Rush Clovis

  • Afiliación:República Galáctica, Clan Bancario Intergaláctico
  • Origen:Scipio
  • Especie / Género:Humano / Masculino
  • Altura:- desconocida -
  • Armas:Pistola blaster
  • Transporte:Skiff senatorial
  • Apariciones:The Clone Wars

Se dice que el amor ciega a las personas, que las lleva a cometer actos ilógicos hasta el punto de atentar contra nuestra propia vida en pos de alcanzarlo. Quizás un ejemplo de este amor desinteresado era el que el Barón Rush Clovis sentía por la atractiva senadora Padmé Amidala. Finalmente este sentimiento le jugaría una mala pasada a Clovis, quien quedaría muy mal parado ante un peligroso enemigo.

El Senador de Scipio
El Senador de Scipio

Corría la época de las Guerras Clónicas, los años que precedieron a la caída de la República. El Senado estaba sumido en la burocracia y el movimiento separatista tenía sus ramificaciones incrustadas en todos los entes del estado. Por ese tiempo Rush Clovis era senador de Scipio, así como delegado del Clan Bancario Intergaláctico, una organización liderada por los Muuns, de quienes se tenía información que guardaban una cercana relación con la Confederación de Sistemas Independientes. Desgraciadamente para la República, la investidura del senador no les permitía realizar de manera abierta una investigación, por lo que el Concilio eligió a una persona de su confianza dentro del Senado para que lo espiara y confirmara su relación directa con los separatistas.

Fue así que por la cercanía que Clovis había tenido en los años precedentes con la senadora Amidala, que ella fue elegida para realizar aquella misión de espionaje. Padmé y Clovis habían ingresado al Senado el mismo año y en el mismo comité. Además de ello, ambos habían tenido una relación sentimental por un tiempo, la cual se vio truncada debido al tema profesional. A pesar de la negativa de su esposo (en secreto) Anakin Skywalker, Padmé entendería que era un deber de ella para con la República el desenmascarar los planes de Rush Clovis.

Cenando con su amada Padmé
Cenando con su amada Padmé

Clovis había alcanzado una posición de confianza dentro del Clan Bancario y había estado participando activamente como nexo entre el clan bancario y el movimiento separatista, promoviendo y financiando la construcción de otra fábrica de droides en Geonosis. Sin saber las intenciones reales de Amidala, Clovis recibiría una invitación a cenar de parte de ella. Los sentimientos de Rush por Padmé a pesar del tiempo no habían cambiado y sin dudarlo aceptó, pensando que podía reconquistar a la senadora.

Durante la cena ambos discutieron asuntos políticos y sentimentales. Clovis aprovechando la aparente “soledad” de Padmé y sus problemas políticos, la invitó a Cato Neimoidia para que tratase directamente con los representantes de la Federación de Comercio sobre ciertos problemas que afectaban a su planeta Naboo. Clovis se comprometió en ayudarla a conseguir el favor de los avariciosos neimoidianos. Padmé vio este viaje como la oportunidad perfecta para desenmascarar a Clovis.

El rostro de Clovis
El rostro de Clovis

Así pues ambos juntos a C-3PO y a sus escoltas de seguridad el Capitán Gregar Typho y el encubierto Anakin Skywalker se dirigieron hacia Cato Neimoidia. Durante el viaje, Clovis intentó besar a Padmé, pero las maniobras de Anakin, quien piloteaba la nave evitaron ello. Amidala y Clovis fueron recibidos por el neimoidiano Lott Dod quien los hizo pasar dentro de su Palacio. Anakin quien era en ese momento un guardia más de la senadora tuvo que aguardar fuera del Palacio, pero le dijo a C-3PO que cualquier cosa que sucediese le avisara.

