Seripas

  • Afiliación:- ninguna -
  • Especie / Genero:- desconocida - / Masculino
  • Altura:1.00 metros (aproximadamente)
  • Armas:Cañones Blaster
  • Transporte:- desconocido -
  • Apariciones:The Clone Wars
Seripas y el grupo de cazadores

A veces las personas se muestran diferentes a los que son ante la sociedad. Muchas personas piensan que el aspecto exterior es todo y que aflorar su verdadera personalidad resulta un peligro para si mismos. Este fue el caso de un caza-recompensas que a pesar de su diminuto tamaño, logró con su armadura infundir cierto respeto ante sus enemigos. Este cazador se llamaba Seripas.

Seripas fue un caza-recompensas que vivió en la época de la República durante las Guerras Clónicas. El utilzaba un traje mecánico con el cual disimulaba a la perfección su diminuto tamaño e inofensivo aspecto. Su traje estaba ataviado de una serie de dispositivos tales como sierras cortadoras o cañones bláster. No se sabe exactamente cuando (aproximadamente alrededor del año 22 ABY), pero Seripas se unió a la banda de la cazadora conocida como Sugi quien había tomado un trabajo en el exótico planeta Felucia. Allí Seripas junto a Sugi, Embo y Rumi Paramita, protegerían a los nativos de una villa donde se cultivaba la preciada especia conocida como nysillin, de los avariciosos piratas liderados por Hondo Ohnaka. Ellos fueron contratados por el líder de aquella villa, el anciano conocido como Casiss.

Seripas en accion

Mientras los cazadores aguardaban por el ataque pirata, un grupo de Jedi formado por Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker y la padawan Ahsoka Tano, arribaría a la villa ya que su nave en la órbita había sido derribada tras una batalla con los Separatistas. Seripas y los otros cazadores creyeron inicialmente que los Jedi eran los enemigos de los aldeanos pero luego Casiss los detendría informándole que eran unos Jedi y que podían ayudarlos a proteger la villa. A pesar de la negativa inicial de los Jedi, finalmente estos accederían a ayudar.

Seripas formaría equipo con Ahsoka para preparar a los granjeros para la eventual batalla con los piratas. Cuando el cazador se encontraba cortando el tallo de un fungi de grandes dimensiones, este no calculó bien el peso de la planta y a pesar de su poderosa armadura el peso lo empezó a vencer. Sin embargo, la oportuna ayuda de Ahsoka lo ayudaría. Seripas tuvo que salir fuera de su traje avergonzado por mostrarle su real aspecto a la Jedi. Sin embargo la joven le dijo que no tenía que parecer rudo para ser rudo.

Seripas abandona su traje de combate

Poco después la batalla se inició, los piratas de Hondo a bordo de sus speeders llegaron a la villa. Los Jedi ayudaron a los cazadores a repeler a los piratas. Durante el ataque a las granjas, el traje de Seripas fue destruido por los invasores, pero sin embargo el pequeño pudo defenderse y acabar con un transporte pirata. Al verse superado, Hondo se retiró. La villa había sido protegida y los piratas no volverían a aquel lugar. Los  cazadores en agradecimiento a los Jedi, los llevaron a bordo de su nave hasta el puesto de la República más cercano. Aquel día Seripas no solo ganó una gran batalla, sino que aprendió una importante lección.