado por Quinlan Vos

Pero Quinlan Vos seguía obsesionado. Esta obsesión de Vos por el segundo Sith lo lleva a Coruscant, específicamente a la tumba de los Senadores, Quinlan Vos y Khaleen Hentz se han infiltrado en la tumba del senador Viento. Vos se ha enterado que Viento estuvo tras la muerte del antiguo Canciller Finis Valorum y desea saber quien era el autor intelectual de sus actos. Al tocarlo con sus poderes logra leer en el cadaver la presencia de una asesina Anzati. Quinlan Vos llega a la cocina de Dexter para conseguir información sobre la misteriosa asesina Anzati y Dexter le dá el nombre posible: Saje’Tasha. Khaleen se pasea por los barrios bajos de Coruscant buscando a la asesina Anzati conocida como Saje’Tasha, pero es ella quien la encuentra y le revela que sabe todo de ella y que Quinlan Vos es quien realmente la busca. Vos la intercepta y se inicia la persecusión. Al atraparla, empieza a leerla como si fuera un objeto y observa como Tasha mató a Valorum y luego destruyó la nave para borrar todas sus huellas, luego logra ver al senador Viento. Quinlan Vos ausculta la mente de Tasha hasta que logra ver al verdadero cerebro de todo, Sora Bulq. Absorto por su descubrimiento, Quinlan Vos olvida a la Anzati y no percibe que ésta se dispone a beber su esencia vital. Khaleen dispara contra la Anzati y la hace huir. Vos se siente satisfecho de su descubrimiento y le pide a Khaleen que la deje ir, al fin y al cabo ya sabe quien es el supuesto segundo Sith. Khaleen le dice que informe al Concilio de ello y le pide que se aleje de la guerra para vivir su vida, pero Vos le responde que debe encargarse el mismo de Bulq. De pronto, una comunicación le informa a Quinlan Vos que el Maestro Oppo Rancisis desea verlo. Al llegar, Rancisis le enseña los últimos instantes de la comunicación entre Tholme y Aayla sobre el descubrimiento importante en Saleucami y le comenta que Coruscant considera a los clones Morgukai como una amenaza muy alta. Rancisis le dice que será su segundo en mando y que conjuntamente con tres batallones de clones irán a Saleucami a acabar con el problema. Desde otro lugar, Darth Sidious y Darth Tyrannus observan a Quinlan, Sidious le comenta que la obsesión de Quinlan lo atraerá definitiva mente al lado oscuro.

Durante 5 meses Tholme ha saboteado las plantas de clonación de Saleucami, la República ha colocado un cerco en el planeta y ha enviado un ejército encabezado por el estratega militar y Maestro Jedi Oppo Rancisis quien emplea la meditación de batalla Jedi para obtener el triunfo, si la Fuerza lo desea. Quinlan Vos pelea junto a K’kruhk, Jeisel, A’sharad Hett y Ausar Auset, un Jedi de la raza Nikto quien debe enfrentar a los clones de su raza, los Morgukai. El objetivo de los Jedi es los límites de Caldera. Jeisel, al notar la demora de los refuerzos se comunica con las fuerzas aéreas para conocer los pormenores de la demora. Aayla le contesta informando que la existencia del escudo les impide llegar hasta la superficie del planeta. La situación se hace más dura y repentinamente el Jedi Auset muere víctima de una exposión. Los ataque provocan la apertura de fosas en la superficie y Quinlan Vos descubre túneles subterráneos y se interna acompañado por Jeisel para tratar de destruir el generador de la fuente de energía de los escudos. Hett y K’kruhk permanecen en la superficie junto a los clones para detener el ataque Morgukai.

