R6-H5

  • Afiliación: República Galáctica
  • Fabricante: Industrial Automaton
  • Altura: 0.96 m.
  • Equipo: Commlink, Sensor satélite, Holoproyector
  • Apariciones: The Clone Wars

A lo largo de la historia, los droides han sido el complemento perfecto para muchos. En la era de la República, estos droides jugaron un rol preponderante al lado de los Jedi, durante los eventos conocidos como las Guerras Clónicas. Uno de estos droides era R6-H5, fiel compañero del Maestro Jedi Kit Fisto (quien lo llamaba R6).

R6 en Vassek
R6 en Vassek

En una de las tantas misiones del Maestro Fisto, R6-H5 acompañó a su maestro a bordo de su caza estelar Jedi. Fisto había sido destacado hasta el planeta Vassek donde se presumía que el fugitivo virrey Nute Gunray se encontraba, luego de huir. El Maestro Fisto aterrizó en los alrededores de un misterioso castillo, rodeado por una densa neblina. Allí encontraron al Jedi Nahdar Vebb y un grupo de soldados clones quienes habían llegado hace poco. Por orden de Fisto, R6-H5 se quedó en la nave junto a un par de clones.

De pronto una nave irrumpiría en el espacio, siendo identificada por los clones. Aquella nave era el Souless One, la nave personal del General Grievous, propietario de aquel misterioso castillo. Cuando los clones reportaban la llegada del General, un Magnaguardia IG-100 utilizó un lanzacohetes, destruyendo la nave y matando a los clones. Justo cuando los Magnaguardias se disponían a acercarse a la nave, R6 inmediatamente recibió la orden de su Fisto de huir a bordo de la nave. A pesar de que uno de los guardias de Grievous se cogió de la nave, el habilidoso droide pudo realizar las maniobras indicadas para hacer que el magnaguardia caiga, huyendo de los amenzantes autómatas separatistas.

Tras una serie de sucesos al interior del castillo, el Maestro Fisto se contactaría nuevamente con R6, para encontrarse en un punto y huir del lugar. Afortunadamente el droide astromecánico llegaría a tiempo a la plataforma de aterrizaje del sector sur, antes que el nautolano fuese liquidado por Grievous y sus lacayos, quienes lo superaban en número. El droide condujo la nave del Jedi, lejos del alcance de los separatistas, retornando a Coruscant, en donde el Jedi Fisto acudiría ante el Concilio Jedi para reportar la trampa en la que había caído en Vassek.