R2-D2

  • Afiliación: República Galáctica, Alianza Rebelde, Nueva República
  • Fabricante: Automaton Industrial
  • Dimensiones: 0.96 m de alto
  • Equipamento:Instrumentos mecánicos, apéndice de interfase, propulsores jet
  • Transporte:Tantive IV, Caza Estelar Jedi, X-wing, Halcón Milenario
  • Apariciones:Episodios I, II, III, IV, V, VI,The Clone Wars, UE

El droide astromecánico más famoso de la galaxia, R2-D2 fue uno de los responsables de restaurar la paz a la Galaxia durante la época de la Rebelión, convirtiéndose en un héroe para la causa. A pesar de su corta estatura, este pequeño estaba dotado de una serie de herramientas y dispositivos que le permitían ser un genial mecánico y un dotado especialista en interfase con computadoras. De personalidad temeraria y con una gran inventiva para utilizar una serie de recursos durante situaciones difíciles, este droide se convirtió en una valiosa pieza para sus amos y amigos, al punto de que la frase “otra vez R2 nos salvó el día” se hizo común dentro de las filas Rebeldes. Seguramente, R2-D2 fue uno de los droides más trascendentes, dentro del desarrollo de la historia galáctica.

Al Servicio de los Naboo

No sólo sirvió a la Alianza Rebelde. R2-D2 provenía del pacífico planeta Naboo, en donde él y un grupo de droides astromecánicos sirvieron a la monarca electa a bordo de su Nave Espacial Real. Cuando la avariciosa Federación de Comercio invadió Naboo, la Reina Amidala tuvo que huir de su planeta con la ayuda de los Jedi Qui-Gon Jinn y Obi-Wan Kenobi, atravesando el bloqueo orbital. De pronto la nave se vio bajo el fuego del bloqueo y fue severamente dañada. Con la pérdida de sus escudos deflectores se convirtieron en un blanco fácil para sus atacantes.

R2 repara los generadores de la nave real
R2 repara los generadores de la nave real

Los droides astromecánicos de la nave fueron desplegados, pero todos fueron alcanzados por los disparos enemigos; por lo que R2 era el único que permaneció. En una rápida acción logró reconectar los sistemas de defensa, permitiéndole escapar a través del hiperespacio. Debido a su coraje, recibió el reconocimiento personal de parte de la Reina Amidala.

Con el fin de completar las reparaciones a la nave Real, tuvieron que dirigirse a un planeta del Borde Exterior conocido como Tatooine. Allí, acompañó al Maestro Jedi Qui-Gon Jinn y a la cortesana real Padmé Naberrie, al puerto espacial de Mos Espa, con el fin de conseguir los repuestos necesarios para continuar el viaje. Artoo era el encargado de llevar consigo las especificaciones técnicas de las partes que debían adquirir. Fue allí donde conocieron a Anakin Skywalker, quien los invitó a aguardar el paso de una tormenta de arena en su casa. Fue allí donde el droide astromecánico conoció al droide de protocolo C-3PO, con el cual desarrollaría una duradera amistad. Éste sería el inicio de las aventuras de esta pareja singular.

R2 junto a Anakin en un caza estelar Naboo
R2 junto a Anakin en un caza estelar Naboo

Luego de abandonar Tatooine y no encontrar la ayuda requerida en Coruscant, regresarían a Naboo para acabar con la invasión de la Federación. Luego de infiltrarse en el Palacio de Theed, se escondió junto con Anakin a bordo de un caza estelar N-1. Sin embargo, al ver a sus amigos detenidos por droides destructores, el niño activó la nave para salvar a sus compañeros utilizando los cañones láser del caza, tras lo cual la nave se dirigió automáticamente a la batalla que se desarrollaba en la órbita de Naboo para abatir la Nave de Control de las fuerzas droides. Por cuestiones fortuitas, R2 y Anakin lograron internarse en ella y destruirla. Ambos salieron ilesos, y lograron la libertad de los Naboo al desactivar a todos los droides que habían invadido la superficie del planeta. Ambos no se reunirían nuevamente, hasta una década después.