Jeisel desconfia de la lealtad de Quinlan Vos

Quinlan y Jeisel llegan hasta su destino y colocan las cargas explosivas. Jeisel le dice a Quinlan que no confía en él y que conoce de primera mano como Sora Bulq suele manipular a la gente. Quinlan le dice que es libre de pensar en lo que desee pero que se preocupe mas por cumplir con su tarea. Con los escudos neutralizados Aayla Secura y su escuadrón inician el ataque a los cañones de iones que impiden el descenso de los refuerzos, mientras por tierra las fuerzas republicanas avanzan aprovechando el repliegue separatista. Quinlan Vos se comunica con Sagoro Autem en el espacio para consultarle por la posibilidad de un bombardeo, pero éste le informa que si bien ex cierto el escudo principal ya se desactivó, aún queda un escudo que protege el centro de la ciudad. Quinlan Vos decide asegurar el control de los túneles y verificar su grado de seguridad antes de ordenar el traslado del campamento republicano. Con ello, Quinlan busca asegurar el ingreso al centro de la ciudad sin caer en enfrentamientos por la superficie. Jeisel es ayudada por K’kruhk luego de resultar algo herida en su misión con Quinlan, mientras descansa le pregunta como acepta tan tranquilamente las decisiones de Quinlan, luego que este casi lo mata en Coruscant, K´kruhk le explica que su condición de Jedi le impide guardar rencores contra otros. Sin embargo Jeisel le dice que ella sigue sin confiar y que de descubrir una posible traición de Quinlan, ella misma lo encarará.

Quinlan Vos muestra poco agrado por los soldados clon

En las cantinas de Saleucami, Khaleen es interceptada por Skorr quien viene acompañado por asesinos Anzati. Skorr le informa que solicitan la presencia de Quinlan Vos para una conversación con Sora Bulq. Khaleen le dice que cualquier cosa a conversar se lo pueden contar a ella, pero Skorr se burla y la critica de pretenciosa, le dice que Quinlan Vos solo la utiliza y que no juega ningún papel importante en lo acontecimientos. Momentos después en el campamento republicano Quinlan Vos se dirige a conversar con Oppo Rancisis. Bly, el comandante clon de Aayla Secura lo intercepta y le avisa que Aayla desea hablar con él. Quinlan le informa que tiene reunión urgente con Rancisis y que su generala debe esperar. Al llegar ante Rancisis, Quinlan Vos lo nota cansado. Rancisis le informa que la meditación de batalla ha sido agotadora y que considera un buen logro contener a los Morgukai en Saleucami, Quinlan le informa que eso no será suficiente, que Dooku prepara un gran ejército de clones Morgukai desarrollados a gran velocidad por que no le interesa su duración, solo el número de ellos y que con el entrenamiento Anzati en espionaje y asesinato serán un gran problema para la República. Rancisis le dice que solo con un infiltrado podrían destruir a los clones, Quinlan Vos le dice que Tholme se encuentra en las bases de clonación y que no está muerto. Rancisis duda que se encuentre con vida pero al momento llega Aayla Secura reforzando el comentario de Vos. Rancisis acepta tomar como cierto el comentario dado la fuerza del lazo Maestro – Padawan y se retira a preparar el ataque. Aayla se queda con Quinlan y le pregunta por los acontecimientos en Honogr, el le responde que tal vez pudo haberla matado para continuar con su misión, Aayla le recuerda su promesa de ayudarlo siempre que el la necesite. Quinlan se marcha y se encunetra con Khaleen, quien juega con un holocrón. Luego de que Vos le explica los usos del holocron, Khaleen le informa que Skorr lo busca para un encuentro con Sora Bulq. Rato más tarde, mientras Khaleen duerme Quinlan continúa con sus registros en el holocron: aprovechará la reunión para matar al segundo Sith, Sora Bulq.

Skorr y Quinlan Vos simulan una pelea antes de reunirse con Dooku

En el campo de batalla, Aayla Secura y Quinlan Vos siguen eliminando enemigos hasta acercarse a su meta en la ciudad. En una de las edificaciones, se ven rodeados por snipers. Vos se interna por la primera planta seguido por Aayla, quien se introduce por el techo. Juntos finalmente se desacen del problema y avanzan entre los ocultos Morgukai, quienes salen de las sombras. De pronto, Skorr entra en la pelea y es perseguido por Quinlan Vos, quien deja a Aayla a cargo de la misión. Luego de simular una pelea, Skorr y Quinlan apagan sus espadas y se dirigen hacia el lugar de reunión con Sora Bulq. Dooku ya se encuentra co nversando con Bulq sobre la toma de Caldera por la República, Bulq le informa que la victoria ya estaría lograda si no fuera por la meditación de Rancisis. Dooku le ordena crear una batalla ficticia para obligar a Rancisis a entrar en meditación mientras los Anzati lo asesinan. Entonces llega Vos y es ordenado a matar a Tholme y obedecer a Sora Bulq.