Mientras Padmé se instalaba en sus aposentos, Clovis tenía una reunión junto a Lott Dod, quien representaba a la Federación de Comercio en el Senado y Poggle el Menor, el líder geonosiano. En la reunión un holo-disco provisto por Clovis mostraría los planes de establecimiento de una nueva fábrica droide en Geonosis. Poggle y Dod esperaban obtener mayores beneficios de parte del Clan Bancario por la construcción de las instalaciones. De pronto Padmé interrumpiría la reunión acabando con esta justo cuando Clovis se negaba a aumentar las utilidades a los alienígenas. La astuta senadora se daría cuenta de que algo tramaba Clovis. Desgraciadamente Poggle y Dod también se dieron cuenta que las intenciones de Amidala no eran del todo sanas y que Clovis tenía ciertos sentimientos por ella, así que decidieron envenenarla para así chantajear a Clovis y obtener más beneficios económicos.

Conspirando con los Separatistas
Conspirando con los Separatistas

Clovis, embelesado por la belleza de Padmé asistió con ella a un banquete organizado por el mismo Dod. Durante aquella cena, la senadora sería envenenada. Durante un paseo por el ostentoso Palacio, junto a Clovis, Padmé sentiría los efectos del veneno. La senadora aprovecharía una distracción para poder sustraer el holo-disco con la información de las instalaciones de Geonosis. Por otro lado Anakin no soportaría más la espera y al ver a C-3PO lejos de la posición de Padmé, se dirigiría dentro del Palacio para buscar a su amada. El llegaría justo a tiempo para a través de la Fuerza, coger el holo-disco de datos y salvar a Padmé de ser descubierta, el Jedi depositaría estos datos en R2-D2 ordenándole abordar la nave. Sin embargo, los efectos del veneno ya habían calado profundo en la Senadora quien cayó desmayada en los brazos de Clovis.

Clovis estaba sorprendido por la extraña salud de Padmé, el inmediatamente se dio cuenta que había sido presa de un envenenamiento, por lo que la llevó a sus aposentos. El ordenó a C-3PO que buscase un droide médico. En el pasillo fuera del cuarto, Clovis se topó con Lott Dod. El Senador sabía que Padmé había sido envenenada, lo que Dod confirmó aseverando que ella era una espía de la República. Clovis se topó con la cruel realidad cuando se dio cuenta que el disco ubicado en el proyector de hologramas había sido sustraído.

Tomando medidas desesperadas
Tomando medidas desesperadas

Sintiéndose engañado, Clovis retornó a la habitación y acusó a Padmé de traición. Ellos habían jurado lealtad a la República y Clovis era quien estaba cometiendo actos de traición. Ella le informó a Clovis que la información ya había sido enviada hacia el Senado. Justo en ese momento, Anakin llegó. El Jedi le ordenó al Senador que se hiciese a un lado, que el la llevaría hasta Coruscant en donde sería atendida convenientemente; pero no había mucho tiempo. Clovis dedujo que Lott Dod tendría el antídoto, por lo que solicitó el disco para cambiarlo por la cura. Anakin ignoró la oferta de Clovis, pero este debía de obtener lo que necesitaba del avaricioso neimoidiano. En realidad Clovis amaba a Padmé y haría lo que fuese necesario para salvarla.

Clovis ayudó entonces a Anakin a que llevase a Padmé hasta su nave. En el camino fueron interceptados por Lott Dod, quien intentó detenerlos. Clovis no permitiría que no le pasara nada a Padmé así que cogió su bláster y apuntó al cobarde neimoidiano solicitándole que le entregase el antídoto o acabaría con su vida. Dod tuvo que ceder, la determinación de Clovis era inquebrantable. Así los tres pudieron huir hasta la nave, donde Clovis le solicitaría el disco a Anakin. El Jedi rechazaría la petición de Clovis dejándolo a merced de los droides de batalla de los neimoidianos. Con la ayuda de Clovis, la vida de Padmé pudo ser salvada, pero seguramente nada bueno le sucedió a él. Clovis no era una mala persona al fin y al cabo solo que estaba del lado erróneo, pero esos son los altos costos que te deja la Guerra.