El pequeño droide continuó sirviendo lealmente a Padmé Amidala; a pesar de que ella ya no era la gobernante de Naboo, ya que ahora ocupaba el puesto de Senadora del mencionado planeta. El droide actuaba como un pequeño guardaespaldas, utilizando sus escáneres para supervisar cualquier peligro inminente que pudiese hacer peligrar su vida. Cuando hubo un intento fallido de asesinato contra Padmé, un destacamento de Jedi fue asignado para la protección personal del ahora Maestro Obi-Wan y Anakin Skywalker, quien era su padawan. Mientras la Senadora dormía, Anakin encargó a R2 la seguridad personal de la Senadora dentro de su dormitorio, pero sus sensores no pudieron detectar la intromisión de mortales kouhuns a través de un ventanal. Afortunadamente, los Jedi pudieron detectarlos y acabar con los bichos, pero sin determinar con exactitud quien era el culpable del intento de asesinato.

R2 y 3PO en la fábrica de droides de Geonosis
R2 y 3PO en la fábrica de droides de Geonosis

Fue entonces que, en comapañía de Anakin y R2, Padmé abandonó Naboo para ocultarse mientras los Jedi investigaban la identidad del asesino. Sin embargo, al tener Anakin pesadillas sobre su madre, viajaron a Tatooine, donde R2 se reuniría nuevamente con C-3PO. Cuando Obi-Wan descubrió la conspiración Separatista en Geonosis, R2 les avisó a sus amos de su mensaje, tras lo cual decidieron acudir en su auxilio. R2 y 3PO, siguieron a Padmé y a Anakin, donde se internaron en las líneas de ensamblaje de la fundición de droides Geonosianas. Utilizando sus propulsores de vuelo (1) para recorrer la fábrica, R2 logró llegar a donde Padmé y salvarla de una muerte segura al conectarse con la computadora central y detener el vertido de metal incandescente sobre un recipiente en el que estaba atrapada. A pesar de ello Anakin y Padmé fueron capturados y llevados a ser ejecutados, junto con Obi-Wan, en la arena de Geonosis.

En medio del enfrentamiento que se armó con el rescate de los Caballeros Jedi, R2 ayudaría a reensamblar a un mutilado C-3PO, quedando al margen de la batalla que estalló en el planeta y que dio origen a las Guerras Clónicas. Posteriormente, él y 3PO serían únicos testigos del matrimonio de Anakin Skywalker y Padmé Amidala, suceso que guardarían en secreto.

Las Guerras Clónicas

Las Guerras Clónicas estallaron por toda la Galaxia afectando la vida de todos. R2-D2 y C-3PO también tuvieron una destacada participación durante el desarrollo de ellas al lado de sus amos. R2 acompañó a la Senadora Amidala, al Maestro Yoda y al Capitán Typho hasta Ilum, en donde debían de rescatar a la Maestra Jedi Luminara Unduli y a su padawan Barriss Offee. Temiendo por la seguridad del Maestro Jedi, Padmé salió acompañada de R2 y 3PO para buscarlo. Los escáneres del pequeño droide les alertaron de la presencia de droides camaleón de la Confederación que habían atacado el templo. Una vez que los droides fueron abatidos y los Jedi rescatados, descubrió en los restos de sus agresores un mensaje que revelaba la participación directa del Conde Dooku en el planeamiento del golpe.

R2 se escabulle de una explosión
R2 se escabulle de una explosión

Antes de que Anakin Skywalker fuera elevado al rango de Caballero Jedi, R2 le fue entregado por Padmé como un presente. Cuando Anakin le recordó que los Jedi no podían tener posesión alguna, ella le respondió que sólo le estaba solicitando que le echase un vistazo. No era un regalo, sino un amigo. Así, R2-D2 permanecería al lado de Anakin fielmente por el resto de las Guerras Clónicas de muchas maneras, principalmente como droide de vuelo. Así, tomó parte de las aventuras de su amo, al igual que con las personas que se veían involucradas en ellas; como su padawan Ahsoka Tano.