El enfrentamiento con Tholme está cerca

Quinlan Vos cumple con lo encomendado y se acerca a Tholme, quien se va alejando de su meditación, sabe que debe mirar los ojos de su padawan y ver su miedo, con ello reconocerá si es del lado oscuro, tal como le aconsejo el Maestro Yoda. Trata de comprender, como le explicó el Maestro Zao el por que la Fuerza lo guió hasta ese lugar y en ese momento. Luego de ello siente a Quinlan quien ha llegado. Quinlan Vos trata de convencer a su Maestro de que lo ayude para matar a Sora Bulq, el segundo Sith. Tholme le dice que Sora Bulq se pasó al lado oscuro pero dificilmente es un Sith. Quinlan le dice que matando a Bulq terminará la guerra y con ello corregirá todo lo malo que hizo. Se culpa de la muerte de la Maestra Shylar, pero Tholme sabe que hay algo más. Luego Vos le revela que él mató a Sheyf Tinté para convencer a Dooku de que se pasó al Lado Oscuro y en venganza por la muerte de sus padres. Quinlan está seguro de que debe completar su misión y le dice a Tholme que lo hará así tenga que matarlo según las órdenes de Dooku. Se inicia con ello la batalla entre Tholme y Quinlan Vos. Tholme le dice que cada paso que dá lo acerca al lado oscuro, Quinlan le responde que tal vez se necesita a un Jedi Oscuro para derrotar a un Sith. Tholme le dice que sabe que no lo matará, le recuerda que no pudo hacerlo con Aayla en Honogr y que no lo hará con él ahora. Quinlan Vos le dice que no se trata de lo que el quiera hacer, se trata de su misión. Luego de eso, Tholme cae hacia el magma

Los Jedi enfrentan la muerte de Oppo Rancisis

Luego de la batalla solo la muerte queda, Quinlan Vos regresa al campamento de la República y encuentra a Oppo Rancisis muerto. La herida de espada le hace pensar que pudo haber sido Skorr o Sora Bulq, Hett le informa que se enfrentaron con Skorr en la batalla, así que solo quedaba Bulq. De pronto Jeisel le dice que tal vez fue Quinlan Vos, de quien no supieron nada durante la batalla. Quinlan Vos les informa que logró introducirse en el campamento Separatista y que presenció como Tholme murió en medio de una batalla. Luego pide a Jeisel a que verifique si miente. Jeisel acepta que dice la verdad. Solos y sin la meditación de batalla del Maestro Oppo Rancisis, los Jedi deberán afrontar Saleucami. Todos se lamentan que Ranciss no confió su plan a nadie, Quinlan Vos les dice que usará su habilidad Kifar para leer objetos y que con ello puede saber lo que planeaba Rancisis. K’kruhk y Jeisel se sienten mortificados, pero saben que aquella es la única manera de salir victoriosos. Finalmente, Quinlan Vos tiene todo lo necesario del plan de Rancisis. Rato después se reunen para planificar una nueva estrategia, Vos comparte con los Jedi lo que ha logrado leer de la meditación de batalla de Oppo Rancisis y les comenta como el Maestro Jedi planeaba un ataque al centro para crear un distracción y lograr infiltrar a los suficientes agentes para destruir el generador de poder del escudo. Luego de planificar la estrategia, participan del último rito con el cuerpo del Maestro Oppo Rancisis. Los Jedi mencionan a los otros Jedi Caídos en la guerra, no son pocos: Ausar Auset, Xeltek, Durnar, T’bolton, Tholme. Al día siguiente, la última batalla de Saleucami se inicia.

La decisión final de Quinlan Vos

Quinlan Vos y Aayla Secura colocan los explosivos en los generadores de energía del escudo. Quinlan le dice a Aayla que complete la misión y se marcha dejándola confundida. Dooku ya se siente triunfante cuando vé llegar a Quinlan Vos a la zona donde se encuentra Sora Bulq. Bok intenta atacarlo, pero es empujado por Quinlan. Quinlan Vos les cuenta como logró leer los pensamientos de Oppo Rancisis y como Aayla y él deben colocar explosivos para destruir el escudo. Sora Bulq envía a Bok al lugar para matar a Aayla. Quinlan cree haber ganado la confianza de Dooku, pero el sugiere una prueba más. De pronto ingresa al lugar Skorr con Khaleen Hentz. Dooku, desde el holo video le informa que Khaleen era una doble agente de él, que infiltró en la red de espías de Quinlan Vos desde el principio, ella había recibido la orden de cumplir con su misión a toda costa, incluso simular que sentía amor por él. Khaleen le dice que todo es cierto pero que ella en verdad se enamoró de él y abandonó a Dooku. El Sith le dice que ella dirá cualquier cosa para evitar ser asesinada, pero que incluso en Saleucami ella los mantenía informados. Luego de ello, Quinlan toma a Khaleen y la mira fijamente a los ojos. Inmediatamente después un golpe de espada marca la decisión final de Quinlan, sigue siendo Jedi. Rodeado por Bulq, Skorr y guerreros Anzati, Vos se dispone a pelear pero de imprevisto Tholme aparece disfrazado como uno de los asociados de Skorr. Con ellos tres, la pelea se inicia. Bok, quien ha llegado ya al lugar donde debería encontrar a Aayla, se comunica con Sora Bulq y le cuenta que Quinlan ha mentido con las coordenadas. Aayla por otro lado ha logrado completar su misión y el lugar empieza a ser invadido por lava. Skorr enfrenta a Quinlan Vos y se burla de sus pensamientos en torno al segundo Sith. Poco a poco le dice como todos supieron desde el principio que deseaba encontrar al segundo Sith y como hicieron para decirle todo lo que él deseaba escuchar. Conde Dooku siempre lo consideró un tonto. Skorr sigue enfureciendo a Vos sobre lo absurdo de su pensamiento y como Dooku colocó la imagen de Sora Bulq en la mente de Sajé Tasha para que Vos la encuentre. Skorr le dice que Dooku sabía que Vos traicionaría a cualquiera con tal de ver su obsesión satisfecha. Furioso, Quinlan golpea al Jedi Oscuro, pero éste le dice que ya no hay marcha atrás, aunque niegue su paso al lado oscuro. Luego de eso, Quinlan Vos elimina a Skorr arrojándolo hacia la lava. Inmediatamente vá en ayuda de Tholme, quien se encuentra a punto de ser vencido por Sora Bulq.

Con la victoria en Saleucami, Quinlan Vos anuncia que abandonará la Orden Jedi

Quinlan Vos se enfrenta ahora a Sora Bulq, mientras Dooku trata de seducirlo. Tholme lo ayuda pero no es suficiente, en eso, Aayla Secura ha salido victoriosa de su batalla con Bok y al ver que no podrá ayudar a tiempo a Quinlan, decide meditar y ponerse en contacto con Tholme para fortalecer a Quinlan Vos. Khaleen creyendo que Tholme está desmayado, se desespera. Aayla empieza a hablar en la mente de Quinlan Vos, pero el Jedi no se encuentra muy a gusto. Confundido empieza a negar las palabras de Aayla pues desea terminar su misión solo, sin embargo Aayla le dice que su gran misión es derrotar la oscuridad en su corazón y que eso es algo que no hará solo por que los Jedi nunca estarán solos. Convencido por ello Quinlan Vos deja que la luz entre a su corazón y con un certero golpe decapita a Sora Bulq. Tholme destruye el proyector desde donde Dooku presenciaba todo y se disponen a marcharse. Sin embargo, los túneles del lugar han quedado destruidos por la inundación de lava. Tholme les dice que el conoce bien el lugar y que podrán salir. En las afueras, la zona de matanza ha sido declarada y se inicia el bombardeo. Momentos después el campamento separatista ha sido reducido a nada. En la superficie del planeta, los Jedi conversan de los resultados de la guerra y como ahora deben abandonar el planeta destruido abandonando a sus habitantes. Jeisel reconoce que el éxito se debe a Vos y que confía plenamente en él, luego ella y K’kruhk parten. Aayla Secura le informa que se marchará a Felucia y Tholme comunica que su nuevo paadero será en Medstar, tal vez a solicitud de T´ra Saa. Quinlan Vos les informa que en Bos Pity un grupo de clones sin general lo espera, Aayla le dice que solo es necesario confiar en su comandante clon para ser un buen general. Finalmente, Quinlan le agradece a Aayla y Tholme por haberlo ayudado contra el lado oscuro, Tholme le dice que siempre existirá un lazo entre ellos por ser Padawan y Maestro. Quinlan Vos se preocupa porque la oscuridad todavía habita en él, pero Tholme le recuerda que eso es algo que deberá enfrentar siempre. Quinlan anuncia sorpresivamente que dejará la Orden Jedi por esa razón y que además tiene un fuerte lazo con Khaleen Hentz, de quien espera un hijo.