Para el final de las Guerras Clónicas, R2 demostraría su fuerza y fiereza de lucha al servir a Anakin como su droide astromecánico durante la Batalla de Coruscant, en donde jugó un papel preponderante en el rescate del Canciller Palpatine. Haciendo uso de su pica eléctrica, pudo destruir a un droide sierra buzz que pretendía desbaratar su caza estelar. Una vez dentro del Mano Invisible, R2 fue responsable de operar el sistema de elevadores, permitiéndole a Anakin y Obi-Wan llegar hasta torre observatorio de la nave del General Grievous, en donde el Supremo Canciller permanecía cautivo. Luego de derrotar a un par de super droides de batalla B2, al incinerándolos con sus propulsores para encender un líquido combustible.

R2 usa sus propulsores para volar
R2 usa sus propulsores para volar

Posteriormente, fue capturado junto con los Jedi y el Canciller. Todos fueron llevados hasta el puente de mando, ante la presencia del General Grievous. Sin embargo, esto era parte del plan de los Jedi para tener al General Separatista frente a frente. Así, el pequeño droide creó una distracción para que los Jedi recuperasen sus sables de luz y lograran tomar el control del puente. Sin embargo, con la huida de Grievous y el desmoronamiento de la nave, se vieron obligados a realizar un aterrizaje forzoso, en el que R2 ayudó a Anakin a llevar lo que quedaba de la nave de forma segura a la superficie de Coruscant.

R2 y 3PO al servicio de la Casa de Alderaan
R2 y 3PO al servicio de la Casa de Alderaan

Una vez que Anakin abrazó el Lado Oscuro de la Fuerza y se convirtió en el nuevo aprendiz de Darth Sidious, R2 trató infructuosamente de informar a C-3PO de la participación de Anakin en la masacre al Templo Jedi de Coruscant. A pesar de ello, el droide de protocolo decidió escuchar la conversación entre Padmé y Anakin, por lo que la premura del Sith por viajar a Mustafar evitó que se comunicasen. Con la orden de permanecer a bordo de su Interceptor Jedi, R2 no pudo presenciar de la aniquilación del Concilio Separatista, pero se encontró con 3PO en la plataforma de aterrizaje cuando Padmé llegó a bordo de su Skiff Naboo. Mientras Obi-Wan luchaba contra Anakin, ahora rebautizado como Darth Vader, R2 ayudó a C-3PO a trasladar a una agonizante Padmé hasta el interior de la nave, tratando de estabilizar su delicada salud.

Una vez que Obi-Wan regresó, se dirigieron hasta Polis Massa, en donde R2 presenció el nacimiento de Luke y Leia, así como la trágica muerte de Padmé en la mesa de operaciones. Los gemelos Skywalker fueron divididos, quedando Leia en custodia de los Organa. Por su parte, al no tener maestro alguno, R2-D2 y C-3PO pasaron a ser propiedad del colega de Padmé, el Senador Bail Organa, quien los puso sobre la custodia del Capitán Raymus Antilles, oficial del Tantive IV. Organa ordenó que la memoria de C-3PO fuese borrada, pero por alguna razón hasta el momento desconocida se le permitió a R2 mantener los datos de su memoria intactos (2).

El pequeño héroe Rebelde

Luego de aquellos sucesos, los droides pasarían por las manos de un sinnúmero de amos; solo para que años más adelante, R2 y C-3PO volvieran al servicio de la Casa Real de Alderaan, específicamente de la familia Organa. Esta influyente familia noble, estaba directamente ligada a lo que sería la recientemente formada Alianza Rebelde, un grupo de oposición radical hacia el abusivo régimen del entonces Emperador Palpatine y su lacayo, el temible Darth Vader. Aquí, los droides tendrían un papel crucial en la obtención de los datos de la nueva superarma del Imperio: la Estrella de la Muerte.

Leia deposita información en R2
Leia deposita información en R2

Después de interceptar transmisiones de espías Rebeldes, la nave consular de los Organa hizo una parada en Tatooine, donde Obi-Wan se encontraba refugiado. Fue en ese momento que el Tantive IV fue repentinamente asaltado por un Destructor Estelar Imperial. Incapaz de poder entregarle personalmente los planos a su padre, Leia Organa ocultó los planos dentro de los sistemas de memoria de R2; y le encomendó que continuase con la misión de contactar al antiguo Caballero Jedi para entregar los planos secretos a la Rebelión.

R2 revela el mensaje a Luke
R2 revela el mensaje a Luke

Así pues, junto a su compañero C-3PO, R2 comandó una cápsula de escape para alejarse de la nave consular y aterrizar en Tatooine. Empeñado en cumplir su misión, discutió con el droide protocolar sobre el camino que debían tomar y se separaron. Sus caminos volverían a cruzarse al reencontrarse nuevamente, cuando ambos fueron capturados por comerciantes Jawas y vendidos a un granjero de humedad llamado Owen Lars. Su sobrino, el joven Luke Skywalker sería quien se encargaría de darles mantenimiento. En ese momento, el droide le mostró un fragmento del mensaje dejado por Leia, lo cual daría inicio a la sucesión de hechos que comenzaría con sus aventuras al lado de la Rebelión. Repentinamente, un determinado R2, dispuesto a completar su misión, huyó de la casa de los Lars en medio de la noche, ocasionando que 3-PO y Luke lo fueran a buscar la mañana siguiente.

Finalmente lograron encontrar a R2, tanto como a Obi-Wan Kenobi, quien los salvó de un ataque de los moradores de las arenas. R2 le entregaría el mensaje que Leia había grabado a Kenobi. Después de que Luke decidiera unirse a su misión, decidieron abandonaron Tatooine para dirigirse a Alderaan, por lo que contrataron a Han Solo y su compañero Chewbacca para que los llevaran a su destino en su carguero, el Halcón Milenario. Este grupo formaría uno de los pilares más importantes para el éxito de la Rebelión en los tiempos venideros.

R2 resulta dañado en batalla
R2 resulta dañado en batalla

Sin embargo, cuando llegaron al espacio de Alderaan, se dieron con la sorpresa de que el planeta había sido destruido y fueron capturados dentro de la mismísima Estrella de la Muerte. Adentro, R2 se conectó con una terminal de interfase y se dio con la sorpresa de que Leia estaba cautiva. De esta forma, Luke, Han y Chewie se infiltraron en el bloque de detención para sacar a la Princesa de su celda y escaparon a través de un compactado de basura, el cual se activó repentinamente. Pero justo cuando parecía que les había llegado su hora, R2 logró detener los trituradores, salvándoles las vidas una vez más.

Finalmente, lograrían escapar de la instalación Imperial y llevar los planos a la base Rebelde en Yavin IV. Allí, con los datos en el interior de R2, la Alianza Rebelde elaboraría un plan para destruir la estación Imperial. Es entonces donde nacería la leyenda de Luke Skywalker, quien, junto a R2, combatiría a bordo de un X-wing sobre la superficie de la Estrella de la Muerte. Cuando el joven piloto emprendió el último intento de alcanzar el reactor principal de la estación espacial, R2 lo asistió tratando de mantener la nave en vuelo para su crucial tarea. En medio del recorrido en la trinchera, R2 fue alcanzado por el fuego enemigo, pero Luke consiguió alcanzar su objetivo y generar la reacción en cadena que borró para siempre a la Estrella de la Muerte. A pesar de estar severamente dañado, sería reparado para seguir peleando un nuevo día y estuvo presente en la celebración de la importante victoria.

R2 fuera de la choza de Yoda en Dagobah
R2 fuera de la choza de Yoda en Dagobah

Luego de la gran vergüenza sufrida en Yavin, el Imperio arremetió con todo su poder contra la amenaza Rebeldes. En este tiempo, R2-D2 continuó al servicio de Luke Skywalker y estrechó su amistad con C-3PO mucho más, a pesar de las constantes discusiones. El pequeño droide se consolidó como una de las figuras más importantes dentro del grupo principal de héroes Rebeldes.