La luz al final del camino

Luminara Unduli, Yoda y Quinlan Vos en Kashyyyk

Luego de asumir su puesto de general la siguiente parada para Quinlan Vos es Kashyyyk. Kashyyyk es un lugar tranquilo para meditar aunque esté sumido en una gran guerra, Quinlan Vos disfruta de la Fuerza lejos de los oscuros momentos que le tocó pasar. El Conde Dooku ha muerto y Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi son los héroes del momento. Quinlan desea haber sido el que matara a Dooku, pero a la vez se siente aliviado. Luminara Unduli siente la paz en Quinlan y lo acompaña momentos antes de regresar a la batalla. Los Separatistas han retomado Kashyyyk y sus aliados los Trandoshan aprovechan la situación para esclavizar a los Wookiees. Cerca del campamento separatista, los Jedi han llegado acompañados de Gumbaeki, jefe de la tribu esclavizada de Palsaang, para liberar a otros Wookiees. El ataque es vertiginoso y logra tomar por sorpresa a los temibles Trandoshan, sin embargo toda la situación favorable se torna contraria cuando aparecen los temibles androides cangrejos. Quinlan siente por momento miedo a la muerte y a no poder ver nuevamente a Khaleen y conocer a su bebe, pero la presencia de Luminara Unduli le ofrece la calma necesaria para seguir luchando, incluso si la situación se torna muy desastroza. Afortunadamente y en el momento más oportuno, aparece una nave conocida para Quinlan Vos, el vehículo realiza un ataque preciso y limpia la zona de androides cangrejos. Al aterrizar, Quinlan Vos presenta a Luminara Unduli al misterioso salvador: Vilmarh Grahrk.

Luego de años, Vos se encuentra con un antiguo conocido. Faie, el comandante clon bajo las órdenes de Quinlan Vos, le informa que el Devaroniano tiene orden de captura acusado de servir contrabando a los separatistas. Quinlan Vos le ordena dejarlo en paz y asume toda la responsabilidad sobre Vilmarh. Gumbaeki reconoce a Chak, un jóven Wookiee que acompaña a Vilmarh y le pide calma ante los comentarios del clon. Gumbaeki les cuenta a los Jedi que la presencia de Grahrk en Palsaang es no oficial y que por eso no informó de ello. Vilmarh se retira con Chak para ocultar la nave Inferno, mientras los Jedi son informados de que un Trandoshano ha sido encontrado vivo. Luminara Unduli trata de curarlo, pero el agresivo Trandoshan se niega. Quinlan Vos se acerca y empieza a sonsacarle toda la información necesaria. El Trandoshan le informa que no todo se trata de eclavizar wookiees, los espías separatistas desean conocer las rutas secretas de navegación del gremio Claatuvac, las cuales han sido consideradas siempre como una leyenda. Karniss, el Trandoshano ataca sorpresivamente a un clon y le roba su arma, pero los Jedi logran desarmarlo, sin embargo Faie le dispara y lo mata. Una pequeña discusión se forma en torno a la muerte y Faie se marcha. Luminara Unduli ve el poco aprecio de Quinlan Vos por los clones y le explica que luego de la guerra los Jedi encontrarán la manera de enseñarles la paz.