Cuando la nueva base Rebelde en Hoth fue descubierta, la evacuación del planeta fue inminente. Así, R2 se separaría de C-3PO cuando viajó junto a Luke Skywalker hacia el misterioso planeta Dagobah, en donde su amo recibiría el entrenamiento Jedi por parte del Maestro Yoda. R2-D2 fue testigo del crecimiento en poder y habilidades del muchacho en la Fuerza. Pero su formación se vio truncada cuando Luke se enteró de que sus amigos habían sido presas de una trampa Imperial en la Ciudad de las Nubes, en Bespin. Así pues, a pesar de las advertencias de Yoda, ambos abandonaron Dagobah y se dirigieron a la metrópolis flotante en busca de sus amigos.

R2 repara a C-3PO
R2 repara a C-3PO

Ya en Bespin, R2 se separó de Luke, pero logró encontrar a C-3PO, a Leia y a Chewbacca, quienes escapaban de las tropas Imperiales. R2 pudo conectarse a la red de la ciudad para acceder a la plataforma donde estaba estacionado el Halcón. Luego de rescatar a Luke lograrían escapar de Bespin junto a Lando Calrissian. Sin embargo, cuando intentaron saltar al hiperespacio, R2 era el único que se había enterado (gracias a la computadora central en Bespin) de que el hiperpropulsor de la nave estaba dañado, por lo que no podrían viajar a la velocidad luz. Pero en una acción rápida y heroica, el droide logró componer el sistema y nuevamente escaparon de las garras de Vader.

Lamentablemente, Han Solo había sido congelado en carbonita y entregado al cazrrecompensas Boba Fett, quien lo llevaría ante Jabba el Hutt, un gangster de Tatooine con el cual Solo tenía ciertas deudas pendientes. Así, participó en el plan esbozado por los Rebeldes para infiltrarse en el Palacio de Jabba y liberar a su amigo. Sin embargo, Luke sabía que no podría entrar con su sable, por lo que usó a su compañero droide como medio para esconderlo hasta el momento adecuado para entrar en acción. Así, ambos droides fueron enviados para entregarle al señor Hutt un mensaje personal en el que se manifestaba que quedaban como regalo por parte de Luke.

R2 como mesero en la barcaza de Jabba
R2 como mesero en la barcaza de Jabba

Los dos fueron llevados ante EV-9D9, la capataz droide del gángster. El pequeño se mostró irreverente y renuente a ese sometimiento, por lo que fue inmediatamente puesto a trabajar como mesero, repartiendo tragos a bordo de la barcaza velera del Hutt. Nadie sospechaba que R2 llevaba dentro de sí el arma del joven Jedi. Cuando la situación ya se tornó irreversible, lograría sacar a los héroes de aprietos cuando fueron llevados al pozo de Carkoon para ser arrojados en el sarlacc. Allí, R2 le lanzaría el sable a Luke, con el que peleó su camino hacia su libertad y la de sus amigos. Dentro de la barcaza, R2 liberó a Leia de sus cadenas y salvar a su amigo dorado del vicioso Salacious B. Crumb, para escapar nuevamente a la libertad.

Poco después, regresarían a la Flota Rebelde para participar en la operación más importante para la Alianza: el ataque contra la segunda Estrella de la Muerte. R2 acompañaría al destacamento Rebelde enviado a la luna forestal de Endor para destruir el generador de escudo que protegía a la nueva superarma del Imperio. Luego de llegar a la luna santuario y pasar por una serie de impedimentos, los Rebeldes hicieron contacto con los nativos Ewoks, quienes se unieron a su lucha. Ya en las puertas de la facilidad Imperial, los Rebeldes descubrieron que el Imperio los estaba esperando para capturarlos.

R2 es dañado al abrir el bunker imperial
R2 es dañado al abrir el bunker imperial

Pero los droides distraerían a las fuerzas enemigas mientras los Eokws se disponían a liberarlos de sus captores. Así, la batalla rugió en los bosques de Endor, con los Rebeldes imposibilitados de penetrar el búnker. Así, R2 acudió al llamado de Leia para abrir la puerta blindada, pero el disparo de un soldado de asalto frustró su intento. Afortunadamente, los Rebeldes finalmente pudieron abrirse camino y destruir el generador. R2 fue reparado a tiempo para ser parte de la destrucción de la Segunda Estrella de la Muerte, la caída del Imperio y el nacimiento de la Nueva República.

Una Nueva Era para el droide

En los años venideros, R2-D2 y C-3PO continuaron teniendo muchas aventuras en la lucha contra el remanente Imperial. Con la formación de la Nueva República, los droides fueron separados otra vez. Mientras que C-3PO se quedó en Coruscant para asistir a la nueva Jefe de Estado, Leia Organa Solo, en sus labores diplomáticas; R2 permaneció al lado de Luke, ayudándolo a instalar su Academia Jedi en Yavin IV. Luke consideraba a R2 como un amigo muy cercano y un gran compañero, al punto de que fue padrino de su amo en la boda con Mara Jade.

R2 continuó al lado de Luke durante sus viajes luego del establecimiento de la Nueva Orden Jedi. Sin embargo, cinco años después de que los Yuuzhan Vong fuesen derrotados, el droide comenzó a mostrar ciertas falencias. Comenzó a olvidar quien era y se equivocaba en los cálculos de las rutas hiperespaciales, lo que preocupó de sobremanera a su amo. Un diagnóstico mostró que algunos de los bancos de memoria más antiguos habían sido clasificados como privados, lo cual lo sobrecargaba y causaba que grandes bloques de información fuesen borrados. Luke intentó extraer aquellos datos y se sorprendió al ver un registro holográfico de su madre, Padmé Amidala.

Luke le solicitó a Zakarisz Ghent que extrajera la grabación completa, pero Ghent le explicó que sólo habían dos maneras de conseguirla: borrando los sectores de personalidad de R2 o localizar al diseñador del cerebro droide Intellex IV y aprender métodos alternativos para recuperar sectores ocultos o dañados. Luke rechazó borrar la memoria de R2 y decidió buscar los archivos Imperiales para conseguir el manual de diseño del Intellex IV.

Eventualmente, Luke tuvo que admitir la derrota en su búsqueda; pero, en lugar de conseguir información acerca de su familia, decidió mantener a R2-D2 intacto. Luke le consiguió a R2 de una mejora de memoria que le permitió al droide a servir como copiloto astromecánico a bordo de su caza StealthX.

En las décadas que siguieron a la Guerra contra la Confederación, R2-D2 pasó de generación en generación junto a la familia Skywalker. Posteriormente, el Maestro Jedi K’Kruhk lo encontraría luego de la Masacre de Ossus. El Whiphid lo entregó a Cade Skywalker, cuando éste intentaba rescatar al Jedi Hosk Trey’lis. En lugar de utilizar al droide en toda su capacidad, Cade escogió confiar en sus propias habilidades y conocimiento. Esto no iba mucho con la personalidad de R2, por lo que el droide constantemente cuestionó a Cade acerca de la calidad de sus habilidades como piloto.

Notas:

  1. Durante los eventos previos al estallido de las Guerras Clónicas, R2 parecía tener mucho más habilidades y maniobrabilidad de la que presentaba durante la época de la Rebelión. El uso de arpones o propulsores dejó intrigados a muchos sobre la involución del droide. Algunos creen que los sistemas de R2 se habían deteriorado debido a su tiempo de vida, o que aquellas herramientas ya no funcionaban más debido a su tiempo de caducidad.
  2. Quizás el Senador Organa sintió que R2 no era capaz de comunicarle a 3PO lo sucedido o quizás pudo dudar acerca de la información que el droide astromecánico poseía. A pesar de los motivos de aquella decisión, esto permitió que mucho más adelante Luke y Leia pudiesen descubrir la identidad de su madre.