Quinlan Vos desconcertado luego de la Orden 66

De regreso en Palsaang, Luminara le pregunta a Gumbaeki sobre el tema de las rutas Claatuvac, pero el wookiee le dice que se trata solo de leyendas, luego los invita a observar unos murales pintados por ellos y que narran hechos históricos de su raza. Quinlan Vos desiste de acompañarlos y se retira buscando comunicarse con Khaleen Hentz. Al tener problemas de comunicación recibe la sugerencia de Vilmarh de emplear los sistemas de comunicacipón de la nave Inferno. Quinlan acepta y se dirige a la nave donde se encuentra nuevamente con NT el androide de la nave. Luego de las bienvenidas, Quinlan se queda solo e inicia la conversación. Khaleen le informa que T´ra Saa se ha comunicado con ella y que desea reunirse junto con Tholme en Nar Shaddaa. Quinlan Vos le pide que trate de mantener a Tholme lejos de la guerra y que pronto se reunirán. Finalmente le promete comunicarse pronto. Luego de ello y al ver que todavía tenía acceso completo a los sistemas de la nave, empieza a investigar las últimas movidas de Vilmarh. Chak le había comentado brevemente como le había enseñado atajos a su tío Vilmarh. Esto había causado serias dudas en Quinlan Vos, quién conocía completamente la personalidad traicionera de Grahrk. Al entrar a las rutas de la nave, descubre diversos caminos diferentes a las rutas trazadas de navegación. En ese momento llega Vilmarh y lo descubre. Parece que lo malo comienza.

Vilmarh apunta su pistola a Quinlan Vos, pero este ya tiene la espada lista para atacarlo si intenta disparar. Vilmarh baja el arma y Quinlan Vos lo acusa de burlarse de la confianza de los Wookiees para robar sus rutas secretas. Vilmarh le dice que no intenta robar nada esta vez, que solo se trata de un regalo. Chak defiende a Villie y le dice a Vos que varias veces viajó con Vilmarh para conseguir mercadería para su pueblo. Grahrk lo había hecho su copiloto y lo había llevado a cococer el espacio, por ello y en agradecimiento le había enseñado varias rutas. Grahrk le comenta a Quinlan que Gumbaeki es Maestro en el gremio Claatuvac y que Chak es uno de sus alumnos mas inteligentes, por eso había descubierto más rutas de la que un jóven de su edad podía conocer. Quinlan Vos se tranquiliza y le dice a Chak que alguien debió haber hablado sobre las rutas para que los separatistas estén buscándolas, pero Chak le dice que es su culpa por haber hablado demás delante de gente que consideraba amigos de Vilmarh. Grahrk lo excusa y le dice que no es su culpa, que el no sabía que Grahrk no tenía amigos verdaderos, tal vez solo dos, Quinlan y Chak. Vos les pide regresar al campamento.

Luchando por su vida en Kashyyyk

Al llegar encuentran un problema, Luminara Unduli le informa que reconoció el escudo del gremio Claatuvac en las pinturas que observaba y fue escuchada por Faie, quien ahora desea informar a Coruscant. Quinlan le ordena al clon guardar silencio, pero el clon acepta de mala gana. Luego Luminara le informa que el Maestro Yoda está por llegar y deben ir con él. Ya junto a Yoda, se prepara la estrategia para la guerra final, pero Yoda les informa que nuevas sospechas hay sobre los Sith pero que el lado oscuro nubla todo. Luego les informa que Obi-Wan Kenobi se encuentra rumbo a Utapau para hacer frente al General Grievous, luego de su derrota, espera que los Separatistas opten por rendirse. Luego llama a los Jedi a concentrarse en el momento y en el conflicto que les espera en Kashyyyk. Sumido en la meditación, Yoda dirige la batalla mientras Luminara Unduli atacaba por tierra y Quinlan Vos por mar. Quinlan se quedó impresionado por la habilidad de batalla de los Wookies, especialmente de dos que lo habían acompañado, Tarfful y Chewbacca. Grahrk decidió participar en la batalla, pero Quinlan le ordena irse. Sin embargo Vilmarh le dice que luchará por el pueblo que considera su hogar. Inmediatamente la nave Inferno es dañada por un droide volador y derribada, poco antes de que Vilmarh sea atacado mortalmente, Quinlan Vos llega a salvarlo.